21 de agosto de 2011

SEÑALES DE HUMO IV y final

3358000686_6ae406f8c5_b-2Preparábamos la barbacoa en la terraza con Sinatra soltándole matices al anochecer de un cielo aún azul donde nada más refulgía Sirio y la brisa del Montgó esparcía las chispas del carbón que crepitaban en el aire y ascendían como ínfimas y candentes estrellas fugaces que quisieran aunarse a la inmensidad de ese cosmos.

Fue entonces, Pedro, guárdalo para siempre, que dirigiste la mirada al embarazo en sus etapas finales de tu hermana y pensaste en esa inconcebible cantidad de materia yerma expandiéndose y rotando en el universo y en la posibilidad de un vientre como alternativa a todo lo que no es. El desperdicio de la vastedad de esos mundos sí el milagro de la vida no existiera, ni fuera jamás posible.

15 comentarios:

  1. Cuando nos decías escuetamente "me largo de vacaciones" aquel 28 de Julio nos has hecho partícipe de hermosos paisajes, vivencias y sentimientos. Y este broche final es hermosísimo.

    Gracias, amigo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Meme, muchas gracias. No sé la manera pero me aficioné a escribir en verano y creo que seguiré con ello puede que con otros fines que trasciendan al blog.

    Lo de señales no es más que un breve diario de vacaciones al que acudiré cuando precise relajarme o contemplar otra perspectiva.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que te envidio que puedas compatibilizar el verano con escribir y, además, escribir bien. Para mí es una época en la que parece que las neuronas se vayan también de vacaciones y me dejen aquí simplemente sobreviviendo.

    ResponderEliminar
  4. pero para ver el milagro de la vida hay que despojarse de muchas cosas, como bien haces tú con la foto

    ResponderEliminar
  5. Una hermosa analogía plasmada en tus letras. Como siempre que vuelvo foto y escrito ensamblan a la perfección. Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Me dejas sin palabras.
    Lo que da de sí una mirada.
    Si el milagro de la vida no existiera, ni siquiera rotaria la Nada.

    Dos abrazos dobles

    ResponderEliminar
  7. Con la luz de tus imágenes y la preciosidad de tus textos, seguro que las señales de humo se ven por encima de los árboles.
    Saludos
    Piedra

    ResponderEliminar
  8. En relación al escrito un nacimiento es de las pocas cosas, si no la única, que da sentido a la vida...
    En relación al diario de vacaciones,me ha encantado y le doy la apuesta por cumplida...hemos escrito este verano y, lo mejor de todo, veo que llega con las alforjas repletas de palabras que almacenar en el invierno que llegará...
    Un fuerte abrazo y como siempre le digo disfrute que su disfrute es el nuestro...

    ResponderEliminar
  9. Muy espléndidas y fluidas lineas maestras,Goathemala, la inmensidad del universo y la vida gestante. Chapeau
    Saludos blogueros

    ResponderEliminar
  10. Si el milagro de la vida no existiera... ¡Ay, eso sí que me es imposible imaginarlo! Un abrazo, querido amigo.

    ResponderEliminar
  11. "El milagro de la vida", es lo mas natural del mundo, si te fijas eso que parece tan sublime es algo cotidiano y tan frecuente que muchas veces pasa desapercivido si no lo vivimos de cerca en algun familar o amigo, y si es en uno mismo debe ser maravilloso.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Casi recién llegado de mis vacaciones, me encuentro con varias lecturas pendientes en este cuaderno y un comentarío en el mio. Es una buena manera de animar la melancolía del regreso.

    Pongo en mi debe un correo que espero remitir lo antes posible.

    Un saludo, querido amigo.

    ResponderEliminar
  13. Mi querido amigo: Sigues siendo el entrañable poeta que utiliza lo mismo la cámara que el bolígrafo. Te digo lo del bolígrafo porque soy incapaz de escribir directamente en el ordenador.

    Referente a tu comentario, yo también quiero creer que aquel mundo sigue existiendo porque lo necesito.

    Brisas y besos.

    Malena

    ResponderEliminar
  14. Me gusta el nuevo estilo de su plantilla...siga experimentando...
    un abrazo desde Vigo...

    ResponderEliminar
  15. Profundo Guate, verdadero y no sé porque, también triste...

    ResponderEliminar