5 de agosto de 2009

LA FUENTE DEL PASADO

Las abundantes nieves esparcidas por la montaña revivieron ocultos manantiales que llenaron toda Escadia del rumor del agua fresca que se ofrece. Por profundos capilares, de un subterráneo mundo de roca, llegó la vida a un venero inédito que brotó a la sombra de un frondoso castaño como si quisiera tapar su emergencia con el disimulo de la penumbra.

Hasta ahí llegó un enjuto caminante dispuesto a saciar su sed. Se dio un trago largo, empapó su nuca y al alzar la vista razonó confuso. ¿No viné por un camino amplio donde en ese instante se quiebra una senda, no quedaba la fuente junto a un árbol que no está, no desparramaba el pueblo sus casitas blancas por el valle donde ahora las veo ocres de adobe y caña?

Hizo con sus palmas un cuenco y bebió de nuevo. Le alcanzó el aliento gélido de un tiempo sepultado. Apartó la maleza escarchada para ver hordas de cazadores desnudos aullando salvajes en la caza del mamut mientras manadas de uros se desperdigaban por el horizonte. El caminante creía soñar. ¿Qué mejor que el agua para regresar a su cotidianidad?

El tercer trago le despertó en un tiempo anterior a lo animal. Se aguzaron los perfiles de las montañas que bufaban fieras al cielo naranja desparramando lava y lascas. Temblaba un suelo falto de memoria. Todo era nuevo o viejo, en cualquier caso distinto. Quedaban el manantial y él a su lado. Evocaciones de otra era. La curiosidad fue ganándole terreno al miedo. "Tal vez esté atrapado pero mis ojos son los primeros en ver esta grandeza. Quién sabe, otro trago más y podré pasar la noche en la tectonia".

--

¿Algo da más sed que el conocimiento? Foto propia.

19 comentarios:

  1. Increíble Goathe, me gusta muchísimo y ayer mismo leía un texto en otro tono y lenguaje que hablaba de lo mismo: de las fuentes de la memoria y del olvido, del conocimiento y de los sueño, de Orfeo y Dionisios.
    Cada día que pasa, depuras más tu escritura y es un verdadero deleite leerte.

    besos

    ResponderEliminar
  2. Creo que el viajante no se quedará con la duda y volverá a beber.

    Me ha quedado un pellizco al leer el texto, como si yo hubiese estado allí, en la fuente...

    Dos abrazos

    ResponderEliminar
  3. Sed y hambre que no se sacian.
    La foto, extraordinaria.

    ResponderEliminar
  4. Y que nunca se apague esa sed.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Paisano la foto da envidia...tengo que aprender... el texto es una vuelta del hijo a la tierra que lo parió?...yo estuve y casi huí ...de calor, claro...saludos

    ResponderEliminar
  6. Gárgola, sí, el tema de las fuentes, la memoria y el tiempo es muy recurrente en la literatura. Simplemente me quise divertir un poco como alivio de los calores. Gracias y saludos.

    TriniReina , me gustaba el comienzo pero dudaba mucho del final. Se me fue por allí. Gracias amiga, dos saludos.

    Pedro Ojeda Escudero, gracias, el mejor de los apetitos. La foto la tomé al atardecer muy cerca de donde trabajo. Saludos.

    Isa SB, que dure para siempre, gracias y saludos.

    Manuel de la Rosa -tuccitano-, l foto es extremadamente simple. Aproveché un buen momento y aumenté la saturación del fondo para conseguir el tono que quería. Gracias. Todavía no he ido. La semana que viene creo que tocará unos días. Le tengo miedo al calor pero por aquí esta dando fino, tremendo.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  7. La foto es tuya? Está chulisima! Me encantan los colores :)

    ResponderEliminar
  8. Saludos, amigo.
    Sorprendente tu vuelta de tuerca a una historia. Ese giro hacia la noche de los tiempos ha sido magistral. De la foto, bueno, envidia me das.
    Tengo pendiente releerte los relatos anteriores que me han sobrecogido sobremanera.
    No sé qué pensar de tus fiebres, a lo mejor tiene algo positivo el virus ese de la Gripe A.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Me encanta lo que escribes. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. :D siempre he dicho que no soy muy inteligente pero si muy curiosa ...

    ResponderEliminar
  11. Por lo menos a mí no hay nada que me de más sed...

    ResponderEliminar
  12. Sweety, todo lo que verás aquí es mío. En caso contrario citaría al autor. Me alegro que te guste la foto. Todas están libres de derechos, puedes disponer de ella como mejor te guste. Gracias y saludos.

    Mateo Bellido Rojas, digamos que la gripe te desinhibe para escribir algo tan lúgubre. :-) Un abrazo, amigo.

    CHC, gracias, te debo una visita tranquila, veremos si antes d eirme de vacaciones puedo hacerla. Saludos.

    Victoria , la curios.. Gracias y saludos.

    Qalamana , ni a mí. Esta vida me resulta insuficiente para saciar mi necesidad. Saludos


    Gracias a todos.

    ResponderEliminar
  13. ^^ sacando a relucir mi lado más pragmático a la hora de responder tu pregunta... mmm... quizás el bacalao mal desalado ;)
    La foto, una maravilla -ya nos asomamos siempre esperando ver la siguiente joya-. Y seguro que el protagonista de tu texto bebe, y tanto que sí. Si ha llegado hasta ahí, imposible parar. Un besazo!

    ResponderEliminar
  14. Lludria, o un empacho de torreznos. :-)

    Eso también daría sed. En su lugar yo bebería hasta el atracón y que me quiten lo bailado.

    Gracias y saludos

    ResponderEliminar
  15. Somos humanos, nos puede la curiosidad por saber, o al menos así debería de ser.

    Un viaje en el tiempo propiciado por una fuente en la que bebe repetidamente. Ingenioso, me ha gustado mucho, porque dada brevedad del relato no es fácil.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Nuria , eso, así debería ser, sin duda hay humanos que ya tienen tapiada la puerta de su curiosidad. Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  17. Es una sed que no termina de agotarse, que a medida que la intentas saciar es más fuerte, pero ¿no sería mejor no haber empezado nunca a beber de las fuentes del conocimiento? ¿quién sabe?

    Salud

    ResponderEliminar
  18. Preciosa forma de explicar esa SED... realmente preciosa:)

    ResponderEliminar
  19. El conocimiento es lo que abre la puerta de la curiosidad, o es al revés? No sé, pero me ha encantado este corto pero inquietante relato.

    Genial.

    ResponderEliminar