3 de noviembre de 2006

LA FÁBULA DEL AGRICULTOR

Érase un reino lejano donde vivía un humilde agricultor.

Estaba muy triste porque no llovía y su cultivo de maíz moriría en poco tiempo. Sus amigos le decían que se conformase porque la solución no dependía de él y que tampoco le serviría de nada estar apenado.

El agricultor no podía ocultar su desconsuelo y lloraba y lloraba paseando por su cultivo mientras gritaba:

- ¿Qué podré hacer ?

Lloró tanto y anduvo tanto, que sus lágrimas dieron al maíz el agua que necesitaba y acabó teniendo una formidable cosecha.

Desde aquel día, nuestro humilde agricultor aprendió que siempre se puede hacer algo y que algunas veces, simplemente llorando, se alivian la penas.

20 comentarios:

  1. Goathemala, gracias por compartir este mensaje, esto nos recuerda que sin importar las circunstancias en la que la vida nos ponga lo importante es Tener Fé en Dios y Esperar, esta es la mejor solución a nuestros problemas y sobre todo no hay que hacerle caso a los que nos critican, siempre hay que seguir adelante...

    Saludos desde Guate...

    ResponderEliminar
  2. Gracias pupilo.
    Breve y con un lenguaje muy sencillo porque quisiera que lo lea mi sobrinita, que está aprendiendo ahora.
    --
    Disfruto mucho con tu blog.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Excelente fábula... alude a la serenidad:
    Siempre existen y existiràn las dificultades , los tropiezos lo cual hace que se rápido la llegada de la desesperaciòn , sentirnos tristes, irritables, desganados y muchas veces en una calle ciega o sin salida.
    Lo tropiezos los tienen todos y muchos dirán que la serenidad es para los serenos , en realidad no es asi , la diferencia radica en como cada quien enfrenta y resuelve sus problemas ,por tal razón el valor de la serenidad no es exclusiva de nadie.
    Ahora que la conozco me doy cuenta que con ella se puede mantener un estado de ánimo apacible y sosegado aún en las circunstancias más adversas, esto es, sin exaltarse o deprimirse, encontrando soluciones a través de una reflexión detenida y cuidadosa, sin engrandecer o minimizar los problemas.
    Saludo y un placer toparme con tu blog ;)

    ResponderEliminar
  4. Siempre se alivian las penas llorando, porque ese dolor líquido hay que expulsarlo, y qué mejor manera de hacerlo que camuflado entre lágrimas?


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Que sean los corazones regados por esperanzas y sueños.

    ResponderEliminar
  6. Yo siempre he creído que la risa y el llanto forman parte de nuestra vida, y hay que disfrutarlos a ambos por igual. Si hay razones para estar tristes, pues lloremos. No se ha visto a nadie jamás que ante circunstancias risibles contenga la risa bajo la excusa de "vamos, ya está, no te rías, que no vale la pena... déjalo así". Pero a la hora de llorar, cualquier excusa es buena para acallar las lágrimas.
    Por eso es que digo yo: ¡A llorar todo el mundo!
    Saludos,

    ResponderEliminar
  7. Es verdad...llorar a veces ayuda...pero yo en vez del agricultor hubiese acarreado agua de donde fuera mientras lloraba...o hubiese bailado la danza de la lluvia...siempre creo q se puede hacer algo mas....besos

    ResponderEliminar
  8. Una lecciòn que aprendì hace poco tiempo... ;)

    Tu blog es como un oasis para mi...

    ResponderEliminar
  9. A veces las soluciones a los problemas están donde menos se imaginaba uno. Pero hay que buscarlas.Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  10. la vida está abocada al siguiente segundo,aunque sea esperar siempre se está haciendo algo...me quedo con eso de que siempre se puede hacer algo...
    también le digo que el llorar no hace mal...hay que llorar hasta reir y reir hasta llorar...todo es un ciclo
    un fuerte abrazo,compañero

    ResponderEliminar
  11. Siempre es bueno llorar y no quedarnos con esa angustia dentro de nosotros que eso no trae nada bueno. Siempre tenemos que tener esperanza para que nuestros problemas se solucionen, pero también tenemos que poner algo de nuestra parte para que eso sea asi.
    Te lo digo por experiencia.

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Anónimo19:39

    Es parte del encanto y el descubrir que las cosas pasan en la vida para nuestro aprendizaje..., lo demás -amigo mío- es siempre lo demás.

    Todo lo mejor para Usted.

    ResponderEliminar
  13. En el fondo, llorar es lo mismo que sonreír; es vivir el momento, reconocer lo que se tiene, lo que se es y el momento en el que estamos: reconocernos en nuestras emociones, que al igual que nuestros pensamientos, son lo que nos hacen. Hay mucho calado en tu fábula, mucho camino andado. Te deseo que sea largo tu viaje a Ítaca. Besos grandes, hermano del alma.

    ResponderEliminar
  14. Las metáforas son hermosas, de hecho son la mejor forma de abordar lo holista de este mundo, esa cualidad de poder describir y de maravillarnos es muy evocador.

    Sin embargo, las analogías a veces se quedan cortas con el pandemonium que intentan abordar. Mi punto es, siento que la poesía permite abordar la realidad, pero no es suficiente para comprenderla….

    Como abras leído de mi, vivo un reencantamiento con el campo y para mi las labores campesinas, me han enseñado la humildad y la grandeza. Desde mi experiencia te diría que detrás del sembrar y el colectar, se pone tantos anhelos, rabias y amor….

    Un abrazo, amigo guatemalteco.

    ResponderEliminar
  15. Siempre me han gustado esas anécdotas hiperbólicas, con ese realismo mágico que suena tan latinoamericano... y más si se trata de lágrimas!
    Que bueno sentir ese acercamiento desde la Madre Patria.
    Como siempre, es un sereno placer leerte!

    ResponderEliminar
  16. Esas lagrimas y ese llanto fueron escuchados desde arriba.


    Muy buena vida.

    ResponderEliminar
  17. Bonita historia, las lágrimas a veces son provocadas por el dolor pero a su vez son un gran alivio pues nos ayudan a depurar nuestra pena, o ayuda a nuestra cosecha particular...
    Abrazos

    ResponderEliminar
  18. Anónimo15:25

    creo que el llanto purifica y despeja, para permitirnos encontrar la solución... pero no creo que las dé... sólo nos alivia!!

    ResponderEliminar
  19. Mi mami es de Huhuetenango y te cuento que mi abuelita tostaba el café con azucar y en comal de barro. Y es el café mas delicioso que yo he probado.

    ResponderEliminar
  20. ¡QUé bueno es llorar!!

    ResponderEliminar