18 de noviembre de 2008

El amante de las nubes.

Nube Dejó de llover en Escadia. Al inicio, los paisanos, adujeron a los caprichos del tiempo la fatiga de los manantiales o el lecho tan holgado que le iba quedando al río y perseveraron en tomar el agua de ellos. Mas las semanas secas se sucedían unas a otras. A veces una nube tímida rasgaba la montaña y se largaba rauda, disculpándose por extraviar la ruta, dejando un cielo de azul límpido e inmutable.

El cauce se hizo barro y después polvo, se ahondaron los pozos y se recorrieron distancias cada vez más largas para proveerse. Aún así, todo, era insuficiente. Nada impidió el cuarteo de la tierra o la esterilidad de la simiente, ni, tampoco, que el pellejo ciñera las costillas de las bestias desesperadas de sed. En los rostros de los campesinos se acentuaron los pómulos y la expresión hosca, denotaba que la sequía les había alcanzado la mente.

No hubo santo que no recibiera rogativa ni adivino que no aprovechase para sacar tajada. Pero, fuera cual fuera la súplica o predicción, cada mañana un empecinado sol dominaba los cielos.

– Hay que largarse, Manuel, estamos malditos. Hasta los olivos se agostan. Esta tarde cargo la carreta, arreo al buey, y me llevo a la familia.

– También tú te largas. Exclamó Manuel a su vecino dirigiendo la vista al olivar. Era cierto, los olivos aguantarían poco más. Los primeros en secarse fueron lo sauces, después los álamos y más tarde lo olmos. La aridez había ganado.

Junto al cabrero Manuel estaba su hijo Isidro, un mozo robusto al que con la parquedad de vocabulario tenían por raro o tonto cuando la expresión que mejor le casaba sería la de abstraído o fantasioso ya que habituaba a hablar a solas y a despistarse con bagatelas.

Aquella noche Isidro se removía en el jergón incapaz de conciliar el sueño. Creía escuchar el quebranto de la madera viva, los lamentos del olivar. Decidió levantarse y ascender a la cumbre de la montaña. No había amanecido pero las estrellas ya apuntaban otro día soleado. Una vez arriba, recuperando el resuello, tuvo claro que percibía murmullos de agonía. La primera claridad definía en la lejana sierra de Mágina una nubecilla. Isidro, levantó sus manos de sarmiento y, con una exaltación física desconocida para él, exclamó “ven a mí”.

Los madrugadores vieron, desde la plaza de Escadia, a la pequeña nube que rozaba la montaña. “Otra que trae falsas esperanzas”, pensaron. Mas asistieron atónitos al encrespamiento del vapor; la nube se enroscaba en la cima ganando tamaño y grisura. Todavía cantaba el gallo cuando un cielo completamente encapotado comenzó a descargar. El gentío acudió a la plaza eufórico, se intercambiaron comida y bebida que apenas una hora atrás guardaban con celo, se olvidaron viejas hostilidades y bailaron todo el día bajo una intensa lluvia.

Allí estuvieron todos, por eso nadie advirtió que por la ladera descendía un joven con el rostro grabado con el rubor de los amantes satisfechos.

--

Foto mía.

42 comentarios:

  1. Final de sonrisa robada, Goath...

    Precioso...

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Me he enamorado de Isidro. Besos para ti.

    ResponderEliminar
  3. me gusta como narra. y su amor por lo bucólico. saludos.

    ResponderEliminar
  4. Lena, no sé, pensé el escrito el fin de semana y me puse a ello casi del tirón. Gracias y saludos.

    Waiting for Godot, eso es porque eres una nube. :-) Saludos y gracias.

    Prado, una manera sana de entretenerse. Disfruto escribiendo sin mayores pretensiones. Gracias y saludos.

    Escadia es como se llamaba en romano el lugar en el que nací. Cerca de Obulco y de Tucci.,

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado mucho el relato: tiene tensión y caracteres. Y un final soberbio.
    Y la foto, también es buena.
    Que llueva.

    ResponderEliminar
  6. Que historia tan completa Goathe, deberías de ir pensando en un libro de relatos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Veo las nubes y siento la lluvia empapándome

    ResponderEliminar
  8. 'Cándido

    Encaramarse hasta la cima
    Cerca de las estrellas
    Escadia, un paisaje holgado
    De tanta secura
    Olivos como costillas descarnadas
    Contra este cielo
    Indescifrable del amanecer
    Un deseo y una premura:
    Que chispee

    Y llovió

    Con los pulmones llenos
    Del dulce olor a tierra regada
    Ahora podía dormir
    Y hacer honor a su nombre'

    Goathe es precioso lo que escribes, de una belleza tranquila y sobria. Me he inspirado con tus letras y me propuse dedicarte algo, con las palabras que habías subrayado, como un pequeño homenaje.
    Espero que te guste, no tiene la pretensión de ser un poema brillante, es tan solo un poema lleno de emoción.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Buenos textos, como siempre maestro, aunque veo menos bucólico su blog.

    Salú pue.

    ResponderEliminar
  10. Después de leer tu escrito, he entendido perfectamente lo que me dijiste en aquel comentario: Yo también acaricio a los árboles.

    Creo que eres de aquellas personas que pueden hablar y escuchar a las plantas. Estoy segura.

    Un beso, Goathemala.

    ResponderEliminar
  11. Es un relato...no se como describirlo, es dulce, deseperado, pícaro, me gustan estos relatos tan arraigados, tan cercanos a la tierra,y la fotito...un acierto
    Besos

    ResponderEliminar
  12. De acuerdo, confieso: yo tambien pense que eras una mujer! Es que uno esta tan automatizado que ver un nick terminado en 'a' mas la naturaleza de tus comentarios, comprometidos, con sentimientos, en gral. en el blog de Isabel, que pense que eras una dama.
    Cuando cai en cuenta de mi error, las carcajadas se oyeron muy lejos, a 4000 km. mas o menos.
    Para que me perdones, aunque no llegue a felicitar por la gestacion, si no has visto nunca un Chorissia Insigne, tengo una foto de un ejemplar espectacular (2da. entrada del blog)

    ResponderEliminar
  13. Hola Goat,no esta mal . dos cosas buenas el amante satisfecho y la lluvia, aunque realmente todo es efímero y para mejorar esta sequia que asola ciertas zonas de nuestro país no vale una solo noche o un sólo día, es necesaria mucha chuvia, mucha, aunque bien está celebrarlo... cuando se produce.

    Me ha gustado el relato de Manuel y de Isidro.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  14. Con lo que me gusta a mi la lluvia, no imagino mejor final. Me veo reflejada en ese joven ruborizado...

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Todo tiene una esperanza.

    Todo!!!

    Y todo lo mejor para ti.

    ResponderEliminar
  16. Es un verdadero placer estar de nuevo por este bosque y encontrarlo tan verde como siempre. Saludos amigo, excelente historia.

    ResponderEliminar
  17. Muy emocionante. La naturaleza nos llama y, a veces, se deja llamar. Y también ocurre con frecuencia que esas personas aparentemente poco espabiladas, consiguen crear con la tierra y la naturaleza un vínculo especial. Besos, querido amigo.

    ResponderEliminar
  18. Amigo goathe..como me ha recordado u relato nuestra tierra...cerca de Porcuna y de Martos..en Escadia...o sea Escañuela.... tenía amigos alli. Un saludo ¡que alegría!

    ResponderEliminar
  19. Ahhh se me olvidaba...este diseño nuevo me gusta. de nuevo saludos.

    ResponderEliminar
  20. Ademá de todo lo anterior,lo telúrico está impregnando de fondo el mensaje.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  21. Gran finale!! Me gusta cada vez más lo que escribes. Un abrazo y buen fin de semana querido amigo

    ResponderEliminar
  22. Esta historia es... como la foto que has colgado. Límpida. Cuanto poder tiene el "Ven a mí" tanto, que a veces, la montaña va a Mahoma y otras la nube va a Isidro.

    Un placer, maestro. Buen finde.

    ResponderEliminar
  23. Me ha encantado tu relato y ese canto que haces a la esperanza.Me ha llevado a recordar esa sensacion de mirar las nubes esperando que llueva y esperar y esperar hasta que llega. Cuando eramos mas crios, en la terraza de mi casa nos poniamos a bailar como indios bajo la lluvia de la alegria que nos daba, jeje. Gracias por hacerme recordar eso y un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Es que hay que amar, conmoverse y amar. El amor mueve montañas, mares, ríos cielos y nubes...... y aún nosotros, los humanos, no lo entendemos. Si pusiéramos un poco más de amor en nuestro planeta y lo amáramos, como a alguien de nuestra familia, no estaría tan enfermo, no estaríamos tan dañados.
    Qué texto tan bien narrado; lleno de posibles y de certezas. Amar es poder.
    Un placer esta lectura sí.
    Inuits

    ResponderEliminar
  25. El final de tu relato es adorable.
    La foto da paz.


    Abrazos.

    ResponderEliminar
  26. Se me ha puesto la piel de gallina leyendo el relato. Será que tenemos la sequía como daga sobre nuestras cabezas, será que no llueve desde hace semanas, será que me puse en el pellejo de los campesinos, será que me encantó la magia enamorada de Isidro, será que escribes tan bien...

    Abrazos a repartir

    ResponderEliminar
  27. La foto es genial, todo un mundo por las nubes. Y el relato fantástico. Un saludo

    ResponderEliminar
  28. Ojala siempre tuviéramos encima una nube como esa.
    Un besico.

    ResponderEliminar
  29. Pues no es poca cosa: tener Amor y estar satisfecho...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. Que historia, bellisima, hasta que me llego la aridez! casi la olia y sentia.

    Besos goathe.

    ResponderEliminar
  31. Mi gripe sigue en todo su apogeo, no me deja descansar ni de noche ni de día, y a pesar que hago todo lo posible por quitarmela de encima se niega a abandonarme. ¿Sabes una cosa?. me acordé mucho de ti estos dias, pues por la gripe perdí el olfato durante dos días, pero hoy gracias a Dios he podido por fin sentir el olor de la carne que estaba cocinando.
    Hacia dias que queria entrar y felicitarte por tu cambio de look, me gusta mucho y ya veo que pudiste poner el logo de trazando caminos.
    Volvere mañana con mas tiempo y ganas a seguir leyendo esta magnifica historia.
    Un beso y un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  32. :) si es que además me estaba imaginando a Isidro según iba leyendo la historia...

    Y la imagen... uff, ese contraste del blanco y el azul...

    ResponderEliminar
  33. Goathe, gracias por tu comentario, me ha hecho ilusión que te haya gustado, pero no es una adaptación, ocurrió así, tal cual lo cuento, y lo que más me impactó es que era un hombre culto. Me hizo sufrir pensando en cual podía ser su historia.

    Gracias y un beso.

    ResponderEliminar
  34. Hay una parte que me gusta especialmente de este relato y es que dejas claro que la naturaleza sufre y se queja, la penas es que muy pocas personas tienen la sensibilidad de poder escucharla y de poder entender a una naturaleza a la que cada vez con más frecuencia maltratamos. Este relato tiene un final feliz porque Isidro representa a la esperanza de que algún día todo el mundo se pare a escuchar a la naturaleza.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  35. Bonita foto para ilustrar este bello relato que me ha traído recuerdos de nuestra tierra, sus paisajes y sus gentes.
    Gracias por seguir mi blog. Has sido el primero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  36. ¡Hola Goathemala!
    Hace tiempo que no visitaba los blogs de los amigos, entre los que te encuentras...Pero ya vuelvo a la blogosfera, a ese mundo de entrañables relaciones virtuales y a la vez ¡tan reales!.

    Como siempre disfruto de tu literatura, si, de tu LITERATURA. Opino lo que "jcab", sobre que deberias publicar un libro, recopilando tus preciosos relatos cortos. ¡Lo tienes facil!

    Gracias por tus visitas a mi blog. Añadí un video al post de Chick Corea y te lo dediqué. Es de una interpretación a duo con Paco de Lucia. Lo busqué después de que tu me dejaras el comentario.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. Creo que me parezco a Isidro por mi amor a la lluvia y me uno a la alegria del baile bajo la intensa lluvia,
    Linda la manera de relatar que tienes me encanto asi como la foto porque me gusta fotografiar el cielo y tu la capturaste muy bien!
    un beso,

    ResponderEliminar
  38. Epa!!!! Felicidades!!!!

    TE has ganado un premio, felicidades....

    esto por el maravilloso trabajo que haces en tu blog...

    para más detalles: www.angelgt.blogspot.com

    ResponderEliminar
  39. Los antiguos asociaban el agua con la fertilidad (el amante); así tomo el relato como un guiño histórico. Pero, además, me ha parecido sublime. Tienes el don de conceder individualidad a las cosas.
    Me ha encantado. Gracias Guathe.
    Un abrazo desde la Enterprise.

    ResponderEliminar
  40. Gracias a todos. En efecto el escrito tiene mucho de simbólico. Verán yo procedo de una tierra que ha visto desaparecer los manantiales en apenas cuatro décadas. Sabemos que la sequía se torna seria con que en apenas dos meses de los considerados "húmedos" no caiga una gota.

    Lo disco, muchas gracias. Como siempre falto de tiempo no puedo respondedles individualmente.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  41. No me ha sorprendido encontrar en tu sitio tan magnífico relato.
    Por suerte, ya adiviné, la primera vez que te leí, que estaba ante un escritor de calado. Sigo pensando igual. Bueno, creo que me quedé corto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  42. Bien escrito. Y tiene la cadencia de un buen relato erótico, me parece. El ímpetu desesperado del salvador, la orgía final con la euforia, y el amante que se satisface con su proeza.
    Gracias por visitarme.
    Saludos,
    Verónica

    ResponderEliminar