20 de mayo de 2007

LA FIEBRE DE LA EFICIENCIA

Desde hace semanas mi ciudad ha entrado en una repentina fiebre de eficiencia. Los barrenderos madrugan, se asfaltan los baches y construyen glorietas, se acaban hospitales o centros deportivos, hasta, oh milagro, los funcionarios municipales dan los buenos días. Es una epidemia que acontece cada cuatro años, siempre antes de una cita electoral. En este caso, la de renovación de alcaldes, concejales y algunas Comunidades Autónomas.

Las urnas serán el paliativo de está febrícula, las obras se ralentizarán y los funcionarios volverán a estar gruñones. Todo regresará a su estado natural y concluirá la peor legislatura municipal de nuestra joven democracia, la de la especulación inmobiliaria masiva.

Ahora todo se promete, no importa el descaro, como si fuera un bazar de regateo se apunta a lo más alto, a lo imposible, que luego ya habrá tiempo de rebajar o de que el olvido juegue su parte. Los carteles electorales me rodean con falsas sonrisas sostenidas, retocadas con el botox

Los despojos de las ideologías desaparecen cuando tocan lo local, se hacen puro pragmatismo. De esta manera el partido más izquierdista, formado entre otros por comunistas y ecologistas, promete para mi localidad construir dos aparcamientos subterráneos y mejorar los accesos viales: más hormigón. Y la derecha, rozando en su discurso muchas veces la xenofobia, hace ahora guiños a los rumanos porque conocen su poder de voto.

He leído muchos libros de política, he cursado esta especialidad durante cinco años, sé lo que es el desencanto y el oportunismo y soy consciente de la gran cantidad de infames y desvergonzados que se acercan al noble arte del servicio público.

Todos los conocimientos, el tiempo invertido y las precauciones han servido de poco. Finalmente, también a mí han conseguido desilusionarme. Una responsabilidad extraña me inculca luchar contra esta apatía para acudir a las urnas aunque sea, como otras veces, para votar en blanco.

35 comentarios:

  1. Yo no estoy desilusionada porque pienso que siempre ha habido lo mismo, políticos intachables y políticos corrutos (como dicen en la tele) Pero eso pasa en todas las profesiones, porque, pienso yo, que no va en la profesión sino en la persona.
    BEsis

    ResponderEliminar
  2. La desilusión de votar...
    una frase vivida.

    Tristemente realidad.




    Pronto vuelvo...

    ResponderEliminar
  3. Sí Manly, el carácter de la gente permea las ideologías y los posicionamientos políticos. Mi desilusión es sobre todo a nivel local. Creo que son de un perfil muy bajo todos. Y leer sus programas electorales a nivel local es desalentador.

    A nivel autonómico y nacional sí que tengo las cosas más claras.

    Gracias por el comentario.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Mar, de desilusión en Guate sabéis bastante, me consta.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Si se hiciera lo posible siempre, no solo antes de las elecciones. Sin embargo, creo que el problema en todos lados, no es cambiar a los politicos sino al elector.., cuando el elector tenga valores, conciencia y educacion los politicos seran otros. Al menos en eso se basa mi esperanza. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Acá estamos igual...sólo que el voto en blanco le daría otro voto a la mayoría.
    El 3 de junio: gobierno porteño (Buenos Aires)...
    No tenés idea cómo se tiran "flores" unos a otros... Y nos quieren gobernar!!!!!!!!


    Beso!

    ResponderEliminar
  7. Da asco presenciar esta carrera para ganar el poder que después terminara siendo ejercido para beneficiar a las mafias de los partidos políticos, pero es un mal con el que tenemos que vivir, hay que votar, no se puede dejar que nuestro voto vaya a las mayorías especialmente si no son las nuestras.

    Estemmmm… Goathemala me he tomado la libertad de incluirte en un meme, pero creo que te va a gustar sabiendo tiene mucho que ver con el nombre y lo que tu blog nos simboliza.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  8. Es una historia de nunca acabar,en tu pais y en cualquiera.

    Yo por mi parte he perdido la confianza en estas instituciones, porque es como una maldicion, donde hay poder como elemento principal, este a su vez es un generador de corrupcion.

    Admiro los que aun tienen fe, los que creen que hay alguien dispuesto a luchar, cargados de sentimientos heroicos en sus bolsas, casi siempre utopicos, de que se puede lograr el cambio, que existen sujetos los hay pero pasada la fiebre todos se disponen a descansar semejantes calenturas.

    besos y abrazos!

    ResponderEliminar
  9. Lo mismo sucede en mi tierra, es tal desencanto que a veces ya no sé si hago bien o mal en ir a votar.
    Entiendo tus sentires.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  10. Hola gracias por los comentarios:

    Azul, muy cierto, había un dicho por aquí que decía "pan y toros", resumiendo de esta forma las necesidades básicas del pueblo. Surtiéndolas los gobernantes estarían tranquilos. ¿Hoy que sería pan y futbol?

    Ferípula, aquí es que a nivel local es escandaloso lo que se ha hecho. Recalificaciones urbanísticas masivas, campos de golf en terrenos áridos etc. Auténticas barbaridades...

    Luz, se asegura que con ese urbanismo descontrolado se ha intentado cubrir las deficiencias de financiación de las haciendas locales. ¿estamos seguros que parte de ese dinero de prebendas y comisiones no ha ido a los partidos políticos? Voy a visitar tu espacio para ver...Gracias.

    Cromática, no me extraña. Yo a tanto no he llegado de momento pero mi descreimiento hacia mis gobernantes locales es máximo. Entre sus planes está duplicar la población de mi apacible y bella ciudad: hacerla una ciudad dpormitorio más de la gigantesca Madrid.

    Clarice, gracias. En México tenéis motivos de sobra para la desilusión.

    En resumen, a nivel nacional las cosas están mejor articuladas aquí pero a nivel municipal es que hay cosas que se entroncan con la España de la picaresca más ancestral. Por ejemplo, los censos electorales falseados en pequeñas localidades.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Ultimamente pienso que somos tan culpables los votantes como los votados en que se den ciertas situaciones. Se nos ha olvidado que somos nosotros (el pueblo) los jefes y ellos (los políticos) nuestros empleados y deben defender nuestros intereses y no solo los suyos o del partido.

    Este año me toca votar ya por estas tierras...

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Es un peligroso juego en el que nos han metido, tanto que a veces parece que ponen en riesgo el valor real de nuestra democracia, una de las joyas más valiosas de que disponemos.

    La desilusión y la incapacidad de no poder hacer nada más que votar, nos hace sentirnos impotentes en muchas ocasiones. Está claro que lo saben y que aquél turnismo que malgobernó nuestro país a principios del XX, sigue en pié, como si el poder fuera monopolio de un par de partidos que no necesitan hacer esfuerzo alguno por mantenerse en el poder.

    Salud

    ResponderEliminar
  13. Acá andamos en el mismo proceso, por primera vez desde que obtuve mi cédula no iré a votar.

    Jcab, nosotros somos los jefes, pero del menú que nos dan a escoger, "democráticamente", no hay nada bueno, al menos lo que he visto.

    ResponderEliminar
  14. No entiendo mucho de politica, por eso, quizá, me decepcionaron hace tiempo. Justamente ayer, decidí ir a votar esta vez, ya que ultimamente no lo he hecho. Esta vez lo haré, el dilema es que todavía no sé a quién votar...

    Dos abrazos

    ResponderEliminar
  15. Creo que todos, en todo el mundo, estamos cansados de la falsedad de los politicos. Como prescindir de ellos? Una buena pregunta.

    Creo que la gente siempre necesita alguien en quien confiar. Pero, nadie, en lo absoluto es confiable.

    Excelente postal.

    ResponderEliminar
  16. El movimiento global en cuestiones de política nos va abriendo la brecha a ideas diferentes como sociedad y pueblos democráticos.

    La política es una de las carreras más bellas: entender, servir y desarrollar a sociedades completas a través de su elección.

    Cuanto abuso de poder, abuso de manipular y falta de respeto a nuestro voto ha ocasionado antipatía y no solamente ganas de votar nulo, no votar y no creer más.

    El mundo, en la era globalizada tiene que centrarse y buscar otra forma de hacer política honesta e íntegra. De donde sean, los políticos han desgarrado la confianza de los pueblos, han demonizado las ideologías y nos han sumido en el más triste de los desencantos. Debemos evolucionar y no estancarnos.

    ResponderEliminar
  17. Pff... a mi los politicos me dan alergia.
    Buen post.
    Saludos!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  18. Míralo de este modo, querido amigo: al menos las elecciones sirven para que se acaben (aunque sea a todo correr) aquellas obras que amenazan con eternizarse... Más allá de la broma, quisiera romper una lanza en favor de las elecciones. Creo que nos equivocamos cuando hablamos de "los políticos" sin establecer diferencias, metiendo en un mismo saco a muchas personas sin discernir. Hay mucha gente, mucha más de la que nos creemos, que trabaja duro en defensa del interés general. Se pueden equivocar y, de hecho, se equivocan, eso es evidente. Pero una cosa es cometer errores - algo naturalmente humano - y otra cosa es aprovecharse del cargo público para medrar uno mismo o su familia o su partido. Creo que debemos acostumbrarnos a llamar a cada político por su nombre. Decir: a mi Fabra (por poner un ejemplo de Castellón) me parece un sinvergüenza y no lo votaría jamás. Es injusto que porque ese hombre sea un corrupto, tachemos de impresentables o corruptos a los cientos de concejales de la provincia de Castellón, muchos de los cuales seguro que no lo son. Por otra parte, creo que hemos de combatir activamente la corrupción y hacer salir a los corruptos de la política, y esto es algo que podemos hacer los ciudadanos con nuestro voto. Hoy por hoy, las democracias se fundamentan en la representación política de personas elegidas por los votantes y, por tanto, hemos de velar para que esos representantes nuestros sean honestos. Si no fuéramos tan permisivos hacia la corruptela, si no nos beneficiáramos de ella (porque hay gente que está ganando buen dinerito) si retirásemos nuestro apoyo a políticos que han dejado claro que están en el cargo para servirse de él, seguramente tendríamos mejores representantes. No conviene olvidar que la política impregna toda nuestra vida, porque vivimos en sociedad, y no conviene despreciarla, sino, por el contrario, tratar de hacer de ella un instrumento útil a todos. En fin, querido amigo, ya ves que tengo una postura más combativa. Besitos y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  19. Y mira mi amigo cómo es la cosa similar y que se repite por estos lados! Todo ese movimiento pre-electoral que mencionas, cuán familiar se me hace!
    Qué interesante que hayas estudiado política, a mí siempre me interesó el tema y estuve a punto de hacer un diploma o minor de ciencia política, al final me fui por otros rumbos, pero ya voy orientando la mirada nuevamente hacia esos lados, desde los temas que trato. Concuerdo contigo sobre la sensación de desconcierto, pero de alguna manera, algo haces en su contra, que la opción de votar no debe ser regalada ni menos desechada por falta de fe en lo que representa, aunque tal vez sí (y te entiendo) por la falta de fe en los que pueden representarnos... menuda reflexión, algo así, como lo que sucede en el "Ensayo sobre la lucidez" de Saramago, donde el votown blanco llega a ser la solución de todo un pueblo!

    Muchos saludos!!

    ResponderEliminar
  20. Lastimosamente la clase politica a echo que en todas partes el votante se desilusione y no quiera saber de ellos, pero el ser indiferente y votar en blanco no es la solucion, creo que debemos concientizar a los votantes a exigir propuestas claras y asi lograr gobiernos eficasez

    ResponderEliminar
  21. Yo también ando muy desilusionado con la política, me da la sensación de que votes a quien votes, pasará lo mismo.

    Y que si esos que no están en el poder, llegan al mismo, acabarán corruptos igualmente.

    Tendré que votar al partido del amor de Cicciolina a este paso.

    ResponderEliminar
  22. Hola amigo,
    y? llegamos nuevamente a la bisagra que no se abre, al espejo que no refelja. Como votar cuando no hay opciones, cuando no quieres ir ni hacia la izquierda ni a la derecha sino hacia adelante.
    Comprendo a mi amiga Sofía cuando te dice que la opción de votar no debe ser regalada y por eso quizás sigo votando.
    Para ser sincero, mi voto se lo doy a uno, sólo para que no caiga en manos del otro.
    un abrazo y fortaleza
    Giuseppe Tanino

    ResponderEliminar
  23. asi es la politica muchas veces... sucia, si no es que siempre.
    buen post!!!!!!

    ResponderEliminar
  24. asi es la vida con politca y sus desventajas que nos sirva de ejemplo, muchos saludos

    ResponderEliminar
  25. Gracias por los comentarios, disculpen el retraso en contestarles pero apenas he tenido tiempo es estos últimos días.

    Jcab, no sé si darte un pésame o felicitarte por engrosar el censo electoral hispano. jeje.

    Charles, el famoso sistema de cesantías, tan célebre en la literatura galdosiana. Un turnismo que ya quisiéramos en algunas Comunidades Autónomas que nuncan variaron de partido. Ambos compartimos que un cambio de mandatarios de vez en cuando es un soplo de aire fresco.

    Pirata, desconozco la realidad detallada de allí pero pensaba, que en esta ocasión con la inclusión de Menchú en una lista electoral, todo cambiaría.

    Trini, entiendo esa situación, la he vivido varias veces.

    CHC, lo que quizás no sabemos es que durante un periodo de tiempo los políticos son totalmente prescindibles. Lo realmente importante es la estructura administrativa o burocrática de un país, ese gigante no debe detenerse nunca porque es el que mueve la nación. Tenemos el ejemplo italiano de los 80 donde llegaron a tener un gobierno por mes y sin embargo el país no se detuvo.

    Roberto, dices bien, la democracia debe ser más que usar un papelito cada cuatro años.

    Scd, son necesarios pero quizás menos de lo que piensan como dije arriba.

    Isabel, cuando te comencé a leer curiosamente pensaba en el caso Fabra al que aludes después. Es cierto, conozco muchos políticos serios. El más ejemplar de nuestra joven democracia es Adolfo Suárez. Por lo demás, ese optimismo combativo lo tenía yo, hasta puede que lo recupere dentro de poco pero a nivel local no hay en mi ciudad por donde abordar el voto.

    Luego continuo respondiendo amigos...Saludos.

    ResponderEliminar
  26. Sofía, lo malo es que muchas veces el voto en blanco es interpretado como apoyo explícito a los partidos que gobiernan. La historia de las ideas políticas es verdaderamente apasionante. Hoy tuve el alivio de que una tormenta durísima derribó todos los carteles electorales que acabaron tirados entre amalgama de hojas mojadas y barro.

    G.Ruiz, la solución es que exista un partido que represente el ideario de uno. A nivel local, aquí, es un desastre y me consta que en muchas localidades sucede lo mismo.

    Ulyses, eras de Benidorm ¿verdad? pues ese modelo urbanístico es el que están haciendo aquí cerca en la árida Seseña, el famoso pocero. Y sin agua ni entrada de autopista. ¡Construye que ya habrá tiempo de que hagan las infraestructuras necesarias!

    Tanino, tengo esa sensación de que se zampan la democracia y me dan un papelito regalado cada cuatro años para que marche a la urna más cercana y me quede contento.

    Abandré, como sé que estás aquí, en Barcelona. Sabrás que en España se construyeron más de 800,000 viviendas el año 2005. (tiro de memoria) Más que en Alemania, Italia y Francia juntas. Especulación pura y dura.

    María Cristina, pero es muy necesaria. La polícita es la que organiza nustra vida en comunidad.

    Saludos y gracias.

    ResponderEliminar
  27. Por aquello de ser mas preciso; yo no voto en blanco. Voto en negro. Una papeleta negra.
    Solo es mi forma de ser consecuente con mi visión del panorama político:
    Una total "ausencia de luces"
    Una forma de dar a entender que me parece que la vocación de servicio esta muerta.

    ResponderEliminar
  28. Esa fiebre da para un saramaguesco ensayo sobre la eficiencia, colega. (Vea que igualado me he vuelto por el simplísimo hecho de haber cursado similiar contenido académico)
    Abrazos, Pedro.

    d.

    ResponderEliminar
  29. Anónimo01:34

    "La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar remedios equivocados".
    Groucho Marx

    ResponderEliminar
  30. Noxeus, pero es triste que suceda esto ¿verdad? El nivel de crispación es insoportable y aquí si que podemos decir que se da en todos los niveles.

    Charakotel, ¡colegas pues! ¿No te sucede que la gente abre mucho los ojos cuando les dices que has estudiado Políticas?

    Anónimo, Groucho era único, un genio.

    Gracias a todos, saludos.

    ResponderEliminar
  31. Y nosotros que no aprendemos, y nosotros volvemos a creer, y nosotros nos volvemos a quejar, y nosotros volvermos a volver...

    Por qué será que en latinoamérica la cosa es muy, pero muy parecida?

    Sé que me he perdido mucho de ti, espero ponerme al día -cosa nada fácil-, en cualquier caso:

    Por todo y por nada,
    por nada y por todo...
    sencillamente GRACIAS!!!

    Todo lo mejor para ti.

    PS: Gracias otra y mil veces.

    ResponderEliminar
  32. Moon03:56

    Pues mandame de esa peste para aca...nos hace falta!!! saludos, amigo arbol

    ResponderEliminar
  33. Es que, escuchando a unos y a otros arojarse la mierda encima, criticando por criticar, sacando al sol trapos sucios sin acordarse de los propios; en suma, tanta mediocridad, uno se pregunta ¿PARA QUÉ? ¿Para qué darle el voto a alguno de ellos?
    No es fácil, aunque, en ocasiones, seguir el camino fácil (el voto en blanco) tampoco es lo adecuado. Después nos quejamos de que gano el peor.
    Bueno, yo no puedo hablar mucho de esto, porque nunca ha ganado ninguno de aquellos por los que he votado.

    ResponderEliminar
  34. La democracia está por construirse y fortalecerse...esto puede suceder si los "votantes", uno exigimos y creamos mecanismos para evaluar a los "servidores públicos" para que puedan ser despedidos cuando no cumplan sus ofrecimientos, cuando abusen del poder para lograr sus componendas, etcétera y por lo menos, en México, que cuando se demuestre su deshonestidad se les lleve a la cárcel....
    Para que esto se logre hay mucho por luchar, mucho por avanzar en este sentido...yo en México no voté en las últimas elecciones presidenciales: los 3 candidatos principales no cubrían con los mínimos requisitos ni para postularse. A mi juicio era un trío de mediocres.
    En fin este tema es polémico y espero que siempre lo sea...

    ResponderEliminar
  35. Te he robado unas frases de este post ya que estamos en plena efervescencia electoral, pero te cito, como es natural.

    En todas partes se cuecen habas.

    ResponderEliminar