24 de julio de 2013

Nueva baza


Sin saber cómo un día nada más despertar, Rodolmiro Girón, vio su vida del color de los huesos resecos. Las complicaciones se encaramaron a los muros más elevados, los estantes se tornaron más estrechos y en los rincones sólo se apilaba oscuridad y aturdimiento. Los pulmones eran cuero reseco, las piernas flaqueaban, no soportaba las esperas y su espíritu mismo se le distorsionaba ante cualquier mirada o desaire.

La vida se hizo impotencia. 

Al entender que es improbable que esto acontezca de un día para otro se convenció de que, en algún momento, se había dejado perder lo que le dijo padre. “Cuando nacés te dan unos naipes. Así juegues tu baza, así te irá la partida, si le ponés empeño disfrutarás el juego aún con una pareja de doses gastados; ahora, si tenés las mejores cartas y te confías, te tumban a la primera, la cuestión es pasar humilde por la vida, que nadie sepa la mano que tenés y ponerle a todo perseverancia, incluso a la misma perseverancia” 

Rodolmiro Giron miró sus palmas de quebradas y angosturas por donde escapaba el tiempo. 

“He ido de farol tanto, tanto, que olvidé quién soy”. 

Entro a casa y cerró con llave. Regó las plantas. Se desabotonó el penúltimo botón de la camisa. Los zapatos rodaron libres. 

Abrió las ventanas. Se alimentó respirando.

El aire fresco olía a especias y trajo la sensación de que se barajaba de nuevo.

8 comentarios:

  1. curiosa foto, la blancura del mármol recoge la luz, como el aire fresco recoge el olor de las especias,
    Si es Hermes nos está escondiendo a Baco, y usted lo está ayudando

    ResponderEliminar
  2. Precioso, con el sabor de tierras de ultramar.
    Lo importante es seguir barajando.
    Expresiones
    Piedra

    ResponderEliminar
  3. Ponerle perseverancia hasta a la misma perseverancia, he de tratar, siempre hay que tener esperanza, habría que ponerle perseverancia a la esperanza...

    besos.

    ResponderEliminar
  4. Quizá sea la hora de hacerle alguna trampa a ese destino que parece empeñado en repartir malas cartas...

    Vaya cierre más hermoso, amigo, qué últimas cuatro líneas.

    Cuidese y cuente siempre que lo desee, amigo

    ResponderEliminar
  5. Magnificas imagenes de una persona que siente que su vida carece ya de sentido. En cuanto a las indicaciones del padre para el juego, como los juegos de naipes son algo tan incomprensible para mi, no creo que las comprenda, salvo el ponerle perseverancia a la perseverancia.
    Magnfica la foto que acompaña,como siempre nos has acostumbrado.

    ResponderEliminar
  6. Qué gran símil y qué apropiado para estas fechas en las que respiramos un poco y retomamos quizás parte de nuestro yo más auténtico...
    Un abrazo amigo
    un placer volver a leerle...

    ResponderEliminar
  7. pd. Casualidad o no la foto que ilustra la postal también la tiene Ana pintada...algún día tendremos que ensayar algo con esta extraña simbiosis

    ResponderEliminar
  8. Lo malo es cuando tras barajar te salen las cartas peores que las anteriores. Así que... "Virgencica del Pilar, que me quede como estoy"

    ResponderEliminar