13 de octubre de 2014

Las rejas relajantes

No lugares

Estaba hastiado de los espacios transitorios, que nada aportaban, vacíos de personalidad, anodinos, sin alma - como decía él - o sin posibilidad de relaciones como afirmaríamos nosotros. Autopistas interminables, restaurantes caros, transportes, salas de espera, controles y hoteles de aeropuertos.

Le explicó al juez que el robo en el banco para el que trabajaba no había sido por el dinero; no, fue por establecer un vínculo afectivo, poderoso y definitivo con un lugar nuevo llamado Maldivas. Un lugar con todos los componentes para agregar a su personalidad ricos matices.

Su Señoría tuvo al menos, reconoce, el decoro de mandarlo a la sombra, un ámbito entre rejas que si bien no era todo lo estético que podría desearse sí ofrecía un amplio espacio de relajación y formación personal, un ámbito para estar de una vez por todas, además de una variada posibilidad de relacionarse.

7 comentarios:

  1. Buen relato, Pedro. Creo que esa no era la relajación que él buscaba, ni su entorno ideal pero...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me parece que, en efecto, esperaba otra cosa. Se me ocurrió la locura leyendo una reseña de antropología sobre los no-lugares, es decir espacios que nada aportan a nuestra formación como personas. Lo vi muy interesante.

    Gracias por pasarte por aquí, un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Lo veo barnizado de una poderosa ironía. Me interesaría conocer el artículo al que hace referencia.

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Irónico, por supuesto, te escribo brevemente al privado y te digo. Salud!

      Eliminar
  4. Los no lugares como las no personas...todo muy contemporáneo, muy de ahora, metidos como andamos en vorágines de situaciones absurdas.
    Un abrazo pensativo

    ResponderEliminar
  5. Lugares que no lo son, música que no se hizo para escucharse. No estaremos volviendo locos, amigo? Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. las Maldivas se las cambió el juez por maldigas durante una temporada
    (en fin, si no devuelve lo que le robó al banco al final irá)

    ResponderEliminar