7 de mayo de 2010

La última bruma

01

 

Braman en su último aliento los vientos del norte, el desgarrador bóreas, el pesaroso mistral. Cuando cesen, la lluvia empapará la tierra fértil  con encantador afecto, en una divina languidez de despedida. Después se definirá el verano, regresará el canto de la chicharra y sobrarán las prendas.

El fotógrafo, cansado, dispara sin enfocar ni bajar del auto. Luego, en noches intranquilas recuerda para relajarse ese campo de labranza exhalando bruma y se imagina en el mismo desplegando las brazos para que las vaharadas de vapor atraviesen sus dedos.

No puede evitar enojarse por no dedicarle más tiempo a la última niebla.

26 comentarios:

  1. Fantástico relato de emociones sentidas, la evocación es la magia de la fotografía.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Saludos Goathemala, ya te envié la info a tu e-mail. De antemano bienvenido y gracias.

    Como siempre, un idioma pulcro y afin a nuestro gusto. La foto magnífica.

    Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  3. Las echaremos de menos cuando den ganas de perderse en el bosque.

    ResponderEliminar
  4. La magia de la niebla es única, cuando una se dedica a percibir las sensaciones que produce... nunca se olvida.

    Fantástico como siempre querido amigo.

    ResponderEliminar
  5. Porque la niebla es bella. Bella ante los ojos de quien sabe mirarla.
    En verano, cuando ni una pizca de nube decore el cielo, a buen seguro que se extraña esa niebla que ayer, en pleno invierno, malmiramos...

    Dos abrazos dobles

    ResponderEliminar
  6. El lugar... fantástico!
    El color...magnífico!
    El momento.... el justo...
    He visto la foto ampliada, siempre lo hago, y es una belleza....
    Esa niebla inquietante y misteriosa, le dá un aire de novela de suspense que más de un escritor quisieta tener para la portada de su libro....

    Un besito y no te hagas tan de rogar.....

    ResponderEliminar
  7. Lo cierto es lo que dice...hay que dedicar un poco más de tiempo a brumas,incorpóreos pensamientos...y alejarnos de la,a veces,chabacana realidad laboral...
    Un abrazo...

    ResponderEliminar
  8. Saludos, Goathe.
    Ciertamente, cada época del año tiene su encanto. Según nuestro estado de ánimo, cambiante en exceso, la visión de la bruma, o la luz excesiva del sol, nos alivia o nos martiriza. A mí, la niebla, me tranquiliza.
    Vuelves a impresionarme tus instantáneas.

    ResponderEliminar
  9. (ania)16:45

    Gracias por la niebla de esta mañana.
    Y por la desnudez que produce.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Preciosa imagen, aunque la hicieras con premura y sin fijarte mucho... Es muy hermosa y sugerente esa bruma brotando de la tierra labrada.
    Sentí mucho no poder abrazarte en Madrid, quizá sea posible para la Feria del Libro, pues iré el fin de semana. Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  11. Me encanta la foto Goathe, ¿es HDR?

    Tengo que decir que alguna vez me ha pasado lo que al fotógrafo del texto. Me he pasado mas tiempo haciendo una foto que contemplando, memorizando y sintiendo.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. REalmente invita a la ensoñación y a la relajación la fotografía, Goathemala, y me imagino que el fotógrafo eres tú.

    Me gusta mucho el diseño de la página, ha quedado muy bonita.

    Mil besos y mil rosas.

    ResponderEliminar
  13. Hola Goat... la foto bonita como todas las tuyas..

    nieblas... tambien tiene su encanto y a hay que disfrutarlas.

    Un beso...

    Nuevo look, giro, giro

    ResponderEliminar
  14. Mis ojos siguen insistiendo cuando ven tus imágenes. Son imágenes cinéfilas. Ya debes de ser un director de cine.
    Linda foto.

    Besos.

    PD. No he visto la película que me sugieres, la buscaré.
    Y espero que me muestres a esa sobrinita.

    ResponderEliminar
  15. Fiamma18:01

    Gracias por seguir publicando fotos tan bellas, amigo Goathemala... :)

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  16. Una foto preciosa. La niebla tiene su encanto, desdibuja el entorno y parece que nos envuelve llevándonos a otro mundo un tanto irreal.
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  17. Y aún cuando no dudo que el autor se recriminará no haber dedicado más tiempo a esa niebla... yo espero que sea la última que sigue empeñándose a no dejar marchar el invierno.

    ResponderEliminar
  18. Hay mucha magia en esa foto, entre el contraste del color y la bruma callada, el lenguaje del paisaje.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. siempre uno queda maravillado por la calides de tus post pero ultimamente tus fotos son hermosas

    ResponderEliminar
  20. No hay que enfadarse....hay que volver, aunque sea en otro momento.

    La foto en grande es una maravilla Goathemala. te felicito.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Que lindo el arbolito, parece un bonsai!
    Niebla que se levante asi, por aqui he visto tambien en el otoño en el sur, y hasta de la superficie de los lagos.
    una belleza.

    Ahora... te gusta la historia??? de unos 200 años atras digamos? Si es asi, puedes darte una vuelta por mi jardin digamosle asi a mi morada virtual; sino te gusta bueno, por un tiempo.... espera que vuelva a escribir Lizzie

    ResponderEliminar
  22. Bruma, niebla, neblina, también del latín solsticio de invierno (según la RAE).
    Una palabra sonora y tranquila. El tempo inasible y nosotros en esa incansable lucha de titanes.

    No hizo falta que bajaras de coche: bellísima foto!

    besos

    ResponderEliminar
  23. Ese abrazo queda pendiente para otra ocasión. Debes andar ya florecido... Besos.

    ResponderEliminar
  24. Hermosa foto! Inspiradora de un breve y cálido texto.

    ResponderEliminar
  25. La foto es preciosa, Guathe. Y una delicia de texto.
    Las nieblas inspiran muchas figuraciones; me gusta jugar con ellas (aquí hay muchas) a ver a qué se parecen o, mejor, que me sugieren.

    Gracias!

    ResponderEliminar
  26. Vuelvo a por más y sigo deleitándome con tus imágenes y tus letras. Besos

    ResponderEliminar