13 de diciembre de 2009

El amor de Amadou y el santo cojinete

Amadou es barrendero, tímido y negro. También está enamorado y se cree idiota. Muy idiota. Cómo explicar que entregue su corazón a una chica desconocida con la que comparte veinte minutos de autobús diarios. Cuando era niño y vivía en África el viento levantó una tormenta de arena que desdibujó los caminos y casi entierra la aldea. Entonces le preguntó al sabio anciano la manera de detenerla y éste le respondió que no la había, solamente quedaba esperar que su fuerza se calmase. Amadou cree que lo que siente es tan imparable como esos vendavales del desierto que modifican el paisaje. No queda más que aguardar que expire la última ráfaga y que la mañana en la que amanezca vacío de amor todavía pueda reconocerse.

Pilar es menuda, pálida y medio hippie. No odia a los hombres si bien está hasta las narices de ellos: son iguales, no merecen el mínimo esfuerzo, dice. Un desengaño le llevó a esta conclusión. Tiene su mundo limitado - su trabajo – y la mirada infinita de los que disfrutan con la lectura. El sol al despuntar cada madrugada la encuentra abriendo un libro en el autobús, embebida en letras sin sospechar que unos ojos muy blancos unidos a un rostro muy oscuro están más embebidos en ella.

Él se enoja. El sentimiento le tiene en un vaivén emocional y le empuja a hacer cosas ridículas como bajarse dos paradas más tarde, empaparse de colonia y comprarse los mismos libros. Alguna vez coincidieron al bajarse. Entonces se miran y él abandona la barra de aluminio en la que se refugia como un avestruz acechado para cederle el paso y ella masculla un desinteresado gracias. Esa es la apariencia, en realidad Pilar piensa “pedazo negraco, qué bueno está y qué educado es, lástima que apeste a pachuli”.

Se suceden las claridades y las tinieblas al ritmo del diapasón del tiempo, se suceden estaciones y autobuses. Amadou atento desde el fondo: los cambios de libros, lo absorta que se queda, la alegría de los mechones de su su cabello que cambian de color para cantar a la vida y, a veces, revelan una nuca tan blanca y frágil que lo estremecen. Ya estoy olvidando, se dice.

Y llegó aquel día espantoso de lluvia, y la bendita avería, el santo cojinete que revienta y detiene las ruedas con sonido de leña triturada. El conductor asegurando que no puede continuar, las gotas persiguiéndose por las ventanillas, los ocupantes llamando a sus oficinas por la demora y Pilar que pide salir pero se detiene ante la puerta abierta. Amadou se adelanta para pisar sin miedo el enorme charco y ofrecerle las manos, ella se deja y lo que intuía que era ayuda para un salto se convierte en una suspensión, un vuelo que con su paraguas abierto le hacen sentirse Mary Poppins agarrada por un titán.

Se cierra la puerta, la chica sonríe retomando el paseo a su oficina, el chico no la sigue. Al volverse es la perfecta representación del abandono, el agua calándole, los zapatos en el charco, la vista gacha. Desanda sus pasos y le ofrece el amparo de su sombrilla. Caminan juntos, al poco ella se cansa del brazo en alto: la postura para cubrirle le asemeja a la Estatua de la Libertad. Minutos más tarde Amadou lleva el arco-iris en la cabeza, en su mano el mango y en su mente los vientos del desierto que todo lo cambian. Ella le toma del codo pensando en la fortuna de las piezas que se rompen.

Esa mañana no acuden al trabajo. No en vano el autobús se averió.

41 comentarios:

  1. Goathemala,
    Qué preciosidad de texto.Bello, bello, por todos sus poros.
    Qué hermoso es ese viento que nada se puede hacer en contra de su mandato.
    A veces, muchas, me pregunto que existirá en una persona que el otro se fije en ella, es como algo mágico o incluso milagroso, el que nos fijemos en algo de alguien que en apariencia no hace nada que no sea habitual.
    No sé expresarte el candor y el gozo que esta mañana me ha provocado tu texto.
    Y cuando leo textos como estos, me digo que sí que es posible esto y otras cosas como éstas. Cuando el ser humano es capaz de realizar estas proezas, es capaz de realizar todas las demás
    Te dejo una frase que me dejó Codorníu y que la encuentro preciosa.
    " Por el amor que nos hace ver al otro como lo ve el universo"
    Muchas gracias
    Inuits

    ResponderEliminar
  2. Ojalá nos dejáramos encontrar por el azar más veces.

    ResponderEliminar
  3. Querido amigo, tu texto es de un lirismo prosaico exuberante, pleno de matices, surcando la imaginación que despierta de un sueño rutinario,
    llegando a atravesar con tus palabras encandenadas, firmes y sugerentes, el espíritu sediendo y deseoso de encontrar historias escritas con tanta sutileza, poesía, ironía y deliciosamente construída.

    Te felicito, y por supuesto te doy las gracias, este texto lo guardaré como un tesoro.

    Un abrazo fuerte.

    -----

    ResponderEliminar
  4. Seguramente una cita a ciegas sin prejuicios es lo mejor...en falta lo que el piensa...un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Qué romántico, Goathe... daría para una larga historia, pero es mejor dejarla en suspendida en el tiempo por si acaso. Precioso el texto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Anónimo19:10

    que bonita historia, gracias mujer.

    ResponderEliminar
  7. Es una historia sencilla y totalmente tierna y emotiva como lo son los sentimientos de tus personajes. Es preciosa, Goathemala.

    Mil besos y mil rosas.

    ResponderEliminar
  8. Uno todavía puede suspirar y gracias a estar leyéndote y mirando tus fotos.

    Y por supuesto, claro que te recordé en toda mi lectura sobre Dido. ¿Cómo no hacerlo con semejante personaje?

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Esta es la dosis de romanticismo que le faltaba a mi lunes. No creo que halle otra más dulce en todo el día.
    Ya sabes lo romántica que soy y, además, me gustan los amores imposibles. Imposible? quién dijo que no se puede?

    Dos abrazos como dos autobuses de grandes:):)

    ResponderEliminar
  10. Nemo13:47

    Preciosa la historia, me apasionan los milagros bajo la lluvia :)
    Estoy segura que en alguna parte Amadou y Pilar disfrutan paseando a una preciosa mulatita en su carrito. Es más, casi me pareció verlos este fin de semana pasado, a las puertas del Corte Inglés, mirando las luces de navidad y los papanoeles de turno :)

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué preciosidad! Y cuánto contrastaba el negro con la nieve muy blanca de este lunes.

    ResponderEliminar
  12. Hola qué tal? estuve viendo algunas cosas en tu blog. Trabajo con posicionamiendo web y tengo una propuesta de publicidad : 50 euros cada mes por incertar pequeños links de nuestros anunciantes. Son 50 euros mensuales para cada blog que se registre con nosotros.Es compatible con publicidad de google-
    Saludos -comunicate-

    ResponderEliminar
  13. Goat, a mi como que con estas historias me pasa un poco lo que a ti con la fe y la justicia universal, francamente, no creo en ellas...

    .. si creo en que el vecino de enfrente te pueda gustar... cuando vas en el autobus.. y decir que negrazo mas guapeton... pero que pase de ahí la cosa a mayores, tal y como están los tiempos de individualismo...y distaciamiento entre las personas...

    ... pues no....

    ... la historia esta bonita.. pero eso... que no creo que.... sea factible..nada mas que en el celuloide.. y en la imaginación de quien alguna vez se enamoró de su vecina de asiento del autobus.... y se quedó en eso....


    Una abrazo

    ResponderEliminar
  14. Goathe!!!!!

    Es preciosoooooo, bien contado, perfecto, me he metido en el relato.

    Sencillamente fascinante, genial para esta tarde de lluvia.


    Besos (Eres admirable)

    ResponderEliminar
  15. ¡Que historia tan bonita, querido goathemala! Tienes un don especial para hacer cualquier historia entrañable, cualquier encuentro en algo trascendental. Una vez más, felicidades. Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  16. Pero, q historia tan linda y tan bien contada! Me ha gustado muchísimo, Goathe. Eres un fenómeno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Querido amigo, poco se puede decir que añada algo más a lo que ya han dicho los que me preceden. Me encanta el lirismo del texto, las pinceladas sobrias pero llenas de color con las que dibujas el alma de los personajes. Me gusta porque es real y muy interior. Admirable.

    Salud

    ResponderEliminar
  18. Hola, Goathe.
    ¡¡Cuánto tiempo sin leernos!! Quizás nos hayamos embobado con libros exhuberantes o con paisajes rutilantes...quizás.
    Tu texto es de una sencillez exquisita, como la de ese chico de ojos tan blancos en una piel tan oscura.
    Un hallazgo el título, me gustó sobremanera.
    Un abrazo.
    Pd. Llegó el frío y las aceitunas esperan los fines de semana y fiestas de guardar...hoy iré a recoger el aceite de las que recogimos estos últimos días.

    ResponderEliminar
  19. Que maravilla, Goathe.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. ¡Cuánta poesía en esta bonita prosa! Me ha parecido preciosa, delicada y llena de sensibilidad. Ha dado color a este dia blanco que tenemos aquí.

    ResponderEliminar
  21. Que belleza de cuento de amor navideño. Atrapa la descripcion de los personajes, lo que piensan y sienten y hasta la averia del bendito autobus.
    Ni hablar de la belleza de los pajaros.

    ResponderEliminar
  22. Estimado: por tu blog te di el premio literario pra que lo tengas como un presente... me parece tu blog un esfuerzo que se debe reconocer.

    Pásalo a traer a mi blog: www.lossecretosdeangel.blogspot.com

    ResponderEliminar
  23. Pequeños tesoros, historias cotidianas, que podrían pasar inadvertidas, si no fuese porque alguien como tú las plasma en palabras, para formar un relato tan bello como éste Goathemala.

    Lo he leido un par de veces, me ha emocionado, por su realidad, por su ternura, porque nunca sabemos qué vueltas puede dar la vida. Porque a veces estamos tan encerrados en nuestra fortaleza sin mirar alrededor...

    Me ha gustado mucho, gracias por este relato :-)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Me has dejado sonriendo... un maravilloso regalo para ir a dormir después de un día un tanto duro :)

    ResponderEliminar
  25. (ania)03:16

    Qué texto tan maravilloso.
    Dulce, simple.

    Cosas que pasan, a pesar de todo.
    "Y yo pasé, pasé sin querer pasar", dice Serrat en aquella canción sobre el azar.

    Un abrazo, Goathe.
    Me has dado una alegría.

    ResponderEliminar
  26. (ania)03:19

    Ahora que reviso los comentarios de los demás, ¡confirmo que el romanticismo no muere nunca!

    ¡Qué sensación causó este post que publicaste, Goathe!

    Bueno, será que historias así son las que nos hacen falta leer, entre tantas malas noticias...

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Qué relato tan hermoso! Una dulzura total! Vengo a dejarte mis mejores deseospara vos y los tuyos.
    Besos

    ResponderEliminar
  28. En estos días, siempre pedimos y prometemos… pues entonces que cada deseo sea una flor, cada dolor una estrella y cada lágrima una sonrisa.

    Mis mejores deseos de armonía y paz interior.

    MentesSueltas

    ResponderEliminar
  29. Feliz navidad!!!

    Hoy te voy hablar desde mi corazón y mi corazón te quiere decir que en esta navidad solo recuerda los buenos momentos, estos buenos momentos son las luces que iluminaran tu camino………
    Aunque no seas creyente aprovecha estas buenas energías que fluyen de todos los rincones del mundo para pedir tus deseos.

    Puse mi arbolito delante del cereal que nos da la pacha mama, para alimentarnos durante todo el año y además es en lo que trabajo……

    Un abrazo de oso.

    ResponderEliminar
  30. Goat, sólo un abrazo muy fuerte que seas feliz estos dias y si puedes y te lo permites, siempre, ja, ja,

    Besitos

    ResponderEliminar
  31. La Vida que tiene sus roturas para formar otras formas insospechadas... Qué maravilloso este post, Goathe, conmovedor, hipnótico... y no hay más adjetivos que le hagan la justicia que merece!!!

    Te mando un beso enoooorme y mis deseos por una felices fiestas en unión de los tuyos, llenos de amor y de magia

    ResponderEliminar
  32. ¡Como siempre tus relatos están llenos de belleza y sentimientos!

    Te deseo felicidad en esta Navidad y un buen Año 2010 lleno de suerte y dicha, esperando que podamos seguir disfrutando con tus preciosos relatos.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  33. De todos es sabido que la ruta de los autobuses tienen misterio, y la mécanica interna también, por eso el azar lo tiene fácil en los trayectos urbanos.
    Lo explicas muy bien cuando dices “no en vano…”
    Pues eso, no en vano, internet conecta a las almas buenas a golpe de bit y con pantallas reflectantes, pero de todos es sabido que los navegadores de internet, igual que la ruta de los autobuses, tienen misterio.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  34. Feliz Navidad Goathemala! Abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  35. Ala!! Gothe!! me encanto, me encanto!!
    En este relato volviste a ser tu, el que me arrebata haciendo magia de palabras con las pequeñas cosas de cada día que se vuelven grandes.
    Genial.

    ResponderEliminar
  36. Lo que me encanta de tus relatos, es que siempre escribes de gente que te cruzas en el bondi como le decimos a su autobus, el tren o donde sea. Gente sencilla, nada de ricos y famosos, sino gente de carne y hueso son sus pequeños inmensos sueños de todos los dias.
    Que el nuevo año te acreciente el don de unir asi maravillosamente las letras, porque realmente tus relatos tan breves y tan intensos son un lujo.
    Tanto, que ya te recomende como el invitado especial para una pagina... espero que me den bola!
    FELIZ FIN DE AÑO Y COMIENZO DEL NUEVO Y QUE MEJOR AUN, SEA EL AÑO ENTERO!!!!

    ResponderEliminar
  37. Feliz Año Nuevo, Goathe.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  38. Muchas gracias a todos, son muy amables.

    ResponderEliminar
  39. Estimado:
    Leo y vuelvo a leer tu texto... me parece exquisito...
    por los matices por lo fragil que puede ser todo en este mundo... a todo ello esto me parece una luminaria de buenos deseos... me identifique con el texto...
    de nuevo gracias por el texto.

    ResponderEliminar
  40. Estimado:
    Leo y vuelvo a leer tu texto... me parece exquisito...
    por los matices por lo fragil que puede ser todo en este mundo... a todo ello esto me parece una luminaria de buenos deseos... me identifique con el texto...
    de nuevo gracias por el texto.

    ResponderEliminar