21 de marzo de 2009

El perro ciego

Lo encontré sentado en una escalinata de un templo de provincias, limpiando un saxo junto a un perro. El chucho, al oír detenerse mi bicicleta, se acercó a olisquear dándose una hocicada con la llanta.

- ¿Está ciego? Menudo golpe se ha dado, dije.

- Tiene su historia, respondió sin levantar la cabeza del trapo con que pulía el instrumento.

El animal al reconocer la voz de su amo buscó refugio en sus piernas. La calle se llenaba de madrileños que escapan de la capital cuando tienen un fin de semana con sol.

- Trabajaba en una herrería y ese día me dispuse a soldar unas vigas en el patio. Allí tras la verja lo vi por primera vez. Ya conoce esa mirada de desamparo de los cachorros abandonados. A mi no me gustan los perros y no le presté mayor atención. Fue una soldadura intensa, gasté una caja de electrodos.

Levantó la vista. Sus ojos ilusionados y azules enmendaban el desaliño de su barba.

- Al día siguiente lo encontré en el mismo lugar. La viva imagen del desvalimiento, temblando con las orejas gachas. Fue al tomarlo cuando comprobé sus iris blancos. Había perdido la vista por no quitarle ojo a la chispa de la soldadura del día anterior. Yo le volví ciego. Desde entonces le acompaño. Soy su perro guía.

Sopló la boquilla y el saxo emitió un sonido de melancolía. El perro ladró y gruñó al aire intentando mordisquearlo.

- No le gusta esa música, dije.

- No es eso. Desde que me hice músico ambulante he comprobado que no soporta la nota SI. Con la demás no hay problema pero es tocar esa nota y se enoja. Tengo un número cómico con ello, observa.

La gente se agolpaba a su son, en determinado momento el perro le hizo un coro de ladridos con sus ojos grises perdidos en un lugar indeterminado. A continuación tocó jazz. Lo hacía muy bien, en ese tema el perro se enroscó tranquilo junto al hato donde, pocos, depositaban monedas.

De regreso me intrigué al recordar que la nota SI fue considerada varios siglos la nota del diablo y fue, por ese motivo, ocultada.

Pedaleaba de regreso en una carretera que ascendía suave y olía a resina de pino.

--

Fotografía propia.

42 comentarios:

  1. Qué historia y qué foto nos traes hoy. Excelentes e intrigantes: el músico, el perro y la nota si...
    Excelentes.

    ResponderEliminar
  2. Pedro Ojeda Escudero, gracias Pedro y más por venir de ti. Hoy tuve un poco de tiempo y me puse a escribir procurando hacerlo sencillo y en primera persona.

    ResponderEliminar
  3. una vez quise ser perro..... una sola vez......

    ResponderEliminar
  4. Me gusta la idea del amo convertido en perro guía... Preciosa historia y, como siempre, preciosa foto.
    Un besico.

    ResponderEliminar
  5. Lo tuyo es sencillez aparente. Es muy inquietante esta imagen del hombre perro-guia. La manera en que del pero pierde la vista es enternecedora y he leído el link a la nota SI.Curioso. La foto es un poema.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Paisano y amigo...hoy casi me emociono con ese pequeño texto lleno de ternura...un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Buenasss...
    Esperaba con anhelo tu nueva entrega. ¿Qué foto nos traerías? ¿La acompañarías de un relato sorprendente? Las dos cosas a la vez. La fotografía del músico y su perro es enternecedora y el relato la hace aún más.
    Buena lección nos das para iniciar una semana donde la lealtad y el amor no nos pasen desapercibidos.
    Abrazos, compañero.

    ResponderEliminar
  8. Una historia interesantísima que te da a reflexionar.
    (Agradezco tu visita a mi blog y las palabras que me dedicas)

    ResponderEliminar
  9. Y no puedo quedarme con la historia... me detuve imaginando al pobre cachorro quedándose ciego por no apartar la mirada...

    ResponderEliminar
  10. Que historia tan bonita, pero que bien contada!!!!
    Me ha encantado, la ternura, la imaginación... todo.
    Enhorabuena.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Hola. Guathmala!
    Es triste, pero es una verdad. Hay personas que nadie tiene en sus ojos.
    Adoré tu historia tan linda y comovedora.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  12. Uff, triste Goat, esta vez me dejaste sabor triste...

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Bueno.... no me gusta este tipo de cementerios... que nos muestras en las fotos aunque sean graciosos los comentarios... con ciertas reservas... me gustan esos cementerios americanos.. que son tan lindos.. y bonitos.. todos iguales.. llenos de hierba y luz... amplios... y silenciosos..


    No .. me desagradan los cementerios en general..

    De todas formas... la poesía.. completa a las fotos y es graciosa... no se murio de amor.... pues morir de amor, reconoce que tiene que ser una muerte de lo mas dulce.

    Besos...

    ResponderEliminar
  14. Me matas con historias como de este perrito, ya sabes mi debilidad.
    La foto es muy buena, le di click para agrandar y se ve hermosa. Ponla más grande en tu entrada.


    Abrazos amigo.

    ResponderEliminar
  15. Hermosa historia, y muy acertado juego el de la mirada y el sonido, del hombre, del perro... y del observador que puede contarnos la historia...

    ResponderEliminar
  16. Qué tierna historia, me has recordado a Lupi, la perrita ciega de mis tíos: a pesar de ser ciega es muy lista y siempre iba a mi lado para "protegerme", cuánto lloré cuando se murió...

    Dónde has sacado la foto?

    ResponderEliminar
  17. Bravo!! la foto y la historia tan hermosamente relatada son un deleite para el lector!! honestamente.
    aunque a mi si me gusten los perros y el pobre creo que le dolia la nota esa por su sentido tan agudo que tienen del oido :(
    feliz fin de semana!!
    un beso,

    ResponderEliminar
  18. Muy buen relato, entrañables ambos. Mi hermana tiene su Pink casi ciego, hay que andarle atrás, pues se golpea con todo, salvo con lo que acostumbraba rutinariamente. Es dulcemente doloroso verlo, también se guía por la voz. Me encantó tu relato y la foto, todo. Besote

    ResponderEliminar
  19. Goat... donde hay confianza... ya se sabe dá asco...

    Te pido disculpas.... pero ... ja, ja, ja, me he reido un rato.. era un comentario para Emúlo de Charlot que hizo un post sobre cementerios..... y el caso es que me dí cuanta al enviarlo.. que había sucedido algo...pero no supe lo que era..

    Disculpame.... fue... de manera torpe que me confundira..

    Con respecto a Marilin.. a mi tampoco me gustó nunca... pero admito que es un .. ejemplo para ver .... como uno puede por ... fama perder ... hasta la identidad...

    Me encantan los perros... y este de tu historia.... es genial... los perros entienden de todo.... y no me extraña que percibiera la letra Si... y que... se tranquilizará con el resto de la música... los perros son así... capaces de percibir tantas cosas que a nosotros se nos pasan de largo.

    Lastima vivir en la ciudad y no poder en las casas pequeñas tener a estos animales tan sentidos... y buenos..

    Disculpa una vez mas.... y gracias... por tu sinceridas.

    Besos y mas Besos

    ResponderEliminar
  20. Es que todos los días se aprende algo, nunca dejaremos de decirlo. Disfrutamos de las historias y a la vez ampliamos el campo del saber.
    Señor Goathe es un gusto leerlo.
    Inuits

    ResponderEliminar
  21. Goathemala, preciosa la historia del hombre-guía con su perrillo e interesantísimas todas las acalaraciones sobre la nota Si.

    Mi perro Wiper, también tenía ya a última hora los ojos azules.

    Un abrazo, Goathemala.

    ResponderEliminar
  22. Qué historia tan tierna. Los animales nos ofrecen un corazón que, a veces, los humanos no nos merecemos. Un abrazo enternecido.

    ResponderEliminar
  23. Muchas gracias por sus visitas y comentarios.

    Estoy muy ocupado laboralmente. Siempre sucede por estas fechas.

    Espero y confío estar más libre en unos días y poder regresar a este "mundillo".

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  24. querido amigo marcho para tucci...ganas tengo de oler a jamila y orujo....un abrazo

    ResponderEliminar
  25. He b¡venido a darme un pequepño paseo desde el blog de Luna.

    Me ha gustado la historia, estremecedora, pero llena de esperanza, un fiel reflejo de la fidelidad hombre-animal. Los perros son mi debilidad, las mascotas más fieles.

    Saludos

    ResponderEliminar
  26. Una historia muy bonita y que encierra mucho jugo

    ResponderEliminar
  27. Goathe, en mi blog hay algo para ti.
    Un besico.

    ResponderEliminar
  28. Qué ternura de historia, Goathe. Me ha llegado al alma.
    Tu foto, como siempre, una delicia, y la de abajo también.
    Un beso muy fuerte,

    ResponderEliminar
  29. Regreso a dejarte un regalito de Pascua. En mi blog, está "BLOG MÁGICO". Es para ti, por tu magia para escribir.
    Un beso y un abrazo,

    ResponderEliminar
  30. I'm glad for thisman, togheter with his dog.
    Now, I understand you think all we are 'so busy' but in some special case, is is not really.
    Not for me.
    Well, I hope you can write soon, and sorry for the lenguage but his is the only way I don't make so many mistakes and only can stay very short times at the PC. Meniere & co., and some times I think I had devil's sound in my head...

    ResponderEliminar
  31. Como extrañaba e vuelto y pase a deleitarme con usted, además los caes me pueden tengo varios Pit Bull Terrir y un cimarrón este último es la raza autoctona de mi patria. Bueno no le doy más chachara y me voy a pasear por aqui.

    abrazos

    ResponderEliminar
  32. La historia me resulta bastante emotiva, por mi peculiar sensibilidad hacia los animales. Dolorosa por un lado, ya que el pbre animal perdió la vista de esa forma; feliz por otro, ya que el hombre lo adoptó y se ocupa de su bienestar.
    Recuerdo que, cuando yo hacía trabajos de soldadura en casa, los perros parecían fascinarse con el brillo causado por el encendido de los electrodos. Tenía que estar pendiente para mantenerlos alejados.
    La historia da para reflexionar bastante, incluyendo en el sentido antiguo de la nota musical Si, como muy bien acotaste.

    ResponderEliminar
  33. Qué interesante Goathe!, no sabía lo de la nota musical SI. A mi tampoco me gustan mucho los animales, no soy de mascotas, por eso valoro mucho la gente que se hace cargo de ellos como un hijo más.
    El saxofón es mi instrumento favorito!
    Bella foto, bella verdaderamente.
    abrazos

    ResponderEliminar
  34. Mi querido amigo: No tienes que pedir disculpas por no visitar con frecuencia, vendré siempre porque me gusta leerte y lo que comunicas.

    Besos y rosas.

    ResponderEliminar
  35. En efecto, la nota si, pero combinada con el fa, generando un tritono era la disonancia máxima, actualmente suena re lindo, antes, en la edad media le llamaban diabulus in musicum.
    y la muy sata le pica al perrito más que las pulgas.

    saludos desde esta tierra

    ResponderEliminar
  36. Me llevo la foto de la pelirroja como fondo de pantalla; el que avisa no traiciona y de mi maquina no va a salir (con o sin permiso no la dejo salir....) a que me acompañe hasta que vuelva a trabajar....

    ResponderEliminar
  37. Ya casi un mes sin postear... ¿donde andas?

    ResponderEliminar
  38. esta historia me ha hecho reflexionar, ha los animales, la ternura de esta historia me hace llorar

    ResponderEliminar
  39. Confieso que muy a menudo regreso a tu blog tan solo a observar las fotos de nuevo... me quitan el aliento Goathe.
    abrazo.

    ResponderEliminar
  40. Y por qué me han entrado de repente estas irresistibles ganas de llorar? Por el temblor, por los ojos azules que también tenía mi perra? Caray, que ya han pasado más de dos años y medio...
    Me sabes adicta a tus enlaces aclaratorios, verdad? :) Un besote

    ResponderEliminar
  41. Perdón por entrometerme, al leer a Lludria he recordado a mi perra, que murió hace 3 meses, a la que echo mucho de menos.

    Yo creo que se les recuerda toda la vida.

    Un beso

    ResponderEliminar