30 de enero de 2011

Manos de anciana

Manos de anciana

Manchadas de años, con las venas marcadas por la vejez, que ocultaron viandas en profundas orzas en los años del hambre, que tendieron incesantemente ropa a los aires del sur, que aliñaron aceitunas o apartaron hojarasca; hacendosas y hábiles manos para criar a una prole numerosa y que acabaron, con los años, ajadas y suavísimas como si las cotidianas dificultades de nueve décadas erosionaran los callos, desgastaran las durezas y llevaran la epidermis a su perfecta tersura.

Anclado en mi recuerdo la disputa que se hacían los gatos para no separarse de esas manos siempre prestas a acariciarlos.

Son las de mi abuela rescatadas de un negativo de 35 mm. cuando ella tenía 96 años. Iba con el siglo pasado, así que fue tomada en 1996.

Hace exactamente una década que estas manos se fueron.