21 de octubre de 2010

Del modo singular en que Linda Reilly dejo de ser racista

Des Moines, Iowa. En una Organización Cristiana que trabaja con futuras madres adolescentes tienen doce muñecos para prácticas. Once son blancos, uno es negro.

Linda Reilly, pelirroja de quince años y embarazada de tres meses, recibe en su primera clase el muñeco negro. Acepta obediente lo que le dicen, sujetarle con firmeza y mimo, destaparse y acercar la boca. Al ver cerca de su rosado pezón los oscuros labios entreabiertos siente repulsión y manifiesta su negativa a continuar. En realidad, sus palabras son:

- No quiero un jodido muñeco negro, quiero un jodido muñeco blanco.

Paz Medina, su instructora, evita la polémica y hace caso al berrinche. Desde aquel día, Linda Reilly, pelirroja de quince años con pecas, siempre recibirá muñecos blancos.

Seis meses más tarde, Paz Medina, acude a la Maternidad del Hospital donde Linda ha dado a luz para entregarle, como es costumbre, un ramo de flores.

Al entrar, se queda absorta. Paz Medina podía esperar cualquier cosa de Linda Reilly menos verla reposar en una cama con un hermoso bebe negro en los brazos.

- Es mi hijo, dice Linda…

Diez segundos.

- Ya, ya, ya….es precioso, deben ser la Leyes de Mendel, afirma Paz.

- Yo creo que son las leyes de John Morris, su papá, que tuvo un abuelo negro.

El bebé hace en el regazo de su madre el núcleo de su universo, un nido candoroso, una templada fragua, y mama y libera unos segundos el brazo para saber qué es eso del mundo exterior y después lo regresa asustado al seno. La cara de Linda refulge sin ápice de asco.

Fue entonces cuando afloró en la boca de Paz Medina una de las mejores sonrisas que se le recuerdan.

--

Foto de cisne negro retocada con detalles estilizados de dibujo.

18 de octubre de 2010

Las madejas de plata 2/2

(Viene de aquí)

3

- Sí, Señoría, Maricica y me llaman Cica, soy trabajadora de ese club y conozco al encausado.

- Me visitaba con frecuencia, estaba encaprichado, me pedía que me fuera con él y abandonara a mi esposo.

- Recuerdo muy bien aquel día, me recogió mi marido, Sorín, en torno a las cuatro de la madrugada. Nos encaminábamos a nuestro coche cuando lo encontramos. Estaba loco, quería llevarme en ese momento. Discutió con Sorín y, luego, subió al camión y nos atropelló a los dos. Sorín murió y ya ha visto, en el parte médico, las contusiones que me hizo el golpe en cara y hombros.

- La que sacó la navaja de la chaqueta fui yo por miedo y rabia. Sorin nunca amenazó al encausado.

4

Aseguradora Dulce Futuro, S.A.

Sra. Maricica Petrova, por medio de la presente notificamos ingreso en su cuenta de la cantidad de 180 000 € correspondiente al Seguro de Vida que nuestro cliente, Sorin Costov, tenía con nosotros en cumplimiento de la claúsula 16, según sentencia judicial firme, que describimos abajo.

claúsula 16.- Asesinato u homicidio del asegurado sin que mediara provocación previa por parte del mismo.

5

Me limpio de recuerdos cuando, asomando a los barrotes de esta cárcel castellana, veo el vuelo de los vencejos. Ahí están, recortándose en el cielo naranja del atardecer. Ahora imagina que cada uno, en su vuelo, suelta un filo hilo de plata que se cruza y mezcla con otros hasta formar una madeja brillante. Refulge.

Cuando no puedo retener más la imagen miro la pared y olvido toda mentira, toda culpa, todo remordimiento, toda atadura.

Ahora, alzo la vista. De nuevo los vencejos volando. No hay más verdad que esas madejas de plata.

----

Foto: de hojas de ginko, que tanto le gustan a Pamela , adaptadas a un relato negro.

17 de octubre de 2010

Las madejas de plata 1/2

El vuelo de los vencejos, los hilos de plata, el segundo que cambia la vida y un pelele desde un retrovisor bailando una zarabanda.

 

1

Siempre conduzco de noche para entregar la mercancía a primera hora, sin esperas. Aquel día era imposible. El viento vapuleaba el camión y las descargas de lluvia opacaban el parabrisas. La negrura era tal que en cualquier momento me veía fuera de la carretera esparciendo la carga por un sembrado. Por eso, en contra de mi costumbre, me detuve en un terraplén aguardando la claridad o una mejoría. Me tendí a descansar en la litera relajado con las gotas en la cabina. Un tamborileo que hizo de nana acuática y convirtió la mole mecánica en la cuna de un adulto.

Las 4:11. Me despierto sobresaltado por gritos de mujer. Unas siluetas que, recortadas por las luces de un local a sus espaldas, hacían aspavientos. Me acerqué inquieto. Un hombre sujetaba con la mano izquierda el cabello oxigenado de una chica muy pintada, mientras, con la otra mano, le cruzaba la cara a guantazos.

Alaridos femeninos en la noche fría, charcos sin reflejos de luna, y yo acercándome al segundo que todo lo cambia. El hombre que me increpa por defenderla, una navaja que no brilla pero intuyo en su mano acercándoseme. Amenazas que me hacen correr y encaramarme al camión. Arranco y enciendo las luces. La seguridad del motor rugiendo.

Ahora si veo el brillo de la navaja y al hombre que me increpa enfrente sin conocerme. El corazón disparado, el poder en el volante y en mi pie derecho.

Aparta, idiota, qué se yo de tus guerras, quítate, verás como te mueves. Acelero a fondo.

Un leve golpe y en el retrovisor, iluminado por luces rojas, una danza fúnebre y lenta de algo que ha dejado de ser humano. Aullidos y sollozos de mujer que abrazan a un pelele embarrado.

Acaba de pasar el segundo que todo lo cambia.

2

Podría estar muerto de no ser por esta lucidez que duele. ¿Dónde estás? Es que crees que viniste desde Roman para no pagar la deuda, para hacerlo gratis con cualquiera como con ese camionero que se hace el héroe. ¿Dónde estás, Cica? Y qué es esta gelatina negra que me rodea e impide el movimiento. ¿Qué es ese sonido atronador, Cica? ¿Estoy muerto? No, no puede ser con una mente tan despierta pero si lo estuviera podrías hacerte rica. Eso sería si tuvieras algo más que cuerpo y no fueras tan tonta, Cica, y supieras algo de papeleos. ¿Cica, me oyes, me puedes ayudar? ¡Cicaaaa!

-------------------------------------

Continuará en breve.

Imagen.- Hojas de Carpe, tienen un tacto rugoso muy especial que he querido transmitir con el tratamiento tan exagerado de la imagen. Pensé que para un relato negro eran buenas.

16 de octubre de 2010

Wilde, Tito tito y pan.

Pan de canela y pasasDe aniversarios. Google me dice que hoy es el del nacimiento de Wilde, autor al que admiro y del que me queda bastante por leer.

Igualmente cumple la vertiginosa edad de dos años mi encantadora sobrina Tito tito. Cariñosamente llamada así porque no hay música que no baile a ritmo brasileirinho.

También es el día del pan. Desde hace dos años soy mi panadero personal algo que agradezco al imperio chino y a las grandes superficies que monopolizan, o casi, la venta de pan en mi localidad. Un día, intentando deglutir el engrudo farináceo a medio cocer que venden, me dije, “hasta aquí, a partir de mañana me lo hago yo”. Y así hasta hoy. Pese a que ahora la cantidad que puedo comer es ridícula no dejo de hacerlo y aprovecho la celebración y el comentario de mi amigo Rafico para ponerles una imagen de un pan de canela y pasas especial para desayuno que me hice hace unos meses. Se trata de una variación de los conocidos como Hot Cross Buns o Pan de Viernes Santo.

15 de octubre de 2010

Blog Action Day 2010: Water

P5104014-2- Desde hace unas semanas tengo diagnosticada una diabetes tipo I también llamada juvenil ( ríanse que tiene su gracia) o insulinodependiente.

Esta enfermedad exprime, deshidrata, ya en el siglo I Areteo de Capadocia, alertado por "los jóvenes que se licuaban", decía que "los enfermos no dejan nunca de miccionar hasta el extremo de que la carne y las grasas del cuerpo se eliminan por la orina quedando en extremo delgados". Controlar a la maldita requiere de deporte, insulina y sobre todo alimentación. Los diabéticos debemos racionalizar las ingestas de hidratos de carbono y glucosa y es precisamente aquí donde quiero, aprovechando mi caso, tratar el tema de agua en relación con el Blog Action Day de 2010.

Cuando me descubrieron la enfermedad, en una severa hiperglucemia, estaba tan deshidratado que bebí cinco litros de agua con bastante tranquilidad en apenas dos horas. Fue ahí cuando descubrí que otra de sus virtudes reside en estabilizar los niveles de glucosa.

No seré yo el que descubra las demás ventajas de este fundamental alimento simplemente añadir dos reflexiones de mundos encontrados, uno que la tiene y no la bebe y otro que no la tiene y quiere beberla.

  • En los países desarrollados somos unos grandes consumidores de agua y, sin embargo, no la consumimos. Parece un sin sentido de no ser porque la gastamos en lo accesorio y no en lo primario: beberla. Hay una gran cantidad de gente con males de todo tipo que desconoce que lo que tiene ante todo es una deshidratación. Me gustaría tener una estadística lo más real posible para conocer cuanta gente toma al menos dos litros diarios. Yo, lo reconozco, he comenzado a hacerlo ahora.
  • Mientras tanto buena parte de la población mundial no tiene acceso a ella cuando éste debiera ser un derecho humano con carta de naturaleza lo que quiere decir que cada persona pueda disponer de una cantidad de agua potable a un precio muy asequible y en su domicilio o muy cerca de éste. Dice el presidente del Consejo Mundial del Agua, Loïc Fauchon, que "la ausencia de agua mata diez veces más que las guerras". ¿Es que se puede dudar?

--

Foto.- Planta de cicuta tras una tormenta . Es muy tóxica, con un brebaje de ella murió Sócrates.