27 de junio de 2011

El raro privilegio de no ser humano

Mar

Ser humano es conocer la futilidad de la acción, la inutilidad de todo esfuerzo, formular perpetuamente preguntas sin respuesta. Y, sin embargo, esperarlas y replantearlas a diario. Ser enteramente humano es buscar certidumbres sabiendo que no llegarán, que aunque lleguen no las entenderemos y que aún llegando y entendiéndolas, no podremos comunicarlas.
Por todo lo anterior, ante todo, ser humano es perseverar y perseverar en lo que nunca comprenderemos.

Y cuando me canso de ser humano mi imaginación me disfraza de formas nuevas. El raro privilegio de lo mineral, la sagrada unción de la flora y la fauna, furtivas metamorfosis de la noche cuando abandono mi forma humana, que se rehace en la mañana frente al espejo.

El regresar del reflejo de un hombre inquieto y cansado. La tenacidad, la constancia, de nuevo.

Nada más.

7 comentarios:

  1. Aquellos que usan de su conciencia responden a la mejor manera de ser humano: pero es tan escaso este uso que merece plantearse dejar de serlo.

    ResponderEliminar
  2. Ser humano es también amar y buscar ser amado. Y cuando te cansas de ser humano, empieza el camino del no-retorno.

    ResponderEliminar
  3. Pero a veces,para determinadas cosas es maravilloso ese esfuerzo que parece inútil de reinventarse cada día, de renacer...
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Te noto un poco nihilista, no? "Ser humano es conocer la futilidad de la acción, la inutilidad de todo esfuerzo, formular perpetuamente preguntas sin respuesta. "

    Preciosa imagen!!!

    ResponderEliminar
  5. Qué hermoso lo escribiste. A veces, yo también me canso y pienso en ser un alma de mi perro.

    ResponderEliminar
  6. Ciertamente, Goathe, ser humano cansa...por eso ser conscientes de ello puede hacernos desear mineralizarse, como agua que fluye o guijarro que rueda...o inmensa roca inamovible...
    Un placer seguirte...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. ¿Nada más? A mí me parece mucho. Es condición casi inherente del ser humano convertirse en parte de esa naturaleza que no pregunta, que no duda, que simplemente transcurre o permanece. Quizás no tenga consciencia de mortalidad. ¿La tenemos nosotros quizás?
    Me ha gustado mucho cómo lo expresas y la foto es realmente preciosa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar