21 de noviembre de 2006

EL RECORD GUINNESS

Mauro Oliveira con el propósito de figurar en el Libro Guinness, durante años participó en variadas pruebas como sostener pelotas de tenis con una mano, precipitarse por interminables escaleras o engullir enormes cantidades de pizza en tres minutos.

Sus esfuerzos no se vieron recompensados con ningún record, pero a cambio obtuvo tres roturas de huesos, cinco ataques de nervios y una anormal tasa de colesterol.

No queriendo renunciar a sus planes ideó una ingeniosa ocurrencia. Se entrevistó con los responsables de Guinness para que lo registraran como la persona que durante más tiempo intentó obtener un record sin alcanzarlo, pero ni sus dos décadas de tentativas, ni su participación en numerosas pruebas fueron consideradas. Salió enojadísimo del encuentro, insultándoles y sintiendo nacer en su interior el sexto ataque de nervios.

Al ocaso asaltó los almacenes de la editorial que distribuye el libro. Histérico y desenfrenado destruyó cuantos ejemplares encontraba, hasta que fue descubierto exhausto por los trabajadores matutinos.

Si ustedes, amigos lectores, compran el Libro Guinness de los Récords, edición 2008, leerán en su página 97:

“Mauro Oliveira obtuvo el Record de libros Guinness destrozados con sus manos en ocho horas, fijando la cifra en 1824 ejemplares.”

24 comentarios:

  1. En el fondo todos somos distintos y no hay que hacer demasiados esfuerzos para demostrarlo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Y no le incluyeron a Mauro Oliveira en el libro Guinness de los Records por el tesón y mayor número de libros del idem. detruidos?.

    Pues sí que son injustos.
    Yo no compro ese libro ni me creo nada de lo que publican.

    Un fuerte abrazo.
    Que blog más precioso tienes ¿Te lo había dicho ya?

    ResponderEliminar
  3. ¿Pero esto es verdad o es una leyenda urbana? Está visto que el que la sigue, la consigue...

    ResponderEliminar
  4. Y si...la perseverancia siempre es recompensada...hasta la estupidez...saludos

    ResponderEliminar
  5. Estuvo toda la vida intentando estar en el guinnes y una vez que hace algo con otra intención lo consigue.Una buena parábola de la vida,cuanto más ansías una cosa más difícil es conseguirlo y viceversa

    ResponderEliminar
  6. el último record subrrealista que he visto consiste en lanzarse por la escalera más larga.
    Entre usted en www.lafragua.blogspot.com y verá los detalles,si es que le apetece ver en que pierde el tiempo la gente...
    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  7. No se puede negar: El que persevera vence. jajaja.
    saludos y gracias por tu valioso trastoque en mi blog.

    ResponderEliminar
  8. Es como obtener un premio pero no a la perseverancia sino a la obsesión, a la pérdida de control, al desequilibrio.

    O quizás se premió la ironía que acompañaba a Mauro Oliveira...

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Que aburrido buscar ser reconocido.

    Soy un imbecil, acaso por eso debo ser reconocido?



    Pronto vuelvo...

    ResponderEliminar
  10. el que la sigue, la consigue...
    lo que podemos hacer para figurar, es increíble!!

    ResponderEliminar
  11. Bien por él! podrá morir tranquilo pensando que consiguió o que quería y que su aporte al mundo quedó registrado de buena forma.
    uf! que fuerte! Saludos
    Taninus

    ResponderEliminar
  12. me dejaste mas perdido que operro en feria con dos colas jajajja.

    Muy buena vida.

    ResponderEliminar
  13. A veces la vida misma es una ironía...

    Abrazotes.

    ResponderEliminar
  14. Lo inusual, lo extremo, el cotilleo estadistico siempre han atraido al ser humano. No soy quien para criticar a Mauro Oliveira, su obsesión es bastante inofensiva. Se de casos terribles, donde las obsesiones conllevan tragedias, me atrevería a incluir a hitler y su obsesion por la superioridad de la raza aria en este capitulo; entre otras obsesiones igualmente estúpidas y negativas.

    ResponderEliminar
  15. Quería un record Guiness y eso obtuvo. Bien por él.

    ResponderEliminar
  16. Gracias por los comentarios, les contesto globalmente porque tengo problemas de línea de conexión.

    Veran, he querido reseñar por un lugar el absurdo de pretender aparecer en un libro haciendo lo que fuere cuando la individualidad es una impronta con la que ya venimos a este mundo.

    Por otro, he destacado como cuando en ocasiones olvidamos un problema por considerarlo irresoluble, encontramos la solución al mismo simplemente distanciándonos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Lo que ha escrito the _president es lo que yo he pensado.
    Llevo una temporada que cada vez que cambio el rumbo y me olvido de algo, entonces lo consigo. Al final va a ser verdad lo del inconsciente, el azar y la mano divina.

    Por cierto, debido a los problemas con la red, puedes anotar todos los intentos logrados y lo errores, y enviarlo a la editorial, y lo mismo te dan un record, de paciencia, o de perseverancia.
    Suerte y a disfrutar del caos en la
    red.

    ResponderEliminar
  18. Curiosa historia, pero como comentan hay personas para tod .¿no?

    ResponderEliminar
  19. Jajajaja

    Éste tío se merece un monumento.

    Quien la sigue la consigue.

    ;)

    ResponderEliminar
  20. Es que precisamente cuando uno deja de buscar algo es cuando lo encuentra. Una vez leí un pensamiento de Coelho que más o menos decía que cuando uno pretende conseguir algo el universo entero conspira para que lo alcances.
    Como frase preciosa, pero más bien soy de los que opina que basta que uno se distancie para alcanzar algo u obtenerlo.
    Es lo que tiene la perspectiva.
    Parece que los problemas de red mejoran. Ya les iré visitando, gracias.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Lo que prueba que, quién la sigue la consigue. Vamos, que Mauro, figuraba en ese libro si o si...

    Abrazos

    ResponderEliminar
  22. ¿Habrá algo más interesante que este hombre tenga que hacer en la vida que romper un record o romperse una pierna? ¿Algo útil, por el amor de Dios? jeje, curioso el tipo...

    ResponderEliminar
  23. ¿Qué sería de la vida sin locos como este individuo? Vaya lecciones las que deja. Contrario a lo que le sucede con un idiota, es bueno toparse con un loco con iniciativa.

    ResponderEliminar