29 de abril de 2011

Despedida en falso.

PC074384

Estos últimos meses sopesé abandonar o liquidar mis espacios. Cierta desafección, el raleo de las ilusiones iniciales, la insoportabilidad de lo que escribo, cuando tengo a bien releerlo, pero en cierta forma, lo que más me movilizaba, era la ilusión banal de que reducidos estos a cenizas de sus rescoldos eclosionara algo nuevo con mayor dinamismo, con energías renovadas y creatividad fresca.

Los finales suelen ser los comienzos de algo que no entendemos. Pero no necesariamente.

Y esa posibilidad siempre quedará abierta sin por ello ser necesaria la tala de La Tierra de los árboles y Frondosidad.

La necesidad de volcar , aún sin tiempo, la creatividad que tanto bien “creo” que me hace, de no olvidar el ambiente lúdico y de esparcimiento con el que fueron fundados y, también, sus comentarios siempre amables siempre constantes - pese a no tener reciprocidad - hacen que vea absurdo el cierre.

Más bien lo contrario, con incertidumbre, desconociendo la intensidad y periodicidad, regreso a ser de nuevo el secretario de mis emociones y a convertir a estos espacios, otra vez, en las naves de mis sueños.

Gracias, Pedro J.

16 comentarios:

  1. Pues me alegro de que no cierres.
    He pensado muchas veces hacerlo, pero nunca me he decidido, porque los blogs no hacen daño cuando ivernan, si es que necesitaamos un reposo, y siempre están latiendo y a la espera de que decidamos darle alimento. Así que, por qué eliminarlos, si nada nos exigen?...

    Abrazos dobles y doble de alegría:)

    ResponderEliminar
  2. Estoy con Trini. Me alegra que no tales nada. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. A mi me ocurre otro tanto,pero no he pensado en cerrarlo porque hace de válvula de escape para "echar" un ratito con las letras y luchar contra la mediocridad que muchas veces nos rodea...y además es como un laboratorio de ensayo de cosas que puedan venir...
    pd.A mi tampoco me gusta lo que escribo una vez que lo releo...
    Amigo...VIVA LA DISPERSION!!!

    ResponderEliminar
  4. Excelente.
    Me parece muy bien que mantengas la ilusión por escribir y por expresarte. Es una buena cosa.
    Ánimo.

    ResponderEliminar
  5. Mi Señor Pedro J.

    Mientras medio mundo mediático está pendiente de una Real vergüenza boba-boda o se debaten en vergonzosas miserias del nunca deportivo mundo del fútbol espectáculo; yo quiero estar pendiente de 'La tierra de los árboles' porque su tala sería como talarnos, pues el árbol nacerá en su patio, pero el disfrute de su sombra fresca y bien delimitada, ya es de todos.

    Entiendo sus razones y sus aspiraciones, y me alegro mucho más de sus sabias decisiones, donde vence el respeto cultivado hacia los otros, y no sería redundante añadir, que quien respeta se respeta.

    Suyo, Z+-----

    ResponderEliminar
  6. Entre los árboles siempre se respira aire fresco...

    Muchas gracias por estar ahí :-)

    ResponderEliminar
  7. El temor al cierre hizo que me decidiera a dejarte un comentario, cosa que no había hecho en este sitio. Se halla una tranquilidad y una belleza en tus fotos y escritos que lamentaría mucho perder. Hace bien pasearse por tus espacios. Abrazo!!

    ResponderEliminar
  8. Una a una comparto el sentimiento de todas las lineas de tu anotacion. Pero como tú -y me alegro que lo hagas-, me resistó a cerrar la puerta a este lugar en el que se han producido tan afortunados encuentros.
    Creo que el error está en nosotros. En creernos obligados a dejar algo en estos cuadernos con cierta periodicidad, cuando se trata únicamente de recurrir a ellos sólo si sentimos la necesidad de contar algo.

    Salud, amigo, y espero seguir leyéndote.

    ResponderEliminar
  9. Al menos en dos ocasiones he estado a punto de suprimir mi blog, pero nunca ha sido por cansancio ni falta de ganas, sino por hechos concretos sucedidos en mi vida virtual. La afectividad, que siempre me mueve, hizo que naciera EL MACASAR y la afectividad -o su ausencia- pueden acabar con él en cualquier momento.

    ResponderEliminar
  10. Cuando se lleva algo muy adentro, siempre se termina volviendo. Me alegro de que no cierres estos magníficos espacios.

    ResponderEliminar
  11. Me alegra mucho que decidas no hacer ninguna tala porque sería una pena. Momentos bajos los tenemos todos y en algún momento pensamos de cerrar las puertas, pero estas páginas merecen seguir abiertas por nosotros mismos y por las personas que nos visitan.

    Ánimo y sigue mostrándonos esas maravillosas fotos y esos textos siempre bellos y agradables que nos hacen sentir bien.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Ay, Pedro, andamos por los mismos andurriales...
    No, nada que tiene vida debe morir, y si debe surgir algo nuevo, lo hará espontáneamente, ya sea de las cenizas o de los tallos de los árboles. Una muy buena idea que, en primavera, tus árboles se vuelvan frondosos y repletos de hermosos frutos, de espléndidas flores por supuesto que estarán...Ya lo dirán tus imprescindibles instantáneas. Gracias
    Un abrazo y ánimo.

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias y toda mi estima a todos, a los que conozco desde hace años a través de sus espacios y a los nuevos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Goathe, ni se te ocurra cerrar el chiringuito, dónde voy a ir a robar fotos tan lindas???? No, no. noooo


    Besos!!

    ResponderEliminar
  15. No te irás. No.
    Abrazos y mucho cariño.

    ResponderEliminar
  16. Me alegra que no lo hayas dejado :)

    ResponderEliminar