25 de febrero de 2007

EL EXPOLIADOR

No quiero pensar pero pienso que alguno como yo sigue mis pasos, rastrea mis huellas, intuyo la fetidez de su aliento en mi nuca y el eco de su soniquete plagiado; no quiero creer pero creo, que ese ser idéntico a mí, varía mi trazo, desvía mi rumbo, me hace parecer demente ante los demás y confuso y desdoblado ante mí; no quiero sentir pero siento que de una fisura de mi cerebro emergió un clon que me persigue, me desdibuja, me disipa, evapora mis afirmaciones, mancha mi reputación, convierte en simulacro mi existencia; no quiero odiar pero odio a ese ser emanado, lo cual me lleva a odiarme a mí y a desear mi desaparición.

He decidido recluirme en esta enjuta estancia hasta que purgue mi locura o sea devorado por ella. ¿Saben? Apura mis cafés, fuma mis colillas, hasta percibo el vapor tibio del que duerme a mi lado hurtándome un aire reservado a mí.

No quiero encerrar pero encierro en la mano este texto, testimonio fútil de mi alienación o mi desdoblamiento. Aprisionado queda en mi puño para que no sea modificado y soñar que el último golpe de timón me pertenecerá a mí para siempre.

-----

Es el otro punto de vista de la diversión escrita llamada el usurpador que subí hace unos meses. Supongo que para que una paramnesia sea completa será necesario que ambos tengan conciencia del otro. Al menos he querido dar la palabra a ambas partes.

32 comentarios:

  1. Mmm, en todas las definiciones de paramnesia que he buscado, la describen como un transtorno mental o de la memoria. Y tu protagonista (que en fondo, puede ser también "el otro" desde el punto de vista de el ursurpador, y que no tiene que ser por eso menos correcta o real) reconoce su locura... entonces, tal vez esté más cuerdo que nunca.

    Tu relato me recuerda el efecto de los reflejos en dos espejos enfrentados!

    Muchos saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Vaya gracias, también dicen que está relacionado con el sueño. Esto es, que uno sueña que realizó algo y no lo hizo en la vida real.

    En realidad es que desde que terminé El usurpador tenía ganas de dar la palabra al otro.

    Ya me quedé tranquilo. Descanse para bien o mal la historia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. a mi me gusto mucho!... surgen las imagenes.
    saludos!

    ResponderEliminar
  4. He leído tu texto. Dejando a un lado el último párrafo donde habla de paramnesia, y todo eso que a mí se me escapa, y teniendo en cuenta que no he leído más texto tuyo que éste...Yo lo que entiendo, es que hay un desdoblamiento de una misma persona. El yo bueno, coherente,civilizado ante el yo rebelde, el descarado, el anti-todo. Y como último deseo de quien habla el esperar resultar vencedor en esta contienda que se trasluce, entre como digo, los dos "yo" de una misma persona.
    Me parece excelente.

    ResponderEliminar
  5. La historia era buena entonces y es buena ahora...recuerde(y nunca mejor dicho)que no sabemos quién es el usurpador,¿este o aquel de entonces?...
    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  6. Esto es lo maravilloso de las letras.
    Juego, invento, realidad? no importa.
    La cuestión es escribir.
    Y si tienes un aliento que te persigue, atrapalo entonces con tu alfabeto.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. En realidad es un juego de palabras sin mayor importancia. La cuestión es escribir. Otras historias, sin embargo llegan a tener estructura.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Yo no creo que las palabras que escribamos nos salgan al azar. Dicen que el azar no existe, y es cierto, todo tiene un sentido aunque ni nosotros mismos sepamos a veces cuál es.

    ResponderEliminar
  9. Por supuesto Manly, el usurpador nació viendo un escaparate navideño de ofertas 2x1. "Quieren que consumamos el doble, que entremos dos veces..." Así lo escribí y cuando lo terminé me quedó una idea de que faltaba algo, que estaba inconcluso pero no sabía que era.
    Ayer cerré el círculo, era la opinión del otro. O bien ¿quién es quién?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Magnífico. Invita a la reflexión y a la inquietud. ¿Quién es el uno y quién es el otro?, ¿se adelantó el usurpador a los pensamientos del usurpado?. Inquietante.

    Salud

    P.S.: la referencia que nos dejas de la Wiki me ha dado que pensar también y es posible que algún día haga algo con ella.

    ResponderEliminar
  11. Pues me encantaría leerlo Charles.

    Saludos y gracias.

    ResponderEliminar
  12. Qué interesante verlo desde dos perspectivas, he leido las dos historias ahora mismo y son muy buenas.

    Aunque debe ser angustiante en los dos casos el tener un doble. Eso sí, si llegases a comunicarte con él, y fueras el del pasado, estaría bien para evitar accidentes o desgracias.

    Por cierto, tampoco sabía que paramnesia era lo que yo llamaba Deja Vu desde siempre.

    ResponderEliminar
  13. Gracias Ulyses, tampoco yo sabía que Deja vu era paramnesia.

    Jeje, saludos.

    ResponderEliminar
  14. Resulta díficil saber quien es el observado y quien es el observador.
    Quizá los dos sean la misma persona.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  15. Esa dualidad del ser siempre esta alli, peleandose la una con la otra, quizas esa es la manera de darle cuerpo al ser de manera integral, el conflicto se da si conscientemente se debaten la una con la otra, por lo que a veces no queda mas que ir aceptando nuestros grados de locuras y dejarlos salir!

    Jaja es increible tu relato, intimista y bello.

    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
  16. Listo...
    este relato, conjuro de frases...
    parece un guión de película
    de mi amado David Lynch.

    q loco...
    q bueno...

    dejo mis saludos.

    ResponderEliminar
  17. A veces no me soporto a mi misma, mucho me temo que tener un doble me resultaria intolerable. Cuidate...

    Dos abrazos

    ResponderEliminar
  18. Existe una parte de nosotros mismos que en realidad nos resulta ajena. Muchas veces, postrada ante el ordenador me observo desde el otro lado de la mesa y veo que quien actúa es una tremenda desconocida ... menos mal que rápidamente vuelvo en mi y me conozco desde dentro, no desde fuera. Cuando me observo he llegado a sentir miedo. Por suerte tenemos entrada libre para volver. Si debiéramos pagar entrada, estaríamos caídos de bruces ante la locura.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Creo que Mr. Hyde ya sabe el password del Dr. Jekyll, ¡mucho cuidado!.
    ¿O será una conciencia retorcida?

    ResponderEliminar
  20. Hay momentos que me escapo de mi mismo para verme como soy...y vuelvo con ganas de trabajar en quien deseo ser....saludos, amigo arbol.

    ResponderEliminar
  21. ¡Que grande, goathemala! Recordé de inmediato tu post anterior y disfruté un mundo leyendo este. A mi me pasa que a veces me siento más alto de lo que soy, pareciera que mis ojos tomaran conciencia de la altura a la que se encuentran (183 cms, más o menos, porque mido 188 cms), y es una sensación muy extraña porque es como si fuera el otro yo del doctor merengue. Incluso me mareo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Mamá tienes constantes sueños premonitorios, como ella dice "mi otro yo con ganas de hablar", por suerte yo no heredé ese don, que ne realidad es una carga a mi ver, o mejor espero que no despierte nunca en mi.

    besitos, todo bellísimo

    ResponderEliminar
  23. Escribes tan bien!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  24. Curioso personaje este que es más uno que uno mismo. Una especie de Mr. Hyde.
    creo que es como verse uno en el espejo que siempre muestra lo inverso.
    Saludos
    he vuelto
    Giuseppe Tanino

    ResponderEliminar
  25. muy bueno
    excelente narratica

    perfecta descripcion del personaje

    haces un muy bien ejercicio...

    ademas no hay nada como conocerse a uno mismo, y en este caso al "otro"

    un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Gracias por los comentarios, apenas tengo tiempo ahora porque estoy en un momento pico de trabajo.

    Todo esto arranca de un gran defecto personal, cuando escribo en primera persona me pongo tremebundo y apocalíptico. No sé, supongo que lo podré cambiar a base de escribir.

    Todo eso del personaje no me pasa. A veces, en sueños, vuelo, otras me veo pequeño y en cualquier bolsillo podrían transportarme, fuera de ahí acaba.

    Una vez en un estado de agotamiento febril soñé una especie de desdoblamiento pero no hubo argumentos ni conciencia del mismo, apenas unos segundos soñados.

    Concedo muy poca importancia a los sueños.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  27. Despues de unos dias de viajecito aqui estoy leyendo todo lo pendiente ....


    Ps El cambio fue obligatorio y menos mal que encontre un alma caritativa que ma ayudo

    ResponderEliminar
  28. Solo paso para saludarte porque estoy de vacaciones y es bueno ver bosque en plena dia soleado, porque el verde me da mas esperanza, saludos

    ResponderEliminar
  29. Todo en la vida tiene, por lo menos, dos versiones, dos puntos de vistas, un sí y un no. Un blanco o un negro, un arriba, un abajo, un derecha una izquierda.

    Maravilloso post.

    Todo lo mejor para ti.

    NOTA: Richard Bach escribió, allá por los tempranos 70 un libro de nombre “Ilusiones”, tiempo después de su “Salvador Gaviota”…, pues recuerdo una frase de aquel libro.

    “Justifica tus limitaciones y ciertamente las tendrás”

    No pienso justificarme por mi silencio, pero heme aquí para leerte.

    ResponderEliminar
  30. Buenas noches, goeathemala.
    Gracias por la visita

    ResponderEliminar
  31. Gracias a todos. Tengo poco tiempo pero buscaré ratitos para visitarles.


    --
    Saludos.

    ResponderEliminar
  32. La idea del otro yo en un mundo paralelo, la has expresado muy bien, tanto aqui como en el usurpador. Me encanta como escribes. Saludos.

    ResponderEliminar