23 de marzo de 2008

LA MIRADA MAYA

F78-capas-fund

A Jcab, con afecto.

A todos sorprendió el viejo Ramiro Tecú cuando abandonó el aguardiente y las eternas promesas de su Iglesia y se dispuso a esculpir. Contaba su exigua propiedad con un roquedal apropiado para darle forma. Sería la mejor manera, pensaba, de resarcirme por todo lo que estas piedras me estorban en el cultivo de milpa.

Con infinita paciencia limó y moldeó durante muchos soles el pedregal con la idea fija de representar a su desaparecida familia.

"Madre que con su único ojo bueno encontraba todas las cosas; mi esposa, mi refugio hasta que el mal parto se la llevó; mi hijo que perdió la vida al meterse en política, mis hijas que marcharon para Estados Unidos y de las que nunca más supe..."

Una piña de semblantes poblaron las rocas y no se formó en el cielo ocaso que no le encontrara sumido en evocaciones junto a su familia de caliza.

Entre nostalgias se le fue la vida y cuando el recuerdo de Ramiro desapareció en sus vecinos, su obra escultórica recibió el segundo moldeo, el de la vigorosidad tropical. La lluvia pulió las arrugas de la madre hasta hacerla parecer púber, se hostigaron las expresiones al mancharse de una negra patina de hongos, los líquenes barbaron los rostros, enturbiaron las miradas y, al final, enredaderas y arbustos le hicieron compañía tan frondosa que podía pasearse a su lado sin advertir que allí hubo piedras.

---

La pequeña propiedad y varias más que la rodeaban pasaron a mano de una familia de empresarios de reconocido apellido. Cerca de donde Ramiro descansaba junto a su familia de piedra se extiende ahora un jardín inglés donde la señora Zury acostumbra a tomar el té de las cinco.

Con el ademán apropiado a su alto rango eleva la tacita de porcelana de Limoges atenta a la conversación de su compañera de golf y controlando que el meñique no se estire. El mismo escalofrío de siempre, no hay forma, piensa. Llama a su marido que asustado por las voces asoma la cabeza por el ventanal.

- Vos, no me haces caso, pero te juro que aquí se agria el té y lo peor es que tengo la certeza de que siempre me miran.
---
Escultura antropomorfa Finca la Concepción, período pleclásico medio-preclásico tardío (600 a.C.-250 d.C.). Escultura de 112 cms de diámetro. Laboratorio de Etnología, Museo del Hombre, Paris.

44 comentarios:

  1. Me has causado una singular emoción, amigo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Eso es que cazaste el simbolismo a la primera. Abrazos, amigo

    ResponderEliminar
  3. Hermoso texto.

    Me recuerda lecturas añejas.

    Ay qué curiosidad tengo!

    ResponderEliminar
  4. ¡Adoro tu imaginación y tu capacidad de plasmarla en bellas historias!.¿no has pensado en hacer un libro con tus preciosos relatos cortos?.

    Yo es algo que tengo pendiente. Hacer un poco de literatura a partir de la fantasía pero el trabajo me ha vuelto excesivamente pragmatica. De adolescente escribia cuentos y me los publicaban pero desde entonces no he vuelto a hacerlo. Perdí la capacidad y me gustaría recuperarla.

    Un cariñoso abrqazo.

    ResponderEliminar
  5. Me ha conmovido mucho la dedicatoria de uno de tus textos, especialmente éste. Muchas gracias.

    Saludos y un abrazo,

    Jorge

    ResponderEliminar
  6. El espíritu de Ramiro que por sus tierras ronda.

    Me encantó el relato.

    Dos a brazos

    ResponderEliminar
  7. Amigo, magnifica idea, transformar un pedregal en una coleccion de escultura...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Gran conjunción de sensibilidades querido amigo. Me has conmovido.

    ResponderEliminar
  9. Fascinante escultura y extraordinario estilo. Una historia muy entretenida.


    Saludos Goathe y Jcab!!!

    ResponderEliminar
  10. Me encanta tu forma de escribir, en este caso, con tan rica prosa, lo haces fenomenal, el final me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  11. Solo que para mí jamás podría agriarse el the... para mí seguro que ese rincón sería donde su sabor fuera aún más intenso y donde me sintiera mucho más llena de vida...

    ResponderEliminar
  12. Excelente relato mi querido Goathemala y estoy de acuerdo con Chela, deberias escribir un libro con todos tus relatos llenos de imaginación, originalidad y gran belleza.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  13. Muy bonito... (^_^)
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  14. Siento erizada toda mi piel. Hermoso relato, revestido de simbolismo. Místico, espiritual.
    Los misterios de la vida y la muerte.
    Te dejo un gran abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  15. Una bella historia que me dejó un nudo en la garganta. Será porque también soy guatemalteca.

    Abrazos Goathe.
    Saludos Jcab.

    ResponderEliminar
  16. De modo que no se habían ido para siempre, como temía el viejo Ramiro. Me alegro de que se le agríe el té a esa señora tan estirada. Me encantó - una vez más - tu cuento. Besitos.

    ResponderEliminar
  17. Anónimo04:47

    Hola a todos!!!
    Aprovechando, feliciten a jcab por que hoy es su cumpleaños!!!! 26 de marzo. Bye. Y Gracias por dedicarle esto tan profundo y tan lindo.
    Yas

    ResponderEliminar
  18. Lo entiendo como la eterna historia de la incomprensión; la de una vida que dejó tras de sí un testimonio que, por ser el mundo como es, cayó en manos de quien jamás verá más allá de lo que dicen sus ojos.

    Como siempre, gracias por tu interés, amigo.

    Salud

    ResponderEliminar
  19. Ah, ya ves que Chela y Nerim se une a mi "dale que dale" :)

    Hermoso, hermosísimo, conmovedor, entrañable

    Otro besito!

    ResponderEliminar
  20. Me encanta leerte, eres tan cercano. Me encanta. Besos.

    ResponderEliminar
  21. Un relato tan real, y mas ahora que habitantes originales del rio dulce son desplazados por terratenientes y Robinsons crusoe's, me parece un texto profetico.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  22. Buenísimo regalo de cumpleaños para el Jcab, excelentes letras mi estimadísimo, como siempre.

    ResponderEliminar
  23. ¡Que manera de desarrollar en un tecto la devacle de una civilización que sucumbió ante la modernidad!

    Excelente, muchas gracias.

    ResponderEliminar
  24. Increíble la sensibilidad con la que escribes. No tengo palabras. Sólo... gracias por compartirlas con nosotros. Saludos!

    ResponderEliminar
  25. Saludos hermano, excelente relato y datos históricos.
    Pues felicitaciones a Jorge Cab y a tu persona por esta publicación, eslabones muchas veces olvidados o perdidos. Recordar es volver a vivir. Hablas de una de las grandes civilizaciones, sin lugar a dudas, creadora de el cero.

    Saludos hasta España!

    ResponderEliminar
  26. Cuanto hace que esta tomando el te? o esta cultivando hongos Kombucha, unica forma que fermente y tome un leve gusto agrio?
    Pero seguramente intuye que hay una familia de piedra que la mira aunque como buenas piedras no sean muy comunicativas....

    ResponderEliminar
  27. "Entre nostalgias se fue la vida" y así tus letras...siempre dejando sonrisas, latidos y reflexiones.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  28. Encantada de leerte, de tu sensibilidad, de los relatos que compartes.
    Es un placer, de verdad.

    ResponderEliminar
  29. Que triste es encontrase solo en el mundo, y m�s cuando tu no lo has elegido... saludos

    ResponderEliminar
  30. ¿es el cumpleaños de jcab?

    desde mí le deseo todas las conjunciones hermosas que le digan lo hermoso de la vida

    este post me dice que siempre dejamos (todos) nuestras huellas en este viaje que es la vida

    ResponderEliminar
  31. Muy bonito, me recuerda mucho a mi gente maya.
    Saludos Goathemala

    ResponderEliminar
  32. Amigo,otra de sus genialidades...le admiro.
    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  33. Apenas toco estas costas y ya sé que cada vez que venga no me darán ganas de irme.

    Un abrazo desde Buenos Aires y felicitaciones por tus blogs!!!!!!!


    Verónica


    Un blog se alimenta de ...tus comentarios,
    cuando visites un blog deja tu huella en él.

    ResponderEliminar
  34. Tienes un regalito en http://enfoqueqalamana.blogspot.com/

    Pásate a recogerlo :)

    ResponderEliminar
  35. Goathe,

    Qué precioso!! El final me erizó la piel. Pude ver a la señora y su tacita de Limoges y pude ver su susto.

    Qué lindo

    ResponderEliminar
  36. Un texto magnífico, querido Goathemala.
    Me gustó ese aire a lo García Márquez con que lo has sabido dotar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  37. Con ojos que misteriosamente estáticos se vuelven omnipresentes.





    Un saludo.

    ResponderEliminar
  38. La milpa que se cultiva es como cuidar la germinación del amor y el respeto.
    Gracias por este relato maravilloso y gracias a la vida porque estoy enamorada, como nunca antes, a los 51 años se puede cultivar la milpa.

    ResponderEliminar
  39. Vine a leerte, y veo con pesar que el comentario que deje la vez pasada se perdio en algun lugar misterioso.

    En fin puedo decirte nuevamente que este relato tiene su magia, y que siempre me asombra tu capacidad de imaginar historias, tanto que nos adentras y las vivimos, nos conmueven bien adentro y hasta las hacemos nuestras.

    besos

    ResponderEliminar
  40. Muy buen texto.

    Disfruté las Falúas Reales en un rincón de El Jardín del Príncipe.
    Tan sólo me faltó algo. Nos debemos un café, no?

    Todo lo mejor para ti.

    ResponderEliminar
  41. No te digo nada nuevo si te digo que me ha encantado tu relato, pero en verdad es que me ha gustado mucho leerte de nuevo, ya que llevo un tiempo sin hacerlo.Es lindo saber que sigues escribiendo cosas que vale la pena leer.

    Un saludo muy cordial

    ResponderEliminar
  42. Me encanta el misterio y las miradas subliminales de pasados ocultos entre las piedras. Un saludo

    ResponderEliminar
  43. Como siempre muchas gracias a todos por sus comentarios, les estoy muy agradecido.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  44. Que tal amigo, gracias por compartir tan gratos pensamientos y dejar volar nuestra imaginacion, no solo con este fragmento, si no con varios que te he leído...!!! Saludos desde GuateMaya

    ResponderEliminar