12 de septiembre de 2006

ESCANDINAVIA

Catarina Rax Pop, maya mam, con sus profundos ojos ocres y sus ocho años, bordeaba la falda del volcán camino de la escuela. Le quedaba una hora.

Catarina Rax Pop, maya mam, con sus profundos ojos ocres y sus ocho años, llevaba apretadito en su seno un lápiz y un cuaderno. En el cuaderno estaba dibujado el mapa de Escandinavia. En la inmensidad verde del camino, su imaginación flotaba recordando el frío.

- Esas tierras, del norte de Europa, están muchos meses cubiertas de hielo y nieve – le dijo su maestra.

 

Su abuelo le trajo una vez una piedra de hielo de la cima del Tajumulco. Jugó con ese insólito material toda la tarde hasta que se deshizo dejándole las manos mojadas y doloridas.

Comenzó a mascullar una oración dedicada a los niños de Escandinavia.

- Pobrecitos - se decía - caminar una hora sobre hielo para ir a la escuela.

9 comentarios:

  1. me recuerda la historia de inicio de Cien Años de Soledad cuando a uno de "los protagonistas" lo llevan al circo a ver el hielo y a Melquiades....
    Amigo,ese toque,es muy dificil de conseguir...y usted lo tiene...creo que a su lado
    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el cumplido. Menudo inicio el de Cien Años de Soledad, me impactó aquello y también conversaciones con personas, muy queridas por mí, que afirmaban no haber visto nunca nevar.

    Pero fundamentalmente, lo que pretendía era reflejar la maravillosa inocencia infantil, siempre libre de los prejuicios de los mayores.

    ResponderEliminar
  3. Por un amigo en común he encontrado tu rincón, se bienvenido.

    Espero que te encuentres a gusto y lo disfrutes. Y también que sigas encontrando un ratito para visitar a tus vecinos.

    Pronto llegarán los lectores. Has de tener un poco de paciencia al principio. De momento ya has soltado tu anzuelo. Y es muy apetecible.

    No tengas miedo de hacer arte y dale rienda suelta a tu imaginación. Ya verás qué bien te lo pasas.

    ¡Mucha suerte!

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tus palabras de ánimo Eowin. Te había "visto" en los comentarios de Max, ahora te leeré.

    ResponderEliminar
  5. Imaginarme a la niña haciendo ese recorrido y razonando de esa forma me impactó muchísimo. Para algunos eso puede ser un relato pero para miles es una realidad. Excelente escrito.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Este escenario me gusta, la niña, sus sueños y esperanzas, sus ojos lo que siente y su realidad.

    Lo describiste en pocas palabras.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Qué escena tan preciosa, Goathemala: ¡enhorabuena!

    ResponderEliminar
  8. Me ha estremecido la ternura de este cuento. Gracias Goathemala

    ResponderEliminar
  9. La inocencia de tu relato lo cubre todo, lo hace grande, como si fuera un sueño...porque el niño sueña con el frío y el hielo y se siente feliz....estupendo pasaje...un abrazo de azpeitia

    ResponderEliminar