6 de mayo de 2012

ISLANDIA




Clarita cree que Dios inventó el vino un domingo para que los hombres olviden los lunes y ese debe ser el motivo, sospecha, de que el cura Gabriel lo ofrezca en misa como sangre de Cristo y también ha de ser la causa de que padre lo beba oculto desde que no va al taller y sean tantas sus horas con un humor de perros. Nunca comprendió esa frase pues todos los perros, si olvidamos al doberman loco de la señora del primero, tienen un humor excelente como acredita el movimiento de su colita.


"El mundo ha cambiado", le escuchó decir poco después de que perdiera el trabajo, también le oyó que "la culpa es de los mercados" y no entiende, enfurecida en silencio, cómo si la culpa viene de ahí, mamá sigue comprando en los mismos.


Un día la profesora habló de la actualidad y nadie de clase entendió nada. Muchas palabras nuevas que pueden ser las mismas que envuelven, como papel de regalo, la tristeza de padre. Sí retiene un lugar y una frase. El lugar es Islandia, una isla de Europa donde mandan mujeres. Lo descubrió tras consultar Google. La frase es "cuando crezcáis podéis cambiar el mundo" y ese es su último y vehemente deseo, enroscada bajo las sábanas antes de que sus ojos vencidos visiten otros reinos: crecer muy rápido, muy deprisa y cambiarlo todo.

25 comentarios:

  1. Ojalá Clarita y tantas como ella podrán cambiar el mundo, que falta nos hace.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cambiar el mundo. Desde luego ese impulso es cada vez más necesario y quién esté satisfecho con el orden de las cosas o es malvado o inconsciente. Gracias y abrazos.

      Eliminar
  2. Qué así sea, desde luego la semilla debe sembrarse ante este gran timo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. !Menudo comienzo, amigo! Me ha encantado, de verdad. Da gusto leer algo de tal calidad, y en cierta manera compensa la espera desde tu ultima anotación.
    Bonito cambio de imagen el de tu cuaderno.
    Por desgracia, veo a esa historia un final muy distinto al que se deseara. Nadie podrá cambiar el mundo. No interesa. En el mejor de los casos, podrá cambiar el rumbo de su vida hacía mares más propicios.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo y muchas gracias por los elogios, siempre mantendré abierta la llama de utopía, aunque sea preciso encenderla cada amanecer, qué remedio. Gracias y abrazos.

      Eliminar
  4. O nos agarramos a la esperanza de los niños y,efectivamente, les enseñamos que esto está siendo un gran timo,o seguiremos siendo los peleles vapuleados por los mercados y esta pesadilla de políticos,banqueros, etc...que padecemos.
    Me ha gustado mucho y me parece muy apropiada la imagen del molinillo de viento que sopla...bienvenido...amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al ver la pureza, la ingenuidad santa de los niños, es como si se cerraran las heridas. Eso ya es esperanzador. Abrazos, amigo.

      Eliminar
  5. Cambiar el mundo... Dejará de ser algún día una utopía?
    Quién sabe, acaso Clarita lo vea.

    Hermosa prosa

    Abrazo por dos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Trini. El primer paso podría ser cambiar o mejorar aquello pequeño y cotidiano que nos queda al paso. Sí, ese debiera ser el comienzo, algo humilde. Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  6. Dios inventó el vino: los hombres luego contrataron a grandes arquitectos para que hicieran bodegas de diseño donde debería haber tierra y madera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre que quedara vino no veo problema en lo que dices :-)

      Abrazos y gracias.

      Eliminar
  7. Que los sueños de Clarita se expandan como una epidemia, y que el deseo conjunto, impulsado por un simple molinillo, conviertan la utopía en realidad. Emociona el sentido del texto. Preciosa foto. Celebro verte de nuevo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mafalda, vamos a ver si persevero algo más y me dedico a visitaros a todos.

      Abrazos y gracias.

      Eliminar
  8. Que el sueño de cambiar esto sea pronto una realidad. Claro que todos los políticos se apuntan al cambio y no nos dicen hacia donde y así nos va, cada día peor.
    Saludos
    Piedra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede que ese desconcierto añadiera la leña al texto, el paso del tiempo, el comprobar la desgracia de los políticos y la malicia de los mercados. Abrazos.

      Eliminar
  9. Cambiar lo que se pueda, sin dejar de intentarlo, pero sin crecer tan rapido.

    abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, Goathe.
      Vuelvo a utilizar la respuesta al comentario anterior, porque no se abre la ventana de los comentarios...¿Será un recorte?
      Me detengo en el humor de los perros...De niño, los de mi pueblo, tenían mala uva; pero, claro, es que mal alimentados y escopeteados de palos y piedras, pues cada día peor. Todo eso cambió y hoy todos son de colita alegre, acostumbrados al mimo y el cuidad que se les presta.
      Por los tiempos que corren, mejor decir "tienen un humor de mercados", no?
      Un abrazo

      Eliminar
    2. Palmoba, amiga, sobre todo no perder la capacidad de soñar, aún creciendo. Gracias por las risas, Mateo, cuando leí tu comentario me alegró bastante. Un abrazo a los dos y gracias.

      Eliminar
  10. Mira por donde, ahora se abrió la ventana...jejejeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo la ventanita la manejan esos del humor que dices. Un abrazo.

      Eliminar
  11. Breve pero intenso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Qalamana, un fuerte abrazo.

      Eliminar
  12. Pues yo estoy como el padre de Clarita, lo próximo será darle al vino. Lo malo es q no bebo. Aparte del ferviente deseo de vivir en Islandia, pocas cosas me dan un rayo de esperanza en este país q se desangra por la avaricia de unos pocos. Me gusta tanto tu relato q me lo voy a llevar, puedo, verdad?
    Un besico, Goathe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. https://www.facebook.com/
      Ahí lo he puesto, en ese rincón de otra de mis casas. No sé si podrás verlo.

      Eliminar
  13. Gracias Sara, coge todo lo quieras de aquí, por supuesto, te lo agradezco. No te veo por el Facebook, me salen muchas "Saras Royo" y enhorabuena por tu nieto.

    ResponderEliminar