22 de marzo de 2015

El baile de la urraca


Es domingo, como todos los domingos del mundo el vuelo de un pájaro cruza una ventana y descubierto desde abajo dibujará un fugaz trazo de palitroque. La vista asomada al cristal vaga del verde voraz de la hierba a los árboles que la lluvia difumina a lo lejos y que parecen conservados en glicerina. La calle, sin transeúntes que distraigan el recogimiento dominical, se sostiene en una cadencia de piano.

Melancolía sublimada salvo por una urraca que ajena a este mundo, desde la rama de un pino, juega a saltitos locos, grazna, se revuelve traviesa, pone sus ojos en mis ojos, me dedica una especie de paso de baile de la lluvia. 
Sonrío.

3 de marzo de 2015

Equilibrio

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A las puertas de la primavera fue. Hoy hace un año del brazo roto por la caída de la bici. Lo celebré, quise hacerlo, rodando en el mismo lugar, bajo la misma lluvia incipiente que dibujaba mapas en el asfalto, tomando un delicioso café con cruasán en el bar más cercano. Era un buen momento para que la glucosa esperase. Algo trivial y pese a ello, con esta mínima e íntima celebración, me he sentido el restaurador de un equilibrio.