22 de septiembre de 2007

EL CONTRABANDISTA LUSO

Como esta entrada trata de una solidaridad que ya es puro desprendimiento quiero dedicarla con todo mi cariño a los amigos bloggers que me concedieron el honor de considerar mi espacio un blog solidario: Nerim , Ulyses , J. Ubeda , La Filistea , Tanhäuser , Lludria , CHC, Fiamma, Charakotel y Ana.


Lo encontré en Melgaço descansando bajo un castaño frondoso. Siempre me gustó intercambiar unas palabras con los viejos lugareños y éste debía tener un siglo. El atuendo era anticuado pero impecable, calaba un sombrero de fieltro del color de una mala tormenta. Su rostro, con las arrugas lustradas por los vientos semejaba un guijarro fluvial. Encima de los huesudos pómulos sus ojos pálidos saltaban a todo lo que se movía. Percibió pronto que me llamaban la atención.

"Es por el contrabando ¿sabe?, hay que ser rápido de vista, una vez no lo fui y pague mi precio. Fui contrabandista treinta años. Nos aprovechábamos de la autarquía franquista, colábamos a España vino de Oporto, chocolate y café y de regreso a Portugal traíamos aceite y cuero. ¿Quiere saber qué es lo más extraño que he cruzado? Una vez traje un toro semental más grande que un caballo y otra lleve a su tierra a una señorita portuguesa por amor. ¿Se extraña? Le contaré la historia. Era huérfana de madre e hija única de un acaudalado terrateniente, había quedado prendada de un mozo gallego que conoció en una feria de artesanía y al que su progenitor repudiaba por español y pobre. Querían reunirse para lo cual necesitaba cruzar pronto a España sin ser sorprendida por los guardias de fronteras. Yo declinaba su petición por temor a que me acusaran de secuestro pero me conmovía su fragilidad y arrojo. Al final decidí juntarlos tomándo la precaución de partir de noche y aprovechar el radiado de un partido de fútbol de la selección portuguesa que tendría ocupados a los agentes.

Llovía a cántaros, tape a la señorita con una cobija acomodándola en la mejor mula y le di conversación para distraerla del aullido de los lobos. Durante el camino me relató ilusionada su historia de amor, el valor del mozo en el cortejo, la disposición del mismo en hacer las americas y ganar la reputación y estima de su padre, la convicción de ella de no permitirlo sin su compañía.

Al alba la dejé en una aldea gallega donde se encontraron. Entre besos y lloros de gozo insistieron ambos en pagarme con unas joyas que ella llevaba al efecto pero no las acepté de ninguna manera. Hay ciertos asuntos que deben hacerse sin esperar correspondencia y el amor es uno de ellos.

Un año más tarde recibí una carta de agradecimiento. Estaban en Venezuela donde se habían establecido supongo que en parte con las alhajas que no quise. Prosperaban despacio y ella estaba además embarazada.

No sé quien de correos informó a su padre de la misiva y el hombre, pensando que sin mi colaboración todavía la tendría a su lado, contrató a unos hampones para matarme. En aquellos años se pensaban poco las cosas.

Me sorprendieron en un lugar escondido, se tomaron su tiempo golpeándome y finalmente arrojaron mi cuerpo al precipicio. Debí morir, sin duda, pero unos abedules frenaron la caída y nunca supe como desangrado y molido logré ascender al sendero donde me recogió, horas más tarde, un compañero. Que viví, es cierto, pero no me recuperé nunca, perdí varios dientes, mi brazo derecho quedó exánime y desde entonces cojeo. Ni podía apretar las riendas así que allí acabaron mis años de contrabandista. Tuve que habituarme a otros negocios; primero a que me mantuviera mi esposa y después como vendedor de legumbres y telas.

No. Miro atrás y no me arrepiento. Me gustaría haber sido más precavido ese día, llevar al perro o ir armado pero de conducir a la señorita a su amado me muestro orgulloso. Quizá sea lo mejor que hice nunca. Me han dicho que tienen nietos en Caracas y que me recuerdan con cariño. ¿El padre de ella, el terrateniente? Parece que acabó perdiendo el seso entre delirios de grandeza, se hizo un castillo haciéndose llamar duque sin serlo. Vivió aislado, incomprendido. A todos los consideraba inferiores e indignos".

Quedaba mucho camino, charlamos media hora más y me despedí conmovido del viejecito.

En el regreso pasé por el lugar donde comenzó la historia. Estacioné y pregunté a una señora que barría el empedrado. Me confirmó que, efectivamente, cuando era niña el señor más pudiente se construyó un palacio que desde su muerte quedó abandonado. Quedaba muy cerca, frente a la Iglesia, apenas a unos metros.

Era un edificio sombrío, ruinoso y malévolo como la pesadilla de un iluminado. Cabras y maleza cercaban la propiedad, acotaban la grandeza del falso duque. Una atmósfera opresiva y decrépita perseguía cada paso, un rumor hueco emergía de las enredaderas. Anochecía. No era buen sitio para quedarse.

Manejando de regreso recordé las palabras de despedida del contrabandista:

" Y ahora la muerte, como si tuviera vergüenza o como disculpándose por venir anticipadamente, me concede una tregua inesperada. A mis años, vivir es degustar recuerdos y melancolías, así que le agradezco la conversación. Haga lo que quiera con mi historia que ya quedó en el olvido. Me consideraré afortunado con que le quede un grato recuerdo mío".

Fotos: propias y de Nahuyaca.

1.- Panorámica del macizo granítico de Peneda-Geres por donde transcurría la principal ruta de contrabando. Recomiendo ampliar (560Kb).

2.- Frontal de la mansión - castillo.

3.- Torre trasera de dicha mansión.

42 comentarios:

  1. Maravilloso,en esta tarde de lluvia me ha hecho pasar un buen rato...deja temas abiertos como el de las rutas del contrabando...el trasfondo es precioso,generoso...como siempre genial
    como ya le he dicho alguna vez debe dar el salto...ya usted me entiende
    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Huele a historia de invierno contada al calor de la lumbre... huele sobre todo a ser consecuente, y a saber tener las cosas claras en la vida...y si bien cierto es que...

    Hay ciertos asuntos que deben hacerse sin esperar correspondencia y el amor es uno de ellos.

    Y esos "asuntos" son los que dan sentido a la vida :)

    ResponderEliminar
  3. No se si es la dedicatoria...
    No se si es que ando un poco melancolica...
    Pero lo mas seguro es que ha sido el leer tu historia, la que me ha hecho derramar una lagrima.

    Gracias amigo.

    ResponderEliminar
  4. Lo he leído tres veces.
    Y me he quedado con la sensación de volver a hacerlo.

    Gracias Goathe.

    La historia queda muy bien con las fotografías. Por ahora es todo, regreso cuando tenga más tiempo.

    ResponderEliminar
  5. Bello relato y que buen favor el que hizo ese noble hombre...

    ResponderEliminar
  6. Qué bonita historia y que gran gesto la del hombre, aunque desafortunadamente le costara un poco de su salud.
    Las fotos, como siempre impresionantes.

    Otro abrazo con gran cariño.

    ResponderEliminar
  7. Una historia que me ha hecho recordar otras viejas historias parecidas contadas por emigrantes españoles, italianos y portugueses en Venezuela. Una de ellas la del padre de una amiga mia, valenciano de origen que se vió obligado a cambiar su apellido y a salir del país con un pasaporte falso que le costó hasta el último centimo de peseta que tenia en aquel entonces.
    Las fotografías que acompañan tu historia son excelentes, la historia entrañable y muy emotiva y muchas gracias por la dedicatoria, me ha hecho mucha ilusión.
    Un fuerte abrazo
    Nerim

    ResponderEliminar
  8. No puedo decirte en palabras lo que leer este relato ha provocado en mi. Es de una belleza indescriptible.

    Me conmovio de verdad.

    Te felicito un bello escrito que reaviva recuerdos de situaciones olvidadas, la mas importante es la que algunos lo arriesgan todo solo por ser felices o bien otros ayudar a esa felicidad.

    Un calido abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Sigo en estado de gracia después de leerte. Lo tengo decidido: en mi próxima vida seré un álamo.
    Quiero que me visites (vidasinfames.blogspot.com) porque tengo mucho que contarte. Esta casa queda a orillas del Atlántico a 330 Km de Buenos Aires. Intercambiemos sueños, historias y poesía. Gracias. Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  10. Hola!. Me encantó tu relato y la historia es sencillamente fabulosa.
    Vivo en Venezuela y me asombró que los enamorados se vinieran a vivir para aca.
    Te visitaré mas seguido.

    ResponderEliminar
  11. Tuvo suerte el anciano al encontrar a alguien se supiera escuchar tan bien y luego, trasladar las confidencias al papel y de ahí a nosotros, para nuestro disfrute del relato.

    Este edificio parece construido sobre un terreno cargado de negatividad...

    Dos abrazos

    ResponderEliminar
  12. Te abrazo con afecto.
    MentesSueltas

    ResponderEliminar
  13. Max Estrella, gracias amigo, ese mundo de contrabandistas tiene siempre un trasfondo muy romántico y aventurero.

    Mia, me alegra mucho tu comentario porque ese aroma a lumbre, a historia de invierno fue intencionado desde el momento en que comencé a escribir. Gracias.

    CHC, gracias. Existen muchas historias de este tipo agazapadas en la inmigración.

    La Filistea, tres veces, caramba... La ruta transcurre por montañas de granito que son hoy parte de un Parque Natural de Peneda-Geres. Son frecuentes los lobos y los caballos libres. Las aldeas de este territorio son encantadoras. En Melgaço existe un museo del contrabando. Gracias.

    El enmascarado, aquellos tiempos eran pródigos en canallas y en héroes, como este señor.

    Ulyses, sí. Quise arropar la historia con fotos porque hay mucha realidad en el relato. Tiene su parte de ficción pero estuve a punto de ponerle la etiqueta historia. Gracias. Espero que ya funcione bien tu web.

    Nerim, acabo de recordar que escribiste una historia muy bella en la que narrabas como regresaste desde Venezuela a España. La historia del valenciano parece muy interesante, podrías un día animarte a contarla.

    Cromatica, gracias amiga. En el origen de muchas familias hay un germen heroico o aventurero. En mi tierra andaluza es frecuente encontrar familias que provienen de repoblaciones que hizo un rey (Carlos III) con emigrantes alemanes. Saludos.

    Esmoris Lara, gracias, luego te visito.

    Adriana, en esos lugares la mayoría de la gente emigró y buena parte fueron a Venezuela. Es más en Melgaço almorzamos en un restaurante portugués cuyo salón tenía una bandera venezolana. Seguramente el dueño tenía familia allí.

    Trini, gracias Trini, ese castillo mansión se encuentra en una aldea remota, al lado había un cementerio. Saludos.

    Mentes Sueltas, gracias, un abrazo.

    --
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Se fueron a Venezuela... me perdonas que me haya quedado con eso, siendo como es un relato magnífico? Es que esta noche ando "nostalgiosa"

    Un besito

    ResponderEliminar
  15. Precioso el lugar y la historia tambi�n, pero �ha sido cierta?
    Saludos Goathemala

    ResponderEliminar
  16. Maravilloso, amigo Goathemala, has compuesto una de esos texto que en este que te escribe producen una sana y admirativa envidia. No tiene desperdicio alguno y en todo su conjunto resulta de lectura agradable y enriquecedora.

    El tema del contrabando es algo en lo que en varias ocasiones he pensado tratar. La cultura de mis ancestros está muy ligada a ello, y he llegado a conocer unas cuantas historias que, en su momento, espero darles la forma de texto. Por supusto, nunca de la manera tan certera en la que tu lo has hecho.

    Salud

    ResponderEliminar
  17. Gran historia, bastante emotiva y las fotografias el complemento perfecto.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  18. me acaba de recordar que tengo que colgar un post de agradecimiento :S... muy buena historia :D

    ResponderEliminar
  19. Primero leí con avidez -mil gracias, Goathemala, por la dedicatoria-, ahora leo con más detenimiento, pinchando en cada link... -cómo me gusta que nos conduzcas a la página de la RAE!! ^^- y disfruto nuevamente del relato: "un sombrero de fieltro del color de una mala tormenta"... qué descripción más hermosa. Historias de contrabando no recuerdo ninguna en mi familia -soy gallega- aunque sí la de un tío que emigró a América... Un besote, Goathemala!!

    ResponderEliminar
  20. Azul, se comprende, como dije más arriba la emigración a Venezuela es muy fuerte en aquella zona. Gracias.

    Mónica Lima Quinto, hay parte de ficción y bastante de realidad digamos entonces que "inspired by a true story".

    Charles de Batz, gracias y más por venir el elogio de ti. Espero esas historias que dices conocer, la realidad de mi mundo está muy alejada del contrabando. Son más frecuentes en él las historias de bandoleros y maquis, ya se sabe de Sierra Morena…

    SCD, muchas gracias hombre.

    Victoria, gracias, pues agradece a quien te toque que como dicen "de bien comidos es ser agradecidos".

    Lludria, gracias a ti, me gusta esforzarme por retener palabras que desconozco o son infrecuentes en mi vocabulario por eso los enlaces. He de decirte que la descripción "Un sombrero de fieltro del color de una mala tormenta" la escribí de inmediato en un cuaderno que llevaba, apenas vi al viejecito, quizás alentado por mi ansia de lluvia puesto que me gusta mucho.

    Gracias a todos, saludos.

    ResponderEliminar
  21. Qué historia y qué manera de describirlo. Es difícil imaginar cómo se vivía en esa época y tú nos has transportado hasta allá muy bien.

    Las fotos son increíbles.

    ResponderEliminar
  22. Ale, gracias. De esa época apenas nos separan sesenta años escasos pero, es cierto, se abrió una brecha inmensa. Esa frontera ya es dulce como puse en una entrada anterior, las mercancías fluyen y el contrabando como tal no existe en esa zona. Quedan los viejos contrabandistas en las plazas fronterizas aguardando al sol mañanero.

    --
    Saludos.

    ResponderEliminar
  23. ¡Qué historia tan increíble!
    Me ha gustado mucho, no sólo la historia, que ya de por sí es maravillosa; sino tu manera de contarlo.
    Gracias por compartirlo.

    Besos

    ResponderEliminar
  24. Tu relato me recuerda al de cualquier maqui de la guerra civil: vida dura...

    ResponderEliminar
  25. Que bella historia Goathemala! Me has alegrado la manhana. Cuantas historias de amor, de coraje y de esperanza habran llegado a mi tierra desde alla. Y ese contrabandista es gente tan necesaria, hermoso, gracias!

    ResponderEliminar
  26. Leerte es siempre un placer. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  27. Si seguramente los dueños tienen familia aquí o simplemente se devolvieron, porque ahora las terceras generaciones estan regresando a la tierra de sus padres.
    Me gusta mucho tu blog y cómo escribes, estaré dandome un paseo por aqui de vez en cuando.

    ResponderEliminar
  28. Querido Goathemala...

    Gracias infinitas por este honor... ;)

    Es una historia muy linda y cuyo contenido me ha dejado el mensaje que necesitaba el dìa de hoy.

    Saluditos!!!

    ResponderEliminar
  29. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  30. Te he escogido para recibir el premio del Blog Solidario porque creo sinceramente que cumples con los requisitos necesarios para ello.

    ResponderEliminar
  31. "Hay ciertos asuntos que deben hacerse sin esperar correspondencia y el amor es uno de ellos."
    " Miro atrás y no me arrepiento"

    Pero que cierto!!! hay cosa que a pesar del precio dispensado por ellas, merecen la pena, si, la merecen!!

    ResponderEliminar
  32. "El amor nunca se muere, sólo cambia de lugar", dijeron Cortez y Cabral, excelente historia mi estimadísimo.

    El Juan proponía crear un premio, pero no para generar tráfico en los blogs, así que de mi parte y sólo mía te entrego el "Tecomate de oro" en el grado de gran historiador.

    Abrazo grande

    ResponderEliminar
  33. Muy buena la historia, Goathemala. Qué bien escribes, por Dios.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  34. Guacimara Siverio, ¿sí? Historias como estas hay unas cuantas, lo que pasa es que ahora vivimos unos tiempos acomodados de poco riesgo. Gracias...

    Qalamana, no me extraña, muchas veces eran confundidos como maquis y era frecuente que colaboraran entre sí. Saludos.

    Azul Caleidoscopio, supongo que similar cantidad a los que ahora vienen de Venezuela a España con historias tan bellas como desconocidas. Gracias.

    Waiting for Godot, gracias, lo mismo digo.

    Adriana, es cierto. Ahora hay venezolanos que retornan unas generaciones más tarde. Luego me paso a visitarte, gracias.

    Fiamma, gracias a ti que pones fotos y me acercas tu querida tierra con ellas.

    Adam, borrado, no quiero publicidad en mi blog y menos de memeces.

    Ana, todo un honor y más por venir de ti.

    Palmoba, pues sí, aunque el coste sea elevado y las dudas muchas: existen temas invalorables.
    Saludos.

    Pirata Cojo, no veas las ganas que tengo de conocerte en persona amigo. Gracias.

    Tanhäuser, todo un honor porque tu eres un artesano de las palabras.

    Gracias, tengo problemas de conexión, espero poder visitarles en breve.

    ResponderEliminar
  35. Los caballos libres?, te refieres a los 'salvajes' o algo así, yo que casi soy alérgica a los animales, los caballos me ilusionan sobre manera aunque de cerca también me dan algo de miedo.

    Por casualidad no tendrás entre tus cachibaches alguna foto de ellos?

    ResponderEliminar
  36. La Filistea, algunas tengo. He de decir que las mejores las hizo mi esposa y compatriota tuya. Las mías salieron borrosas, un desastre. Luego las subo a un blog de fotos que tengo y te pongo un mensaje de aviso.

    Saludos de los dos.

    ResponderEliminar
  37. Ya vi las fotos estaba viendo si podía dejar un mensaje pero me dí cuenta que ahí no, por eso vine aquí.

    Ese lugar se ve precioso ayy que envidiota de la mala me da jajaja.

    O sea que en algo nos parecemos en tomar las fotos remal.

    :(

    Gracias, gracias, gracias.. las fotos están lindas y me dan permiso para robarmelas?

    ResponderEliminar
  38. La Filistea, por supuesto agarra lo que quiera de ambos blogs. El lugar es el mismo que el del relato y efectivamente son parajes muy bellos.

    No permito comentarios en él porque no creo que pueda atenderlos. Además así es más inmediato...

    La dirección del blog más fotográfico es:

    http://frondosidad.blogspot.com/

    --
    Saludos.

    ResponderEliminar
  39. Okay apuntado, muchas gracias y sí tienes razón cualquier comentario sobre las fotos te los dejo aquí.
    Muchas gracias de nuevo eh?..

    Saludos.

    ResponderEliminar
  40. No importa que el relato sea cierto o no, lo que importa es lo bien que lo cuentas.

    Todas las tierras de la frontera con Portugal están llenas de historias relacionadas con el contrabando, algunas reales y otras se han covertido en leyenda... Las gentes de "la raya", como llaman los lusos y los gallegos de la zona de Orense a la frontera, son muy interesantes y han sabido quedarse siempre con lo mejor de las dos partes.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  41. Amigo, deveras que tienes la peculiaridad de ser un historiador al narrarnos cosas tan lindas.
    Serías un buen maestro para los chicos que tanto necesitan de escuchar lo agradable y segura que hasta lo aburrido sería sorpresa.

    En fin, que me gustó saber esto.

    Te abrazo.

    ResponderEliminar