20 de diciembre de 2008

Cuento de navidad para tristes solitarios

Acebo (Ilex aquifolium). Con su ojo vivaz, su pelo cano y su espíritu indomable, la Sra. Olsen, se vuelve aún más excéntrica en estas fechas. Lleva todo diciembre esparciendo mensajes navideños anónimos. Acaba de regresar de una residencia de ancianos donde colocó una postal en cada taquilla. La noche anterior empapeló las farolas con mensajes de paz. Algunos de ellos son cristianos - ella es creyente - otros sólo optimistas o vitales. Mientras soba a su gato anuncian por la radio vientos racheados para el día de Nochebuena. Podía aprovecharse ese mal tiempo, opina. Entonces, le viene la chispa. Se levanta y se dispone a pasar otra noche sin dormir, escribiendo mensajes diferentes e interrogándose si venderán globos en la tienda de los chinos.

Cuando el Sr. Gris llega a casa comprueba que en su minúsculo jardín, en el seto de aligustre, hay un globo medio desinflado. Lo desenreda gruñendo. Al entrar a casa lo abandona en el sillón. Prende la lumbre y se sienta enfrente de la chimenea, bien cerca de la incipiente llama. Esa noche será Nochebuena y piensa soportarla bebiendo en soledad. La visión del globo rojo en la butaca, que tanto tiempo ocupó su esposa, le trae la metáfora exacta de su propia alma: agotada, rendida y laxa como un globo abandonado. Se sirve una copa "somos absurdos, ni tú eres ya globo ni yo soy persona, brindo por nuestra asumida derrota".
Le despertó del sopor un petardo. Gritó a los gamberros de la calle. Pensaba servirse el segundo trago cuando quedó sorprendido por el estado del globo. Estaba hinchado, como si en su cabezada le hubieran insuflado aire. Al tomarlo extrañado comprendió que fue el calor del fuego el que lo había dilatado. Fue, entonces, cuando algo de su interior le llamó la atención. Lo desinfló con cuidado para no pincharlo y extrajo un papel de seda plegado con delicadeza. Al desenrollarlo leyó:

"Ves una estrella, la sigues, y te encuentras con un niño que te dice que todo es de otra manera.* La vida, el mundo, pueden cambiar. Feliz Navidad."

El Sr. Gris se impresionó. El recuerdo condujo humedad a sus ojos, a la luz de las brasas sus lágrimas se hicieron luceros extenuados. Así hablaba su esposa. Ella nunca perdió su fe, ni siquiera al final cuando la enfermedad de las seis letras se la llevó. Siempre fue un surtidor de vida, poseía el preciado don de contagiar la alegría a su paso, tras su pérdida él se abandonó.
Para el Sr. Gris la vida es un sortilegio de casualidades. Nada más. No hay espacio para el destino o la predestinación. Es muy posible que ya nada le haga cambiar esa opinión tan materialista. Sin embargo, está convencido de que el mensaje del globo es una explícita señal de aliento de su amada. "No sé la manera pero esta Nochebuena has regresado a mí". Aún más, entendió, que su alma como el globo necesitaba calor, calor humano para recuperarse. Esa noche tuvo un sueño plácido: un baile con su esposa entre cúmulos blancos al cadencioso son de su melodía favorita.
Por primera vez en muchos años la claridad del amanecer sorprendió, al Sr. Gris, con una sonrisa ajustada al rostro.

A esa misma hora a varios kilómetros de distancia, el agotamiento rinde a la Sra. Olsen. Amodorrada y un poco desanimada, se pregunta. ¿Servirá para algo todo mi esfuerzo, provocaré alguna ilusión o todo serán ideas estériles de una vieja chiflada?

--

* Esta frase tan repleta de significado pertenece a mi estimado amigo Gonzalo Gutiérrez.

Foto: Blanca Fernández.

43 comentarios:

  1. Con que una sola llama prenda... merecerá la pena...

    Un beso Goathemala, y Feliz Navidad :)

    ResponderEliminar
  2. Muy bonito Goat, precisamente de los solitarios es que tenemos que estar pendientes.

    Feliz navidad y que el universo te regale mucha salud.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, amigo: creo que soy yo el que estaba dentro de ese globo rojo... Un gran abrazo de feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  4. ¡Wowww!
    La pregunta de la señora Olsen al final,es de lo mejor.

    Gracias Goathe.
    Qué hermosura de cuento.

    ResponderEliminar
  5. A la pregunta de la Sra. Olsen, si, claro que sirve de algo el esfuerzo que se haga para llevar un poco de ilusión y esperanza a las personas que lo han perdido todo. Y de eso precisamente es de lo que trata la Navidad, de regalar lo mejor de uno mismo con amor y con la mejor voluntad.

    Te deseo una una Feliz Navidad y que el Niño Dios os traiga toda clase de bendiciones y parabienes. Que recibáis el año nuevo con alegría y esperanza y que sigamos en contacto siempre compartiendo ilusiones, sueños y realidades.

    Un beso y un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por la ilusión y la visita.
    Feliz Navidad y feliz año nuevo¡¡¡

    ResponderEliminar
  7. Es un cuento precioso, Goathemala, en el que pueden suceder y suceden cosas maravillosas. Creo que tiene vida, así que no te extrañe que sigan pasando cosas.

    Aprovecho para desearte a tí y a los tuyos una Feliz Navidad y que la estrella de Oriente os guíe siempre hacia la felicidad.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Bellísimo!

    Esperanza, ante todo.
    Paso a de4searte un tiempo lleno de Paz.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Me gustó mucho el cuento. Obséquialo impreso a tus cercanos. Yo haré lo mismo. Vale la pena.

    Gracias por este año que me diste tanto.
    Esperando seguir en el 2009.

    Siempre-siempre-siempre lo mejor.

    Recibe mi aprecio y cariño.

    ResponderEliminar
  10. Digno de HC Andersen.

    Feliz navidad, amigo Pedro.

    ResponderEliminar
  11. Yo creo que sirve, cierto, nunca hay que esperar que retorne el cien por cien,pero sólo no haciendo nada se consigue nada.

    Estos días son de tristeza y soledad para mucha gente.

    Te dejo un versito sobre la soledad que espero, deseo, que nunca sea tu caso.


    Siempre llega despacio y contundente y acaba su trabajo y languidece,

    no presta explicación, desaparece y su nueva intervención es inminente.

    Para ti, de mi, paz y felicidad.

    ResponderEliminar
  12. Querido Goathe,

    Me has hecho sonreír por varias razones: por el paralelismo que encuentro entre tu relato y mis mañanas y por cómo lo cuentas! Hace meses, que encuentro por mi camino hacía el trabajo poesías, retales de ternura, de sueños, de absurdo, decorando el gris de la ciudad amurallada. Me gustaron tanto que ahora formo parte de todo ello, y mira por dónde, el ayuntamiento puso una multa a dos de los compañeros repartidores de poemas!
    Lo del globo me recuerda otra historia, también enternecedora.
    Gracias por brindarnos con este cuento tan bonito y lo puedo asegurar, increíblemente real.

    Eres una buena persona, y lo máximo que te puedo desear es que lo sigas siendo! Por fiestas y siempre!

    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Hace poco termino la temporada de cometas (papalotes) por estas tierras y con los niños de la casa escribiamos mensajes en ellos para que fueran escuchados por DIOS....

    Luego en casa los leimos... la anecdota es que cuando leiamos el de Sara (una chiquita de 8 años), ella habia escrito algo con una letra muy pero muy pequeñita, y le preguntamos porqué tan pequeña la letra y nos contesto, que para que su mensaje fuera un susurro...


    Un abrazo Pedrito... PAso en estos días...

    Buenisima tu sugerencia, me encantó kayah...

    ResponderEliminar
  14. Bonito cuento de Navidad, Goathe.
    Sí que sirvió el esfuerzo de la Sra. Olsen, aunque solo hubiera sido para hacer sonreir de nuevo al Sr. Gris (quizá a partir de ahora, podría cambiarse el nombre). La clave es la ilusión, mantener la ilusión, la fe, la esperanza, a pesar de las adversidades de la vida.
    Enviemos esta Navidad un mensaje como este en un globo rojo a alguien de nuestro entorno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. No vale de mucho lamentarse eternamente, alo par hundirnoscada vez más ... saludos y felices fiestas...

    ResponderEliminar
  16. Todo sirve y todo llega,los globos,los mensajes,la ilusión...
    Feliz Navidad amigo...
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  17. La verdad es que no perder la esperanza es vital, pero siempre se necesita ayuda, siempre necesitamos de los otros, en soledad nos desnortamos ...y hay tanta soledad....

    Goat... sólo desearte de corazón que seas feliz, todo lo mas que puedas en estos dias, todo lo que tu vida te deje ser... sin mas pretensiones... un abrazo y un beso navideño....

    ResponderEliminar
  18. Que hermosa historia, sobre todo el final. Enhorabuena como siempre por saber tocar la fibra. Felices fiestas!

    Jorge

    ResponderEliminar
  19. Ojalá la Sra. Olsen hubiera pasado por mi casa.
    Perdón por la tardanza, pero he vivido sin tiempo estos días.

    ResponderEliminar
  20. Precioso cuento, Guathe. Me ha encantado.
    Me encanta tu blog porque se respira paz; y de esto último he venido a traerte más: te deseo mucha paz y alegría.
    Un abrazo muy grande desde la nave de los sueños.
    Mar

    ResponderEliminar
  21. Un hermoso cuento de navidad. Muchas gracias y te deseo lo mejor en estas fiestas, recibe un sincero abrazo y mis deseos de un año nuevo lleno de bendiciones en todo sentido.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  22. Parece que la fuente de tu entrada coincide también con el de la última mía. Ojala tu corazón esté bien abrigado durante estos días.
    Abrazoz.

    ResponderEliminar
  23. Entrañable y tierna historia. Un momento de ilusión viene bien a todos.

    Felices fiestas

    ResponderEliminar
  24. Vuelves a emocionarme con tu relato. Impecable desde todo punto que se mire.
    Me hiciste imaginar a mi madre en el sillón. A ella se la llevó esa de nombre alemán.
    Gracias por abocarnos a la única salida: LA ILUSIÓN. Dar y recibirla.
    Feliz Navidad y lo mejor para el año que viene

    ResponderEliminar
  25. Con tu honorable permiso, le enviaré este hermoso cuento a doña Pirata por correo electrónico, ya que no se le da mucho lo de los blogs y no quiero que se lo pierda.

    ¡Felices fiestas!, un brindis por las buenas letras.

    ResponderEliminar
  26. Siempre me he sentido como la Sra.Olsen, repartiendo felicidad mediante notas escritas. Anoche mismo repartí tarjetas en todos los buzones de mis nuevos vecinos.

    Y siempre me hago la pregunta que se hace la protagonista:
    "servirá de algo, provocaré alguna ilusión..."

    Me encantó el cuento y todo tu blog.
    Un abrazo sincero
    Lluis

    ResponderEliminar
  27. Perdona pero tengo que hacer otro inciso.
    -Me siento como aquel niño que había sido operado de la garganta y no podía hablar, era Navidad y quería desear a todos felicidad... Así que cogió un trozo de cartón y apuntó en mayúsculas: FELIZ NAVIDAD, y salió a la calle corriendo enseñando a todos el cartel.

    Pues lo dicho: Feliz Navidad.
    Lluis.

    ResponderEliminar
  28. Feliz Navidad desde mis vacaciones en medio de una ciudad campestre! Aca hay arboles y vida de todas formas que te encantarian. Se incluyen en elmensaje mis nuevos amigos: una ternera, una familia de gansos, una nutria y un casal de teros.

    ResponderEliminar
  29. david santos dijo...
    Por los que daremos gracias por pasar otra noche buena…
    Por los que recordaremos las ya pasadas…
    Por los que pasaran la primera…
    Por los que no la podrán pasar…
    Por todos ellos y muchos más…
    Os deseo Feliz Noche Buena y Navidad…

    Publicado por WUAPIBEGO

    ResponderEliminar
  30. Bello relato Goathe, bello deja un hermoso mensaje.
    Felices fiestas y un gran abrazo

    ResponderEliminar
  31. Feliz Navidad querido Goathemala,
    para ti y los tuyos. Que podamos seguir disfrutando de tus relatos y tu saber estar y hacer, un espacio de manos amigas siempre, y Feliz Año Nuevo.
    Inuits

    ResponderEliminar
  32. Felices fiestas, mis mejores deseos para tu hogar y familia. Un abrazo navideño

    ResponderEliminar
  33. Hermosa historia, Goathe, y bueno, es que tú eres un ganiazo (acaparador de musasss! jaja)

    Te mando un abrazo enooorme y te deseo una felicísima Navidad junto a los tuyos ♥

    ResponderEliminar
  34. Querido amigo.
    Acabo de recibir un regalo muy hermoso, tu felicitación y tu blog.

    He paseaado entre sus lineas escritas con delicadeza y ternura y me has hecho feliz.

    Te deseo la alegria del Nacimiento y la esperanza de la primavera

    Puedes estar seguro de que te seguiré.

    Feliz navidad.

    ResponderEliminar
  35. Llego casi a última hora para desearte feliz Navidad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  36. Un beso enorme, más aún si cabe... ¡¡Feliz Navidad!!

    ResponderEliminar
  37. Felices Fiestas, Goathe para tí y los tuyos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  38. Somos poquita cosa, pero somos. Feliz Navidad. besos

    ResponderEliminar
  39. Una historia hermosa. Muy hermosa. Un beso grande para ti, con tu alma hermosa. Besos. Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  40. Que bonito el cambio goat.

    Uyyyyyy no me hagas esto que soy copio-na y me darán ganas de cambiar el mio.

    Besos.

    ResponderEliminar
  41. Muy tierno. La navidad ,para los no religiosos, también puede ser la excusa para reavivar sentimientos dormidos.
    Felicidades!

    ResponderEliminar
  42. La mayoria de las ocasiones un pequeño detalle es un gran tesoro, a las pruebas me remito.
    Un saludo amigo y feliz 2009!

    ResponderEliminar
  43. Mi intención no era otra que contestarles individualmente pero estoy abotargado por una de esas gripes raras de esta temporada. Parece una gripe gallega, no sé si la tengo o no la tengo.

    Mejor, opino, aprovechar el tiempo para visitarles.

    Gracias.

    ResponderEliminar