7 de enero de 2013

Grafías




La nieve acariciaba el valle. Eran dos amantes que entrelazan siluetas y velos, formando un solo ser níveo que busca una intimidad despreocupada. 

En las ramas de los árboles aparecían gélidas grafías de silencio.

6 comentarios:

  1. Goathe, describes poéticamente el más sencillo de los actos de amor: el constante que mantiene la naturaleza consigo misma, aquí agua y tierra, más allá tierra y fuego. Aquél, frío y silencioso; éste de infinita pasión. Ahora pensaba en un volcán guatemalteco -por eso de las similitud que tienes con aquella tierra.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Buenos días, Goathemala. Hermosa evocación, más aún si habla de la nieve en un día como hoy. Es un gran acierto a mi entender -un hallazgo-, el de las gélidas grafías de silencio... Anuncian nieves para este fin de semana en las montañas de este norte: veremos los cielos escritos con dichas palabras.

    Salud

    ResponderEliminar
  3. Justo, preciso y de un preciosismo oriental...las grafías del silencio...eso es nuestro invierno...
    una maravilla
    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué gélida hermosura, Goathe! Felicidades por la fotografía y por el texto, en simbiosis perfecta.
    Disfruta de la nieve, pero cuídate del frío.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo17:47

    Preciosa imágen de aterida frondosidad.

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Chico me has dejado obnubilada. ¡Qué foto tan bonita! Pero es que el comentario es increíblemente tierno (en el buen sentido del término)

    ResponderEliminar