21 de junio de 2013

Emotividad


Sólo era la huella impetuosa que le dejaban las cosas. Emotividad decía, pesado fardo para remolcar por este mundo tan feroz. Hacía esfuerzos para que esa sensibilidad no se le fuera a lo mórbido y trabara cualquier esfuerzo mental. Aprendió a llevar su observación a lo, en apariencia, intrascendente pues ahí decía hallar refugio o consuelo. Los colores de un cierto atardecer relevándose, el rugoso tacto de un árbol al abrazarlo, inmutarse con el viento en las mejillas al cerrar los ojos.


Se exigía mucho y por ello había días que daba todo por perdido, periodos de renuncias y abnegaciones, como queriendo hacerse daño, y tantos otros se sentía virtuoso como si esa afectación excesiva fuera también una manera de sorber la vida y de captar su estremecida belleza.

------

Gracias a todos los que me comentaron la entrada de mi final, Meme, Max Estrella, Nerim, debatz, Alejandra Sotelo Faderland - por partida doble -, Trini Reina. Viejos amigos. Tal vez con calma las cosas vayan mejor, por eso borré la entrada, simplemente verla me dolía, mis disculpas.

2 comentarios:

  1. Se busca un amigo. No importa que sea hombre o mujer, basta que sea humano, basta que tenga sentimientos, basta que tenga corazón. Se necesita que sepa hablar y callar, y sobre todo que sepa escuchar. Tiene que disfrutar de la poesía, de la madrugada, de los pájaros, del sol, de la luna, del canto, de los vientos y de las canciones de la brisa. Debe tener amor, un gran amor por alguien, o sentir entonces la falta de ese amor. Debe amar al prójimo y respetar el dolor que los peregrinos llevan consigo. Debe guardar el secreto sin sacrificio. Debe hablar siempre de frente y no traicionar con la mentira y la deslealtad. No debe tener miedo de enfrentar nuestra mirada...

    Se busca un amigo para compartir los mismos gustos, que se conmueva cuando es tratado de amigo. Que sepa conversar de cosas simples, de lloviznas y aguaceros. Se precisa un amigo para no enloquecer, para contar lo que se vio de bello y de triste, de los anhelos y de las realizaciones, de los sueños y de la realidad. Deben gustarle las calles desiertas, los charcos de agua y los caminos, el borde de la calle y acostarse en el pasto. Se precisa un amigo que nos diga que merece la pena vivir, no porque la vida es bella, sino porque estamos juntos. Se necesita un amigo para dejar de llorar, para no vivir de cara al pasado. Que nos palmee los hombros, sonriendo o llorando, pero que nos llame amigo, para tener conciencia de que aún estamos vivos.

    Vinicius de Moraes

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Hermosos textos los dos. Yo busco una amistad que, al menos, no quiera darme lecciones de cosas que hace tiempo ya aprobé con distintos dolores.

    ResponderEliminar