11 de diciembre de 2009

Rosa en diciembre, espina en mayo

Calas

Esta foto es una aberración, una imagen fantasma. No puede entenderse de otra manera la concurrencia en una diagonal del letárgico mundo otoñal y en otra del naciente verde de la primavera. ¿Cual está fuera de sitio? Como fue tomada este diciembre en un paraje de clima continental podemos afirmar que es la planta verde, una cala (del gr. kalos, bonito). Ésta, debiera estar exangüe, resiste mal los fríos.

Hace pocos días un hombre de campo al contemplar una perfecta flor sentenció "rosa en diciembre, espina en mayo". Quería decirme que el frío vendrá más tarde: cuando no debe y hace daño. El refrán esconde toda una filosofía mediante la cual la naturaleza tiene sus propios mecanismo de aclimatación y regulación, algo en lo que estaba de acuerdo hasta la irrupción del ser humano en el clima.

Decía W. Benjamín que el refrán era el jeroglífico de un cuento. Más allá de la belleza del colorido me invade el desconcierto de que esta vez la máxima fuera una errática profecía que se tradujera no tanto en un cuento de terror como en uno de suspense donde el frío no llegue y las plantas o cultivos pierdan su ciclo definido.

13 comentarios:

  1. Es una foto preciosa por ese mismo contraste.

    ResponderEliminar
  2. Pilar Moreno Wallace, gracias, no creas que me convence mucho la foto. Fue al editarla cuando me percaté que esa planta no debiera estar ahí a estas alturas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Todo está enloqueciendo. O quizás sólo cambiando. Es lo mismo?
    Un besico, me gusta esa foto.

    ResponderEliminar
  4. Incluso aquí hace demasiado calor para la época del año , aunque parece que hoy y mañana habrá tormenta.

    ResponderEliminar
  5. ¿Aberración? ¡Hallazgo y descubrimiento de la mirada!

    ResponderEliminar
  6. Goathe...te sorprendería que esta tarde, cuando eran las 20.00 horas, del día 11 de Diciembre (invierno se le supone) paseaba con mi hijo a 18º escuchando cantar a LOS GRILLOS como en primavera??? salud

    ResponderEliminar
  7. Es como la caída de las hijas, tan tardía, al menos aquí. No. No es propio. Las plantas están que no salen del asombro.
    Espero que se remedie, que remediemos, el cataclismo al que nosotros mismos nos estamos abocando.

    Dos abrazos

    ResponderEliminar
  8. Simplemente eres el mejor!! Un abrazo amigo...que foto!!!

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias por sus comentarios. Aprovecho ahora pues en unas semanas será imposible que continue con el blog.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Escuchaba el viernes en radio 3 lo poco que costaría detener el cambio climático y me inquietaba la idea de que el ser humano y la pasividad del mundo no se diera, no nos diéramos cuenta, de que estamos muy cerca del no retorno.
    Inuits

    ResponderEliminar
  11. Con todo lo que pasa, empiezo a olvidar lo que antes era verdad. Ahora a disfrutar lo que es. Sin saber si es aberración o no. Porque los ojos no se cansarán de ver tanta belleza loca. Y tus fotos lo demuestran.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  12. Nemo13:49

    Lo cierto es que parecen dos fotos superpuestas, hechas en momentos antagónicos. Un verde tan verde, y un otoño tan aquíestoyyo...
    Esperemos que las cosechas no sufran mucho este año!

    ResponderEliminar
  13. Y es que algunos estamos fuera de lugar y de tiempo...jajaja...me gusta su desconcierto y me causa los mismos resquemores y preguntas...
    Un fuerte abrazo amigo...

    ResponderEliminar