9 de marzo de 2009

Paseando por el bosque

El sol abriéndose camino en la arboleda Por la mañana el bosque me pertenece y yo soy parte suya. Camino por él como una criatura primigenia con ojos inmaculados, con nuevos pulmones, con pies que a cada paso descubren un verdor que me define. Comprendo a aventureros como Everett Ruess o Christopher McCandless por absorber, con un romanticismo solitario que les costó la vida, toda la belleza natural que vamos perdiendo.

Hace poco encontré una ardilla recién salida del letargo invernal. Escruté sus hábitos y por su zona he ido dejando dos avellanas cada día. Imagino que, con la primavera consolidada, las enterrará y que, como sucede con estos animalitos, acabará olvidando dónde y el bosque aprovechará su descuido para ganar frondosidad.

Más tarde abandono el bosque para llegar a mi trabajo. Ahora entro en un periodo muy intenso y esos minutos de paseo matinal no sólo me regocijan, también me hacen apreciar el ritmo cadencioso de la naturaleza.
 
Hoy es el Día de la Lentitud, una iniciativa internacional que busca su arraigo. Lamentablemente la lentitud es muchas veces asociada a falta de productividad o a pereza y no se trata de tanto de lentitud laboral, donde resulta evidente que deben alternarse momentos rápidos con otros más tranquilos, como de comprender que la adoración de nuestras sociedades a la prisa no nos deja valorar la vida. Ese gusto por la inmediatez y la aceleración abarrota las consultas de psicólogos o doctores y está en la raíz ultima de mucho de nuestros males. Sin más, la actual crisis. ¿No fue, acaso, una de sus causas la obtención de unos beneficios rápidos para engordar la cuenta de resultados saltándose los procesos de tiempo y riesgo que la costumbre había asentado?
--
Estas fotos son una muestra de mis paseos. Como siempre recomiendo ampliar, van en dimensiones grandes (1200 x 900 px) pero de pequeño tamaño (347 Kb la mayor).
 
Nuestro primer encuentro inmortalizado
Desayunando.
Un faisán que me asustó y al que asusté.
Primeras flores de arbustos.
Una pluma bailando en el viento

49 comentarios:

  1. Y dos ejercicios de autocrítica uno personal y otra global.

    - No soy precisamente una persona tranquila. Mi querida esposa debe estar riéndose. Pero una cosa es que sea un nervioso desatado y otra que no sepa lo que me conviene.

    - Este mundo de las bitácoras es rapidísimo, como todo lo que embarca en internet. Nosotros, los que usamos este medio solemos dejarnos engullir por su vértigo.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hay un capítulo precioso en El Principito que es una crítica a la sociedad moderna para colmo su autor fue un aviador amante de la velocidad. A pesar de ello seguro que también sabía lo que le convenía.

    Lo copio porque es breve y esclarecedor.

    Capítulo 23


    -Buenos días-saludó el principito.

    -Buenos días-contestó el mercader.

    Se trataba de un vendedor de píldoras que quitan la sed. Se las ingiere una vez a la semana y
    se pierde la necesidad de beber.

    -Para qué vendes eso?-quiso averiguar el principito.

    -Para economizar tiempo-dijo el mercader- Investigadores han podido calcular que se ahorran
    cincuenta y tres minutos por semana.

    -Qué se hace con los minutos ahorrados?.

    -Lo que se quiere...

    "Yo-dijo el principito- con cincuenta y tres minutos para gastar, lo que haría sería caminar
    lentamente hacia una fuente..."

    ResponderEliminar
  3. Qué regalo para la vista son tus fotos, Goath!

    Y en lo de la lentitud, tienes toda la razón.

    Vivo a velocidad supersónica.

    Por eso acabo estrellada siempre.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Lena, y yo. Soy tan acelerado que a veces ni mi sombra puede seguirme. Vamos ver si saco tiempo para pasarme por tu blog pero para leer despacio...

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  5. Cuando te leo, veo las fotos que haces, te lo he dicho varias veces, me serenas.
    Y no soy yo persona demasiado nerviosa, no, pero sí amante también de la naturaleza, la quietud y de todo aquello que tenga vida.

    Para compartirla en armonía.

    Y gracias por recordarme "El principito".

    ResponderEliminar
  6. Susy, pues te envidio, en serio. Gracias, desde siempre me gusta la naturaleza entre otras muchísimas cosas. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Sentir que a uno le pertenece "un bosque", el que sea, "una sierra", "una montaña", "un lugar natural.. creo que es de las sensaciones mas placenteras que conozco...

    Voy muchas veces a andar sóla a la sierra.... y siempre me preguntan lo mismo.....

    ¿No tienes miedo?...y siempre contesto que no...que nunca me ha pasado nada con la naturaleza...

    ... bueno tuve una mala experiencia con seres de mi misma especie, que prefiero olvidar... jamas el bosque.. o mi sierra me hizo ningún mal, todo lo contrario.. me hizo mucho bien... encontrar y sentir cosas que no se pueden expresar con palabras....
    ... o quizás si... conocí con ella la inmensidad de la vida.

    Conozco esa sensación.

    De todas formas.. el tiempo ... se desacelera... en la naturaleza... los ruidos... son distintos... los olores.... el vuelo de los pájaros.... todo es mas lento...

    No consigo ese mismo ritmo en mi bendita ciudad... donde trabajo... o se me olvida... o no lo recuerdo.... o ....yo que sé....

    Lindas las fotos y como muy bien dices siempre mejor si las amplias.

    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Esta vez te pasaste de belleza, con las fotos y el texto precioso… Me las robaría las sacaría gigantes para colgarlas en mi estudio. Lindas, lindas… El resto que se pueda agregar sobra (De que seas testigo de momentos así, si que me da mucha envidia)

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Muy buenas...
    Lentamente voy leyendo los ya numerosos blog que sigo...y espero ampliar, porque hay gente por ahí, nerviosa, como nosotros, que saben que nos conviene ir despacio para disfrutar las cosas...
    Reiterarme en elogiar la belleza de tus fotografías es ya habitual en mí. Ahora no va a ser menos: magníficas y entrañables...
    Como compartimos amor por la natural belleza, te participo de un placer inmenso que disfruté este domingo: Después de acabar con la recogida de ramas de la poda -todavía me dura- me puse a buscar espárragos, no sé si lo has hecho alguna vez, silvestres, aquí se crían unos verdales un poco amargos que bien preparados en tortilla saben a besos de mujer...
    Sigue disfrutando y comparte la belleza.
    Un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
  10. Qué buena idea lo del día de la lentitud. Es necesaria para mirar la naturaleza como tú lo has hecho.
    Sin ella, no se ve nada.

    ResponderEliminar
  11. hola Goathemala que lindas fotos, pero me mató la de la ardilla, creo que en mi vida habia visto una tan de cerca, esas orejitas y esa carita !!!!! aaaaa... definitivamente la naturaleza es magica, y tiene mucho para brindar, lastima que el mismo hombre se encargue de dañarla.

    ResponderEliminar
  12. Las fotos son maravillosas...pero las sensaciones que evocan lo son mucho más...tranquilidad,paz,etc...
    El pasado domingo,me dediqué durante un par de horas o más a leer y contemplar el sol...hay cosas que no se pueden desaprovechar...
    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  13. Que afortunado eres de contar con ese bosque cerca a tu trabajo y caminar cada manhana...yo me reservo el mio para fines de semana tan solo, pero igual lo disfruto!
    Y hoy viaje virtualmente a tu bosque con las lindas fotos que nos entregas...
    Tienes razon, deberiamos darnos un dia a la lentitud, un dia para simplemente valorar la vida!!
    Un beso,

    ResponderEliminar
  14. Gracias por lo de la filosofía slow... me digo que vosotros en España habéis avanzado mucho por el lado que llamamos "crecimiento", pero perdido vuestra siesta...

    ResponderEliminar
  15. Que fotos más buenas Goathe, deberías de abrir una cuenta en flickr.

    ResponderEliminar
  16. Dese luego ere n oportunista fotográfico..sublimes las instantaneas... que me vas a decir del tiempo...que no lo disfrutamos la vórágine de la velocidad...se lo carga todo...saludos

    ResponderEliminar
  17. Eres de los perseverantes. Admirable es ir corriendo y darse tiempo para mirar las ardillas. Mis pasos no pueden ser más lentos, y uno a la vez.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  18. Hola!!!!

    Que hermoso blog!!!!!!!
    Con lo que me gustan los árboles, las fotos de la naturaleza.
    Lamento no haberte encontrado antes, pero bueno aquí estoy y estaré….
    Vengo de la casa de “la tera” allí te descubrí.

    Un besote y abrazo de oso.

    ResponderEliminar
  19. Que bosque tan precioso. Será el bosque encantado?

    Lo parece....
    La naturaleza supera todas las espectativas que pueda forjar nuestra imaginación, en colores, sombras, luces, movimientos, quietud... en paz...
    Por algo todos los cuentos empiezan En un bosque....
    Bellisimo

    ResponderEliminar
  20. Vivimos acelerados y al final nos quejamos de los achaques que salen por eso mismo. Besitos.

    ResponderEliminar
  21. Saludos Goathemala!

    Ayer precisamente veía un canal de Guatemala y de todas las personas que arriesgan su vida en CONAP para cuidar las areas protejidas de mi país. Veo que en España no solo se hace lo mismo, si no que ciudadanos como tu a través de tus escritos nos invitan a pensar en disfrutar más a menudo la naturaleza y cuidar de ella. A ella nos debemos y podemos vivir, sin ella, sería el caos.

    Muy buenas fotos como siempre.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  22. Me gusta tu mirada sobre la naturaleza, tanto en las fotografías como en los textos. Me gusta esa idea de un día de la lentitud. También yo pienso que corremos demasiado para no ir a ninguna parte. Besos, querido amigo.

    ResponderEliminar
  23. Lentitud, pensamiento errante, como el de quien se pierde por esos bosques... Mi visita a mis amigos blogeros, después de mucho tiempo, ha empezado por aquí, y me he quedado con una sensación de quietud maravillosa. !Cuanto añoro volver a perderme entre la frondosidad de la calma! todo llegará, hasta entonces, feliz de volver a saber de tí, amigo.

    Salud

    ResponderEliminar
  24. Ay las ardillas, Goathe! Hace como dos años que no veo una al natural. Eso he echado siempre de menos desde que vine a España. En Alemania no tenía que esforzarme para verlas y disfrutar de sus movimientos nerviosos, sus saltos..., bastaba con mantenerse reposada y no hacer movimientos bruscos y acudían desde el bosque vecino; también conejos, liebres, algún que otro erizo... y en el lago los cisnes, pelín desconfiados, llegaban a coger de mi mano el pan moreno que les llevaba (máxime cuando el lago estaba helado y ellos estaban criando). Todo eso me han recordado tus fotos y "el día de la lentitud". Gracias, Goathe! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  25. Me encantan los bosques, amenudo me voy a uno que cerce de donde vivo y me siento para escuchar el ruido del bosque. Los pajarillos se contestan unos a otros, es precioso. Un saludo

    ResponderEliminar
  26. Hola, cordial saludo. Te extiendo una cordial invitación para que visites el blog:

    www.johnlennonporsiempre.blogspot.com

    Es un homenaje a John Lennon. Espero lo visites y te hagas seguidor(a).

    Igualmente te invitamos a unirte al grupo "John Lennon por siempre" en facebook y así comenzar a trabajar en la conmemoración de los 30 años de la muerte de Lennon.


    Give peace a chence

    Víctor

    ResponderEliminar
  27. Es indiscutible la belleza de tus fotografías de las que se desprende serenidad, y sosiego.

    A mí mis amig@s me dicen que les transmito serenidad, pero yo no lo comprendo pues saco toneladas de trabajo y yo creo que siempre voy acelerada. Ese día que mencionas sería bueno, seria un día de hacer las cosas sin prisa pero sin pausa.

    Un abrazo y gracias por tus hermosas entradas.

    ResponderEliminar
  28. Tus fotos, como siempre, amigo reflejan esta naturaleza en todo su esplendor.

    Gracias por este sosiego...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Y esa es tu opción para llegar a trabajar????.... uuuffffffff.... yo, no llegaría, y de llegar, ni te cuento lo que me costaría enfrentarme a la realidad... o no, quizás sería justo el "punto" para poder apreciarla en su justa medida, quizás.

    Yyo si soy capaz de perderme eternamente en un segundo de brisa, y mira, me toca vivir cabalgando :)

    ResponderEliminar
  30. Esa pelirroja me encanto, quiero una!

    ResponderEliminar
  31. Qué maravilla Goathe, tener tan cerca este bosque y poder pasear antes de ir a trabajar... aunque yo tampoco me puedo quejar de mi recogido matinal, eso sí, como refleja el último poema que colgué, casi siempre voy con prisa y la velocidad me alcanza.
    Estoy en la misma cadencia de tu segunda reflexión, intentando que el vértigo bloguero no me engulla, y parece que lo voy consiguiendo.

    besos y feliz semana

    ResponderEliminar
  32. No conozco las ardillas, me dan como miedo... paracen ratoncitos de mejor familia...



    Caminar en la quietud para ir a la turbulencia... te das cuenta que sos un puente de dos mundos.


    Chao

    ResponderEliminar
  33. Son unas preciosidad tus fotografías, Goathemala y envidio esos paseos matinales en los que te reencuentras cada día con la naturaleza.

    Aunque parezca una incongruencia, soy nerviosa(los llevo por dentro, sin exteriorizarlos) pero no hay nada que me produzca mayor serenidad y paz que hacer las cosas con lentitud, saboreando lo que estoy haciendo.

    Repito: preciosas fotografías.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  34. Los bosques son las verdaderas musas.
    Excelentes fotos!

    ResponderEliminar
  35. Llevo tanto tiempo viviendo “en tiempo lento” que ni me acuerdo de lo que es planificar, vivo de rato en rato, y bueno, no está mal.
    Un abrazo y gracias por acordarte de mí. Es un buen escrito que invita al sosiego, y las fotografías son muy buenas. Mi marido también hace fotografías, otro tema es pasarlas al ordenador, también vive de rato en rato.

    ResponderEliminar
  36. Amorosos los tiernos azulados
    que mecen el tiempo entre sus brazos,
    mientras las olas bravas del otoño,
    acarician la roca viva entre los mares.

    La luz se marcha agradecida,
    mientras danzan las gaviotas a su vera,
    sintiendo que su vuelo y los recuerdos,
    anidan la paz en la pradera.

    Los árboles que gritan su quietud,
    que sueñan con volar entre las nubes,
    descansan al arribo de la tierra.

    El sol que duerme entre colores,
    avanza lentamente hacia el oeste,
    con el turno de tarde omnipresente.

    Los rayos se ocultan lentamente,
    de la triste mirada de la luna,
    de los versos que ensalzan su ternura,
    de los lagos que irradian su locura.

    Y yo postrado ante tus besos,
    me arrodillo mi amor ante tu rostro,
    con el honor intacto, te lo juro,
    con la verdad delante de mis versos.

    Este poema es de Juan Fernandez Pérez

    Tu post es tan hermoso, pero tanto...tanto...me rindo hoy ante esta lentitud de saborear tus palabtas y tus fotografías...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. Qué afortunado al poder pasear por ahí :) me encanta la ardillina :)

    ResponderEliminar
  38. El Principito es uno de mis más más favoritos... gracias por traerlo a tu casa.
    Pocas veces me siento mejor q en el bosque, sé a lo q te refieres.
    Un besico.

    ResponderEliminar
  39. Preciosas fotos. La de la ardillita es simpática. Tengo una parecida pero mucho menor a la tuya.
    La última foto es llegadora.
    De la lentitud, necesito que sea más lento mi corazón.

    Besos amigo.

    ResponderEliminar
  40. Goathemala, te abrazo con el cariño de siempre.

    Un gusto visitarte.
    MentesSueltas

    ResponderEliminar
  41. Goathemala,

    A mí me encanta El principito, así que agradezco que lo hayas citado aquí y me lo hayas recordado. Ya lo he leído muchas veces pero no está de más volver a él cuando uno siente que pierde algunas cosas o que se está haciendo demasiado adulto.

    Laas fotos me encantaron, en especial la primera. Estoy que no puedo dejar de verla. Es como un sueño hecho realidad. Me encantaría estar ahí caminando, disfrutando del paisaje, escuchando ese sonido tan apacible de la naturaleza.

    La verdad es que estas fotos parecen salidas de un cuento de hadas o de lo que sería mi cuento de hadas. Un lugar así para estar sola, para recorrerlo tranquilamente, para quedarme quieta y escuchar los pájaros, ver cómo se mueven las hojas de los árboles, estar en contacto conmigo misma, encontrarme, espcapar de la ciudad y la prisa.

    Cuánto me gustaría estar ahí, tenere mi «día de la lentitud».

    Gracias, y es en serio, por este regalo tan maravilloso que le haces a las personas que pasan por aquí a entrar en comunión con tu obra artística y tu escritura.

    ResponderEliminar
  42. Emanan paz tus palabras y de alguna manera, siento haber paseado por este bosque.

    ResponderEliminar
  43. !Qué fotos! me han trasladado a otro lugar donde las cosas son muchas más tranquilas.
    Ahora me encuentro en un momento de esos de mayor aceleración,en el que parece que todo lo tengo que tener para hoy porque mañana es tarde. Por eso a veces me cojo a mis perras y me doy una paseo de dos horas, en los que consigo encontrarme de nuevo a mi misma, lo único que me faltaría es poder ver esos paisajes, entonces seria ideal.
    Ah por cierto, ¿donde tengo que firmar para que se apruebe el dia de la lentitud?
    un abrazo

    ResponderEliminar
  44. Gracias a todos. Resulta muy grato tener tantas visitas y comentarios sin poder siquiera corresponderles.

    Mañana tendré un poco de tiempo para visitarles.

    ResponderEliminar
  45. Maravillosa lentitud que nos regalas con tan bonitas fotos y tan buenos relatos incluídos los del principito. También yo hago mis paseos y me recreo en los árboles, que fotografío, pues es todo casi nuevo para mi en el retorno a Argentina. Viajar es bonito, pero vivir tantos años fuera no sabés como te hace atesorar los detalles de aquí y de allá... también de acullá. Saludos cariñosos

    ResponderEliminar
  46. Hoy he estado paseando por el bosque. Unos amigos tienen una masia con un bosquecillo donde la fauna de la zona está preciosa. La mujer nos iba enseñando las orquídeas silvestres e iba nombrando las plantas y he visto que soy una analfabeta total, hasta los espárragos silvestres se hacían invisibles a mis ojos.
    Qué fotos tan bellas.Son tan bonitas las ardillas.
    Inuits

    ResponderEliminar
  47. Bonitas fotos, nunca he podido "cazar" una ardilla con mi cámara, pero sigo intentándolo.

    ResponderEliminar
  48. Un privilegio tener un bosque cerca por el que pasear a diario. Sobre todo quin sabe sentirlo y vivirlo. Y hermosas fotos. De sobra se lo difícil que resulta poder fotografiar a un animalito tan esquivo, inquieto y rápido como una ardilla.

    ResponderEliminar
  49. Cuánto me gustaría tomar un curso de fotografía contigo... o serán los paisajes, bueno, en todo caso me gustaría salir a caminar contigo... caminar lentamente, sí. La fotografía de las flores está bellísima
    abrazos

    ResponderEliminar