La anciana que derrotó a un ejército

DSC_0083

La colina amanece regada de vómitos, ensangrentada y el cielo negro de cuervos, una milicia sin oponente se ha masacrado a sí misma desparramando los campos de cadáveres desnudos y mutilados. Los compañeros, que días atrás porfiaban un futuro, se sacaron las tripas por diversión más que por odio, algunos se han despeñado detrás de luciérnagas imaginarias, el general, antes de expirar, maldice "merde d'Espagne. C'est une terre de fous".

La tarde atrás la guarnición atisbó, en la llanura mísera, una calamitosa aldea sitiada de pedregales y tochas donde únicamente moraba una vieja de las que el tiempo ha doblegado de tal manera que andan encorvadas. La abordaron y tradujeron lo que querían:

-Oro, mujeres, vino.

La anciana al responder alzó las arrugas al hombre a caballo que le dirigió esas palabras.

-    El oro no sé qué es, escuché que reluce como el sol y la gente mata por tenerlo, poco más puedo deciros, las mujeres jóvenes escaparon hace tiempo, lo más de mujer que podéis ver lo llevo yo, por decir algo, pues hay en mí más parte de muerte que de juventud. Ahora bien, vino, si queréis vino y comida sois afortunados. Antes de abandonar el pueblo me dejaron tanto y tan excelente que no podréis beberlo todo y, si me permitís os lo puedo acompañar de pan y guisos de tres cerdos ibéricos de matanza que es carne que le acompaña al caldo como ninguna.

Comieron, bebieron.

A los cánticos de la soldadesca acompañaba la brisa con vestigios de imperios caídos.

Dos días más tarde una octogenaria pactaba a escondidas, en el mercado de Ágreda, la venta de caballos, sables, condecoraciones, casacas y botas de Montauban.

Después regresaba a su puesto de venta de cada domingo y a aquellas mujeres  que sabía de confianza susurraba:

- Tengo belladona, la mejor, recolectada en el Moncayo, te enseñaré a cocinarla, cambiará todo.

Comentarios

  1. Una ensoñación de verdad o una verdad como un templo...a veces la superioridad nos hace relajarnos...¿no?
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL ESPEJO CHINO

PATRIA

Señales de humo