20 de abril de 2007

EL SECRETO DE LA ETERNA JUVENTUD

(Si se amplia puede leerse con comodidad)

Revista científica del Ateneo de Madrid, 1889. Omito intencionadamente el autor pero se trataba de un eminente doctor de la época que aseguraba haber rejuvenecido siete años con su método. Toda una invitación a la osteoporosis, fruto del positivismo de la época.

El secreto de la eterna juventud es que dicho secreto no existe, pasa por la aceptación del lento proceso, o como dice mi sabio amigo Gonzalo:

"Hay dos modos de envejecer: la vejez “ya no” que se produce al mirar lo perdido, lo que ya no se puede ser o hacer; y la vejez “ahora sí” que se produce al mirar lo ganado, lo que ahora sí que se puede ser o hacer. La primera se produce en la medida en que el cuerpo va perdiendo su alma; la segunda, en la medida en que el alma se va liberando del cuerpo, cortando sus cadenas."

Postal: Envejecer, 8 de marzo de 2007.

15 comentarios:

  1. nuestro amigo Gonzalo,siempre sabio como señalé yo por ahí...
    Resulta curioso ese positivismo tardío que llegó a España..bueno en general resulta curiosa la corriente positivista,si bien a mi me llama particularmente la atención la que pretendió aplicarse a las ciencias llamadas sociales
    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias porlos comentarios y el interesante enlace. Un neurólogo hindú-norteamericano dice que envejecemos al ritmo del 1% anual a partir de los 30 años... Saludos. Gonzalo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias es lo que tiene ser un poco ratón de biblioteca. Imaginen que en ese mismo número hay un artículo de la Sociedad Geográfica con detalles de los mejores lugares para invadir Portugal.

    Max, los positivistas arribaron tardíamente a España. En realidad no sé si el autor lo era pero el artículo desprendía esa seguridad innata que se encuentra en el positivismo.

    Gonzalo, gracias a usted por su excelente manera de compartir sus conocimientos.
    O sea que los 30 son el cenit de la juventud para ese neurólogo. Interesante, ya llevo un 11% de vejez que acompaño, ahora mismo, con un vaso de leche con calcio.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Lo mejor, para "curar la vejez natural" es anticipar la prevención.
    Es cuestión de afinar la búsqueda del momento justo. Una vez descubiertos los primeros síntomas, se procederá del modo siguiente:
    1. Compre Vd. dos cajetillas de tabaco diario y chupe y aspire hasta que no pueda más. En la cajetilla verá una sentencia que dice: el tabaco mata.
    2. Compre Vd. una botella de "güisqui" cuanto mas barato mejor y siga el tratamiento siguiente: Dialogue con la botella, tratándola de vaciar de contenido. Deténgase cuando la botella se reproduzca así misma.
    3. Cómprese una moto Yamaha-TMax y una vez completados los puntos 1 y 2 del tratamiento, dirígase por la noche a la carretera de Tossa de Mar (Costa Brava). Procure llegar alrededor de la medianoche.
    Ponga su máquina a la velocidad de 160 km.por hora. Apague las luces de la moto, suelte el manillar y cante su canción favorita. (No precisa quitarse el casco)
    En breves momentos, su vejez, ya no será motivo de preocupación.

    ResponderEliminar
  5. Qué salao, ese método contundente seguro que funciona para olvidar la vejez y todo lo demás...Sin duda.

    Saludos, Noxeus y gracias.

    ResponderEliminar
  6. Es increible, siempre me han hecho mucha gracia los documentos antiguos.

    En la biblioteca de mi abuelo me crié leyendo libros de medicina de los años 20 que eran un potosí de tópicos extraños.

    Supongo que al igual, dentro de 100 años, se reirán de nuestros conocimientos.

    Me han gustado mucho las palabras de Gonzalo, son muy sabias, sí señor.

    ResponderEliminar
  7. Sabios consejos los de tu amigo Gonzalo. Los he copiado para darselo a una persona que siempre se esta quejando del paso de los años.
    Un fuerte abrazo
    Nerim

    ResponderEliminar
  8. La frase de tu amigo encierra una grandísima sabiduría, desde luego... cortar las cadenas del envejecimiento es cortar las cadenas de la vida y la muerte... la mayor victoria, sin duda...

    En cuanto al libro de medicina, es el pan nuestro de cada día... lo que hoy es dogma de fe, mañana nos sacará una sonrisa...

    Lo que "sabemos" es únicamente la teoría más aceptada en el momento...

    Un abrazo...

    ResponderEliminar
  9. La idea del ultimo enemigo del guerrero del que habla Castaneda resulta hermosamente redondeada con esta reflexion de tu amigo. Gracias y Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Salado.
    Si, cada vez que acudo al humor, acabo preguntándome si es la posición más sabia o una evasión producto de algún complejo mas o menos oculto.
    Pero ahora, un poco más seriamente:
    Puede que la vejez sea físicamente incómoda. No obstante es un privilegio al que no llega mas allá de un 20% de la humanidad. El resto se quedan en el camino del intento.
    La vejez es esa distancia necesaria gracias a la cual, uno puede distanciarse del escenario de su propio drama y contemplar con ojos críticos los movimientos y las coreografías.
    La vejez pone a flor de piel aquella sensación equiparable a la que siente aquel contable que se acerca al final del ejercicio fiscal. Se aproxima el momento de descubrir la exactitud de los apuntes y comprobar como cuadran las cuentas.
    La vejez no es más sabia como suele decirse; solo es más objetiva, menos apasionada y mas justa en los razonamientos.
    Meditaré mucho la cronología del fenómeno de abandono de la relación alma/cuerpo que nos ofreces, aunque me temo que mis convicciones son de otra índole y me inclino a pensar que el alma, siquiera se disocia del cuerpo en el momento del traspaso, sino que lo hace paulatinamente durante un tiempo indeterminado (algunas culturas hablan de los tres dias).
    Y sin ánimo de "salar" mas la cena, siento la necesidad de añadir que el cuerpo no son las cadenas del alma, sino mas bien al contrario: el cuerpo no es nada sin el alma. Quizás solo un conjunto de elementos químicos y ni siquiera la tabla completa. Nada.

    ResponderEliminar
  11. Ulyses, tienes razón, la dureza con la que juzguemos será pareja a la con la que nos juzgarán.

    Nerim, a mi me son muy útiles, son como sentencias.

    Delokos, gracias, de acuerdo. No es otra cosa que reinterpretarse.

    Azul, exacto. Gonzalo es un gran conocedor de Castaneda y sé que a ti, también, te gusta mucho.

    Noxeus me alegran tus comentarios jocosos. Sabes bien que desdramatizar (y más en este tema) es muy necesario. Respecto a lo que pones ahora. Ni una coma, comparto todo y sé que te ha nacido escribirlo desde una honda y lúcida reflexión.

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  12. Grandioso Noseux....
    ++++
    El peso del tiempo en nuestra salud es lo que más con la edad...
    Se vuelve uno paranoico con lo que come, con lo que hace, con lo que respira...

    ResponderEliminar
  13. ...

    Estoy meditando..., luego comento.

    ...
    ...
    ...
    ...
    ...

    ResponderEliminar
  14. Gracias por ese secreto, usted sí que es el verdadero sabio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Maravillosa receta la de Gonzalo, sí señor.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar