7 de diciembre de 2015

El beso de Anakin Skywalker y Padme Amidala

1920
Ella pasea por el planeta de su infancia, se detiene con el escolta junto al pretil de piedra que da a un hermoso lago. En el centro del mismo un isla relumbra. Viste de blanco y tiene la espalda desnuda. De pequeña me bañaba allí, sentir la arena en la piel era de las más bellas sensaciones, dice o algo así. Se miran de manera intensa. Él le acaricia la espalda con las yemas de los dedos, luego el comienzo de la axila. Él la besa y ella corresponde. Y aunque durante unos segundos el silencio en los labios sólo deja percibir el rumor del agua, para la mayoría de los cronistas ahí se forjó el declive galáctico. Y no es tan sólo que algún machista aluda a la coquetería de la piel matizada de arena como un reclamo al roce dorsal, sino que se subvirtieron muchos órdenes con ese beso, el de las clases, reina ella, hijo de esclavo él, los códigos de honor de los Jedi que permiten el afecto y no el amor como si no fueran ambos la continuidad de una cuerda engrasada, la naturaleza de su trabajo ya que entienden que besando se escolta pésimo.

Pero uno no puede creer que ese beso originara tanta destrucción ni tanta guerra en la galaxia, sostener así es como definir la vida como la enfermedad que precede a la muerte y, es más, oponerse a la irrupción del amor y ponerle tanto impedimento a la pasión adolescente crea una represión y una angustia que la absorbe seguro el lado oscuro y destina a la mayor de las tragedias.

Da igual, todo esto sucederá en un tiempo muy muy lejano cuando la memoria de Romeo y Julieta haya sido por completo perdida.

4 comentarios:

  1. De cualquier manera, a mi modo de ver, los episodio I a III de aquella historia me parecen nefastos y poco Shakesperianos por mucho que se quiso forzar ese sentido en algún momento. Veremos lo que pasa con la de este viernes...

    Para besos, sin duda alguna, revisitemos "Cinema Paradiso".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son truños que a veces ni entretienen, debe uno esforzarse en detalles que no te adormezcan.

      Qué lucha al final de Cinema Paradiso para no emocionarse a moco tendido, ese Tornatore se las sabe todas.

      Gracias.

      Eliminar
  2. Me ha encantado tu post, ha sido todo un regalo mirar tu bloc. Te invito a visitar el mío.
    "Al principio todos los pensamientos pertenecen al amor. Después, todo el amor pertenece a los pensamientos." Albert Einstein. Feliz dia especial y no dejeis de extenderlo a todo el año.Elracodeldetall.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Menuda paradoja que de algo tan bello como un beso pueda surgir el declive...en el fondo es así...o no (que diría aquel)...aunque la razón con la que me quedo yo es con la de que la vida no es una enfermedad sino el camino por el que hay que disfrutar...
    Un abrazo

    ResponderEliminar