13 de octubre de 2014

Las rejas relajantes

No lugares

Estaba hastiado de los espacios transitorios, que nada aportaban, vacíos de personalidad, anodinos, sin alma - como decía él - o sin posibilidad de relaciones como afirmaríamos nosotros. Autopistas interminables, restaurantes caros, transportes, salas de espera, controles y hoteles de aeropuertos.

Le explicó al juez que el robo en el banco para el que trabajaba no había sido por el dinero; no, fue por establecer un vínculo afectivo, poderoso y definitivo con un lugar nuevo llamado Maldivas. Un lugar con todos los componentes para agregar a su personalidad ricos matices.

Su Señoría tuvo al menos, reconoce, el decoro de mandarlo a la sombra, un ámbito entre rejas que si bien no era todo lo estético que podría desearse sí ofrecía un amplio espacio de relajación y formación personal, un ámbito para estar de una vez por todas, además de una variada posibilidad de relacionarse.

4 de octubre de 2014

Los viajes al pasado

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El mismo año que se descubrieron los viajes en el tiempo, en la Sociedad Internacional, los países que poseían la tecnología se comprometieron a no usarla nunca. Pero para las naciones más potentes la tentación de vencer en guerras perdidas, de anexionarse antiguas colonias o afianzarse en la distribución de los recursos naturales, era demasiado incontenible sabiendo que los cambios producidos serían indetectables.

De manera oculta se mandaron equipos al pasado.

Las espadas abrieron orificios nuevos, nacieron estirpes que no debieron ser, sagas enteras no se engendraron, ciudades sin nombre irrumpieron flamantes en lugares no destinados a ellas, amores eternos quedaron sin conocerse y esos labios se fueron a bocas distintas, las patrias se hicieron humo en el sol de una tarde.

Como la insatisfacción es una cualidad del hombre se emborronaron los siglos de nuevas versiones hasta que, en una de ellas, una bala separó la carne de un hombre que quedó sin ser padre. Y el inventor de la máquina del tiempo no tuvo infancia ni fue persona ni vino jamás.    

Quedó entonces un mundo detenido, falseado de intentos, impostado, donde la naturaleza se desmoronaba, y la pobreza mataba de hambre resaltando la riqueza de unos pocos, en el que se mataba por cualquier causa, religión, ideas o sexo. Una época absurda, réplicada, corrupta, desigual. Acaso, muy conocida.

Y a ese tiempo se le sublimó, se le llamó el único importante, y se le denominó por siempre presente.