1 de junio de 2014

El ajedrecista ambulante




Descendían del norte nubes preñadas de grisura que se removían por dentro hasta deslizar una lluvia troquelada y densa y era, por entonces, cuando se guarecía bajo descarnados puentes de hierro y cemento por cuyas grietas asomaban hortensias azules del mundo previo y colocaba en una bajante el trozo de hojalata que le servía de espejo para que los goterones compusieran la música de metal y agua que le adormeciera y guiara al universo del sueño con la conciencia velada.  La humedad de aquellos días recubría de verdín los márgenes y escaques de los tableros describiendo al juego como lucha ancestral y su temor sería que las piezas negras perdieran lustre con el agua, y al palidecer menguara su determinación y coraje para enfrentarse al rey blanco (...)

4 comentarios:

  1. Magnificos...fotografía y texto. Un placer derrochar nuestros sentidos en estas muestras que compartes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan, tengo muchas ganas de conocerte.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. No os había visto, perdonad. Tengo que ponerle más ilusión a mi espacio, gracias. Anakarsis, cuál es tu blog? UN abrazo.

      Eliminar