21 de diciembre de 2006

CASI UN CUENTO DE NAVIDAD PARA UN CORDERO

Manolo es un entrañable pastor. Debiera haberse jubilado hace una década pero cree que en la ociosidad se encuentra la antesala de la muerte. Sus ovejas no tienen GPS y se sirve de un mastín de pelambre oscura para agruparlas. Montado en su burro acostumbra a decirme anécdotas de sus años mozos u observaciones pintorescas de la actualidad. De no ser por su teléfono móvil, que ni oye porque es sordo ni tampoco entiende, parecería un personaje del Quijote.

Se gana la vida vendiendo los corderos para Navidad o grandes eventos. Este año se le ha dado muy bien por las recientes lluvias. Su rebaño pasa a diario por donde trabajo y con cierta fatalidad compruebo como disminuyen cada día los corderos pequeños. Ahora le queda uno.

Le vi hace días brincar la acequia, masticar hinojo seco para luego escupirlo escamado y olisquear las hojas amarillas de los álamos.

Hoy mi jefe me ha llamado para que le pida a Manolo un cordero para Nochebuena.

Me desconsuela saber que mi aviso equivale a una sentencia a muerte de ese cordero que conozco y que ya creía salvado. Además le tomé apego por su soledad y por verlo jugar.

Decidí ser negligente pero cubriéndome las espaldas. He dejado un mensaje en el teléfono móvil de Manolo. Estoy convencido que con su impericia, el mensaje llegará tarde y en la mesa de mis jefes habrá besugo y repollo.

Aunque improbable, siempre queda la posibilidad de que encuentren al pastor, por eso esta historia es casi un cuento de Navidad. Con suspense añadido.

Espero ver al cordero la semana próxima y que crezca muy deprisa para que su carne se haga dura y no sea bocado en ninguna fiesta.

17 comentarios:

  1. Qué rico tener una bonita vista mientras trabajas.
    Buena estrategia, ojalá resulte y como dices, se haga anciano rápido ese cordero...y sepamos que termina bien este "cuento navideño"

    Muy feliz navidad para tí!

    ResponderEliminar
  2. La vista en mi trabajo es fabulosa pero pasan cosas como estas. Es real, muy real.

    Feliz Navidad igualmente.

    ResponderEliminar
  3. En Guatemala dicen...al que le gustan los chicharrones....Al ver el coche suspira,

    Suerte con el rescate del chivo, por cierto que es BESUGO....el RE POLLO debe ser un pollon...
    Feliz navidad mano.

    ResponderEliminar
  4. El besugo, es un pescado Juan y por cierto..
    Goathe... la próxima vez que le mires a los ojos a un besugo, observarás que aguanta la mirada. Señal de desafío y quien sabe, quizás venganza.
    jejeje

    ResponderEliminar
  5. Gracias, caro amigo, por tu comentario -breve y expresivo- en mi Blog.
    Los pastores de la Navidad -tú lo sabes bien- no son un cuento. Porque velaban pudieron encontrar al Niño Dios.
    QAue Él te bendiga.
    Un fortísimo y navideño abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Tierno el cuento y esperemos que no sea tierna la carne del corderito,como dices.En cuanto al personaje es de esas pequeñas perlas que deja esta pintoresca España...que es la misma y a la vez distinta que aquella del quijote que traes a colación
    un fuerte abrazo,compañero

    ResponderEliminar
  7. Una vez le ayudé a mi sobrina a pintar y decorar un pavo de papel. Se lo habían pedido como trabajo de Día de Gracias. Entre las dos, dejamos al pavito bastante colorido y ella lo llevó a la escuela muy contenta. Al regresar me dijo que había sacado una "A" (o un 10, ó 100) y que la maestra le dijo que le pusiera un nombre a su simpático pavo. Cuando le pregunté qué nombre le había buscado, la niña me dijo con gran naturalidad: - Se llama Survivor, tía, ¿qué otro nombre podía tener?

    Qué bonita historia verdadera Gothemala. Ojalá, el corderito también sobreviva y pase al 2007.

    ResponderEliminar
  8. Triste historia como todas las de navidad, casi siempre tiene un final feliz.

    Si este corderito se salva esta semana, esperemos que la siguiente tambien, la esperanza es lo ultimo que se debe perder.

    Yo por mi parte tengo la suerte de no ver los ojos de lo que me comere y que estos tampoco me vean!

    Saludos en traje de San Nicolas!

    ResponderEliminar
  9. Pues como de un cuento de navidad se trata, imaginemos que termina como tu propones y el cordero -no místico- termina por salvarse y vivir libre gracias a tu maniobra.

    Pasa unas buenas fiestas y un buen fin de año.

    PS: gracias por el enlace, lo mismo verás en mi página.

    Salud

    ResponderEliminar
  10. Queridos amigos, de pequeño nos regalaban conejos vivos y con mis hermanas armábamos movimientos telúricos para salvar al animal. Una veces funcionaban, otras no. En cualquier caso ese día no comiamos.
    Un reflejo de esa niñez experimenté ayer. Es posible que salve esta Navidad pero será difícil que vea el año nuevo. Cuando la muerte tiene rostro, aunque sea la de un cordero, duele.

    La Navidad, la vida va quitándonos virutas del niño que fuimos.

    ResponderEliminar
  11. Yo insisto en triste destino del besugo, muy parecido al del bacalao:

    Un pescador vecino de Bilbao,
    cogió, yo no se donde, un bacalao.
    -¿Que vas a hacer conmigo?
    (el pez le preguntó con voz llorosa).
    Respondió: -Te llevaré a mi esposa; ella, con pulcritud y ligereza,
    te cortará del cuerpo la cabeza;
    negociaré después con un amigo,
    y si me da por ti maravedises,
    irás con él a recorrer países.
    -¡Sin cabeza! ¡Ay de mi! (gritó el pescado)
    y replicó discreto el vascongado:
    -¿Por esa pequeñez te desazonas?
    Pues hoy viajan así muchas personas.

    ResponderEliminar
  12. Buenísimo amigo Noxeus

    ResponderEliminar
  13. Execelente fabula..solo hay que darle el credito al escritor...Juan Eugenio de Hartzembusch

    ResponderEliminar
  14. Un pescador vecino de Bilbao,...

    Si señor es de Juan Eugenio de Hartzembusch, gran viajero.

    Gracias Juan.

    ResponderEliminar
  15. Anónimo18:16

    Sólo por llevar la contraria, te diré que:
    Enfadarás a tu jefe, esperemos que no te despida...
    El pastor tendrá menos beneficios, y puede que no tenga que llevarse al plato esa noche...
    A lo mejor tu jefe muere por culpa del anisaquis del besugo (que tanto está de moda últimamente)...

    ResponderEliminar
  16. Marnie21:05

    En Guatemala de plano se salva,los que no se salvan, son los cerdos ni los pavos:-( a veces se nace en tierra equivocada.
    Aunque ahora quien sabe si los corderos de Guatemala se salven, ya que con eso de la "globalizacion" todos queremos comer lo que comen los demas :-(

    ResponderEliminar
  17. Gracias Marnie.
    Anónimo, me duele decirte que tienes razón. Qué remedio. Además no he conseguido nada, pero a veces soy así de pueril, no puedo evitarlo.

    Gracias por el comentario.

    --
    Saludos.

    ResponderEliminar