13 de diciembre de 2008

Viernes, 12 de diciembre de 2008

Nieblas rasantesArranco, salgo del garaje, la calle está mojada, doblo a la derecha y aprovecho que cedo el paso a tres madres musulmanas que llevan al colegio a sus hijos para poner un CD. Con la música de Loreena McKennitt de fondo contemplo a los niños que avanzan aletargados, exhalando mucho vaho. Minutos más tarde conduzco entre los sotos históricos levantando a mi paso miles de hojas. De soslayo veo que las aguas del Tajo tienen un intenso color esmeralda. Sobre la tierra, arada y húmeda, flota una neblina rala. Al fondo, entre la imponente muralla de árboles del Jardín de Príncipe vislumbro mucho humo. Supongo que los jardineros del Patrimonio se calientan quemando hojas y ramaje.

Aparco. En la fachada de mi trabajo hay algo negro, parece un animal. Los gatos al verme levantan la cola de alegría. Minis, les digo con voz aguda. Entro a la oficina, la temperatura marca 8º dentro, donde una Daikin se retuerce en vano. Me pongo el gorro hasta casi los ojos. No hay ADSL, lo habitual a estas horas. Arranco el ordenador. Mi compañero que encalaba fuera viene a saludarme con un cariñoso “Pedrito”.

- ¿Has visto el murciélago? Me pregunta.

- ¿Lo de la fachada? Sí. Pobre, con el frío que hace.

- Hoy hace menos que ayer. ¿Conoces el chiste de la ratita presumida?

- No, le digo.

- Estaba la ratita presumida con una amiga a la que le dice. ¿Sabes que tengo novio? No, le responde la amiga. Mira te enseño la foto y le muestra una foto de un murciélago. ¡Qué feo! Exclama sin poder reprimirse la amiga. ¡Pero es piloto! asevera la ratita presumida.

Windows saluda. Entre risas comienza la jornada. Es viernes, hay un júbilo soterrado.

--

Foto propia; aprovechando que estos días apenas tengo tiempo para escribir me valí de la última entrada de Charles de Baltz para ilustrar el entorno en el que movemos nuestras rutinas diarias. Convencido, quizás, de que a los lectores les parecerá cualquier cosa menos rutinario.

32 comentarios:

  1. Ahh pero que bonito como empezaste el día. Al menos yo tengo ratos de no ver uno.

    Qué hermosa foto, de las que has puesto ya van dos que pongo de Wallpaper. Por cierto no conocía a Loreena McKennitt.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Acabo de leer la entrada de Charles de Baltz, buena inspiración, porque son las dos entradas muy bonitas.(¡Menos mal que no tenes tiempo para escribir!)
    Es verdad, Pedrito, escrito así, nada parece rutinario
    Muxus

    ResponderEliminar
  3. Hermosa manera de empezar un día de trabajo, Goathe, y, como sospechabas, no parece nada rutinario, al menos narrado de esa forma.
    La foto con la neblina es muy bonita y un tanto misteriosa. Por lo que describes, es un paraje precioso el que atraviesas a diario.
    El chiste de la ratita y el murciélago ya lo conocía, pero me hizo gracia igual que el uso del diminutivo cariñoso "Pedrito".
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Este post es un regalo, Goath...

    El chiste del murcielago jajajajaja es lo más.

    Me duele la garganta de reírme!

    besitos!

    ResponderEliminar
  5. Vaya...

    Genial descripción, se puede decir poco más.

    ResponderEliminar
  6. Efectivamente, querido amigo, como bien dices la rutina deja de serlo cuando son otros los ojos que la siguen. Entonces, todo es nuevo, sorprendente y atrae nuestra curiosidad.

    La verdad es que resulta interesante compartir un momento de nuestra rutina, contada por cada uno a su manera.

    Salud

    ResponderEliminar
  7. No es rutinario. En absoluto, Goathe. Me ha encantado la descripción mañanera y junto a la fotografía, me han hecho levantarme y poner la calefacción. (Sugestionable que es una :) )

    No había oído nunca ese chiste y me parece buenísimo. Ya tengo a un piloto preparado para contárselo.

    Por cierto, ¿qué canción estabas oyendo de Loreena McKennitt? Es que me encanta su voz. ¿Has oído The Dante's prayer?

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Goathemala, amigo y paisano...es que los viernes se respira otra salud emociona... muy diferente a la de los lunes por la mañana... uf..con ese paisaje como cuadro en el currelo...el prozac poco hará...saludos

    ResponderEliminar
  9. Una foto preciosa, la neblina añade magia y misterio a la tierra. No me extraña que estuviérais contentos, al fin y al cabo se acercan unos días de descanso... Besitos, querido amigo.

    ResponderEliminar
  10. No tendrás tiempo para escribir, pero las musas, como los gatitos de tu foicina, te reciben con alegría e inspiración siempre :)

    Hermosas fotos en imágen y palabras

    Un beso enormísimo, Goathe

    ResponderEliminar
  11. Hombre, la rutina forma parte de la vida, sólo es cuestión de saberle sacar provecho. Aunque hagas todos los días lo mismo, siempre hay matices diferentes si se quieren ver.
    Un beso "Pedrito", que hacía que no sabía nada de tí, pero me sigue encantando cómo describes.

    ResponderEliminar
  12. Me gustó mucho, mucho porque tienes la gracia para escribir. Me gustó que te detuviste a contarnos algo de la vida.
    Me carcajié con el chistesito, estoy lista para contarlo a mis mortales, jaja..
    Y la foto, ahh la foto, a la foto le di click para verla en grande y me encantó. Tan naturalita inspira a escribir.

    Muchos abrazos.

    PD. Dile a tu esposa que la chica Bethania fue al concierto de María Rita. Ya pronto la tendré en casa.

    ResponderEliminar
  13. La rutina, ya de por sí, es aburrida, pero, en estos días gélidos, te deja el ánimo aún más helado.

    Menos mal que tenemos Windows y así nos asomamos al mundo, desde nuestra casita, pegados al brasero:):)

    Abrazos a pares

    ResponderEliminar
  14. Woat... me he reido... que duda cabe que al menos..... "es piloto", y bueno.. he paseado junto al Tajo y he sentido que era Viernes, si hubiera sido Lunes otro cantar diferente, es siempre lo mismo en las oficinas.


    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Para que luego digan que de la rutina no se puede sacar poesía...usted lo hace posible.
    Un fuerte abrazo amigo...

    ResponderEliminar
  16. Qué agradable forma de empezar el día :)

    ResponderEliminar
  17. Ojalá todos los días me encontrara murciélagos en mi trabajo. Yo sé por qué lo digo...
    La foto, magnífica: la bruma terminará envolviéndonos.

    ResponderEliminar
  18. Los mejores momentos de la vida son los cotidianos, en ellos transcurre el amor, la felicidad, la amistad, el compañerismo... ¡todo!

    Por otra parte,la sensibilidad y las palabras cuidadas (en este caso escrita), como las de Charles y las tuya, la rutina, lo cotidiano, se convierte en arte.

    La foto está llena de sugerencias.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Hermosa foto, Goathemala!
    Saludos, desde el Caribe con mucho calor,
    erónica

    ResponderEliminar
  20. Transcurre como la vida misma. Cosa de todos los días relatadas con amor. Hermosa foto. Besos

    ResponderEliminar
  21. Y en el día de mi cumple! Qué bonito. Besos

    ResponderEliminar
  22. Es precioso, y cierto, nada rutinario, el chiste de la ratita presumida me lo quedo jajaja :) Besos.

    ResponderEliminar
  23. Preciosa tu foto y, desde luego, tú un afortunado habitante de la tierra.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. La vida es un cumulo de rutinas sal-pimentadas que nos acompañan en el camino de la Felicidad.

    ResponderEliminar
  25. Muy bien descrita tu ruta hacia el trabajo y muy poética, pero dime una cosa :-) ¿no les diste de desayunar a los gatinos al llegar?.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  26. ¿Y por qué despreciar la rutina? La rutina es bella por dos motivos, por sí misma y porque permite que lo extraordinario sea más apreciado. Besos

    ResponderEliminar
  27. Jejeje, bien se vale esta entrada, hasta yo me crei estaba en viernes, y la sonrisa ademas fue por las ratita presumida.

    jaja

    besos

    ResponderEliminar
  28. La hermosa fotografía da frío, uf, me subo el cuello del abrigo, pero tienes una estupenda forna de entrar en calor. El humor.


    Saludos lindos.

    ResponderEliminar
  29. Yo sentí un frío bonito cuando vi la foto, pero se me quitó con el calor de la historia de la ratita presumida.

    Excelente y acertaste, no nos pareció para nada rutinario.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  30. Yo con ocho grados estoy pegando de inmediato la media vuelta! Con esa temperatura en el exterior nos morimos de frio por aca, y menos trabajar sin calefaccion.
    Por la oficina hemos tenido: pajaritos varios, un halcon al ataque de los pajaritos, una garza confianzuda, lagartija y por supuesto se metio adentro un murcielago al que el dueño intento echar por la fuerza y se resistio como un anarquista. Y por supuesto en mi casa tengo la familia de golondrinas como todos los años.

    ResponderEliminar
  31. Mi rutina es tu novedad...eso es cierto, y si consiguiéramos verlo siempre así...¡¡Anda que no disfrutaríamos!! jajajajajaja, un Besazo..y ¡¡Feliz Navidad!! :)

    ResponderEliminar