31 de mayo de 2008

LA ECOGRAFÍA

La primera vez que te vi me asaltaron los miedos, el frío gel, la postura servil, la asepsia de los materiales, la sequedad de la doctora. Sentía que estabas incompleto que te faltaba la cabeza, las extremidades, no podía tener vida ese contraste temblón que me recordaba una mancha del horno. Tuvo que dar mucha pena mi expresión para despertar la calidez de la doctora: “¿No ve el movimiento del corazón?” Era cierto, me asombró el frenesí de latidos. No habías nacido y ya tu órgano sensitivo destacaba entre todo.

Mañana te marchas, dejas la casa, te independizas. Me alegro pero regresaron los miedos de aquel día y desearía darte un único consejo: que sea tu mente la que calibre los problemas pero que recurras al corazón para solucionarlos. Nunca te traicionarás si impones su sereno dictado. Sabiendo eso, hijo mío, me calmaré como aquella lejana tarde. Otra vez tu corazón aliviará mis temores, acudirá a mi rescate.

36 comentarios:

  1. Voy a dejar el pudor de lado...

    Lloro.

    Leo, me emociono y lloro.

    Como nunca.

    Que sepas que no soy de lagrima fácil....

    Esto es conmovedor hasta el infinito...

    Lloro y sonrío.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Sensible despedida de la bienvenida... sístole... díastole...
    sístole... díastole...sístole... díastole...




    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Muchísimas gracias por tu comentario y tu visita a Inuit.¡Siempre pasando miedos o inseguridades con los hijos!
    Le deseamos suerte en su nuevo caminar.
    Tu corazón late con amor.
    Auroras

    ResponderEliminar
  4. Lena, suave y breve. Me revestí de una piel muy lejana a la mía, un mero ejercicio. A saber lo que puede salir en otro. Gracias.

    Mar de Isaac,cierto. Saludos y gracias.

    Inuit, me llamó mucho la piedra de tu blog. Es un escrito, no es personal. Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  5. Cuando los hijos se independizan siempre nos atacan las dudas y hasta el desconsuelo. Luego cuando ves como se van desenvolviendo en su nueva andadura te das cuenta que no lo has hecho tan mal como creias y te embarga la emoción y el orgullo.
    Yo cuando me sentí terriblemente mal y desconsolada fué cuando despedí a mi hijo en la via del tren rumbo a la mili, ahí si que me entraron todos los males.Solo con el tiempo y su buen hacer se me aliviaron todos los temores.
    Me ha emocionado tu post, no sabes cuanto.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  6. Otra vez me encuentro en un blog, un monton de sensibilidad, y me identifico con ella... mucho... en la proximidad de ese acto, de despedida, en el camino que los hijos inician nuevo...

    Y siento que este momento, es dulce, mis hijos están conmigo y disfrutan en familia... pero ese camino llegará y recordaré como tu "aquella lejana tarde" donde tambien le ví por primera vez.

    ResponderEliminar
  7. hermoso post muy emotivo de veras gracias por semejante enseñanza

    ResponderEliminar
  8. A saber lo que puede salir en otro...

    Que cierto es... uno se cree que todos vamos a responder de forma similar estando en la nuestra... o poniéndonos en otro piel, y cuan diferentes llegan a ser las respuestas...

    Al menos con la tuya... yo me he sentido bien :)

    ResponderEliminar
  9. Me ha conmovido mucho este texto, es tan hermoso, me he quedado pensando si algún día me tocará sentir así, es precioso. Besos para ti.

    ResponderEliminar
  10. Amigo,
    cómo te comprendo y siento tus palabras en la esperanza, cómo acuden a mí los latidos de esos corazones que viven ya fuera del mío y sujetos para siempre a él.
    Ley de vida, ley de leyes, esa vida que les dimos, libremente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. No se sabe cuanto se puede querer a un hijo hasta que no lo vives en carnes propias.

    Supongo que ahora cuando parte para empezar otra vida, una parte de ti se perderá.

    Animo, son etapas.

    Por cierto un placer verte por mi blog. Nos vemos

    ResponderEliminar
  12. Esa es la vida de padres, no hemos teminado de criarlos y se marchan...toda una vida de querencias y sufrimiento...te comprendo amigo, te comprendo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Esto, que no si refleja una realidad o unas meras reflexiones, lo que si es cierto es que refleja, en todo caso, un magnifico "oficio de escribir".

    Llega al alma directamente,
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Creo que has de estar tranquilo, estoy segura de que tu hijo sabrá atender los dictados de su corazón.

    Me ha emocionado el relato, hoy estoy muy sensibilizada en el tema hijos...

    Dos abrazos

    ResponderEliminar
  15. De momento sólo puedo anticiparte amigo Goathemala que la arritmia nos acompaña y no sé por cuanto tiempo.
    Abrazo solidario.

    ResponderEliminar
  16. "que sea tu mente la que calibre los problemas pero que recurras al corazón para solucionarlos"

    Me apunto el consejo, muy linda la historia.

    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Sencillamente mravilloso.


    Beso.

    ResponderEliminar
  18. Maravilloso consejo para quien abandona el nido. Dejarse guiar por el corazón es, hoy en día, una heroicidad necesaria. Besos, querido amigo.

    ResponderEliminar
  19. Hola, muy buen post y primera vez en tu blog. Felicidades muy bueno!

    ResponderEliminar
  20. Cerebro y corazón necesitan complementarse mutuamente, buscando el equilibrio, un comportamiento humano.

    Ponerse en la piel de otro es conveniente para mejorar nuestra comprensión.Yo no tengo hijos pero tu post me ha emocionado de verdad, me he puesto en la piel de una madre...,aunque nunca es igual.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. No soy madre pero sí hija y supongo que ver a los retoños dejar el nido es algo muy duro...

    ResponderEliminar
  22. Anónimo00:05

    Como me despierta envidia tu talento, amigo. Gracias por compartirlo con todos.

    ResponderEliminar
  23. Tu escrito me recordó cuando quise hacerme a alta mar y mis papás no me dejaron.Mi mamá le dió hasta diabetes y se le quitó y creo que como tres ataques cardiacos en fin...acudieron todas las enfermedades conocidas y por haber pero no me dejó.Ahora me doy cuenta que no estaba lista para esa decisión.Benditas sea la hipocondria.

    Ahora pienso estrenarme con el mismo show cuando vea a uno de mis chilpayates despedirse.

    Como siempre exelentes tus letras.

    ResponderEliminar
  24. Después de mucho esperar, ayer me encontré exactamente al principio del proceso que relatas en tu maravillosa anotación: era tanto el miedo y la incertidumbre que sentía, que incluso no me atrevía a terminar de leerte hasta que hubiera pasado todo.
    Hoy al día siguiente, puedo decir que todo va bien, por ahora, y que,como siempre, ha sido un verdadero placer leerte y entrar a visitar esta casa, que es la de un apreciado amigo.

    Salud

    ResponderEliminar
  25. Supiste describir esa sensacion por la que pasamos algunos, cortar el cordon umbilical es necesario, pero para nosotros los padres es doloroso, se nos vuelven los miedos a lo que nos espera a ambos...dimelo que he tenido que adaptarme a ello.

    Me he emocionaste y no sabes de que manera!

    un beso y un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Te deje las coordenadas, para paseo virtual....

    ResponderEliminar
  27. El nido vacío, me dijeron.

    luego de su ausencia, le dicen así,
    el síndrome del nido vacío.

    El eco de la casa de mudanza, como si hubiera llevado todo

    y aprendí,
    a que no estuviera.

    fue cuando busqué mis sueños guardados.

    los míos.

    abrazo, amigo,
    en tí volverá la primavera
    y otras cosas
    también

    ResponderEliminar
  28. Hola, gracias a todos por sus comentarios. Los valoro mucho, quedo además intrigado por el mensaje anónimo. Gracias seas quién seas. Espero poder responderles en unos días ya que para variar estoy viviendo otro arreón en el trabajo. Menuda temporada, já!

    Reitero que no se me independiza nadie y sé lo que es una ecografía sólo por las películas. Todo es ficción.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  29. Nerim, no m extraña, menudos tiempos aquellos de la mili. Siempre me llamó la atención el grado de responsabilidad exacerbado que sienten los padres por sus hijos. Incluso cuando éstos llevan ya mucho tiempo moviéndose como seres independizados. Saludos y gracias.

    Estrella Altair, esta vez me dio por ahí. A saber que hago en otra, casi todo en mí va a rachas. Gracias y saludos.

    Maria Cristina, gracias a ti. Intentaba ser una experiencia ajena más que una enseñanza. Saludos.

    mia, gracias. Una piel de madre responsable y sensible, basta asomarse a la ventana o encender cualquier medio de comunicación para saber que no abundan. Saludos.

    Waiting for Godot, espero que te toque cuando quieras y estés preparada. Seguro que entonces haces una entrada maravillosa. Gracias y saludos.

    Susy , cortar el último cordón umbilical sin culpabilidades ni remordimientos, observando de cerca los primeros vuelos. Las aves hacen lo mismo. Saludos y gracias.

    Miguel, eso supongo pero no lo sé a ciencia cierta. No es personal es entera ficción. Gracias y saludos.

    manuel-tuccitano, ¿cómo pasa el tiempo, verdad? Gracias y saludos, Manuel.

    Antiqva, gracias, así estaba cuando lo escribí. Me pedía el cuerpo otro tipo de escrito más oscuro, sin duda lo haré en algún momento, decidí forzarme a escribir algo más suave que bastante turbia es de por sí la vida. Gracias y saludos.

    Trini, derrocha sensibilidad tu poesía asi que no me extraña. Es un mero escrito de ficción pero gracias amiga. Saludos.

    Víctor González, arritmia con sólo fijarse un poco ¿verdad? Saludos, amigo.

    jcab, pero siempre la mente como cámara de enfriamiento, como una especie de Senado que apacigüe las turbulencias del corazón. Saludos y gracias.

    Clarice Baricco, gracias y saludos amiga.

    Isabel Romana, y algo cada vez más raro. Yo mismo valgo de ejmplo ue me fui muy tarde. Gracias y saludos.

    espyder, bienvenido espyder, gracias.

    Chela, complementos necesarios. El cerebro para sopesar y enfriar, el corazón por sí sólo mete en unos atolladeros insufribles.

    Qalamana, digo yo, vamos supongo que debe ser así si se es responsable. Saludos y gracias.

    Anónimo, gracias, nada de envidia seguro que seas quien seas también tienes tu mérito. Saludos.

    La Filistea, seguro que como te alcance el show lo ves desde otra perspectiva. Y comprendes a tus padres como nunca, saludos y gracias.

    Charles de Batz, no te imaginas lo contento que estoy por tu noticia. Mezclado, además, con cierto grado de tristeza por el abandono temporal de tu espacio. Saludos y gracias amigo.

    Cromática, ¿lo viviste? Esos miedos deben ser como una comezón singular en la que se aturullan satisfacciones y críticas por la educación que recibieron. Supongo que debe ser así. Saludos y gracias.

    Lady Zurikat, gracias, luego lo miro. Saludos.

    vestir la sombra, otra analogía con los pájaros y que bonito ese verso que habla del regreso a los sueños guardados que no se disfrutaron durante la crianza. Creo que en la blogosfera hay mucha gente que disfruta de ese sueño con todo su derecho. Saludos y gracias.

    ResponderEliminar
  30. Los ciclos de la vida... al principio el cambio duele pero como es para mejor, pronto las cosas (normalmente) suelen ir bien.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  31. Buen consejo y un recuerdo entrañable. Le deseo mucha suerte a tu hijo en su nueva etapa y a ti mucha tranquilidad para, aunque sea de lejos, seguir velando por él.
    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  32. Ahora sabes como me llega tu texto, el oir el corazon de mi hija, como caballito desbocado dentro mio, fue como cabalgar la paz, la confianza y una calma libre de todo. Hermoso, amigo. Saludos.

    ResponderEliminar
  33. Bueno, ley de vida lo llaman...un consejo muy parecido me dio a mi mi padre.....y lo he seguido..y..no me ha ido tan mal, no señor!!!

    ResponderEliminar
  34. Estoy a punto de que me pase lo mismo con mi hija mayor.
    Y me encuentro exactamente igual que tú.
    También me fui yo un día para estudiar fuera, pero el sentimiento de ahora es de madre, no de la lejana hija que fui.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Amigo he estado algo perdida de los blogs, y deseara tener el tiempo necesario para deleitarme con textos como los tuyos. Espero pronto se normalice mi situacion, estoy recien llegada a Costa Rica, ya regrese y con grandes cambios debo empezar de nuevo.

    Un abrazo y ya pronto andare por aqui.

    ResponderEliminar