20 de octubre de 2008

La torre de las calaveras

Torre de las calaveras Podría convenir que nací, como ustedes, de las entrañas de una mujer mas no sería cierto pues lo hice en las de una galera cristiana. Allí dieron mis huesos por ayudar a Jeireddín Barbarroja; y allí, encadenado cuatro años a un remo, defecándome encima, con latigazos diarios por el cruel cómitre, se forjó el diablo que soy.

Alcanzada la libertad por el pago del rescate negué obediencia a Jeireddin a sabiendas de que fueron suyos las ducados que sellaron mi nueva condición. No fue difícil hacerme con un puñado de incondicionales, cegados de ambición y hambre, ni arrebatarles a unos pescadores una jábega que pronto trocamos por la galeaza con la que afirmar nuestra reputación pirata. Para hacer de la isla de Djerba nuestro bastión fue preciso regalarle al rey de Túnez una muchachita llorona de catorce primaveras, bella y pálida, que tomamos en Nápoles y a la que fue difícil mantener virgen hasta que formara parte de su harén.

A mi yugo se adhirieron otras embarcaciones hasta formar una escuadra efectiva y rápida. Arrasamos Reus y Tarragona y en el saqueo de Cullera colmamos los navíos de esclavos, en especial, los más valiosos, niños y mujeres. Tocado en su orgullo el Imperio me envío a Doria al frente de una flota muy superior que nos arrinconó en nuestra isla. ¡Cuánto hubiera dado por ver su mentecata cara al saber que escapamos por el otro lado, ahondando los secanos y arrastrando por tierra los barcos engrasados!

A sabiendas de que los cristianos me buscarían con mayor ferocidad y diligencia, establecí lazos con el Turco y mientras esperábamos su acometida asaltamos Trípoli y la isla de Gozzo donde hicimos seis mil cautivos.

Fue en invierno cuando nos llegaron noticias de una descomunal armada, al mando del Duque de Medinaceli. Al ser temerario abordarlos de frente, ordené dispersar mis galeras, fortificar las bases y urgir auxilio a Constantinopla. Los retrasamos lo suficiente como para que los otomanos los doblegaran. Cometieron el error de separar sus fuerzas al dudar en acometernos por tierra o mar. Con todo conquistaron Djerba y ocuparon nuestro castillo con unos miles de soldados. Esta vez los cercados fueron los españoles. Envenenamos los pozos, abrasamos los trigos y noche y día los bombardeamos.

Al rendirse por sed, tres meses más tarde, respeté la vida de su raquítico capitán, Álvaro de Sande, mas corté la cabeza del resto. Mezclando los cráneos descarnados con adobe y cal formé la Burj al-Rus, la torre de las calaveras, la que estremece a Roma, la que afianza el desasosiego en los tronos y el espanto en los navegantes, la que esparcirá mi fama por los mares y llevará el escalofrío a las generaciones venideras con sólo escuchar mi nombre, Dragut el que nunca se somete, Dragut el invencible.


Queda claro que me basé en datos históricos. Llevo un mes con la isla de Djerba dado que allí emplazaron la tierra de los lotófagos.

Amplío algunos datos por si interesa conocer el trasfondo :

Dragut, ideal del pirata, despiadado, soberbio, apátrida (entre los mismos turcos tenía muchos enemigos), murió en 1565 durante el asalto a Malta por metralla de piedra.

La torre de los cráneos permaneció en pie hasta 1848 cuando por presiones diplomáticas fue destruida y los restos enterrados en un cementerio cristiano en la misma Djerba. Hoy puede visitarse el lugar en que estaba asentada, donde los franceses levantaron un monolito funerario que reza “Emplacement de l’anciênne tour des cranes, 1560–1848”. La gran mayoría eran españoles, se afirma que pudo albergar cinco mil cráneos. Algunas de las calles de la ciudad más importante de Djerba, Houmt Souk, lleva el nombre de los soldados que resistieron el asedio.

La victoria de Djerba, la caída de la isla cruzada de Malta (1565, donde murió Dragut) y la misma torre, como macabro símbolo, representaron la cima del dominio naval otomano en el Mediterráneo. La derrota, llevó el pánico a España y Nápoles. Algunas ciudades costeras se despoblaron y las cimas de las montañas levantinas se llenaron de torres vigías. Se tomaría a los turcos como invencibles.

En 1571 se formó una Liga Santa para batallarlos en Lepanto, la derrota significaba la pérdida total del Mediterráneo. En la galera Marquesa iba un mozo de 24 años, de nombre Miguel, que luchó valiente al ser herido en el pecho y brazo. Escribía como nadie y acabaría cambiando la espada por la pluma para solaz de todos y enaltecimiento de nuestro idioma. Esa, ya es otra historia.

--

Imagen de la torre de las calaveras según un antiguo grabado. Escrito dedicado a mi amigo, el Pirata cojo.

22 comentarios:

  1. Signo de nuestros tiempos: a Djerba acuden muchos turistas no por su relación con los lotófagos ni porque fuera un nido de piratas sino porque en ella estuvo el escenario del desierto de la películas de Star Wars.

    ResponderEliminar
  2. Interesante post. Declaro mi ignorancia sobre el tema, también sobre la locación de Stars Wars, jeje

    Te sigo leyendo aunque aparezca poco.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Increíble el relato y la forma de redactarlo. Admiro tu capacidad de atrapar al lector y transportarlo por diversos escenarios cada cual mas diverso.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Maravilla de post-novelado-histórico..conocía lo de la torre... pero tu post ha sido muy original...se me hizo corto. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. De nuevo, no sabía de tu origen jiennense.. mi priemra entrada en la aventura quijotesca fue esta http://tuccitano.blogspot.com/2008/06/el-quijote-y-mis-topnimos-1.html

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. AleMamá, gracias. Lo de las localizaciones de las películas dará igual en unos años, para mi pesar todas las harán con un Apple. Saludos.

    Jcab, en aquellos tiempos duros sobresalió la figura severa y cruel de Dragut. Le importaba poco todo lo que no fuera engrandecer su ego. Impecable e implacable, nunca conoció la derrota, sabía huir a tiempo. En Cullera existe un museo con su nombre. Saludos y gracias.

    Manuel de la rosa, no tenía ni idea de la torre hasta hace unas semanas. Me encaja muy bien con el temor que en aquellos años se tenía al Turco.

    Sí Manuel, soy de Jaén, de un pueblecito cercano al tuyo. Creo que llevo llamándote paisano unos cuantos meses :-). Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  7. me gusto .. y pide leer mas sobre todo esto .. parece mentira que algo asi fuera verdad.

    ResponderEliminar
  8. Goathe, muchísimas gracias por la dedicatoria, esto vale más que cualquier premio, en estos tiempos tan difíciles que me está tocando vivir, ha sido un bálsamo para mi alma.

    Excelente el texto y como siempre, aprendemos algo nuevo con lo que transmitís.

    Abrazo grande.

    ResponderEliminar
  9. Goathemala.
    Pareces Lope de Aguirre, el terror.
    Me hace gracia leer tu escrito, que no tiene nada que envidiar a los relatos de indias, porque este verano he estado por esos territorios que describes.
    Recuerdo muy gratamente la entrada a Malta desde el mar. Es impresionante su geografía de entrantes y recovecos. Mientras el barco se aproximaba a la isla,que todo hay que decir, su color calizo le hace pasar casi desapercibida, iba sintiendo que este lugar era realmente el territorio de los corsarios y de todas las piraterías posibles. Atracar en su puerto y llegar a su capital era toda una proeza laberíntica en aquellos siglos.
    Está muy bien construido y ambientado su relato. Muy bueno.
    Inuits

    ResponderEliminar
  10. Sobre Arraez Dragut, que llegó a gobernador de Trípoli, existe una serie muy interesada dedicada a a sus cautivos en el romancero general. Especialmente me hace mucha gracia eso de:

    "Amarrado al duro banco
    De una galera turquesca,
    Ambas manos en el remo,
    Y ambos ojos en la tierra ,
    Un forzado de Dragut
    En la playa de Marbella
    Se quejaba al ronco son
    Del remo y de la cadena.."

    (!En Marbella!, !cómo cambian las cosas!)

    Aquí tienes la recopilación de romances:

    http://books.google.es/books?id=HgYWAAAAYAAJ&pg=PA143&dq=Dragut&as_brr=1&ei=ORP-SKSPHZnqtgPyw9HLDA#PPA141,M1

    También lo mencionan Cervantes en el Libro III de sus "Trabajos de Persiles y Sigismunda"; Quevedo en su "Vida y Muerte de Fr. TOmás de Villanueva", haciendo referencia al saqueo de Cullera; Lope en alguna de sus poesías; y Calderón de la Barca en su Céfalo y Pócris, alfinal de la Jornada II: "Pero tente, lengua, que en lo infiel eres Dragut."; etc, etc,...

    A lo que voy con esto es a que el tal corsario debía de ser de mucha fama en la época visto lo tanto que se escribía sobre él, y de esa fama de la que para quienes se consideran enemigos suyos muta en miedo y temor.

    Cada generación y cada lugar tiene una reflejo personificado de lo que es todo aquello que provoca terror, para algunos pudo ser el Duque de Alba -si lo cuentan en los Paises Bajos-, o el Sacamantecas hace cosa de un siglo, o El Lute en la infancia-juventud de algunos de nosotros... De la misma manera que creamos iconos, imagenes idealizadas de todo aquello que queremos ser, hacemos lo mismo con lo que no queremos ni ver.

    De cualquier manera, la imagen del corsario y el pirata de antaño, vista desde nuestra perspectiva, guarda un enorme encanto, del que a mí, como bien sabes amigo mio, me gusta disfrutar a través de lecturas y escrituras.

    Salud

    ResponderEliminar
  11. Eowin, esas cosas tiene la historia, se descubren en ella sucesos que parecen fruto de la imaginación. Gracias y saludos.

    Pirata Cojo, esas duras rachas se acaban. Sabía que te llamaría mucho la atención de un pirata puro y duro, no tan descafeinado como los que muestra Hollywood.

    La hazaña de cruzar una isla con los barcos por tierra para escapar de un asedio abriendo un canal y engrasándolos es digna de ser recordada.

    Abrazos y adelante.

    Inuit, Lope de Aguirre es otro que tal baila. Sobre él si existen excelentes libros. En Malta hay un cabo que se llama Punta Dragut ¿verdad?. Gracias por el elogio y saludos.

    Charles de Batz, también fue Reis de la armada turca, es decir almirante y, efectivamente, gobernador de Trípoli porque la guarnición que la defendía se entregó al saber que Dragut se acercaba.

    Se le daba mal los cargos, en poco tiempo escogieron a otro. Sin duda era más hábil en la mar que en los palacios.

    Me alegra y honra que te despertara la curiosidad Dragut.

    Conocía la cita del Pérsiles, pero te agradezco mucho en enlace de Quevedo ya que, al documentarme, no encontré casi nada sobre el saqueo a Cullera. Parece ser que una guarniciones municipales de otros pueblos evitaron una escabechina en la iglesia.

    Resulta simpático que menciones al Lute, al que nos citaban para infundirnos miedo infantil. Lo digo, además de por los recuerdos de niñez que me trae, porque cuando escribiste sobre los agotes pensé, aún con todas sus diferencias, en los mercheros o quinquis, cuyo miembro más conocido es Eleuterio Sánchez.

    Un pueblo nómada tan extraño como misterioso, con probable origen morisco y que, hoy en día, está casi desaparecido, confundido con la raza gitana, a pesar de ser de etnia diferente.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  12. Goathemala, de verdad que ha sido estupendo saber de tu blog porque me estás aportando una serie de conocimientos que te agradeceré siempre.

    Besos agradecidos.

    ResponderEliminar
  13. Lección de historia y brillante literatura. Me sorprende lo interesante de los comentarios de tus lectores. Creo entrever un círculo interesante, donde la cultura tiene más que cavida. Me apunto al "círculo".
    Nos seguimos visitando.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Muy buen post cada vez me gusta más tu forma de escribir.....

    ResponderEliminar
  15. Muy interesante tu relato. En Cullera, que fue asaltada por Dragut en dos ocasiones (si no me falla la memoria)hay un pequeño museo dedicado a la piratería (La cueva de Dragut). No lo he visitado, así que no puedo opinar si allí se refleja la crueldad de estos individuos o se da una visión de aventureros simpáticos que es, en definitiva, la que ha venido a dejarnos la literatura de aventuras (alguna magnífica, por supuesto) y, sobre todo, el cine. Desde luego, la torre debía ser muy macabra. Un abrazo enorme, querido amigo.

    ResponderEliminar
  16. Goathemala me recordastes un libro que se titulka "Crónicas de Las Cruzadas" en donde el escritor se logra interiorizar en unos de sus personajes. Aunque aquí utilizas tu imaginación y la época con gran estilo, el libro al que me refiero estaba basado en la vida real.

    Saludos a ti y Pirata!

    ResponderEliminar
  17. Entre tu relato y la historia, puedo aprender y disfrutar mejor.
    Muchas no conozco. Así que sigamos.
    Gracias.

    Abrazos

    Graciela

    ResponderEliminar
  18. Malena , gracias a ti, mujer, aquí estamos para compartir información y fomentarnos la creatividad. Saludos.

    Mateo Bellido Rojas, fíjate Mateo la increíble contradicción de un imperio que se imponía a civilizaciones milenarias en América y que en su misma casa era incapaz de mantener a raya a unos pocos corsarios berberiscos. Saludos y gracias.

    Victoria, vamos a ver si poco a poco aprendo a controlar la primera persona. Gracias y saludos.

    Isabel Romana, tengo conocimiento de ese museo. A saber qué puede contener. Una de las ideas del texto tan crudo que has leído es precisamente esa, la de contraponer la imagen histórica de los piratas con la más amistosa (casi bucólica) que el cine les está dando últimamente.
    También porque aquí conocemos el desastre de Annual, Otumba o Trafalgar pero la hecatombe de Djerba está muy oculta en la historia de las derrotas sufridas. Gracias y saludos.

    Roberto Lone, cuando iba a diario a Madrid en tren recuerdo (creo) que leí ese libro o quizás otro muy similar. Saludos, amigo.

    Clarice Baricco, una de las cosas curiosas es que las galeras se olían antes de verse, tal era el hedor que desprendían. Decían así los vigías y los avistadores. Era frecuente que los cautivos hicieran sus necesidades allí mismo, sin soltar el remo.

    Luego había otro tipo de galeras sin remeros cautivos o en menor número que era distintas.

    Saludos y gracias.

    ResponderEliminar
  19. Me encantó la historia, de la que desconocía buena parte. Pero para eso entro aquí, para aprender, cuando no es de una cosa, de otra.
    No tenía idea de la torre de las calaveras.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. concuerdo con Jcab, lo atrapas a uno siempre con lo que escribis y lo transportas por caminos tan diversos. interesantísimo lo que nos explicas y la forma en que has jugado con la información entrelazándola con la historia. Yo también quiero una dedicatoria!! jaja ;)
    se vale pedir, verdad?.

    abrazos compañero.

    ResponderEliminar
  21. Trini , dura la entrada. Muy cruda. Me apetecía hacer algo histórico. Gracias por entenderlo y saludos.

    PROSÓDICA , jaja, todo se andará...Gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Mi querido amigo, siempre vuelvo a ser gustosa mi tarea, aun cuando me pierda en las realidades, regreso, y admiro comprobar que tus letras tienen implicita la aventura que muchas veces olvidamos por ser tan adultos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar