26 de enero de 2008

EL CRIMEN DEL PARQUE

aceitunaGrita. Sangra. Huye a medio vestir. Advierte el frescor de la calle como una bendición para las sienes. Se acurruca a jadear en un banco del parque, llueve o suda, no puede saberlo, cubre su cabeza con un pañuelo e intenta relajarse. Mejor no huir más. No hay donde ir. Vendrá a por ella y reza que lo haga sereno. Respira. Advierte el sonido de unos pasos y tiembla, un calor maternal le inunda las piernas: acaba de orinarse.

---

Me despierta un grito femenino. Todo está tranquilo. ¿Vendría de mis pesadillas? Mi vida, ese despojo de fobias, sigue sin valer nada pero ahora en esta noche intensa decido dignificarla y enfrentarte a la calle. La mano del bolsillo me pellizca el muslo para azuzarme, para evadir con dolor la angustia que me destruye. La llevo pero no ha sido necesario recurrir a la navaja.

Llueve, con la luz de tungsteno las gotas tapizan de oro la ciudad. He llegado al parque, una pequeña victoria. Mi acelerado corazón me pide regresar.

No me ve pero reconozco a mi vecina. Se contrae, tirita, le sangra la boca, la mano que ciñe el pañuelo esta tachonada de cardenales. Me viene la imagen de un cachorro golpeado. Comprendo la procedencia del grito. Regreso. Veo a su compañero bajar furioso con un depredador en sus ojos.

---

Ella cambia, te lo advirtieron, sabias que pasaría. En tu ciudad nunca abandonaría la casa. Una manotada al rostro, tampoco tan fuerte, tampoco para tanto, debería comprender que así son los hombres justos. Sales en su busca, la ves en el parque y vas a por ella encendido en nervios.

Sucede que tienes un encontronazo con el único transeúnte, un idiota al que apartas con asco.

Al llegar al banco tus pasos vacilan. Te pitan los oídos, te duele un costado. Desvalido la alcanzas, te contagia su temblor, acurrucas la cabeza a sus pies. Te vas. Te vas sin entender como y cuando una lámina acerada alcanzó tu hígado, perforó tu vena cava y trastocó tu compostura por la de un agonizante. La miras. Buscas consuelo, buscas compasión pero desde arriba solo percibes, a través de las lágrimas de la noche, la mirada de ella cargada de sorpresa y pánico.

--

Foto propia.

39 comentarios:

  1. Es un relato perfectamente triste, como perfectamente elaborado. Admiro ese don tuyo de llegar al corazón con palabras. Pero es triste especialmente porque es una realidad que se vive (¿o se muere?) a diario en nuestra sociedad.

    Me has dejado frio. Meditabundo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Un relato real, triste y muy bien escrito, te felicito de veras porque has sabido tratar este trágico tema de una manera tan delicada como emotiva.
    Sucede casi cada día, mujeres que confian demasiado en sus parejas, que no creen que a ellas les va a pasar lo mismo que a las otras, y luego pasan a formar parte de una larga lista.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. Gracias por los comentarios.

    Mañana me emplazo a contestarles individualmente y explicar el significado y ambiente del relato.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Esta semana el cuento negro viene de cuchillo parece, pues todos les ha dado por el arma blanca (mi favorita, hay que tener cojones para usarla, cara a cara). Yo para ser original, con un caso real de suicidio. Los datos de la depresion y demas corren por cuenta de la sec. de juzgado de mi hermana que en un llamado los averiguo.

    ResponderEliminar
  5. EDS, un relato descarnado y complejo con tres puntos de vista. Exceso de novela negra amigo. Abazos.

    Nerim, gracias, una lista interminable de dolor. Saludos.

    Lady Zurikat,no me digas... Ahora te visito saludos.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  6. Un crimen, tres personas. La idea se me ocurrió en las pasadas navidades pero no quise ponerla en aquellos días.

    También ha sido un experimento.

    Tres personajes, el de la mujer maltratada en tercera persona, el del asesino lleno de fobias en primera y, por último, el maltratador en segunda.

    Hace un año, en la entrada María ante el espejo escribí que la violencia contra los débiles me transporta a Wendell 'Bud' White que interpretó Russell Crowe en L.A. Confidencial. En esta entrada de ahora ejercito ese sentimiento desde la piel de un agorafóbico al que le importa todo poco.


    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  7. Es un relato que tiene cabida en diferentes partes del mundo, muchas quizás.

    El maltrato a la mujer denuncia en la época cavernaria que vivimos.

    Mis felicitaciones por el aporte que busca traer situaciones inaceptables.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  8. Muy interesante este cuento. Me gustan las historias bajo diferentes puntos de vista porqué se acercan a una verdad más profunda. Has visto la pelicula Rashomón, de Akira Kurosawa? Cuando salió, en los años 50, era la primera vez que el publico era testigo de una historia vista por 5 personajes. Y cada versión es diferente. No hay una sola verdad.

    Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  9. Tres puntos de vista en la fragilidad de un sólo mundo.
    Buen relato.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Diariamente convivimos con víctimas y victimarios. El lado oscuro de la mente y el corazón que afecta a los pequeños o más vulnerables.

    Ciertamente existe dolor tras dolor en tus escrito, pero a la vez, me deja reflexionando sobre lo que es real, y todo está complementado, es decir, en una pequeña escena describes tres disitintas personas con las que están a nuestro alrededor en cualquier parte o ciudad del mundo.

    Me suscribo a tu escrito diciendo un NO! rotundo a la violencia en cualquiera de sus manifestaciones.

    ResponderEliminar
  11. Extraño pero hermoso relato, estremecedor, una manera original, desde tres ángulos distintos, de acercarnos a la violencia que desgraciadamente constituye uno de los azotes de la sociedad.

    Besos, Goathemala. Muy buen relato.

    ResponderEliminar
  12. Vestir la sombra, cavernaria e impropia de una sociedad que se dice civilizada. Lo peor sucede en los lugares donde ni siquiera entran en las estadísticas. Gracias por comentar en un escrito tan extraño como personal. Saludos.

    Lydia, no, esa del gran Kurosawa no le he visto, así que la anoto para verla como sugerencia tuya. Sí disfruté Dersu Uzala, Ran y los siete samurais. Las tres las considero obras maestras. Gracias.

    Isa S.B, bienvenida y gracias por comentar a tan enrevesadas letras. Saludos.

    Roberto Lone, estupefacción y dolor. Hace unos días en Alcalá de Henares (Madrid), hoy en Murcia, por todos lados machismo cavernario que me irrita y hastía. Gracias amigo, saludos.

    Calle Quimera, sí, totalmente de acuerdo. Es extraño, un experimento que confunde. Gracias por leerlo. Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Es tan triste Goathemala, muy triste. Un besito.

    ResponderEliminar
  14. Precioso relato de un tema sumamente triste. Un abrazo.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  15. Envidio tu habilidad para hacer que uno vea la escena de una manera tan clara y para hacernos sentir tantas cosas, miedo, angustia, rabia, compasión.

    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Texto negro, negro...

    Lo de la espada era un simple ejercicio de escritura creativa: montar un relatín alrededor de la palabra "azogue"... en principio no iba a tener continuidad pero parece que os ha sabido a poco y algo más habrá que imaginar :)

    ResponderEliminar
  17. Extraordinaria la manera de relatar esta historia, tan intensa y tan eficaz. Me admiro cada d�a de tu capacidad narrativa. Besos, querido amigo.

    ResponderEliminar
  18. Una historia que nos toca siempre, estemos cerca o no... y, como siempre, contada magistralmente

    Un besito

    ResponderEliminar
  19. QUe lastima que sea sOlo un Relato pUes sIEmpre es la vicTima LA mujEr la quE muEre en Manos de su parEja, Y los VEcInos , amIgos y traNseuntes soLo nos dedIcAMos a mirAr a otro Lado EVitnado aSI inTerVenri.

    Muy buen post como siempre, muy buen al idea de contar la historia a tres bandas, sim perder en ningun momento la continuidad.., puy pastica y expresiba..

    Beos

    ResponderEliminar
  20. ahhhhhhhhhhh y la foto sobervia

    ahora si BESOS

    ResponderEliminar
  21. En mi ciudad nadie se enfrentaría a la calle. Es una decisión valiente o un cobarde suicidio.

    ResponderEliminar
  22. Flores deshojadas

    Hijas luego esposas
    Madres enjauladas
    Ven pasear la vida
    Se creen el papel
    Que alguien les dio
    Pacientes contempladoras
    Flores deshojadas
    Por las lluvias
    Que vieron caer
    Flores mal plantadas
    Descuidadas
    No pueden crecer

    Roles primitivos
    Limitan el rumbo
    De unos seres libres
    Doble explotación
    Del hombre/patrón
    Esclavo aún de si mismo

    Vamos! Paso a paso
    llegó el tiempo de la revisión
    Juntos codo a codo
    Contra el ogro de la tradición

    Lo oscuro de sus ojos
    Muestran la amargura
    Con que afrontan las mentiras
    Que descubren día a día
    En la sobra esperan
    La mano de una amiga
    Que comprenda su tristeza
    Que sacuda la conciencia.

    (Juanjo Bosch)

    ResponderEliminar
  23. Vengo al ratito a leer mas despacito...un abrazote.

    ResponderEliminar
  24. Me ha recordado a esa manera de escribir que leí hace un tiempo en "Los momederos falsos" de Gide en el que el cambio de persona se efectúa de manera tan magistral que se obtiene un doble resultado: acción, en el sentido de más movimiento, como si se tratara de una cámara subjetiva en términos cinematográficos; y eso mismo que acabo de señalar, pero como centro del estilo narrativo: subjetividad para entender la acción desde los diferentes puntos de vista.

    Me gusta arriesgar y probar cuando escribo, pues independientemente del resultado aporta nuevos estímulos a la redacción. Anota otra en la lista de cosas en común.

    Salud

    ResponderEliminar
  25. Ayer leí tu relato y hoy de nuevo y sigo con el mismo sentir: logras, provocas, llegas.
    Bien amigo, bien.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  26. Violencia y confusión, sobre todo confusión, de los tres implicados, no sé realmente quien será el más confuso... los tres seguro, pero... no podría decidir quien un poco más, ni siquiera podría asegurar que la más confusa, no fuera yo...

    ResponderEliminar
  27. Ufff,, no lo pude digerir, se que no fue tu intención causar dolor ni nada de eso pero. . .

    Saludos Goathe!

    ResponderEliminar
  28. Gracias por sus comentarios. He percibido que es un escrito que ha descolocado a muchos de ustedes.

    Lo escribí por puro gusto personal, naciendo de pulsiones muy profundas y con la idea de ser novedoso en poco espacio sin importarme mucho el resultado.

    Luego les comento individualmente pero por adelantado las gracias por leer algo tan negro.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  29. A mi me ha encantado, la crudeza de las imagenes contrasta con la belleza de los sentidos descritos. Eso es arte amigo, es trascender y entrar en la vida de los protagonistas.

    Sabes hace un tiempo vi una pelicula española "Te doy mis ojos", acerca de la violencia domestica, y lo impresionante es reconocer que el agresor tambien es victima y victimario de su tambien baja autoestima.

    Hace unos dias me pidieron un poema para el "Dia internacional de la Mujer" y me has animado con tu post a trabajar la idea.

    Un abrazo. Excelente experimento

    ResponderEliminar
  30. Me encanta el estilo, eres unico.

    El contenido un tanto abrumador, pero digno de una novela de suspenso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Un relato escalofriante, bien escrito, delicioso en su uso del lenguaje que recoge la violencia en la que vivimos sin inmutarnos
    Un abrazo
    Gab

    ResponderEliminar
  32. Interesante, parecen las descripciones de una película de cine negro, y a la vez con un aire de poesía. Cada día me sorprende más tu capacidad descriptiva, deberías plantearte lo de escribir en serio, si es que no lo has hecho ya.

    ResponderEliminar
  33. Y es que hay momentos en los que la línea que separa al depredador de la víctima es tan súmamente ambigua que se convierte en apenas percibible.
    Quizá los últimos momentos se hagan más largos de lo que pudiéramos pensar; quizá lo injusto, por inevitable, se termina convirtiendo en conformidad.

    Emite tristeza, y miseria. Emite rojo granate.
    Magistral. Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Yo sólo te digo que me ha dejado un cierto pesar en el alma. Logras que respiremos tus letras, que nos metamos en el mundo que creas, esto lo haces siempre. Cuando es un tema tierno, salimos de aquí con el corazón danzando, pero cuando, como hoy, es algo triste y desgraciadamente habitual, salimos con cierta congoja.

    Dos abrazo

    ResponderEliminar
  35. el relato es espectacular...en cuanto al fondo siempre me queda la sensación de que la sociedad no está haciendo lo suficiente para paliar este tema
    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  36. Waiting, sí. La vida misma es así muchas veces ¿verdad, amiga? Los noticieros dan cuenta de ello todos los días. Saludos y gracias.

    SCD, truculento más que hermoso y hecho para disfrute mío. Me gusta mucho el cine y la novela negra. Gracias por leerlo.

    Jcab, gracias uno de esos comentarios que leeré cuando esté de bajón. Abrazos.

    Qalamana, otro experimento a tres bandas y muy oscuro. Gracias y saludos.

    Isabel Romana, por venir de alguien que escribe de forma tan maravillosa se agradece especialmente porque no es más que un comprimido experimento. Gracias.

    Azul, gracias por tu cortesía en leer algo tan sórdido. Nació como una recreación en tres bandas de lo que parecía ser un asesinato doméstico y acabó en asesinato sin más. Saludos.

    Eowin, cierto. Lo más duro es la impasibilidad de la gente. Los crímenes de genero son muy ruidosos y muchas veces previsibles. La foto es de mi tierra jienense, una aceituna golpeada. Gracias y saludos.

    elviajeroalado, la calle es para mucha gente un enemigo, el más duro quizás de los enemigos. La agorafobia, la más común de todas las fobias, pesa como una losa. Saludos.

    Memeotro de estos excelentes versos que no sé ni como ni de donde te lo sacas y que son un epílogo perfecto a lo que quiero decir en el escrito. Como siempre mi admiración por tus conocimientos poéticos que libremente nos das a conocer. Gracias.

    CHC, gracias, jeje, entiendo perfectamente. Saludos.

    Le mosquito, gracias, estoy de acuerdo. Saludos.

    Charles de Batz gracias por reconocer el riesgo. Ya comprobé que también te gusta practicar. En la escopeta de caza de Inoue Yasushi también encontramos historia narrada desde tres perspectivas que se complementan. Recomendable. Saludos y gracias.

    Clarice, gracias, no es más que una práctica la que me obligo por disfrutar de otras perspectivas dentro de la escritura.

    Luego sigo, gracias.

    ResponderEliminar
  37. Mia, gracias por la sinceridad. Es evidentemente una historia confusa porque resulta muy complicado intentar contar tanto en tan poco sin desorientar. Saludos.

    Filistea, gracias igualmente por tu sinceridad. ¿Estás segura de que no era precisamente mi intención causar ese sentimiento? Saludos.

    Cromatica, me alegra que sirviera para animarte. Lo interpretas de un modo magnífico, por cierto Te doy mis ojos está ambientada en Toledo, cerca de aquí. Gracias y saludos.

    CHC, justo eso pretendía, algo que abrumase pero tuviera cierto sabor de suspense. Gracias y saludos.

    Gabriela, un saludo y mi agradecimiento, gracias por pasarte.

    Bender, gracias amigo, lo mismo te sigo el consejo. Abrazos.

    Kaekum, gracias porque me identifico con las emisiones que dice que desprende. Saludos.

    Trini, bueno, amiga, es que me gusta abordar temáticas diversas y desde diferentes ópticas. Gracias y saludos.

    Max, gracias. Se necesitan varios pasos y el más importante educar a los niños en el respeto a lo diferente. No sé si se está haciendo bien. Veremos. Saludos.

    ResponderEliminar
  38. Visión absoluta, relato impactante.
    Muy bien escrito.

    Lo más impactante es que suceda cada dia y nos parezca un relato.

    Hace más de dos meses que ya no podemos ver a Karim y no se perdio en un parque, fue "un marido" que tenia en su dormitorio.

    En el centro su silla sigue vacia, nadie quiere ocuparla.

    ResponderEliminar