27 de octubre de 2006

EL ORIGEN DE LAS PALABRAS

Me apasiona la Etimología y su certera explicación del sentido inicial de las palabras. Me gusta imaginar nuestro idioma como un aljibe que recibe aportaciones de lenguas vivas y muertas.  Al lado del caudaloso latín, los torrentes del árabe, el griego, el francés y el cada vez más crecido inglés, junto con muchos otros.

En otro momento se podría discutir sobre la influencia creciente del idioma que domina la economía mundial, pero ahora me gustaría revivir el sentido primigenio de las palabras. Su "primera vida". En ocasiones su significado inicial es muy distinto del actual como la palabra guapo (del latín «vappa», vino insípido, bribón, granuja).

Imaginar como se fue modificando el sentido resulta fascinante y divertido. ¿Los bribones tenían éxito amoroso y por eso empezaron a ser considerados apuestos? ¿Tomando vino insípido se ve todo bello?

Les dejo algunas curiosas:

  • Guatemala del náhuatl y del maya quiché Quauhtlemallan, traducido por los conquistadores como Goathemala, lugar de muchos árboles.
  • Firmamento del latín firmus - firme, sólido- para sostener la bóveda celestial. Afirmar y firmar tienen idéntica raíz latina.
  • Enfermo del latín firmus, al anteponerle la partícula negativa in- significa que no se puede tener firme, que debe estar en cama.
  • Esta para Max: Bohemio del latín Boiohaemum (empleada por Tacitus para describir una alegre y festiva tribu celta, la Boii que vivía entonces en la región llamada Bohemia en la República Checa). Durante un tiempo se creyó erroneamente que eran los antecesores del pueblo gitano, por eso en francés gitano se dice bohémien.

¿Ustedes tienen alguna preferida?

CUANDO EL AMOR COMIENZA.

"El corazón, máquina de preferir y desdeñar" Ortega y Gasset, Estudios sobre el amor.
 
Nuestro ojo ve millones de movimientos al cabo de un día, el olfato percibe centenares de olores y así el resto de los sentidos. De repente en un momento dado se produce un filtro maravilloso. Arranca el proceso algo casi indefinido. Una palabra susurrada, cierto brillo en la mirada. Podría ser una percepción sensorial más, pero no lo es, porque nos corroe por completo, nos dilata las pupilas, acelera el corazón y traba la lengua. Es el inicio del amor.
 
Una teoría nos dice que para que el amor nazca debemos disponer de una estructura mental fabricada en nuestra infancia. Este mapa se desarrolla a partir de vínculos y relaciones con la familia, los amigos y las experiencias casuales vividas, leídas o visionadas. Algunos rasgos de personalidad de aquellos con los que interactuamos resultarán más atrayentes que otros y de este modo formaremos un modelo mental, una matriz subliminal de lo que nos atrae o rechazamos.

En lo personal esta teoría me parece una mera elucubración casi prefabricada para amores juveniles. Es muy determinista y sostengo que en esa irrupción, lo fortuito es mucho más importante.

Sea como fuere, el proceso de selección sensorial es tan fulgurante, incontrolable y milagroso que en la antigüedad lo simbolizaban con un flechazo del dios Cupido. También conocemos que tras ese comienzo arrollador, el amor, ha de ser cuidado con detalle diario para que sea duradero pero ni los mayores sabios del pasado, ni los científicos más avanzados del presente, han encontrado el misterio de que entre todas las percepciones cotidianas, una sea más valorada y detone todo el sistema corporal por dentro y fuera, se sea correspondido o no. Ya nada es igual desde que comienza ese proceso que trasciende lo químico, lo físico, lo emocional.

Me divierto pensando que tal vez, sea mejor que nunca descubran el enigma para que así no elaboren un elixir del amor y el enamoramiento siga siendo algo natural aunque a veces duela, aunque, si lo hicieran, tengo en mente algunos líderes mundiales que debieran darse unos tragos juntos.

Traigo este artículo en homenaje a unos amigos que decidieron validar sus recíprocas y bien valoradas percepciones en forma de compromiso que desembocará en lo que ellos quieran. Sea por su felicidad.

Foto: http://static.flickr.com/58/220279254_17c20cbec5.jpg?v=0

23 de octubre de 2006

LA LUCIDEZ DE FRANCISCO QUEBRADA

El día que Francisco Quebrada vio la luz, las intensas lluvias inundaron al pueblo dejándolo incomunicado. Por ello un agorero ebrio, vaticinó a su madre que su hijo crecería aislado e incomprendido. Fue la sordera descubierta cuando medía ya cinco palmos y no el agua desbordada el día de su nacimiento, la que excluyó a Francisco. Su aspecto aturdido y su retraso al vocalizar hicieron el resto para que fuera considerado el tonto del pueblo.

No lo era. Francisco era muy consciente de sus limitaciones y para ello pergeñaba sus pensamientos en una pequeña libreta que portaba a todos lugares. Era su confidente, le servía para ordenar su mundo.

Durante un partido de fútbol, comprobó que ganó el equipo que tuvo los seguidores más ruidosos. El resto de sus vecinos miraba la posesión del balón y cosas más extrañas que no entendía como la distribución del juego por las bandas.

En el siguiente partido fue la sensación porque acudió con un tambor y movilizó al equipo hasta la victoria. Aquel triunfo significaría el comienzo de su aceptación y el reconocimiento de su valía.

Abandonada en el campo quedó una libreta que nadie leería. En su interior se desdibujaba una frase:

“Todos adoran el fútbol, hasta la locura. Será fácil hacerlos amigos, si encuentro el método".

20 de octubre de 2006

CONTRA LA POBREZA

Me adhiero a la campaña de sensibilización contra la pobreza que recurre el mundo y que también tiene cabida en la blogosfera.  Gracias a Eowin, Atticus, Max Estrella y Bonhamled por estimularme sin saberlo. Colaboraré más en lo económico, pero esencialmente arrinconaré mi mentalidad de humano biencomido y participaré de forma activa en cuanto manifiesto o proclama se realice contra la pobreza.

Casi todo se ha dicho sobre la pobreza, sobre el daño que hace en las personas, sobre las formas de combatirla, sobre la necesidad de desentumecer las conciencias adormiladas por las tres comidas diarias y la seguridad alimenticia. Tanto se ha dicho como poco se ha hecho.

Me quedo con una imagen impactante que me sugirió otro blog,  de Darth Tumi:

"Una madre africana cociendo piedras en una olla y removiendo con un palo, con el único objetivo de engañar a sus hijos y que estos pensaran que estaba preparando la comida. Parece ser que de este modo los niños concilian el sueño esperanzados. Esa madre intenta que sus hijos duerman el máximo posible al día. Así sentirán hambre menos tiempo al día."

19 de octubre de 2006

MILONGA DEL MORO JUDÍO

"Además, la idea de la raza pura no sólo es una superchería, sino que, desde el punto de vista adaptativo, sería la raza más pobre; porque sería aquella que tendría menos diversidad y, por tanto, menos oportunidades de adaptarse a los cambios ecológicos y culturales. "

Pedro Gómez García.- Las razas: una ilusión deletérea

Sorprendido porque en los comentarios de un blog centroamericano presumían de sus orígenes europeos y de su ausencia de sangre indígena. Como si viviéramos en los tiempos de mi adorado Miguel de Cervantes, en los que para ver el Retablo de las Maravillas se deba disponer de “cuatro dedos de enjundia de cristiano viejo rancioso”. Si don Miguel ya satirizaba entonces ese disparate, hoy resulta indecente pensar así porque es una forma encubierta de xenofobia.

Los españoles de pureza racial tenemos poco. Me siento orgulloso de la mezcolanza cristiana, judía y musulmana que forma nuestra cultura y que al cruzar el charco no hizo sino enriquecerse. De hecho, muchas culturas más han dejado su impronta y la dejarán en un futuro inmediato.

A todos aquellos, que gustan de esa mixtura cultural les dedico el siguiente vídeo minimalista. No se pierdan la letra, es una maravilla de Jorge Drexler y Chicho Sánchez Ferlosio.

 

EL HOMBRE QUE QUISO BAILAR COMO UN LATINO

Fue algo atrevido, nadie lo duda, pero un día quise bailar como un latino. Siempre los he admirado cuando bailan. Algunas veces creo que tienen el hueso de la cadera roto de como la mueven. El acto temerario sucedió tras una boda en Andalucía, mi esposa chapina bailaba una canción de Carlos Vives; por cierto, cuando baila, se vuelve cien veces más guapa.

No se si me animó mi nick o alguna copita de vino, pero el caso es quise devorar la pista y demostrarle que en su marido también existía sangre latina bailona. Renegué de mis conocidos movimientos travoltianos y moví el esqueleto como un poseido. Mis pies echaban humo y mis brazos adoptaban posturas imposibles. Les prometo que sólo quien ha visto el tamaño de mis zapatos podrá reconocerme bien la proeza.

-Se agradece tu esfuerzo – me dijo sonriendo – pero bailas como un europeo. Ya te iré enseñando.

No me desánimo esa frase tan lapidaria y seguí, como bien pude, hasta altas horas de la madrugada. Desde entonces recibo, ocasionalmente, clases de ella. He aprendido cosas increíbles como que se puede bailar sin mover los pies del suelo, simplemente contoneando las rodillas. ¿No es maravilloso? Es como si me dicen que se pueden cazar conejos con arco y flecha.

Ahora en las fiestas suelo bailar que es lo que mejor se puede hacer cuando la música elevada impide la conversación, pero tengo ya olvidadas las pretensiones de bailar como latino.

En cualquier caso, valió la pena el intento.

--

Al intentar editar este mensaje borré los comentarios que Max Estrella, Jogreg Henriquez y Emilylight, habían dejado. He podido recuperarlos desde la cuenta de email y los añado ahora, valgan estas palabras para disculparme y mostrarles mi gratitud.

16 de octubre de 2006

TATUAJES Y PIERCINGS

Siempre he creído que la frecuencia de tatuajes y piercings era una moda estética y que el consumismo ha permitido la expansión de este fenómeno como un componente más del culto al cuerpo.

Apurando la idea consideraba que tras su uso se podría ocultar el deseo humano de pertenencia a un grupo. Un tatuaje o un piercing nos pueden definir como miembros sociales, a la vez que aportarnos una historia. En la antigüedad podían decirnos si participamos en una batalla o si navegamos el Estrecho de Magallanes. Cada experiencia podía tener su sello.

Ahora, con la lectura de El collar del Neandertal, me surge otra teoría.

Hace trescientos mil años se produjo el descubrimiento envenenado de nuestra mortalidad. Reconocer que si los demás mueren, yo no soy distinto y seguiré idéntico camino, es quizás, el primero de los grandes hallazgos del pensamiento. Imagino que saber que estábamos predestinados a morir fue una enorme convulsión en todas las sociedades. Comenzaron los enterramientos ceremoniales y casualmente, con ellos, el uso de abalorios de belleza y distinción. Me sorprende esto último, porque conocer la propia mortalidad y modificar la apariencia es una exaltación a la vida. Estamos vivos y nada mejor que celebrarlo con adornos como colgantes, collares o pendientes sobre nuestro cuerpo. La vida es fugaz y la escasez de su duración hace que sea valorada y distinguida de la muerte.

La mortalidad está asumida miles de generaciones más tarde pero los tatuajes actuales siguen manteniendo parte de ese mensaje volcado ahora, con todo el entusiasmo, por una parte de la vida, por la juventud. Los piercings, los tatuajes son autoafirmaciones juveniles. Son brindis por unas vidas que comienzan a socializar. Se me dirá que existen en personas mayores, pero creo que en este caso son un elemento nostálgico por una juventud tal vez no debidamente disfrutada, o al menos, añorada.

Los símbolos tan necesarios para unos, como triviales para otros.

Es una reflexión propia y tal vez precipitada.

¿Ustedes que opinan?

Foto: Denis Rodman bajada de http://www.topo.fi/pictures/

11 de octubre de 2006

EL ASNO DE BURIDÁN

Si al asno de Buridán le ponían dos balas de paja a idéntica distancia y del mismo tamaño moría de hambre porque era incapaz de elegir entre una de ellas. Es una broma filosófica de la Edad Media para ridiculizar el racionalismo exagerado. 

En mis circunstancias empleo mi racionalidad para todo, es mi arma más preciada. Sin ella no podría interpretar ni entender la vida, pero varias veces me he sentido como el burro de Buridán, inepto para diferenciar los pros y los contras de situaciones similares.

En esas contadas ocasiones hago callar a mi raciocinio; entonces, quiero creer que la mano que me conduce por esos derroteros misteriosos y apasionantes no es otra que la de mi propio corazón.

9 de octubre de 2006

HOMO VIDENS

Hace días un profesor me comentó que advierte un empobrecimiento de la capacidad de entender de sus alumnos y que parece ser un mal generalizado.

Me hizo recordar el concepto de homo videns por la implantación generalizada de la sociedad televisiva y multimedia. El término fue acuñado por el politólogo Giovanni Sartori en 1997 para diferenciarlo del homo sapiens, producto de la cultura escrita. El homo videns desdeña la lectura pero adora la televisión y con ella forma sus juicios de valores. Entiende las palabras que tienen una representación gráfica; palabras como árbol, martillo, ciudad. No estará capacitado para comprender bien las palabras abstractas, carentes de imagen definida y que son producto de la capacidad de abstracción del homo sapiens. No sabrá que son Estado, nación, izquierda, derecha, esperanza, serenidad, libertad. Como son conceptos necesarios, Sartori afirma que su desconocimiento, conllevará la creación de una sociedad teledirigida donde estos terminos sean intencionadamente malinterpretados para dominarnos.

Es un tema apasionante del que emergen muchas preguntas. ¿Vamos hacia una democracia vacía de sentido o ya estamos en ella? ¿Tiene la basura mediática una responsabilidad punible? ¿Qué papel jugará Internet en este proceso, lo acelerará o contendrá? ¿Y los videojuegos? ¿Serán considerados como elite cultural las personas lectoras?...

Estaremos expectantes.

6 de octubre de 2006

LAS ALUCINACIONES DE DON AURELIO

Dedicado a Max Estrella gran amigo y artífice secreto de que este tinglado tome forma.

Leí que hace poco crearon el Instituto Forense en Guatemala - mejor no pensar como investigaba sin él la policía-. Imaginé la vida de sus recientes trabajadores seguramente poco habituados a esa avalancha de fenecidos. Del contraste entre su dura realidad y el bello paisaje que les rodea, nace esta imaginación.


Don Aurelio, médico adjunto del Instituto Forense Nacional de Guatemala, necesitaba cada día ejercer una pausa en su trabajo.

Los muertos pueden esperar un momentito, pensaba.

Aprovechaba el intervalo para subir presuroso al despacho a escuchar jazz y regalarse la vista. Buscaba un ajado disco de Al Cohn y con los primeros acordes de saxo ya estaba oteando el paisaje desde su ventana. A lo lejos las azuladas siluetas de los volcanes presidían el horizonte. En primer plano, el mercado le ofrecía un torbellino de gente. Don Aurelio miraba la escena sin pestañear, forzándose la vista. En poco tiempo el torbellino de colores era aspirado por su mente.

Verdes. Verdes. Inacabables verdes de las montañas arboladas, ardientes rojos, imposibles fucsias, amarillos retadores que yacían todos en los huipiles de las indígenas.

Alucinado, palpitante y seducido por la música colorida, regresaba al trabajo.

Las malas lenguas decían que aprovechaba los descansos para subir a ponerse algo. ¿Cómo explicar ese buen humor, la mirada dilatada, el carácter ausente?

Don Aurelio conocía esos disparates pero le importaban poco.

- Sin darme un breve baño de vida - meditaba- sería incapaz de regresar a éste trabajo de muerte.

Foto: http://www.flickr.com/photos/javierucles/

4 de octubre de 2006

TU AUSENCIA

Un esbozo. Algo truncado y fútil. Una hoja amarilla de álamo que rasga el viento. Una hierba que brotó equivocada en otoño. Una brújula aburrida sin ganas de indicar al norte.

Así me siento cuando tu ausencia me inunda y me deja esta aura gris y la extraña necesidad de ordenar el mundo.

Espero con ansia tu regreso y el brillo de estrellas de tu sonrisa.

--

Foto: http://www.flickr.com/photos/diana_bas/

3 de octubre de 2006

LA CAMADA

Descubrí esta camada de gatos entre unos palets de colza. El lugar era poco seguro pero acabo de cambiarlos a otro mejor. Deben haber nacido este verano cuando estábamos de vacaciones. Son un poco ariscos porque no están acostumbrados a la presencia humana. Me encargaré que a su madre no le falte alimento. Crecerán domesticados a medias, casi libres.