19 de marzo de 2013

Descabalgado



Tal día como hoy, en la oscuridad y bajo una lluvia pertinaz y sigilosa, mientras disfrutaba regresando del trabajo, mi bicicleta expiró. Desoldó su cambio con la gentileza de no dejarme caer. Llevaba desde la juventud conmigo compartiendo batallas y aventuras, me acompaña desde mi primer salario.

Siento la bicicleta como algo más que un medio de transporte, como una manera de ver el mundo y apreciar la vida misma. Por ello tengo claro que debo reponerla pronto.

Pero de momento quedo descabalgado y algo triste por mi vieja amiga.

5 comentarios:

  1. Como lo siento, Pedro y espero que la repongas pronto. Mientras te dejo una...
    Oda a la biscicleta

    Iba
    por el camino
    crepitante:
    el sol se desgranaba
    como maíz ardiendo
    y era
    la tierra
    calurosa
    un infinito círculo
    con cielo arriba
    azul, deshabitado.

    Pasaron
    junto a mí
    las bicicletas,
    los únicos
    insectos
    de aquel
    minuto
    seco del verano,
    sigilosas,
    veloces,
    transparentes:
    me parecieron
    sólo
    movimientos del aire.

    Obreros y muchachas
    a las fábricas
    iban
    entregando
    los ojos
    al verano,
    las cabezas al cielo,
    sentados
    en los
    élitros
    de las vertiginosas
    bicicletas
    que silbaban
    cruzando
    puentes, rosales, zarza
    y mediodía.

    Pensé en la tarde cuando los muchachos
    se laven,
    canten, coman, levanten
    una copa
    de vino
    en honor
    del amor
    y de la vida,
    y a la puerta
    esperando
    la bicicleta
    inmóvil
    porque
    sólo
    de movimiento fue su alma
    y allí caída
    no es
    insecto transparente
    que recorre
    el verano,
    sino
    esqueleto
    frío
    que sólo
    recupera
    un cuerpo errante
    con la urgencia
    y la luz,
    es decir,
    con
    la
    resurrección
    de cada día.

    Pablo Neruda.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Me encanta, me parece un magnífico epitafio, muchas gracias, un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Reponga rápido a su rocinante que no es bueno que anden grandes caballeros descabalgados por esos caminos de dios...
    un abrazo
    disfrute y descanse...de recuerdos al verde de nuestra patria común ;)

    ResponderEliminar
  4. Espero que pronto pueda reponer su cabalgadura y volver a disfrutar de ese espacio tan especial que sólo el vuelo en bicicleta nos permite alcanzar. Cuídese y disfrute de las vacaciones si las toma. Si no, disfrute igual de cada uno de sus momentos.

    Salud

    P.S.: esta vez si he podido, pero hay ocasiones en las que no puedo entrar en este cuaderno. Me pide autorización ¿?

    ResponderEliminar
  5. Ayer encargué una en una página web, espero ser capaz de montarla sin dejarme las rodillas en el intento...

    ResponderEliminar