13 de noviembre de 2007

LA PELOTA ROJA

Érase una pelota roja, lunareada de hexágonos blancos, que un niño pecoso golpeo mal y fue a caer a un barranco. El pequeño de inmediato despreció la idea de bajar. “No me importa, tengo otra mejor”.

Semanas más tarde un excursionista la encontró bajo un arbusto y se la llevó en su mochila con la idea de jugar fútbol con los amigotes pero su esposa al hacer limpieza dijo. “Otro trasto no, la regalaré”.

De este modo, como regalo de la mujer limpia del excursionista inquieto, fue a dar a un muchacho pobre que vivía frente a ellos. El chico sopesó abrirla para comprobar si dentro había aire y nada más. Como todo lo que encontraba era romo, la dejó de juguete a su perro.

El perro, que de todas las razas tenía algo, la disfrutó mucho manteniendo siempre un secreto disgusto por no abarcarla entera con la mandíbula. Una tarde, persiguiendo a la pekinesa Lucy la olvidó en la calle.

La pelota fue golpeada por diversos autos gozando de un derecho mecánico al juego. De rebote en rebote llegó a las manos de un chatarrero albino que la limpió y se la entregó como regalo a su hijo.

El niño pecoso la recibió sorprendido, salió a jugar y la golpeó mal yendo a caer a un barranco.

Así comenzará otro apasionante ciclo de dueños. ¿Acaso podíamos esperar otra cosa de una pelota redonda?

45 comentarios:

  1. ¿El eterno retorno? en todo caso, la pelota con que ilustraste es muy linda.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. es como la vida misma...ciclos vitales...inicio...camino...fin..... y vuelta a empezar...Saludos

    ResponderEliminar
  3. camina la pelota como lo hacemos nosotros...además es como eso de la vuelta al día en ochenta mundos...qué será de la pelota en estos mismos instantes en que yo pongo esto y es de noche en buena parte del mundo??
    un fuerte abrazo,amigo

    ResponderEliminar
  4. Es curioso como las cosas van y vuelven, pasan por distintos dueños, protagonistas que le dan un sentido y valor distinto, y las cosas siguen ahí, como testigos mudos de nuestras vidas.

    Podrían escribirse miles de historias sobre esas cosas, bellas y no bellas que se usan o sirven de adorno, que se heredan, y que van siendo testigos de las historias y de las genealogías familiares...

    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
  5. Ja ja, me haz hecho sonreir, el perro de todas las razas detras de lucy es una imagen que me encanto.

    Deliciosa historia con un gran sentido circular.

    Muy buena historia.

    abrazos calidos

    ResponderEliminar
  6. Hola, gracias.

    Alemamá, sí. Últimamente estoy muy pensativo con los ciclos y el eterno retorno. Lo mismo es porque leí unos párrafos de Así habló Zaratustra de Nietzsche. Quise hacer un escrito muy sencillo sobre un objeto cotidiano. Gracias.

    manuelrosadel, sí. Algo que muchas veces nos pasa desapercibido. Gracias y bienvenido.

    Max Estrella, en estos mismo instantes tengo conocimiento de que la pelota está cubierta de una fina capa de escarcha y que suspira por un empujoncito que la acerque a los primeros rayos de sol. Abrazos, amigo.

    Chela, exactamente eso. Muy bien explicado. Me basé en una pelota como pudiera haber sido otra cosa. Gracias.

    Cromatica, sí amiga. Quise hacer algo sencillo, menos abigarrado de lo acostumbrado en mí. Gracias.

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  7. Otra bonita historia como las que nos tienes acostumbrados, esta vez de caracter alegre y curiosa, me encantaría comprobar las cosas que van rotando por el mundo y ver la vida de sus dueños. Por ejemplo, con el dinero, que pasa por miles de manos.

    ResponderEliminar
  8. Jajaja....

    Me gustó mucho...especialmente aquello de que el perro mantenía un secreto disgusto por no abarcarla entera con la mandíbula......gran metáfora del cómo somos...seguro que la perrita le dio calabazas y recordó que despés de todo no era tan malo no abarcarla completa....Siempre queremos todo y cuando tenemos todo, queremos nada...!

    Cariños!

    ResponderEliminar
  9. Circulos concentricos. Repetimos patrones...o es que los patrones se repiten???

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Jajaja, muy bueno, vaya si no es viajera la pelota esta, ¿la llegaremos a encontrar algun dia?, ¿por donde andará ahora?...
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  11. "El viento viene el viento se va..."

    Me pareció entre agradable y melancólico.




    Un saludo.
    Hasta luego.

    ResponderEliminar
  12. Curioso el recorrido de todas las cosas, creo que había una película que seguía la historia de 20 dólares que pasaban de mano en mano. Muy bonito el enfoque que le das, sobre todo del valor que alguien le puede dar al mismo objeto.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  13. No es acaso así la vida de cada uno de nosotros?
    Bonita metáfora.
    Disfruto mucho pasar por aquí.

    ResponderEliminar
  14. Objetos preciados las pelotas, como la vida misma.

    ResponderEliminar
  15. Deliciosa historia. As� es la vida: a veces nos devuelve lo que mandamos como un boomerang. Besos.

    ResponderEliminar
  16. Me has dejado vacía, así mismo es la vida. Besos.

    ResponderEliminar
  17. y así es la vida, así es la vida :) me encantó.

    ResponderEliminar
  18. Esa pelota es una alegor�a del propio mundo, un s�mbolo de la totalidad. Y no lo digo por hacerte la pelota.

    Gracias por el rebote.

    Salud y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Mira no'más amigo todo lo que revolucionaste con una pelota!!! uff...y roja además!.
    Las pelotas me gustan mucho, de todos los tamaños y colores.
    Muy creativo con tu relato, me gustó una vez más como llevas de lo simple a lo profundo.
    Te aplaudo.

    Cariños.

    ResponderEliminar
  20. Y ese ciclo eterno... esa espiral, ese símbolo que cualquier cultura declara suyo...

    No, no podíamos esperar ninguna otra cosa... de una pelota redonda :)

    ResponderEliminar
  21. redonda y llena de ella misma... de redonses,
    ella no espera nada. sabia pelota, siempre encuentra el camino.

    me encantó este cuentito pecoso
    un beso

    ResponderEliminar
  22. Me gusta. Todo puede tener una segunda oportunidad...

    ResponderEliminar
  23. ¡Que profundidad de metáfora!, y lo digo de esa forma porque yo le tomé varios significados, y quizá uno de ellos sea el momento tan "crucial" de mi vida en el que me encuentro.

    Y como diría manuelrosadel, ciclos, vueltas y todo vuelve a empezar.

    Por favor prestáme esta metáfora para hacer un post? respeto mucho si me dices que no okay?.

    Abrazos fraternos Goathe!

    ResponderEliminar
  24. Hola amigos, gracias por los comentarios. Intentaré responderles más tarde.

    Filistea, toma lo que quieras. No solamente no me molesta, sino que, además, me sentiría orgulloso. Todo lo de mis blogs puede jalarse (que dominio del chapín que tengo) sin problemas.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  25. Fe de "ratas" ortográficas: "la limpió" y no "la limpio". Arreglado.

    ResponderEliminar
  26. Ulyses, una historia sencilla, ya sabes que se van mis textos a lo truculento de una manera desmedida. Gracias.

    Mil Orillas , gracias por tu visita. Esa parte del disgusto perruno, es también mi preferida.

    Palmoba no sé pero la idea de que vamos por caminos trillados de antemano es inquietante ¿no? Gracias, saludos.

    SCD, es lo que tienen las pelotas con su boing, boing. Abrazos y gracias.

    Mar.De.Isaac , gracias, apenas un trazo pelotesco de los muchos que dejan los balones.

    jcab , gracias, un escritor gallego, Wenceslao Fernández Flores escribió una Historia de una peseta. Imagina.

    Julia Ardón , en ocasiones la vida parece un ciclo, eso es cierto: vamos y venimos, nos enredamos en asuntos que el transcurso de la vida misma desenreda. Gracias, saludos.

    Pirata Cojo , básicas las pelotas. Tengo grandes recuerdos de algunas. Saludos.

    Isabel Romana, amiga, como siempre tan sagaz en tus interpretaciones, saludos.

    Waiting for Godot, a veces es así, otras quizás no, Definir la vida es imposible, lo mejor vivirla y eso sí que sale fácil, no podemos hacer otra cosa de hecho. Saludos.

    Ale, gracias, Ale, saludos.

    Sebastián, reboteado, gracias. Los objetos más nimios a la luz de la imaginación humana pueden albergar poderosos significados, esferas mayores. Saludos.

    Clarice Baricco, gracias. Menuda vida tan excitante la de la pelotita. Saludos.

    Mia, sí. Eso. Una pelota puede ser mucho más, cualquier cosa puede ser más. Saludos.

    Sole, pecoso y de ida y vuelta. Saludos y gracias.

    J. Úbeda, puede y digamos que todo merece una segunda oportunidad. Gracias, amigo, saludos.

    La Filistea, toda tuya, no hace falta que pidas permiso. Saludos.

    Goathemala, ¿Eres incapaz de revisar tus textos antes de publicarlos? No los lees y permites que los habiten las ratas, roan las letras, engullan acentos, devoren comas y se harten de triscar hasta que queda una amalgama deslucida e incomprensible. Imperdonable.

    ResponderEliminar
  27. me recordaste el cuento del soldadito de plomo pero con ditinto final....la vida un ciclo como se ha dicho, con freno que va fallando y sin marcha atrás....saludos

    ResponderEliminar
  28. Manuel-tuccitano, recuerdo poco el soldadito de plomo. Se enamoraba de una princesita de plomo y acababa derretido ¿no? Saludos.

    ResponderEliminar
  29. Hola Goathemala.

    La pelota que tuvo muchas oportunidades y volvió al mismo sitio...

    Pero, tiene la oportunidad de volver a empezar.

    Si empieza otra vez, puede que se quede en alguna de esas "oportunidades".

    ¿Es mejor quedarse o ir volviendo y encontrar nuevas situaciones?

    Muchas dudas que nos haces plantearnos. Y eso está bien...

    Abrazo situacional.

    ResponderEliminar
  30. Por algo volvió esa pelota!! Genial relato querido amigo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  31. Ja! que bonito. Yo conozco a mucha gente cuya vida puede compararse a la de esta pelota pecosa. Algunos lamentando, otros muy alegres.

    Me distraje. Gracias amigo.

    ResponderEliminar
  32. Me hiciste recordar la pelicula "El violin Rojo": Un objeto que parece asumir la vida y el animo de sus duenhos, o mas bien de las manos por las que va pasando. Ciclos que parecen circulos cerrados pero son espirales infinitas. Abrazos.

    ResponderEliminar
  33. Deliciosa historia, amigo Goathemala, quiza se trate de algo que define nuestras propias vidas: no exite ni un destino, ni el camino de nuestra propia voluntad; es simplemente, una sucesión de hechos sin ningún sentido...

    Gracias por tus nuevas visitas a mi lado Barojiano.

    Salud

    ResponderEliminar
  34. Gracias, gracias, gracias, muy amable, muy amable, muy amable. Por aquí vendre a fusilarme cosas!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  35. Que hermosa narración con una metáfora que no reconoce límites para la reflexión, en cuántas situaciones podemos pensar, imaginar, cuando damos por perdido algo que se desbarranca, tal vez sólo con la apariencia de ser irrecuperable, por el hecho de no arriesgarnos o desinteresarnos por volver a disfrutar su pertenencia.
    Un besazo, me encantó.

    ResponderEliminar
  36. Somos ciclos... somos polvo de extrellas... Finales que son inicios.

    Pensar que muchas de las cosas que nos rodean envejecesn máas rápido que nosotros y otras perduran despues de nuestra muerte.

    Me recordaste viejos juguetes que quedaron en una caja en un cuarto de mi abuela.

    Para recordar: "Cuando uno vá manejando y por el camino sale un globo o una pelota detrás de esta siempre hay un niño..."

    Un abrazo Pedro.

    ResponderEliminar
  37. Guacimara:
    Historia de vida, como la vida misma... Lo mejor es que siempre habrá algún camino por el que pueda andar (o rodar).

    Besitos

    ResponderEliminar
  38. Preciosa metáfora, Goathemala. El efecto boomerang de esa pelota da para muchas reflexiones; una de ellas es si sabemos aprovechar realmente las oportunidades que da la vida. Pero, como el niño pecosito, tantas veces volvemos a desperdiciar las que se nos ponen en las manos..

    Besos. Me ha encantado el relato.

    ResponderEliminar
  39. Aca nacemos con una pelota debajo del brazo..es parte de nuestra cultura mas arraigada...me encanto..saludos

    ResponderEliminar
  40. Dicen que la historia es cíclica, que todo se repite... pero yo me resisto a creerlo, sino dónde queda la esperanza?

    ResponderEliminar
  41. La historia se repite. Yo de crio en los setos de la antigua estación de Caminreal perdí una pelota pequeña y mi padre y yo tratamos de encontarla, no lo conseguimos y sin embargo encontramos tres, una de ellas en buen uso y las otras dos con la goma desecha por el tiempo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  42. Después de lo comentado yo digo que: lo que se ha creado para rodar... que ruede.Es hermoso, da para seguir rodando la imaginación. Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  43. Desde luego, mira que pensar en un chatarreo albino y no convertilo en mago. Me hubiese gustado que el mago le diera vida a la pelota y ésta hubiese viajado en un agujero del tiempo para convertirse en violetas y arco iris.
    Creo que la pelota es alguien y no algo.
    Gracias por darle vida.

    ResponderEliminar
  44. Al menos la pelota tiene sus aventuras que contar.
    Bonita historia. bonita pelota, además de mis colores.

    Dos abrazos

    ResponderEliminar
  45. Esto me recordó otra historia, mas bien un chiste bastante tonto, que involucra otra pelota roja (quien sabe y capaz es la misma). Siempre encantado de venir a degustar de tus letras y tus fotos, tan provocativas y llenas de sabor.
    Un abrazo desde Caracas

    ResponderEliminar