15 de mayo de 2007

LA TABERNA DEL GATO

A las cinco de la madrugada ya estaba abierta la Taberna del Gato. En ella se agolpaba un peculiar paisanaje de viejos peones agrícolas como regantes de maíz, rastreadores de espárragos o recolectores de coles de Bruselas. Vulgo esquivo, cincelado por una vida feroz de intemperie, ávido de copas contundentes que les distraigan de sus trabajos malsanos.


Hace unos meses cerraron la Taberna del Gato que será sustituida por un restaurante de comida rápida.


Esclavos de una extraña querencia, los obreros continúan acudiendo ante el cerrado establecimiento mucho antes de que el sol despunte. Soportan el frío matutino, intercambian frases desabridas y se dispersan cabizbajos por la ciudad.


Derrotados caballeros feudales de un tiempo que dejó de pertenecerles.

44 comentarios:

  1. Y la palabra querencia es una de mis favoritas...

    ResponderEliminar
  2. Desaparecen sitios a medida que los vientos borran o difuminan a las gentes y su memoria.
    En el lugar donde vivo,quitaron viejas tabernas,viejos cafés para poner modernos bares,"chinos" todocienes,y demás,cambiamos los lugares de reunión y diálogo por asépticos rediles modernos...
    la palabra querencia es preciosa....hay un poema de Miguel Hernández que habla de ello
    Una querencia tengo por tu acento....
    si lo encuentro se lo mando....
    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. por cierto que yo echo de menos particularmente los vetustos cafés y sobre todo un sitio en el que poder tomar chocolate con churros...quitaron las churrerías...hay algún puesto callejero y cafeterías con churros de "diseño"...me encantan los desayunos

    ResponderEliminar
  4. Todo trabajo es noble pero escribo malsano porque los regantes de maíz deben hacerlo en la más completa oscuridad de la noche de verano soportando furibundos ataques de mosquitos, los rastreadores de espárragos siempre tienen el temor de que a pesar de la caminata alguien pasara antes, las coles de Bruselas se recolectan en enero, cuando la planta está prácticamente congelada.

    Nadie sabe desde cuando estaba abierta La Taberna del Gato pero en su interior existían argollas para atar a los bueyes de los arrieros. Es muy posible que estuviera ya a mediados del XIX.

    Como curiosidad destacaré que había un cuarto oculto en la taberna. Doce metros cuadrados en los que no había nada. Ni tesoros ni cadáveres. Extraño ¿verdad?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Es muy difícil desprenderse de costumbres.
    Simón Díaz tiene una canción que menciona la palabra querencia, a mí me gusta mucho esa palabra también. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Max. Quizás sin saberlo escribí de mi propia melancolía hacia esos locales que mencionas porque también me gustaban esos cafés con leches que te abrasaban el paladar y esas porras rezumantes de aceite. Al menos de vez en cuando porque ahora compruebo que hace años que no tomo churros. Desde que vino un primo de mi esposa y quiso probarlos porque los vio en un documental.

    La Taberna del Gato no era de ese tipo era el típico bar que abre cuando nadie lo hace. Para el caso sirve porque es difícil encontrar algo abierto en Aranjuez a las 8:00.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Waiting, los conozco. Algunos son personas consumidas por el alcohol pero que conocen como nadie las labores agrícolas. Otros entienden que se les escapa el tiempo entre las manos y todavía van al campo en bicicletas de posguerra con una cajita atrás para la verdura. A su lado pasan raudos todoterrenos.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. El hombre es un animal de costumbres...
    En el oriente de GT, usan esa palabra cuando alguien esta enamorado.
    y que paso?....MACDONALDS is in da house?
    Paises como españa o Portugal son los que mas perderan (culturalmente hablando) con la adopcion de la economia de bloque en Europa....?

    ResponderEliminar
  9. Todo lo bueno se acaba,
    y cuando te acostumbras a algo cuesta desprenderse.
    saludos

    ResponderEliminar
  10. en Canarias ese tipo de locales tiene un nombre especial "guachinche" , y son restaurantes donde el vino se sirve a granel(no por eso es de mala calidad) y la comida es sencilla , típica y casera... Y si escierto que la vida en el campo no es sencilla ayer fui a recoger "papas" llegue a las 8:30 con el bocadillo y ya habían
    casi acabado , estaban en la huerta desde las 7 de la mañana...(es una huerta chiquita claro)

    ResponderEliminar
  11. Ya nadie entiende lo que son ese tipo de hábitos, de reuniones en lugares comunes y ya familiares, de largas pausas y conversaciones risueñas (y otras no tanto). El paso de la "modernidad líquida" como diría Bauman, todo rápido y desechable, se abre paso a fuerza de codazos.

    Un gran abrazo Goathemala.

    ResponderEliminar
  12. A mi me encantan los sitios con historias, con sabor a antaño. Pero comprendo que la vida evoluciona y que nada es para siempre. Haciendo el chiste fácil, no me veo tomando un vinito en una taberna que existiera aún de la época visigoda.
    La palabra "querencia" también es una de mis preferidas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Hoy que tengo tiempo es San Isidro y es fiesta local voy a intentar agarrar la costumbre de contestarles.

    Juan, será un restaurante tipo VIPS no sé si existe esta cadena en USA. Inevitablemente se está produciendo una cohesión cultural en Europa. Los primeros síntomas que se manifiestan en España es que la gente sale menos y también que trabajamos más.

    G. Ruiz, yo nunca había ido a esa taberna. La visité cuando estaba en venta y sentí que las paredes estaban llenas de historia. Vi ese extraño cuarto oculto y las argollas para sujetar ganado dentro del establecimiento. También tenía una pequeña cueva abandonada que podrían haber usado, alguna vez, como bodega.

    Victoria iba a decirte que donde eras porque las papas están aquí apenas floreciendo. Seguro que de Canarias porque allí va todo mucho más adelantado. Menos mal que la huerta era pequeña si no te enganchan de recolectora.

    Sofía, sí. Queda la melancolía que es una forma de ver el pasado. Hace siglos que no oigo nada de Bauman, voy a buscar algo de él, lo mismo el hombre se ha muerto y yo sin enterarme.
    ...
    No. Esta vivo, comprobado.

    Manly, yo tampoco entré nunca mientras fue taberna. Era de esos lugares que repelen como bar. Oscuro, tétrico, angosto. Sí he visto a la gente que lo frecuentaba en su acera como cetáceos varados esperando un imposible.

    Quizás, además de por la querencia, porque era el único lugar en el que se encontraban a diario.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Aaaaaaah! qué triste, pero ésta es una forma de contemplar cómo los seres humanos nos volvemos esclavos de nuestras costumbres.

    Me encantó.

    ResponderEliminar
  15. Algunos le dicen progreso, otros el ir olvidando lo de todos los dias, lo cotidiano, lo necesario para alguien. Y mas con ese nombre, Taberna del Gato, con aire y ecos de lejanos maullidos de gatos destripadores de ratones, salteadores de caminos quizas, baluart de algun fugitivo tal vez.... sera que me fui un poco por las ramas y hasta la hoja pues estoy traduciendo un poema de ingles antiguo y esta taberna me dio por ese lado... Ya saque tu mail y te mando al dragon vegetal que te comente!

    ResponderEliminar
  16. A veces la historia para y se tendra que mudar el hombre a otro lado y seguir su historia.
    Que paso con el final de tu cuento para despertar princesas?. Quiero saber si coincide con que yo le di.... jejeje
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Hay sitios que aunque uno no tenga la costumbre de frecuentar por la razón que sea, cuando desaparecen dices: ¡¡andá pero si ya no está, lo han quitado!!!! y luego uno se pone a pensar ¿porqué motivo nunca, nunca entró aunque sea, a echar un vistazo?, y de alguna manera se arrepiente o se echa en cara uno mismo de su falta de curiosidad "científica".

    Un fuerte abrazo
    Nerim

    ResponderEliminar
  18. el tiempo va modificando... el recuerdo no.
    saludos! =)

    ResponderEliminar
  19. A bueno, va a ser un "Vips", yo me temia que fuera un "Pollo Campero"... estamos libres de culpas, jajaja.
    Saludos!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  20. Hermoso, me gustó, nos hace pensar...

    Dejo un abrazo desde Buenos Aires.
    MentesSueltas

    ResponderEliminar
  21. Es triste que las cosas con las que nos hemos criado desaparezcan. No sé si es bueno o nó, es ley de vida que todo cambie y no sabemos donde nos llevarán estos cambios.

    La verdad que es muy drástico el cambio que comentas, como muy misterioso ese cuarto de 12 metros cuadrados donde no había nada. Me encantaría que hubiera algo misterioso en él.

    ResponderEliminar
  22. También es una de mis preferidas "querencia" cuantas imagenes evoca en la imaginación y que bien suena...

    En mi pueblo también hay un bar así,recientemente ha cambiado de dueño, pero afortunadamente sigue acogiendo a los mismos. Lo que si ha cambiado es el oficio de estos, el bar sigue, pero el campo ha desaparecido, absorvido por las masivas construcciones, hasta volver un pueblo agricola en pueblo dormitorio de la gran ciudad...

    Dos abrazos

    ResponderEliminar
  23. Suelo tener melancolia por lugares que visite, sobretodo con los que creci.
    Estando en la universidad aun logre ver y visitar algunas tabernas donde se juntaban profesores y estudiantes a tomar unas cervezas y entre charlas compartir. Hoy ya muchos de ellos han pasado a la historia y solo quedan en cuentos, relatos y algunos cuadros pintados por algun estudiante.

    Y querencia...es una bella palabra que va mas alla del significado del RAE, son afectos a estos lugares que se quedan en nuestra mente y retozan con la nostalgia de nuestra experiencia.

    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
  24. A veces sueño que vuelvo a la Taberna de Vicente (Can Vicentet) un valenciano afincado en los barrios viejos de mi Girona (entonces Gerona).
    Servía los vasitos de vino directamente del tonel y sus patatas bravas, eran el cielo en un plato.
    La propina, era obligatorio clavarla en el techo de yeso para lo cual Vicentet envolvía la una o dos pesetas y una chincheta en un papel cebolla de colorines. Entonces tu, te volvías loco hasta que conseguías clavarla en el enyesado. De otro modo no aceptaba la propina.
    No eran mas que 30 m.cuadrados que no necesitaban música ambiental pues allí se organizaban campeonatos de chistes y se hablaba siempre de cosas importantes como las mujeres y el futbol.
    ay Dios...! Que tiempos aquellos...

    ResponderEliminar
  25. Chc, sí estamos sufriendo una globalización en el tema de bares, lo malo es que no nos damos cuenta.

    Lady Z, venga ese dragón que tengo mucha curiosidad. Lo curioso es que a La Taberna del Gato nunca entré, era como una de esas tascas que aparecen en las películas de piratas y sin embargo a la nueva, es posible que entre alguna vez.

    Expresiones, ¿ummm que final le pusiste? Sin duda mejor que el mío que en resumidas cuentas era que vivieron felices y comieron perdices. ;-)

    Nerim, exactamente esa sensación tuve. Cuando en el trabajo hacía falta un experto regador de maíz, porque es difícil hacerlo bien, siempre dábamos esa taberna como punto de encuentro.

    Abandré, el recuerdo, en estos casos, es un tesoro al que recurrir.

    SCD, ehhhh, que ya estuve en el Pollo Campero de Madrid. Otro aquí cerca no me vendría mal.

    Mentesueltas, gracias, otro abrazo desde El Real Sitio de Aranjuez, ciudad del concierto de guitarra.

    Ulyses, el cuarto se descubrió por la mente lógica de un compañero que veía un muro excesivamente amplio. Cuando se derribó la pared yo tenía el temor de encontrarnos un emparedado o algo así. No. Ni siquiera un tesoro. Nada más que una estancia fría que llevaba un siglo misteriosamente tapada.

    Trini, ese cambio que dices se está produciendo aquí a marchas forzadas, la cercanía de Madrid hace mucho.

    Cromatica, ese es el sentido que me fascina de esa palabra, la manera en la que volvemos a los lugares en los que fuimos felices. El agonizante que quiere expirar en casa, los que queremos visitar los felices lugares de la niñez como si con ello nos hiciéramos jóvenes.

    Noxeus, gracias por ese bello recuerdo. ¿Verdad que es un mundo que se nos va? Tenía cosas malas como pisar las cabezas de los camarones para acercarte a la barra. Hoy todo es más higiénico pero carece de esa autenticidad de la tasca vieja.

    Como diría Lope de Rueda, hace ya muchos siglos:

    Si es o no invención moderna,
    vive Dios, que no lo sé,
    pero delicada fue
    la invención de la taberna.

    Un fuerte saludo a todos y gracias por su aportación.

    ResponderEliminar
  26. Todos los lugares con personalidad se van homogeneizando. Un refugio como este convertido en uno mas de tantos. Por que quieren que todo se parezca? Es una lastima.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  27. Pero... a veces son las costumbres y la rutina las que le dan sentido a la vida... jejeje... ;)

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  28. Jjajajaja, así es! Está vivó aún y tal vez tengamos la suerte de tener algún otro librito luego...

    Muchos saludos!

    ResponderEliminar
  29. Moon04:42

    Antiguamente se llamaban pulperias por estos lares...es una lastima q se pierda la tradicion...en fin..el vil dinero manda en todos lads..saludos, amigo arbol.

    ResponderEliminar
  30. Cada día hay menos Tabernas del Gato. Son sustituidas por restaurante de comida rápida, ruidosos e incómodos pubs y tiendas de todo pelaje. Añoro aquellos lugares de los que sólo me queda el recuerdo lejano, y la referencia de un remoto rincon de nuestro pequeño mundo, en el que todavía late silencioso alguno de ellos a la espera de su momento final.

    Salud

    ResponderEliminar
  31. Es verdad arbolito. Nos han jodido.
    Ni pude ver morir a nadie por pisar la cabeza de los camarones, ni escuché jamás a camarón alguno quejarse por el pisotón.
    Como diría un catalán ampurdanés en medio del barrio porteño de Buenos Aires:
    Viste viejo ! Ens hem begut l'enteniment
    (nos hemos bebido el juicio)

    Por cierto, hablando de árboles, visítame el post http://fon.gs/gthm/
    Te lo he dedicado

    ResponderEliminar
  32. Gracias por sus comentarios.

    Azul, efectivamente la globalización también viene por ahí.

    Fiamma, bueno, un poco de todo. Hábito y originalidad, en la mezcla está el gusto.

    Sofía, es que me paso con Foucault que me enteré de su muerte una década más tarde....(y yo citándolo cada dos por tres).

    Moon, ¿pulpería? Me gusta mucho voy a indagar su etimología.

    Charles, todavía quedan algunas ya reformadas que se han integrado bien en la modernidad. Especialmente el precio.

    Noxeus, voy a verlo, gracias.

    Gracias a todos por sus comentarios.

    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  33. Y seguro que en esa taberna, freían los chorizos como en ningún sitio, los vinos tenían sabor de charla y las raciones contaban historias.
    A veces, no sé a qué le llamamos progreso.
    Saludos

    ResponderEliminar
  34. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  35. Querencia una muy bella palabra por cierto.
    Comida rápida, qué mal vamos tiempos modernos en fin.
    Mas allá del lugar que por cierto tiene su propia historia me hiciste pensar, en como esos lugares entrañables han cedido a fuerza su pedacito de historia ,en qué ciudad no sé da eso, pasas por un sitio y te encuentras que desapareció tal o cual en mi caso EL CINE eso recordé al leerte,mi ciudad es pequeña proyectan recién un hotel cinco estrellas hay algunos que están invirtiendo en ella un casino y otros varios y no tenemos un cine el cine ATACAMA no va más HUM...
    y mira tú que recuerdos cuando paso por allí!!!buenos tiempos, solo eso para no aburrirte,pero muy buenos tiempos , en los que la peli...era lo de menos!!!
    Besito y gracias por las nostalgias:)

    ResponderEliminar
  36. Tus fotos anteriores están hermosas. Me encanta el aroma que impregna tu casa al llegar, me haces sentir como si estuviera en el campo, con paisajes de fantasía, quizá sean tus letras.

    Querencia suena a música y a mi también me gusta.

    Me haces pensar con lo de la taberna, como nos aferramos a sitios que nos dan algo de vida.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  37. Creo que en realidad no nos aferramos a los lugares, sino a los recuerdos que esos lugares nos traen. Aunque la Taberna desaparezca, esos recuerdos y esas historias van a quedar ahí por siempre, y sus dueños volverán una y otra vez por ellas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  38. Nos ocurre como a los árboles: necesitamos arraigo. Por eso volvermos a los lugares, reiteramos en ellos nuestra pertenencia. Besos, querido amigo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  39. “En la taberna del Mar está sentado un viejo,
    que, de tanto recordar, tanto soñar,
    se ha quedado dormido en la mesa.
    Lluis Llach”
    Seguro que soñaron con vidas no vividas, pero que a base de comentarlas entre aguardiente y frío, parecían reales.
    Demuestras una gran sensibilidad recogiendo estas historias.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  40. En busca de una taberna literaria pasé por aquí. Aprovecho para saludar, maestro.

    ResponderEliminar
  41. "Querencia"..., pensaba dejar otro comentario pero al leer que la palabra "Querencia" es una de tus favoritas, mis comentarios se evaporaron.

    Todo lo mejor para Usted.

    PS: Junio puede ser perfecto para tomar una copa, no? Mayo ya se fue y se me ha complicado un poquito. Por qué? La razón en mi blog.

    ResponderEliminar
  42. Me da tristeza porque lo que narras lo siento como propio, de hecho sucede mucho por acá.
    Siento que es la lucha de lo nuevo, es la exclusión de lo autóctono.
    Te contaré algo: En el pueblo hay una tienda tradicional atendida por doña Chava. Hace unos años instalaron un supermercado y Doña Chava entró en pérdidas... Ahora es casi triste ver como sus productos se cubren de polvo y se añejan...
    Es casi la inercia de los tiempos reemplazar las cosas.
    Valoró mucho las antiguas tiendas, donde la historia de padres y abuelos está...

    ******

    Me gusta la palabra querencia, parece una onomatopeya de arrullo

    ******

    PD
    Perdona mi mutismo...

    ResponderEliminar
  43. qué hermosapalabra, la querencia. me da paz tu casa

    ResponderEliminar
  44. Me entristece sobre todo porque la "sustitución" por un lugar de comida rápida en donde comer se torna un acto desacralizado que se ejerce para seguir trabajando y/orespirando
    Un abrazo

    ResponderEliminar