20 de mayo de 2008

AMOR Y MESSENGER

2008-05-14_100033 molas tía.
2008-05-14_100105 Y tu a m
2008-05-14_100033 m parecs cojonuda
2008-05-14_100105 ……
2008-05-14_100033 jeje se me nota e?
2008-05-14_100105 que?
2008-05-14_100033 Na, q podiamos quedar a y conocernos
2008-05-14_100105 Valeeeee!!!
2008-05-14_100033 Conoces el bar del dorado en atocha el de los bokatas calamares
2008-05-14_100105 Sip.
2008-05-14_100033 Nos vemos allí a las 8?
2008-05-14_100105 Vale
2008-05-14_100033 Hoye, yo t conoceré a ti por el pelo rubio y el pirsin del ombligo
2008-05-14_100105 Y q?
2008-05-14_100033 Que no sabes como soi yo
2008-05-14_100105 Es verdad, jijijijiji
2008-05-14_100033 Voi a ir con camiseta azul quiksilver y vakeros
2008-05-14_100105 Que guapo
2008-05-14_100033 No te rías joe quedamo entonces?
2008-05-14_100105 Si

Crepitan en la fritanga los calamares, avezada es la mano que los recoge y condena a un efímero presidio de pan. El joven que recibe el bocadillo no tiene, porque no quiso, camiseta ni tampoco vaqueros. Adereza su expresión con una disimulada mirada que escruta el universo femenino del bar. En realidad comen más sus ojos que su boca.

La chica que al fondo apura una bebida gaseosa se quitó para la ocasión el tinte oxigenado y oculta un agujero del que pende un piercing. Cruzan sus miradas. Se gustan. Se desean. "Ya podría ser ese chico", piensa ella; "menuda morenaza", opina él.

Gritos de fútbol. Tedio de bar. Viajantes ansiosos. Un jubilado subrayando periódicos. Un borrachín empapando penurias en alcohol. Y ellos. Ellos, derramando tiempo, camuflando corazones. Agazapándose.

Aburridos se levantan a la vez y se encaminan a la salida. Oscurece. Casi rozan los codos al abandonar el local.

- Asco de tíos, nunca dan la cara, son todos iguales, murmura ella.

- "Sabía que no vendría, seguro que era feísima, mañana me paso al Yahoo Messenger", piensa él.

Toman direcciones distintas. Atocha como un voraz animal nocturno los engulle regresándolos al anonimato.

--

Para mi amigo Alfredo, se hace imposible pasear por Atocha sin evocarte.

39 comentarios:

  1. Paradojas de una sociedad que está olvidando conversar mirándose a los ojos.

    Muchas gracias por sus visitas y comentarios, espero retomar en breve el buen hábito de contestarles aquí y de visitarles, además, en sus bitácoras.

    Tengo muchísimo trabajo desde que comenzó el año. Al menos, parece que el esfuerzo está dando sus frutos.

    Gracias de nuevo y saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Goathemala.

    Qué de tiempo sin venir por acá...

    Muy buen relato. Por cómo está contado y por la paradójica realidad que refleja.

    Sí, cada vez cuesta más mirarse a la cara.
    Cada vez cuesta más..., casi todo.

    : )

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. El secretario, curioso porque hoy me acordé de ti y propuse visitarte pero tú llegaste antes. Gracias. No pretendo vilipendiar las ventajas de los nuevos medios de comunicación; quería resaltar, únicamente, la facilidad con la que se usan hoy en día para embozarnos.
    Saludos, luego te visito.

    ResponderEliminar
  4. Estas pero de verdad lleno de historias.

    Esta situacion ya se hace costumbre, donde se crean otros medios de comunicacion, abrimos otros pero de incomunicacion.

    que bueno que el trabajo te permite desestresarte dejandonos agradables historias!

    abrazos

    ResponderEliminar
  5. Yo lo veo desde el punto de vista de tratar de ser lo que no somos. Nunca se vieron y al encontrarse, no se reconocieron ni por las señas.

    Me gustó mucho leer, especialmente las faltas de ortografía de los chateros.

    Gracias por tus notas.

    ResponderEliminar
  6. Pues yo creo que de alguna manera se aunque no se reconocieran; se presentían...

    Nunca he entendido lo de los bocadillos de calamares:):):)

    Dos abrazos supergrandes

    ResponderEliminar
  7. Fácilmente podría subtitularse "Una historia de amor moderna" en la que la incomunicación, la ley del mínimo esfuerzo y la incapacidad de salir de uno mismo lleva a finales como el que tú nos relatas.

    Me parece muy triste el uso del lenguaje que se hace en las mensajerías instantáneas y sobre todo en los sms...

    Salud

    ResponderEliminar
  8. Vaya desencuentro, je...

    Ánimo con el trabajo: piano, piano si vado lontano!

    ResponderEliminar
  9. Los calamares del Brillante es lo único que les quedó de todo aquello, y les quitaron el hambre durante un rato. Su impericia comunicativa no les ayudó precisamente.
    Selicioso.Saludos literarios.

    ResponderEliminar
  10. Como mínimo salió con su buen bocata en el estómago.
    Gran relato, amigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Buen relato...
    Supracontemporaneo!

    ResponderEliminar
  12. Ahhh, los amores por internet... ;) Algo de lo cual hay que cuidarse, jejeje

    Saludos, amigo Goathemala!!!

    ResponderEliminar
  13. Con las relaciones por Internet, tengo mis dudas, porque pueden ser excepcionalmente francas, o ser la mentira más podrida, depende de la disposición de los sujetos.

    No la desdeño, pero es verdad que como la comunicación cara a cara, no hay otra cosa, ya que se pueden eliminar malentendidos.

    También es verdad que desde el anonimato al princpio, se cuentan cosas inimaginables que a nadie contaste.

    Así que estoy fifty/fifty.
    Excelente relato, como siempre amigo.

    P.D. Respecto a lo que comentaste a recibir las entradas de mi blog por correo, he instalado en la barra lateral una cajetilla para suscribirse por email. No había reparado nunca en esta necesidad, gracias por el aviso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Un excelente relato y que duda cabe que internet se ha convertido en el medio de comunicación preferido por excelencia.
    Pero para conocerse y entablar una relación amorosa, nada como el "cara a cara".

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  15. Cromatica, sí, el incremento y auge de las nuevas formas de comunicación en los últimos quince años hizo que surgieran nuevas formas de incomunicación. Aún así la gran comunicadora/incomunicadora del último siglo ha sido la televisión. Saludos y gracias.

    CHC, precisamente ese es el sentido que quise darle. Internet abre un mundo de posibilidades maravilloso pero el anonimato puede hacer que personas no muy seguras se adornen y presuman de habilidades o características físicas que no tienen. Saludos y gracias.

    Trini, ¿cómo que no entiendes lo de los bocadillos de calamares? Saludos de los dos amiga.

    Charles de Batz, puedo ser más tolerante con las faltas ortográficas en los mensajes de texto de los móviles donde el dinero exige economía de palabras al igual que pasaba antes en los telegramas. Donde no lo soy y me irrita mucho es verlas en el chat. A mi me gusta mucho el baloncesto y en ocasiones entro en los foros de la ACB. Te juro que salgo con los ojos heridos. Llego a pensar que lo hacen adrede. Saludos y gracias.

    Qalamana, razón tienes, las prisas nunca son buenas consejeras. Saludos y gracias.

    Víctor González, existe El Brillante. Era temido por los taxistas porque es un bar con dos entradas por diferentes calles lo que hacía que muchas veces intentaran timarlos. Era habitual que quedara ahí con mi amigo Alfredo. Gracias y saludos.

    Tanhäuser, cierto y eso no es poco para los tiempos que corren. Saludos y gracias.

    El Enmascarado, como estas locura de tiempos, gracias y saludos.

    Fiamma, internet abre un mundo de posibilidades siempre que se sea sincero. Lo malo es que mentir resulta sencillo como en el relato; en el cara a cara la mentira es mucho más fácil descubrirla. Gracias y saludos.

    Bender, de acuerdo y tienes toda la razón: favorece tanto la franqueza extrema como el disimulo o el engaño. Son las ventajas e inconvenientes de anonimato.

    Planteé el relato como la experiencia de dos jóvenes inseguros (especialmente él) que pretenden encontrar pareja pero sin exponerse, como si la telaraña de internet pudiera funcionar del mismo modo en el trato diario.

    Saludos y gracias.

    Nerim, para conocerse es un medio muy útil pero luego es la convivencia, lo que realmente nos enseña a la persona.

    Gracias a todos.

    ResponderEliminar
  16. Un post que da para pensar sobre el tema de la comunicación entre personas y el uso de las nuevas tecnologías como lenguaje actual.

    Las nuevas formas de comunicación (o "incomunicación" en algunos casos), ¿hacen olvidar la palabra, la mirada y el acercamiento, para contactar con la persona que nos atrae?

    ¿Es que el mundo virtual no nos va a dejar apreciar lo verdaderamente real y próximo?

    Gracias por tus visitas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. buen relato y definitivamente no se puede confiar al 100% de loq eu se pueda platicar en un Messanger con alguien a quién no conoces.

    La velocidad de la vida en tecnología hace perder las virtudes que nos dan la excelencia a la hora de conocer a alguien.

    Quizá en detrimento de los humanos, ese tipo de relaciones computarizadas nos hacen sentir que muchos se vuelven máquinas.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  18. Esta viñeta muestra muchas veces las cosas que hacen que estos encuentros no funcionen:

    http://autoliniers.blogspot.com/2008/05/liniers-macanudo_23.html

    Me ha gustado la forma como has compuesto esta historia, mezclando momentos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  19. ¿Que pena? las dudas y el no querer mostrarnos tal como somos, sin duda , dio paso a una fustracion, y tal vez se perdieron una bonita relacion, cara cara.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  20. Hola, Goathemala

    Muy buen relato.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Un medio increíble efectivamente para conocerse... pero desafortunadamente, también para esconderse... aquellos que necesitan, o creen necesitar hacerlo...

    Lástima que se tarde tanto tiempo en aprender lo que vale el tiempo, de no ser así, se sabría que uno, cuando encuentra una mirada que le llega... no la debe de perder...

    Y mira que caemos una y otra vez en un hecho tan viejo... y lloramos por no poder ver el sol, y nos perdemos no ya solo la luna, si no también las estrellas

    ResponderEliminar
  22. "Atocha como un voraz animal nocturno los engulle regresándolos al anonimato"; esta frase es tremenda y el relato de lo mejor que he leído de ti (estás ganando muha frescura; las frases salen más sueltas y propias del medio empleado; genial, Goathemala, genial).
    Hemos de brindar por Alfredo y por la vida (¿qué será 'del' Jerry? ¿se acordará de vuestra Chopera?)
    Besos grandes,
    Atticus

    ResponderEliminar
  23. Odio los desencuentros ese algo que lo provoca, que los maneja a su antojo que "por algo no sucede o no quiere" ese titeritero... si a ese lo odio....jejeje un poco de pasión para un relato tan bonito y cotidiano en la vida de muchos

    besotes

    ResponderEliminar
  24. Precioso homenaje a tu amigo. Encantador relato. Un gran abrazo querido Goathemala, espero que el trabajo siga bien y luego te dé tiempo de estar más por este mundo blogero. un gran beso

    ResponderEliminar
  25. ayyy con el messenger!
    Cuentas la verdad.

    Besos amigo.

    ResponderEliminar
  26. jaa ...conozco una hitoria parecida de una citaa ciegas...pero ocurrió lo mismo pero al contrario, allí estaban los dos, y desilusión para ambos....un saludo

    ResponderEliminar
  27. Desconocidos que desean conocerse en el imperio de las inseguridades y las incógnitas.
    Tal vez, al no reconocerse entre ellos ni lanzarse al riesgo del saludo fallido, materializan su incapacidad cotidiana de conocer y comunicarse con quienes bien conocen y tienen al lado.

    A mí también me gusta lo que dices y transmites Guathe.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Hola pasaté por mi blog, cuando te apetezca, te he dejado un pequeño presente.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  29. Never en mi vida, una cita virtual.

    ResponderEliminar
  30. Never en mi vida, una cita virtual.

    ResponderEliminar
  31. Yo no conozco ese mundo que retratas, el del Messenger, pero si te puedo decir que se me han caido las lagrimas recordando los bocadillos de calamares que me he comido, en otros tiempos, en ese legendario bar de Atocha...

    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  32. Mundo ajeno para nosotros los viejos y lo de la ortografía, párrafo aparte comentado en varios lugares.

    El nuevo amor por correspondencia, quitándole todo el romanticismo.

    Espero que en el baloncesto de la NBA le vayás a los Lakers.

    ResponderEliminar
  33. Según parece es entretenido hablar no conociendo con quien se habla y retardar un algo que nadie quiere enfrentar... resulta divertidamente aburrido salir a buscar esperando no me encuentren.




    Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Una vez en un chat, queria escribir "eres una persona peculiar..." pero la 'pe' se me confundio con una 'pa'.... y claro, ahí termino la conversación...


    -----

    Creo que ahí no hay amor, hay curiosidad y emoción, porque los convencionalismos ya no son barrera...

    Un abrazo Pedro, persona mi mutismo...

    ResponderEliminar
  35. pd... perdona y no persona...

    vez lo que digo....

    ResponderEliminar
  36. La comunicación falla muchas veces. Y sin embargo todos estamos comunicando... pi, pi, pi, pi...
    Al oír la señal podrá dejar un mensaje...
    Algo parecido me pasó a mí en un reunión de blogueros, pero tuve suerte.
    Saludos

    ResponderEliminar
  37. Admirable relato,de modernidad urbanita,perfectamente traída...ese es uno de los problemas a los que nos enfrentamos,el de la incomunicación,a pesar de vivir la época en que más medios tenemos para hacerlo...una pena...
    un fuerte abrazo,amigo.

    ResponderEliminar
  38. Je,je, qué bueno. Tu texto es como la vida misma.

    ResponderEliminar
  39. Los messengers a veces...los templos de la mentira...cuando no se miente...va uno y no s elo cree!! ea pa que veas!!

    ResponderEliminar