Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

No sé cómo empezó esto

Sí cuando. Un gatito para mi sobrina que no pudo ser. A las pocos días, la gata del trabajo parió otra camada en una caja de cartón. Los cuidamos. Una enana maullaba al verme. Ahora es el bicharraco que tengo al lado. Abrieron brechas. Ellos siempre cazan, lo descubren y te eligen. En lo que dura mi día y mi noche es muy complicado que extienda los brazos y no toque algún minino. La foto es del comienzo de la última nevada. Alimentaba al gato del trabajo. Descubrí que seguía las huellas de la derecha) y que él hacía lo mismo, huellas de la izquierda. Rotábamos. :)

Entradas más recientes

Deshielo

Los trolls petrificados

Un silencio obligado

PATRIA

El manantial de la alegría

Señales de humo

La anciana que derrotó a un ejército

El reto

Arranca motores

El ánimo