4 de octubre de 2014

Los viajes al pasado

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El mismo año que se descubrieron los viajes en el tiempo, en la Sociedad Internacional, los países que poseían la tecnología se comprometieron a no usarla nunca. Pero para las naciones más potentes la tentación de vencer en guerras perdidas, de anexionarse antiguas colonias o afianzarse en la distribución de los recursos naturales, era demasiado incontenible sabiendo que los cambios producidos serían indetectables.

De manera oculta se mandaron equipos al pasado.

Las espadas abrieron orificios nuevos, nacieron estirpes que no debieron ser, sagas enteras no se engendraron, ciudades sin nombre irrumpieron flamantes en lugares no destinados a ellas, amores eternos quedaron sin conocerse y esos labios se fueron a bocas distintas, las patrias se hicieron humo en el sol de una tarde.

Como la insatisfacción es una cualidad del hombre se emborronaron los siglos de nuevas versiones hasta que, en una de ellas, una bala separó la carne de un hombre que quedó sin ser padre. Y el inventor de la máquina del tiempo no tuvo infancia ni fue persona ni vino jamás.    

Quedó entonces un mundo detenido, falseado de intentos, impostado, donde la naturaleza se desmoronaba, y la pobreza mataba de hambre resaltando la riqueza de unos pocos, en el que se mataba por cualquier causa, religión, ideas o sexo. Una época absurda, réplicada, corrupta, desigual. Acaso, muy conocida.

Y a ese tiempo se le sublimó, se le llamó el único importante, y se le denominó por siempre presente.

4 comentarios:

  1. No se si habré comentado ya tres veces pero no aparecen los comentarios. Me ha parecido magnífico y digno de continuación. Aterradora la visión de miles de versiones del mundo y un caos mayor que el presente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo11:28

      Esto de los comentarios es un rollete. Le doy un vistazo ahora y siempre queda la posibilidad de comentar en anónimo, como hago ahora, que no debiera presentar mayores problemas y, si quieres,dejas al final del comentario el nombre. Gracias, creo que lo desarrollaré, aquí en los blogs cuanto más breve mejor o no, depende del viento, :) abrazos. Perico

      Eliminar
  2. ¡Qué buen relato de ciencia-ficción has escrito, Goathe! La ambición humana, realidades paralelas, el caos... Espero que no lleguemos a algo así en nuestra sociedad... aunque quizá no estemos tan lejos. Solo pensarlo resulta inquietante. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11:31

    Bueno, la realidad parece lejana. De todas formas hoy mismo he leído si sería ético que los robots que van (y cada vez más) a campos de batalla puedan matar por iniciativa propia. Perturbador. El futuro está aquí.

    Goathemala.

    ResponderEliminar