2 de marzo de 2008

LA ARDILLA SOÑADORA

A Nahuyaca, con todo mi amor.

En la profundidad de un pequeño bosque de robles unas ardillas trabajan afanosamente. Al final de la jornada desentierran los frutos que recolectaron y escondieron durante el día y los reúnen todos. Una de ellas, la ardilla soñadora, siempre aporta menos y es increpada por el grupo.

- No tomas en serio tu trabajo. ¡Tenemos pocos árboles y no podemos permitir vagos!

La ardillita trabajaba tanto tiempo como las demás pero su gran imaginación la distraía. Fantaseaba con bosques inmensos y variedades misteriosas y entre sueños olvidaba donde enterraba las bellotas. De esta manera allí donde otras entregaban cien frutos en una mañana, ella llevaba cuarenta.

La situación fue empeorando y la ardilla más vieja, al comprobar la hostilidad de la comunidad, decidió desterrarla un invierno a una apartada encina que estaba fuera de los límites del bosque. Allí debería esforzarse mucho para sobrevivir.

Aquel invierno fue muy severo. Pasado el deshielo llegó una radiante primavera y las ardillas al despertar de su letargo comprobaron con asombro que el bosque había cambiado. Al lado de los centenarios robles había muchos brotes nuevos, futuros árboles, uno por cada fruto que la ardilla soñadora dejó olvidado. El bosque crecía y resultaría más fácil agrupar provisiones para los próximos fríos.

Cuando fueron a buscarla costó encontrar la encina porque un denso matorral de chaparros que no estaban la pasada primavera ocultaba la copa. Estaba muy flaca y feliz de regresar al grupo.

Reunida toda la comunidad expresaron su agradecimiento a la ardilla soñadora y decidieron, todas juntas, trabajar el mismo tiempo que hasta ahora pero sin agobiarse por la producción pues había quedado demostrado que contaba más el esfuerzo diario que los resultados.

Y desde aquellas lejanas épocas las ardillas se hicieron distraídas y fantasiosas. Los bosques les quedaron eternamente agradecidos y una especie que se considera muy superior les tiene una extraña mezcla de admiración y envidia.

--

Foto propia, es la misma de Cuento para despertar princesas.

46 comentarios:

  1. La fantasía salva.

    Igual que la risa,

    Chaparro...qué linda palabra.

    Bellísimo texto....y bellísima foto propia!

    cariños

    ResponderEliminar
  2. Hermosa forma de llevar un domingo nublado: leyéndote amigo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Oh, Goathemala... tantas cosas bellas que has escrito... ¡Necesitaré un mes por lo menos! Todo el tiempo que he estado fuera.
    De momento te mando un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  4. ...A algunas, sólo nos faltaba leer esto para seguir todo el día en babia...
    Es broma:)

    Me ha encantado este cuento. Me ha sacado una sonrisa y me he solidarizado con la ardilla soñadora:)
    ¡Que vivan los soñadores!

    Dos abrazos

    ResponderEliminar
  5. Buenos días, amigo.
    La más hermosa declaración de amor de un Árbol (Goathemala) para la compañera de su vida.
    Un abrazo para ti y para ella.

    P.D. Estoy lejos de casa. La semana que viene ya os contaré

    ResponderEliminar
  6. amigo,a publicar ya...esta pidiendo a gritos un volúmen de cuentos...
    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  7. Con que facilidad se decide que la diferencia es dañina... para comprobar más adelante, que suele ser la que más alienta la vida...

    Y al menos la ardillita, pudo vivir su recompensa, no siempre se lleva el diferente esa suerte, pero... ¡¡Así es la vida!!

    ResponderEliminar
  8. Qué fábula tan bonita. Voy a leérsela a mis hijas ahora mismo.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  9. Menos mal que a la ardillita la fueron a buscar para agradecerle, entre humanos no la van a buscar pero 200 años mas tarde le hacen una estatua, es que tardamos mas en agradecer :-)

    Bonita historia y bonito mensaje, me uno a lo que comentan por allí ¿para cuando el libro?

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. ayyy qué bonito, qué ternura de texto.
    Yo quiero ser como esa ardilla, no perder la fantasía, aunque la vida sea dura.
    Lindo lo que escribiste.
    Eres un buen contador de historias para los peques. Así me haces sentir. Gracias.

    Agradezco en el alma tu cariño brindado. Lo valoro.

    Beso

    ResponderEliminar
  11. Lindísimo tu Blog, tanto como la foto que ilustra el cuento, el cuento por sí mismo y la ardilla tan tierna y fuerte a un mismo tiempo.

    ResponderEliminar
  12. Que relato tan bello y el contenido bastante profundo, no hay que extralimitarse, a cada día su propio afán.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Me ha gustado mucho este cuento porque a mi me encantan las ardillas, yo tengo dos en casa y son inteligentes, bailarinas, soñadoras y tienen un caracter fuerte, mucha personalidad. Les encanta jugar y tomar el sol. Son mis dos perritos de la pradera, mis dos hadas. Con ellas, solo mirarlas, me siento niña. Como leyendo tu cuento.

    ResponderEliminar
  14. Tu post me ha recordado mucho un cuento que me contaba mi padre de pequeña, el de "La ardillita Puri"...

    ResponderEliminar
  15. Sí, era un cuento que se inventó y cuya protagonista era una ardillina llamada Puri que cruzaba el país saltando de árbol en árbol :)

    ResponderEliminar
  16. Precioso cuento que transmite una bella y hermosa moraleja que nos viene genial en tiempos tan revueltos.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  17. siempre lo dije..."hay que trabajar para vivir y no vivir para trabajar"....la vida es bella, hay que disfrutarla...yo cambio sueldo por ocio...salud amigo

    ResponderEliminar
  18. Una fábula magnífica para incentivar la creatividad en los niños y aliviarles del peso de tantas obligaciones y responsabilidades. A mi hijo le ocurre lo mismo que a esa ardilla, que es muy soñador, y voy a hacer como Tanhäuser con sus hijas: leerle el cuento.

    Hacía tiempo que no pasaba por aquí, que es como salir al campo y disfrutar al aire libre.

    Salud y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Bueno ya no tengo niños para leerles esta bella fabula, los nietos nada que llegan, parece ser que no quieren una abuela joven, y bueno de momento yo soy la que disfruta leerla.

    Tus escritos siempre sorprenden por la riqueza del vocabulario, esta es la segunda vez que leo la palabra chaparro, pues poco se utiliza, por este lado del mundo se conoce mas chaparral que chaparro como arbusto, ya que al decir chaparro el concepto es de una persona baja de estatura.
    Pero contigo nos enriquecemos, Gracias amigo.

    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
  20. No es ninguna fábula, es real.
    En Broto tengo una parcelita con tres avellanos, las ardillas las entierran en el césped de tal manera que observándolas no sabía que hacían hasta que me acerqué al sitio en el que habían hecho algo, y levanté el césped, habían enterrado una avellana, no se apreciaba a simple vista nada.
    En la primavera siguiente había muchos agujeros en el césped pero también había muchos avellanos que habían germinado por olvido de la "ardilla soñadora".
    No he conseguido haceles una foto, y eso que a un metro de distancia, se me quedan mirando, pero nada mas que me muevo se van a buscar mas avellanas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Gracias por sus comentarios. Estoy, para variar, sin tiempo pero prometo responder a todos en esta entrada apenas disponga del mismo.

    Lo tomé como fábula aleccionadora pero tal y como dice Unjubilado, ES REAL.

    Las ardillas olvidan donde dejan enterrados los frutos y por este sencillo "descuido" los bosques se extienden. ¿No es maravilloso?

    Tomé ese dato, absolutamente certificado, para construir de su mano un cuento.

    Aprendí sobre el comportamiento de las ardillas gracias a la Fundación Defensores de la Naturaleza

    --

    Saludos.
    ~~~~~~~~

    ResponderEliminar
  22. Pues tambien para variar este post también me gustó :-) tienes una imaginación increible y lo mejor es que sabes ponerla por escrito.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  23. Mirá que casualidad, ayer observé a una ardilla en el jardín de un Banco, me encantan.

    Me recordaste a Tito Monterroso con sus fábulas, felicitaciones nuevamente por tan excelentes letras.

    ResponderEliminar
  24. De donde se deduce que los sue�os son, si no imprescindibles para la vida, imprescindibles para que merezca la pena vivirla. Una historia preciosa, querido amigo. Besos.

    ResponderEliminar
  25. La parábola es muy bonita, el trabajo de cada día, la constancia es lo que asegura el éxito. Un saludo

    ResponderEliminar
  26. ¿Dónde estás, alma errante?

    ResponderEliminar
  27. En cierta ocasion, ibamos paseando por el entorno del nacimiento del Rio Mundo y nos encontramos con una ardilla.

    No solamente no se fue, sino que nos estuvo regañando un buen rato, como no entendiendo que estuvieramos en su territorio, sin duda incordiando.

    De vez en cuando se subia a un arbol, pero luego se bajaba otra vez, nos miraba y nos chillaba.

    No podia comida, sino que queria que nos fueramos.

    Fue algo curiosisimo

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Las ardillas son muy simpaticas! y como tu mismo aclaras, Goathe, sus "descuidos" contribuyen de manera importantísima a que se multipliquen los bosques, cada vez mas amenazados y escasos. Alguna vez lei algo parecido escrito por Coelho, pero el texto, para ser honesto, no era tan gracioso, agradable ni aleccionador como el tuyo. Y tampoco tan humilda (ni el susodicho ni el texto). Tómate en serio esto de la escritura, amigo!

    ResponderEliminar
  29. A veces no es necesario ir a sacar fotos de todo, a veces tambien se chorea, digo se bajan de paginas que se dedican a eso: a disponer de miles de fotos para todo uso....

    ResponderEliminar
  30. Me ha recordado al cuento de la cigarra, aunque no tuviese nada que ver, pues en este caso, se premiaba la imaginación.

    Bonito relato, como siempre, la verdad que quedaría fenomenal como historia para alguna animación de dibujos. Es que mientras iba leyendo, me lo iba imaginando.

    ResponderEliminar
  31. La vida no es solo trabajar y trabajar...Es necesaria también la imaginación y la fantasía para la creatividad y que el mundo avance.

    Un cariños saludo.

    ResponderEliminar
  32. Ojalà estuviésemos rodeados de ardillas soñadoras!

    ResponderEliminar
  33. Amigo, que lindo cuento.

    He estado un poco ausente, porque estoy teniendo mucho trabajo, pero aqui estoy.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  34. Lena, sí decía Juan Belmonte que las cosas fracasan nada más que por una cosa, por falta de fantasía. Gracias y saludos.

    Charakotel, gracias por venir de nuevo. Tenías que verme ahora con tanta semilla de máiz, más Goathemala que nunca. Abrazos amigo.

    Lys, feliz regreso, espero poder pasarme por tu espacio para ver que cosas nuevas nos traes. Gracias y saludos.

    Trini, en buena medida creo que todas las personas que formamos el universo blog somos bastante soñadores. Gracias y saludos.

    Meme,hay una infelicidad propia del trabajo rutinario de la oficina. Muchos padecemos esa artificiosa presión de los resultados inmediatos. Quise animar a mi esposa. Gracias y veré si ya regresaste.

    Max Estrella, unas cervecitas te debo amigo. Abrazos.

    Prosigo más tarde.

    ResponderEliminar
  35. Mia, tienes mucha razón. No sé que mal aqueja a esta sociedad y a estos tiempos que desde el momento en que vemos a alguien distinto pensamos en qué nos puede afectar en lugar de pensar la manera en la que nos enriquece. Muy oportuno tu punto de vista. Saludos, amiga.

    Tanhäuser, gracias. Nació la idea leyendo un informe de una fundación en la que se alababa el descuido fructífero de estos animalitos. Gracias y saludos.

    Jcab, me recordaste el extraordinario cuento de la oveja negra de Monterroso. Y por lo segundo que dices, unos cafes gratis cuando quieras. Abrazos.

    Claricefíjate que no tengo peques cerca que no sean mis sobrinos pero siempre que tenemos una reunión donde hay pequeñajos, éstos me acechan y me incitan al juego o al cuento. No sé que verán en mí. Saludos.

    Abril Lech, bienvenida, gracias.

    Mónica Quinto, hay que trabajar pero sin la obsesión del resultado inmediato. No todos los esfuerzos producen dividendos visibles. Hay cuentas que necesitan meses o años hasta ser tangibles. A eso me refería. Gracias, amiga.

    Lydia¿sí? ¡Chulas tus ardillas! Son animales que por su simpatía y proximidad nos parecen domésticos pero no debemos olvidar que son salvajes aunque perdieran parte del miedo que se le debe tener a ese mamífero tan raro y perverso que es el hombre. Gracias y saludos.

    Qalamana, son extraños los hilos que manejan la memoria. Yo pensaba que Puri era una ardilla famosísima y bueno, la verdad es que si que lo es, al menos para ti. Gracias y saludos.

    Tito Kokin, al menos a mi que estoy enfrascado a hora en una vorágine laboral. Gracias y saludos.

    Manuel, yo igual. Me frustra no tener tiempo, comprobar la sucesión de días que se escapan pillándome entre las cuatro paredes de una oficina. Nada como aprovechar de manera óptima el tiempo libre. Saludos, amigo.

    Sebastian, te debo una visita. Estuve en tu espacio pero no pude leerte ni comentarte. Busco un poco de tiempo como pueda la semana próxima. Gracias y saludos.

    Cromática, si alguna vez te "hacen abuela" informa por favor.

    En Andalucía llamamos chaparro a las encinas o robles que no crecen (generalmente porque no se les podó) y se quedan como pequeños arbustos. Parece ser que por extensión se adaptó a las personas bajas en America. Es una bella palabra. Saludos amiga.

    Unjubilado, me sorprende tanto que te dieras cuenta sin leer, es decir observando. Eso dice mucho bueno de ti. Efectivamente, las ardillas olvidan parte de los frutos que toman en el día y de esa manera los bosques crecen. Saludos.

    Luego sigo respondiendo uno por uno. Gracias a todos.

    ResponderEliminar
  36. Scd,gracias, la verdad es que sí. Siempre fui muy imaginativo, quizás demasiado. Gracias y saludos.

    Pirata, no es la primera vez que me lo dicen y me honra mucho porque admiro a Tito. Yo por el contrario hace mucho que no veo ardillas. Gracias y saludos.

    Isabel Romana, los sueños son el mejor aderezo para una vida interesante. Gracias y saludos.

    Sofi, gacias y bienvenida. Efectivamente la fantasía es buena sin descuidar el trabajo.

    María Jesús, perdido de trabajo por eso este cuento me viene bien. Gracias y saludos.

    Antiqva, conozco muy bien esa zona de Riopar, Siles. El nacimiento del río Mundo cunado hay suficiente agua es una maravilla ¿verdad? Gracias y saludos.

    Luego sigo, gracias.

    ResponderEliminar
  37. Saldivia, hasta ahora me tomo lo de la escritura como ocio. Lo mismo me animo. Desde luego no será por ideas. Gracias y saludos.

    Lady Zurikat, claro como Flick etc. Gracias y saludos.

    Bender, tampoco estás escaso de imaginación amigo. Fíjate que no lo vi como dibujos animados. Gracias y saludos.

    Chela, básica la imaginación para hacer bella la vida. Gracias y saludos.

    Pamela, lo estamos. Existen por todas partes ese tipo de ardillas, en especial en los bosques de hoja caduca. Gracias y saludos.

    CHC, no te preocupes. También yo estoy saturado de trabajo.

    Saludos a todos y gracias.

    ResponderEliminar
  38. Que sepas que te leo y te releo, amigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  39. Fabula...Fantasia...un caballero con una pluma por espada...q placer leerte! saludos

    ResponderEliminar
  40. Excelente historia. Felicitaciones, porque esos post tuyos son como frutos que siguen haciendo crecer arboles en este bosque de la blogosfera.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  41. Y ahora que no digan que los poetas servimos para nada.

    ¡¡¡bravo!!!

    ResponderEliminar
  42. Tu si sabes.

    Siempre es el resultado final lo que cuenta.

    ResponderEliminar
  43. Goathemala, fantástico cuento. Es la primera vez que visito tu mundo y tendré que hacerme de un tiempito para conocerlo todo...
    Me he identificado mucho con tu cuento y me ha dejado una esperanza, generalmente se me critica por "andar en las nubes", pero yo pienso ¿que sería el ser humano sin sus sueños?, simplemente un jarrón vacío... abrazos, regresaré.

    ResponderEliminar
  44. Es esperanzador que un "descuido" pueda tener tan bellas consecuencias, nadie como tú para contarlo tan hermosamente :)

    (Juraría que te dejé un comentario aquí hace unos días, pero ahora no lo veo, así que repito :)

    Un beso enormísimo y feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
  45. Ya voy poniéndome al día. Estaba atrasada en lecturas :) Entro y me encuentro con este precioso cuento. Toda una novedad que se ensalcen la imaginación y el despiste -ojalá tuviera cerca un niño pequeño al que leérselo, a falta de ello, se lo leo a la niña que fui para que destierre aquello de que el tiempo es oro y que deje de pensar en las musarañas y se baje de las nubes-. Gracias por compartirlo Goathemala!! Un besazo!! Ahora... a seguir leyendo, bucearé desde la fecha hacia principios de año ^^

    ResponderEliminar
  46. Simplemente precioso, igual que el de la princesa y los cuentos inconclusos.

    ResponderEliminar