15 de septiembre de 2007

LA FRONTERA DULCE

Amelia trabaja en un bar de un puente abandonado sobre el río Miño. La cocina está en Portugal y la terraza en España. A diario cruza los dos países centenares de veces lo que no está mal para una angoleña indocumentada.

Amelia supone que esta frontera ha tenido tantos héroes, castillos y sangre que quedó saciada y adormecida como un gato que ronronea.

Sin embargo, la que atravesó hacia Oporto temblando en las tripas de un inmundo carguero; esa, es una especie salvaje sedienta de dolor humano. Se pregunta cuánto quebranto y muerte serán necesarios para dormir a esta frontera.

Es feliz o así se mira. Puede enviar euros a sus padres y los guardias de ambos lados la protegen. ¡Cómo no hacerlo - opinan ellos - con una chica sonriente que saluda en dos idiomas y que prepara un Bacalhau à Violeta de chuparse los dedos!

En sus sueños una reiterada pesadilla le angustia, que un día de improviso se tensen las relaciones de los países y sus comensales queden a la insondable distancia de quince metros sin poder recibir los postres.

--

Foto: Nahuyaca.

21 comentarios:

  1. ¿Qué contás de tus vacaciones? ¡binevenido! me ha dado un gran gusto.
    Salud y felicidad

    ResponderEliminar
  2. Hola Mónica, las vacaciones muy bien: una semanita por la playa mediterránea y otra en el norte de la península, por la zona fronteriza entre España y Portugal.

    --
    Igualmente, salud y felicidad.

    ResponderEliminar
  3. Cuántas Amelias existen, cuántas necesidades.

    Siempre reflexionando contigo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Amelia vive ya entre nosotros gracias a tus palabras y no solo perdida, o mejor dicho, encontranda en la vorágine vital en la que intenta sobrevivir.

    Ahí este tu mirada certera y el retrato justo y fresco que nos dejas.

    Salud

    P.D: tuve la fortuna de vivir durante cerca de un mes en un pueblo de la frontera hispano-portuguesa, Ponte de Lima, lugar maravillosa y lleno para mi de dulces evocaciones que han subido a la superficie de la memoria no sólo con tu relato sino con la fotografía que lo acompaña. Pero no creo que sea ese el lugar porque el rio no era el Miño, sino el Lima, auél al que tanto temía los invasores romanos.

    ResponderEliminar
  5. Clarice, efectivamente existen varias, abrazos.

    Charles ¿Sí? Esa foto es de Ponte de Lima, el puente que nombra la bella ciudad portuguesa. La tomamos hace una semana. Efectivamente no es este el lugar porque la frontera, aunque cercana queda a 30 Kms. pero era lo más parecido que tenía, cuando estuve por Melgaço (donde la historia está ambientada en mi imaginación) no llevaba cámara. Así que puse esta como licencia literaria (mejor decir fotográfica).

    Te contaré una anécdota curiosa. ¿Comiste en un restaurante fabuloso de Ponte de Lima, llamado Açude? Además de recomendable esta dirigido por el cura de la localidad que esta "casado" y tiene un hijo que lo regenta.


    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Que paseo mas bello, que te ha dejado historias que viste con tus ojos.

    Como siempre es un gusto viajar contigo y deleitarse con tus historias.

    Abrazos

    Ah y el cura aun da misa???

    ResponderEliminar
  7. Cromática, gracias, en las próximas entradas aflorarán asuntos del viaje.

    Y referente al cura, sí, me dijeron que sigue siendo y por supuesto es un sacerdote católico. Sorprendente y diría gratificante, nunca creí en el celibato obligatorio ¿no?

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. ¡Que foto tan misteriosa!
    Eso me parece a mí, incluso se me antoja subir a esa pequeña montaña que está detrás.

    Feliz regreso a este blog Goath..

    ResponderEliminar
  9. Pues mira, Goathemala, si te soy sincero no recuerdo ese restaurante, ni al cura del que hablas; hace ya mucho tiempo que estuve allá y el unico restaurante que recuerdo es uno que estaba a las afueras llamado algo así como "El camelho" y, por supuesto el bar del pueblo que había en la plaza que estaba frente al puente, más o menos, si no recurdo mal, desde un lugar próximo al del punto de vista de tu fotografía.

    En cuanto a la historia de los romanos que apuntaba, se dice que éstos al estar en la conquista de aquella zona, pensaron que el rio Lima no era otro que el Leteo, el río del olvido y del sueño. Dicen que no se atrevieron a atravesarlo durante mucho tiempo y, por lo tanto, los pueblos que vivían más allá de sus agua fueron conquistados mucho más tarde que sus vecinos. No me extraña lo más mínimo que haya quien crea que todo eso fue un invento de los nativos para asustar a los romanos y evitar su conquista... !Eso eran armas inteligentes, y no las de ahora!

    En fín, que ya lo decía Asterix: !estos romanos están locos!.

    Salud

    ResponderEliminar
  10. Filistea, no me extraña que sea misteriosa con la historia que mi amigo Charles acaba de ponerme más abajo, gracias por las felicitaciones.

    Charles de Batz, ahora tiene bastantes bares más, lo del restaurante es porque el dueño de la casa rural donde nos alojábamos nos lo recomendó con mucho entusiasmo, contándome de añadido y para mi estupor la historia del sacerdote. Si vuelves por allí, mándame un mensaje porque tiene un arroz al tamboril (rape) como para hacerle un monumento.

    Una vez leí un relato de Muñoz Molina similar a la historia que me cuentas pero radicada en el río Guadalete, que como sabes guarda en su nombre una apelación al olvido.

    El temerario que cruzara sus aguas no recordaría ni quien era, ni qué hacía allí, hasta su nombre le resultaría un misterio.

    No hay mejor arma que la imaginación.

    --
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Preciosa imagen, y precioso texto: el drama de la inmigración... qué fragil es la memoria que hace a muchos olvidar que nosotros también la vivimos no hace tanto!

    ResponderEliminar
  12. Bueno, ya pasaron tus vacaciones! y veo que muy mal no fueron con esa copa! Feliz cumpleaños ante todo. un año de echar raices en distintos suelos.
    Que florezcan varias ramas mas y siga agrandando su copa!!! (el arbol, no la otra)

    ResponderEliminar
  13. Amelias hay muchas en este mundo que a veces nos parece de mentira. un abrazo y buen retorno

    ResponderEliminar
  14. Qalamana, exacto que frágil es la memoria. Hemos cruzado muchas veces la frontera a Portugal y parece mentira como unas son tan fáciles y otras tan complicadas.

    Lady Zurikat, sibarita que es uno cuando va de vacaciones, eso es una verdad tangible, gracias.

    Ontokita, sí. España es un país eminentemente de servicios con un sector hostelero muy potente. En él, existen muchos casos como el de Amelia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Una de las cosas que más me sobrecoge, es la impotencia y la fragilidad de la integridad de una persona que se encuentra en tierra extranjera.

    Una historia tan dura como real. Por cierto, la foto es preciosa, como todas las que publicas.

    ResponderEliminar
  16. Que bonita alusion a los derechos del inmigrante, ese que trae decencia y ganas de trabajar, y que "es feliz o asi se mira" entonces una frontera debiera ser una bienvenida. Que bueno lo de quedarse sin postre como una interrupcion de las relaciones cotidianas y cordiales por cuestiones politicas, al menos asi lo vi. Abrazos.

    ResponderEliminar
  17. Ulyses, gracias, me imagino ese desarraigo que fue hace años tan frecuente en España porque históricamente hemos sido un país emigrante. La foto la hizo mi esposa.

    Azul caleidoscopio, sí. Ese es mi punto de vista. Todas las fronteras son ridículas, al menos esta se pasa sin percibirse.

    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Hola Goathemala: Creo que es la primera vez que visito tu maravilloso blog, vengo desde el de Nerim, y me alegra mucho encontrar en tu casa también a personas que admiro y visito: Ulyses, Charles de Batz, el que por cierto nos había "abandonado" un largo espacio de tiempo...
    Me gusta la historia de Amelia por todo lo que simboliza, y sobre todo me gusta como la cuentas, gran contenido en un espacio breve...

    He visitado muchos rincones de Portugal durante varios años, de Ponte da Lima recuerdo una cafetería casi encima del puente donde pude paladear auténticas delicias pasteleras que no olvidaré nunca. Siempre quise volver y por una u otra razón no lo lleve a acabo. Por razones familiares hace tiempo que no viajo.

    Estoy totalmente de acuerdo contigo en el tema de los Derechos Humanos universales que comentas en el blog de Nerim.

    Un saludo. Volveré a visitarte pues me gusta mucho tu blog.

    ResponderEliminar
  19. Cachetadas de verdad, como siempre. Besos.

    ResponderEliminar
  20. Bueno como este tema por diferentes circustancias me afecta mucho, leer algo tan bonito escrito ademas de afectarme en otros sentidos me ha emocionado.
    Voy a tranquilizarme.

    ResponderEliminar
  21. Espero que eso no ocurra jamás,es imperdonable quedarse sin postre:):):)

    Tu siempre tan tierno.

    Dos abrazos

    ResponderEliminar