20 de octubre de 2009

CASTAÑAS Y UVAS

Castañas gallegas

Soy una castaña, dijo el pequeño tras darle una lametada a su helado de trufa, una castaña dura y grande.

- Las castañas son para el otoño; ahora no las hay y si las hubiera tendrían gusanos, respondió la madre.

Al volver a casa el pequeño se acomodó en la sombreada esquina de las aspidistras y terminó de zamparse el cucurucho diciendo.

- Esto último para el gusano.

Uvas portuguesas

"Tomo la uva de los labios de mi novio, no vendimio bocas ajenas."

Cincuenta años más tarde aún quedaban energías en el anciano para reconcomerse con aquella frase arrojada por una pueblerina a la que acosaba con coplillas y encuentros que pretendían ser casuales.

Al cabo, pensaba, el desengaño me sirvió para tener más tacto y tratar de igual a las mujeres. Lo que no perdono a aquella muchacha es que desde entonces al ver un racimo no imagine otra cosa que un grupo de labios colgando.

33 comentarios:

  1. Una delicia de sabores: textos e imágenes.

    ResponderEliminar
  2. A la espera de colectar las primeras castañas (en un árbol abandonado, pero de injerto dulce y fruto enorme).

    Mientras, seguiré vendimiando en los labios que más quiero.

    ResponderEliminar
  3. como tu sabes..el otoño a mi...ni fu, ni fa...algo bueno me había de traer como los frutos y tus bellas imágenes...saludos

    ResponderEliminar
  4. No sé cómo consigues esos colores, Goathe, pero es un post bellísimo y no sólo por las imágenes. Me ha encantado.
    Un besico.

    ResponderEliminar
  5. Hola Goathemala. Leyendo tu escrito me has hecho pensar en como somos los seres humanos pues aunque tengamos algo bueno entre manos, no lo valoramos lo suficiente y buscamos un sustitutivo.
    En cuanto al segundo,con una frase aunque sea sin importancia para nosotros podemos dejar marcado al que la oye.

    No sé si pretendías hacernos reflexionar pero conmigo lo has conseguido :)

    (No sabía lo que era una aspidistra lo he tenido que buscar en la dirección que has dejado)

    Mil besos y mil rosas. :)

    ResponderEliminar
  6. Por cierto, las fotos ampliadas son una maravilla.

    Más besos y más rosas.

    ResponderEliminar
  7. Qué post tan lleno de sabores, olores e imágenes ¡qué lindo, Goathe!

    Te mando un beso enormisimo

    ResponderEliminar
  8. El otoño resumido.

    Castañas y uvas para acompañar tus deliciosos textos. Deeliciosos y sabios.

    Todos los otoños pido me acerquen a ver los castaños. Te puedes creer que no los descubrí hasta hace unos años?

    "no vendimio bocas ajenas" Este verso me gusta más que la uva

    Abrazos a pares

    ResponderEliminar
  9. Bellisimas ambas historias. Con todo, me quedo con esa idea de "no vendimiar bocas ajenas", es sencillamente preciosa. Besos, querido amigo.

    ResponderEliminar
  10. ¿Quién necesita dosis letales de realidad? Convierte castañas en gusanos...
    Hermosas imagenes. Un abrazo desde Guate!

    ResponderEliminar
  11. ¡La segunda foto es impresionante!

    Un abrazo Goathe

    ResponderEliminar
  12. Muy bonitas las fotos y el segundo texto.
    Me ha gustado tu blog, es sosegado y elegante.
    Un beso.
    Marta

    ResponderEliminar
  13. ¡Ah... qué fotos! ¡Y qué frase!
    " ... "
    Un beso de otoño

    ResponderEliminar
  14. El otoño en asencia. Castañas y uvas.
    Buenos cuentos.
    Las arpidistras, están presentes e casi todos los patios interiores de mi tierra, frondosas, anunciadoras de fresquito y sombra.
    Las fotos ampliadas, una delicia....como las uvas. Las verás, pero no las catarás....le dijo la moza.
    Un besito

    ResponderEliminar
  15. Has hecho un otoño lleno de sabores y recuerdos a castañas y nectar de uvas.

    Un ambiente cálido y sensual sin duda.

    Por supuesto, no vendimiar bocas ajenas es sencillamnte espectacular querido amigo, la frase digo..

    Me quedo aquí mirando las fotos, ay esas uvas a punto de explotar.. y yo aquí..

    Un placer, gracias Goathe

    ResponderEliminar
  16. Siempre encierran algo de hermoso los recuerdos, más aún cuando se toman pausadamente y con dulzura como si de esas mismas uvas se trataran.

    Salud

    ResponderEliminar
  17. sabores
    odores
    emagens...
    desengaños...

    más tacto...

    abrazo serrano

    ResponderEliminar
  18. que buenas que quedaron las fotos!

    ResponderEliminar
  19. Me has traído unas imágenes y unos sabores entrañables: uvas y castañas es decir mi madre! Gracias

    ResponderEliminar
  20. Buenas y otoñables tardes, amigo.
    Ahhhhhhh, volvemos a coincidir con los temas.
    Me han gustado tus dos magníficos textos. En la brevedad de los textos, se aprecia mejor la hemosura y el arte.
    De tus fotos, no digo nada, la envidia me corroe, jejejejeje.
    Bueno, acabo de almorzar y me pelé unas castañita, crudas y algo resecas, mejor para mondarlas.
    Las uvas son una delicia y comidas a la vez que un trozo de queso...ummmmmmmmm, ya sabes lo del dicho: " uvas y queso, saben a besos".
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Uvas y castañas, plenamente otoño.
    Prefiero las segundas, quizás por eso también me gusta el buen vino.

    Me parecen estupendas las fotos, un buen trabajo de edición Goathemala.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Cómo terminas la última linea!

    La primera foto me gustó mucho.

    Beso.

    ResponderEliminar
  23. Me ha fascinado este espacio. Una verdadera maravilla.

    Te mando un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Unas fotos sensacionales de las otoñales uvas y castañas, Goathe, casi podemos tocarlas al ampliar las imágenes.
    Los dos breves textos me han parecido muy poéticos, llenos de metáforas, sabores, colores y olores.
    Espero no tardar en volver a pasear por este espacio arbolado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Amigo, hace tiempo que no venia por aca y me estuve perdiendo de tanta belleza. Estoy de vuelta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Genial la frase de las uvas :)

    Me encantan las castañas: al regresar de India llegué a casa en el metro y hale-hop! Me encontre con la grata sorpresa de ver el puesto de la castañera a la salida, como todos los años... me trae buenos recuerdos!

    ResponderEliminar
  27. Lastima que no sea un ejemplo a seguir lo e no vendimiar bocas ajenas.... en cualquier caso, deben de pensar que la última uva... para el gusano... ja ja ja ja ja ;)

    ResponderEliminar
  28. Amigo lo invitamos al pequeño homenaje al otro lado del Atlantico por el libro de Isabel. Puede leerse en
    www.lacostillaincomoda.blogspot.com

    ResponderEliminar
  29. Me llevo una cesta de deliciosas frutas, rebosante de imágenes y palabras preciosas.
    Gracias Goathe.
    Un abrazo desde la Enter.

    ResponderEliminar
  30. Invitado formalmente al petit homenaje a este lado del mar por el lanzamiento del libro de Isabel, en www.lacostillaincomoda.blogspot.com
    Esperan las autoras que sea de tu agrado.

    ResponderEliminar
  31. Muchas gracias a todos por sus comentarios.

    Muy amables.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  32. Haces poesía en cada escrito. Me encantan las fotos y las asociaciones que despiertan en ti. Besote

    ResponderEliminar
  33. Muy buena la frase!!

    Y lo que nos deja en el recuerdo las pequeñas nimiedades que cada uno se guarda!!

    ResponderEliminar