13 de octubre de 2008

EL ÁRBOL DEL OLVIDO

Azufaifos con frutoLa entrada anterior vino sugerida por el recuerdo de un pasaje de La Odisea donde Ulises alcanza la isla de los lotófagos, en África, donde envió tres exploradores para comprobar qué comida podía comprarse. Los exploradores, tras comer unos cuantos frutos del loto ofrecidos por los agradables nativos, olvidaron, inmediatamente, dónde estaban, qué hacían allí e, incluso, sus propios nombres. No querían nada más que pasar el resto de sus vidas comiendo lotos. *1

El árbol del loto, que da la amnesia íntegra, es descrito por Polibio como “árboles africanos de poca elevación, retorcidos y espinosos. (…) Su fruto “tiene sabor parecido a los higos silvestres y a los dátiles.” *2. Para el mayor especialista en el historiador griego, F. W. Walbank, esa planta es el zizyphur lotus, cuyo nombre común en español es azufaifo.

Cualquiera que me conozca sabrá que mi objetivo a continuación sería encontrar un azufaifo puesto que en España, aunque escasos, los hay. Tras una búsqueda de unos días, cerca de donde trabajo, en un terraplén encontré unos con frutos.

No es que uno pretenda borrarse la memoria - arnés que sostiene lo que somos – pero soy un siervo de la curiosidad: probé, como los marineros de Ulises, los frutos del loto.

Sabían a dátil y a manzana asada, se oxidan muy deprisa y las pasas son más sabrosas. Arriba dejé la imagen de ellos.

¿Qué si olvidé algo? Seguro que sí aunque no sea consciente de qué, quién soy yo para contradecir al gran Homero.

--

1.- Debemos distinguir entre la flor de loto que es una ninfeácea del árbol del loto.
2.- Polibio. Historia Universal bajo la República Romana II, capítulo II.
Imágen propia.

29 comentarios:

  1. Homero veía la pérdida de la memoria como una amenaza a su misión aventurera.

    Se enuncia varias veces en los cantos IX-XII: primero con las invitaciones de los lotófagos, más tarde con las pociones de Circe, y después con el canto de las sirenas. Sorprende no tanto el temor a la amnesia como el olvido del regreso a Ítaca.

    Por otro lado, ilusiona la lucidez de que ya en el VII a. C se contemplara la adicción como el portal de la inconsciencia, el olvido de lo que somos. No como una sublimación del ser que dirían unos milenios más tarde.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante tu entrada, Goath.
    Y redondita con tu comentario.
    Yo quisiera probar esos frutos.
    Me gusta la manzana asada
    y ADORO a los dátiles.

    Seguro que gusta.

    Como me gusta leerte...

    Un beso hasta tu Aranjuez...que ahora en otoño, tiene que estar bellisimo.

    (Debería pasarme...hace tiempo que no voy...)

    ResponderEliminar
  3. Increíble la historia y más aún encontrar el árbol tan antiguo. Increíble también que hayas probado e increíble que no recuerdes qué recuerdo pudo haberse borrado.

    El sabor que mencionas parece exquisito. Dicen que en el principio había un árbol de la vida y uno del conocimiento. Habrá sido el loto un tercer árbol?

    Bonita historia que traes a tiempo actual.
    Muchos saludos Goathemala.

    ResponderEliminar
  4. Nunca te acostarás sin saber una cosa más. Resulta que lo de la perdida de la memoria es una leyenda. ¿no? o ¡quién sabe!. Un saludo

    ResponderEliminar
  5. No olvida usted eso de aprender...y menudo tema el que plantea de la memoria,tan traída y llevada por todos y para todo...
    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  6. No seré yo quien dude de Homero ni de usted, pues todos los dioses del Olimpo se me pueden enfurecer.
    Seguramente Homero no sabía tanto como usted de botánica.
    La memoria queda claro que no ha sido afectada por su osadía,¿ pero el aparato digestivo no se le quejó?
    Aunque con esa descripción de los sabores hasta su estómago quedaría seducido por semejantes paladares.
    Inuits

    ResponderEliminar
  7. Yo probé una azufaifa (el fruto) en la frutería de un supermercado. Lo recuerdo porque el nombre me sorprendió. Me pareció un sabor distinto y agradable. No creo que aquello le afectara en nada a mi memoria... o sí ¿quién sabe? Hasta ahora nunca había visto el árbol, gracias por la foto y la descripción.
    En el pueblo donde viví mi infancia había una fuente con un cartel que decía "Todo aquel que beba agua de esta fuente del Pisar, olvida a su padre y madre y a su tierra no va más." Os aseguro que era pura leyenda, muchos bebimos y no olvidamos nada de eso.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Ummm ahora acabo de descubrir, porque cuando llego a según que sitios, me vuelvo amnesica y no me quiero volver.

    Tu buscaste el azufaifo, yo no parere hasta comer el fruto del azufaifo!!1

    Abrazos

    ResponderEliminar
  9. La verdad es que no vendría mal tener unos azufaifas en el bolsillo como provisión.


    Gracias, luego les respondo individualmente.


    --
    Saludos, Goathe.

    ResponderEliminar
  10. había escuchado el nombre pero no sabía que era un árbol :P

    ResponderEliminar
  11. Lena, sí, está bien. Creo que no se comercializa esa fruta por la capacidad de oxidación tan enorme que tiene el fruto: parece que te llevas a la boca algo pasado cuando por dentro no lo está. Aranjuez está muy bella ahora pero creo que todavía faltan dos semanas para que esté en todo su esplendor otoñal. Lo malo de estar en Madrid viviendo es que casi nunca se visitan los lugares cercanos.

    Sofia, una alegría verte por mi espacio, señal inequívoca de que no olvidaste del todo este mundillo.

    Los árboles que dices son los del Génesis ¿no? El árbol del conocimiento (del que al final se tomó la manzana) y el árbol de la vida que era la representación de Dios. No recuerdo muy bien. Muchos saludos, amiga.

    Sofi, la perdida de la memoria, el mundo idílico de los lotófagos, es ya un mito clásico. Gracias y saludos.

    Max Estrella, todo a colación de una isla tunecina, ya le contaré. Saludos y gracias.

    Inuit, Homero me daba lecciones de hasta de botánica. Seguro. Ni siquiera un puñado grande de siglos de civilización (¿?) me otorga ventaja. El digestivo no respondió mal, tomé pocos azufaifos. Gracias y saludos.

    LUISA M. , ¿en la tienda? Curioso. Nunca lo vi comercializado. Esa fuente tiene otro mito parejo, en ella bebió Anibal o su caballo, ya no recuerdo bien. Saludos y gracias.

    Palmoba, pues mira que ya nos enteramos de que en algunos lugares lo venden. ¡Cada vez que se tenga una mala experiencia un azufaifo para dentro! Lo mismo ha llegado la hora de comercializarlo en plan masivo. Saludos y gracias.

    Victoria, sabía nada más que era espinoso y de porte bajo. Buscando información sobre una isla encontré que en ella se creía hallar la patria de los lotófagos y ya tiré del hilo hasta ampliar información.


    Saludos y gracias a todos de nuevo.

    ResponderEliminar
  12. Lo que está claro es que no olvidaste la clave para entrar en tu página y colgar este post... Con todo, has sido muy atrevido...! Un beso enorme, contigo nunca se deja de aprender.

    ResponderEliminar
  13. Goathemala, muchísimas gracias por tus palabras y por hacerme sentir que en los momentos duros, no estamos solos.Gracias en nombre de mi marido y mío.

    Referente a tu post, he oído muchas veces la palabra azufaifa, sobre todo cuando vivía en Ceuta, (soy de allí) e intuía que debía tener un origen árabe aunque me faltó la curiosidad para buscarlo en un diccionario.

    Ahora ya puedo hablar con conocimiento de causa.

    Un beso, Goathemala.

    ResponderEliminar
  14. Muy interesante pues no lo sabia..buscare el arbol por aca, creo que lo vi...pero jamas deseare perder mi memoria, tengo tantos bonitos recuerdos..y ya se el precio es recordar tambien los malos, pero esa es la vida y hay que saber vivirla no?
    un beso,

    ResponderEliminar
  15. Bueno.. no conocia la historia del árbol, ni el árbol en cuestión, pero la verdad ... es que lo mas, me ha gustado es que no contradijeras al gran Homero, seguro que algo se te olvidó.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Tenia gran curuiosidad por conocer el sabor de ese árbol, mi desconocimiento le daba propiedades como las del Amarula. A veces la memoria no hace jugadas indeseadas, ay! si pudieramos seleccionar lo que queremos olvidar, seguro que hasta Odiseo hubiera borrado el dolor de la pérdida de tantos compañeros en esta gran aventura homérica, asi como la frustacion de su vuelta a su Itaca natal, al ver que su miedo a ser olvidado se hacia realidad al comprobar que pretendian remplazarlo.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  17. lastima que por aca no crecen estos arbolitos...

    ResponderEliminar
  18. Amor, te noto mucho más suelto cuando escribes, introduciendo preguntas, dialogand con los que te leen. Me gusta mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Pues me alegro de que no haya solvidado nada, al menos, doy fe que no olvidaste tu preciosa manera de escribir:)

    Había oído hablar del azufaifo, pero jamás de que su fruto causara amnesia.

    Dos abrazos a repartir

    ResponderEliminar
  20. En Almería, lugar donde viví por un tiempo,en las alpujarras, vi ese árbol y paramos el coche, pero no comimos sus frutos por no saber si eran venenosos.Ahora sé que como mucho ni nos habríamos acordado de a verlo visto.Jejeje!!!


    Saludos cordiales, Goathemala.

    ResponderEliminar
  21. Aquí lo que importa es que no olvidaste la cámara después del paladar.
    Interesante la historia del fruto.
    Sigo aprendiendo.

    Abrazos soleados.

    ResponderEliminar
  22. Goathemala, luego de mucho tiempo paso a dejarte un fuerte abrazo, siempre es bello leerte.

    MentesSueltas

    ResponderEliminar
  23. Si buscas una azufaito, igual deberías visitar el jardin de atrás de la casa del Sr. Zapatero, o alguno de sus amigos...
    Es que últimamente se le olvidan mucho las promesas. Pobesito !!

    ResponderEliminar
  24. Greetings!
    I love this blog although it's my first time on here. Lets stay connected and I hope you can find me through this trail? I am also curious to note that you have babel as one of your favourite movies, how did you find the story, what do you think?
    Best wishes

    ResponderEliminar
  25. La pena es que no exista un modo de borrar selectivamente la memoria -esto sí, y aquello no-. Creo que sería muy saludable para todos nosotros.

    Te felicito por la anotación.

    Salud, amigo

    ResponderEliminar
  26. Isabel Romana, no. No olvide escribir la entrada. No todo está perdido. Gracias y saludos.

    Malena, de nada, espero que os recuperéis pronto. Gracias y saludos.

    Patricia, una de las mejores actividades de lo que llaman inteligencia emocional es no sobrevalorar los malos recuerdos. Gracias y saludos.

    Estrella Altair, sin duda. Si el despiste fuera modalidad olímpica yo era medalla seguro. Gracias y saludos.

    xaises, en tu provincia los tienes. He pensado que esas tentaciones del olvido aparecen intencionadamente al inicio de la Odisea. Si lo hicieran al final, al llegar a Itaca quizás Odiseo hubiera probado el loto. Gracias y saludos.

    Alyxandria Faderland , te entiendo, lo mismo en algún vivero los tienen. Gracias y saludos.

    Atticus, ya sabes que nunca tengo tiempo pero quiero esforzarme en responder a los que me visitan y deján, además, su comentarios. Besotes, hermana.

    Trini , gracias. Yo tampoco asociaba a los lotófagos con el azufaifo pero leyendo nació en enlace. Saludos.

    Lys, menos mal que no lo comiste. Hubierais olvidado el camino de regreso. Gracias y saludos.

    Clarice Baricco, sí, no la olvidé pero me salieron mal las fotos. esa era la única salvable. Gracias y saludos.

    MentesSueltas, mucho tiempo sí, espero que te marche bien. Luego te visito.

    noxeus, jaja, los políticos son los lotófagos modernos, adictos ciegos al azufaifo. Gracias y saludos.

    Red Eyes, if you like Babel do not miss "Auf der anderen Seite (The Edge of Heaven) of Fatih Akin. Thank you.

    Charles de Batz, esa selección lo hace la ingeniería genética en un momento. Cualquiera se fiaría. Saludos y gracias.

    Me pongo a visitarles en los próximos días. Gracias de nuevo.,

    ResponderEliminar
  27. Excelente post...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Bueno, saludos antes que nada, ya estamos de vuelta por este espacio tan lleno de buenos temas.

    Te juro que no comí esta fruta, no había perdido la memoria, solo que andaba super ocupado amigo, jajaja.

    Buena la investigación, como siempre goathemala conectado con la naturaleza.

    Saludos hasta España!

    ResponderEliminar
  29. Mi suegro tiene uno plantado en su mini jardín, se lo regalamos nosotros y es la envídia del vecindario porque además no es el azufaifo más común y sus frutos son más grandes de lo habitual en forma de pera. Siempre hay quien se para delante a preguntar de qué árbol se trata porque no atinan en identificarlo.

    Un saludo

    ResponderEliminar