29 de septiembre de 2006

EL REENCARNADO

- Mi mujer está dentro -decía- y provocaba con sólo esa frase el estremecimiento general.

Era un trabajador diligente y esmerado; en la empresa le perdonaban la extravagancia de cargar a todas partes al gato, ahora a Amberes, luego a Toulouse, más tarde a Zurich. El minino conocía al camión como su medio natural. En las paradas le gravitaba como un satélite, se ocultaba en el motor caliente, trepaba a la caja, jugaba con la antena pero nunca pisaba el suelo que, de seguro, veía hostil.

Le conocí hace dos años, cuando nos trajo una carga de semilla de maíz. De inmediato me llamó la atención el felino.

- Fue al día siguiente del entierro – me dijo, tras ganarme su confianza-. Apareció sin más con sus patitas grises, acurrucado donde ella se sentaba a hacer punto. Ya me advirtió en vida, no creas. Decía que quería nacer de nuevo como gato porque los trataba con más cariño que a ella.

Escudriñé en sus ojos un punto de locura o frivolidad pero no pude o no supe encontrarlos.

6 comentarios:

  1. EL REENCARNADO es un tema muy interesante, ya que segun en la India hay animales sagrados que se han reencarnado personas en ello.
    Como las vacas es lo mas común de ver. SAludos

    ResponderEliminar
  2. Manme12:29

    Nosé bien a cienciacierta,pero en estas cuestiones casi mejor no saber. No saber a veces es mucho mejor que conocer; el misterio nos hace que estemos avisados, abierto a lo imprevisible e incognoscible que, a fin de cuentas, agranda la vida.
    Por otra parte, me encanta como escribes:entreveo rizomas conectados, muy por debajo (como hay que hacerlo; el iceberg nunca ha de enseñarse, habrás oído), con la literatura latinoamericana y tanto léxicos como temáticos (realidad mágica). En fin, que el reencarnado debe continuar, porque el café bueno hay que beberlo hasta el final.

    ResponderEliminar
  3. En caso de poder elegir en que reencarnarme siempre pediría: en mujer.
    Sabes, a riesgo de parecer frivola, pienso que si este hombre estaba "harto" de su esposa, menudo castigo tener que "cargar" hasta la muerte con ella, mujer o gato, o lo que venga...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Efectivamente, la idea que quise sucintamente trasmitir era que el hombre llevaba al gato en su camión como "arrepentimiento" por no poder demostrar en vida a su esposa, todo lo que la quería.

    ResponderEliminar
  5. por esa misma razón,compañero,es mejor no guardarse nada,darse cuenta de lo maravillosas que pueden ser las personas que nos rodean y no cansarse jamás de decirlo ni expresárselo...
    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  6. Lindo mensaje, lindo texto querido amigo.

    ResponderEliminar