30 de mayo de 2007

LAS PESADILLAS DE REMIGIO CAMEY

En el sueño de cada noche a Remigio Camey se le desmoronaban lo dientes. Se veía en un incierto cuarto, frente a un espejo, extrayéndose un andamiaje metálico de la boca al que iban adheridos molares e incisivos.

Aquel era su mejor momento porque hacía décadas que perdió su dentadura y no recordaba ya los días venturosos en que había dormido bajo techo o que recibiera un reflejo preciso de su ajado rostro.

Amanecía, como en un ritual iniciático, aprovechaba la proximidad de una construcción para hacer sus necesidades y una fuente para lavarse con parquedad. Sumergía el rostro en el agua todo lo que le aguantaran los pulmones ya que el frescor líquido y el aislamiento sonoro le retornaban los vapores de una lejana vida familiar, los ecos de un país originario.

"¿Era esa mi vida o es un espejismo acuático? ¿Tuve una vez una esposa?".

Conocía un comedor católico cerca de Central Park donde, si se daba prisa, probaría bocado tras unos rezos obligados en esa intrincada lengua que nunca dominó.

"Puede que almuerce y me sobre tiempo para regresar a la fuente, rescatar mis recuerdos y dar una cabezada. Con suerte soñaré que tengo dientes y desaparecen".

31 comentarios:

  1. Fuimos a Madrid hace unos días. Guardo en mi retina un mendigo que estaba frente al Hotel Palace. La gente pasaba a su lado y describían un extraño arco para no acercarse como si sufriera una enfermedad infecciosa que fuera más allá de su suciedad.

    Es cierto. La padecía, se llama pobreza extrema o, si quieren, pérdida de horizontes.

    Le puse nombre y le mandé a New York, cosas de mi fantasía.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola amigo .. cuanto tiempo sin pasar. Me gusto el relato, creo que tienes razón en tu comentarío incluso .. si quieres una anedozta sobre el tema: en unos carnavales nos difrazamos de mendigos ( no carazterizados sino ropas viejas rotas , cartones y todo lo demas.. que acompaña a esta gente..) y reación de la gente al vernos llegar a los bares era de apartaba y se alejarse, encontramos sitios en barras que en situaciónes normales y mas en esas fechas debias pegarte para poder acercarte, por lagran cantidad de gente que hay. Resumiendo .. solamente con la aparecian fisica ( porque oler oliamos bien) y en un día que disfraces .. el subconciente de la gente .. rechaza, y da la espalda de movidos por los prejuicios del día a dia.

    ResponderEliminar
  3. Pues ha nacido un bello relato urbano, siempre he admirado el teson de los que viven sin ganas de vivir, son personajes de la misma vida.

    Siempre he dicho solo Dios sabe de su pasado y solo ellos saben las razones para deambular.

    Puede que hallan perdido horizontes, pero hay algo que no han perdido y es un misterio que los envuelve, y quizas en el caso de Remigio, sean sus ganas de soñar con lo que perdio.

    En tu ciudad y la mia y en la de todos abundan estos seres anonimos que sorprenden, y nos dejan un sabor a tristeza humana.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Eowin, espero que todo te marche bien. Existen excelente trabajos sociológicos al respecto.

    Si no recuerdo mal, en el metro de Madrid, si te desmayas (o finges hacerlo) tienes tres veces más posibilidades de que te atiendan dependiendo de la vestimenta.

    En resumen, cargamos con nuestros prejuicios.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Cromática. He vivido más de una década en la capital de España. Enfrente teníamos una Iglesia y todos los viernes se aglomeraban mendigos. Con el tiempo los conocimos y nos saludaban. Algunos eran personas perdidas por el alcohol. Sin embargo, otros era personas educadas y cultas que sufrieron un revés que no pudieron superar, divorcios, ludopatías etc.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Hace años ayudé a un mendigo en la calle y no sé porqué empezó a contarme su vida, a él mismo le sorprendió lo fácil que se le hacía hablar conmigo de una etapa de su vida que ni siquiera él mismo se permitia a veces recordarla.
    La gente que pasaba por allí y que me conocía, me hacía señas para que me apartara del mendigo, nos les hice caso y solo me fuí cuando terminó su historia. No le dejé limosna, no quiso aceptarla, me dijo que suficiente había hecho con escucharle y me dió las gracias.
    Muchas veces me he preguntado que será de ese mendigo que no mendigaba, solo quiso que le escuchara.
    No debemos dejarnos impresionar por las apariencias, aunque comprendo el temor que mucha gente tiene de acercarse a ellos.
    Un fuerte abrazo
    Nerim

    ResponderEliminar
  7. Nerim esa experiencia es muy ilustrativa. La verdad es que se les trata con una indiferencia o un recelo tremendo.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  8. Es un relato muy duro pero lo es mas el ver como a diario a las personas que por "X" o "Y" motivo terminaron en la calle se les despoja de su humanidad.

    Recuerdo el caso hace un año o así de tres adolescentes que mataron a una señora que vivía en un cajero automático, recuerdo que los medios hicieron eco de la noticia enfocándolo en los tres adolescentes, no fue hasta mas o menos una semana después que encontre en un blog (escolar.net creo) un post que empezaba con "Se llamaba María Rosario" y contaba su historia.

    ResponderEliminar
  9. Bendita tu fantasía, ojalá fueras Dios, el mundo sería un mundo mejor. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Gracias Jcab pretendía que fuera un relato descarnado y duro, lo que cuentas fue en Barcelona y es cierto nunca se dijo el nombre de la mendigo y eso que se pusieron imágenes de la cámara de seguridad.

    Waiting, gracias jeje, pero bastante tengo ya con lo mío.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Sabes que tu relato me evoco lo que en uno de mis viajes a New York, estando en la zona de las antiguas torres, se nos acerco un afroamericano, de aspecto mendigo, y comenzo a relatarnos su experiencia del 9-11, a diferencia de los que estaban alli le puse atencion, tenia fotos de el antes de las torres y algunas fotos famosas del suceso, lo mejor fueron sus anecdotas las que nos conmovieron a mi hijo y a mi.

    Los mas interesante es que el clamaba ser testigo de lo que alli paso, porque lo vivio y ahora el queria que la gente lo supiera por su boca.

    Para muchos de los que pasaban alrededor era un mendigo trastornado, pero sin embargo su charla asomaba educacion, y pues este para mi es un valioso personaje urbano, deambula dando testimonio de su experiencia de la que posiblemente no puede escapar y a la que le cambio su percepcion de vida y ciudad, y quien quita de la misma humanidad.

    Perdona tanta palabra pero es que me emociono tu relato.

    besos y abrazos

    ResponderEliminar
  12. Cromática, de perdonar nada, al contrario gracias por tu aportación. Creo que ese mendigo necesitaba contar su experiencia como una forma de terapia. Después del atentado recuerdo que se hicieron terapias colectivas a grupos de población muy afectados. Seguro que se olvidaron de esta gente.

    Efectivamente, los hay embrutecidos por una vida de alcohol y privaciones pero con otros uno se sorprende al comprobar que hablan de forma muy distinta.

    Le puse apellidos latinos para acentuar el desarraigo, además de porque ya he visto algunos por Madrid que seguro que procedían de América.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Los renglones torcidos de dios, hay gente que se sale del esquema y decide vivir la vida sin ser parte del engranaje, cada quien con su propia historia.

    ¡Benditos sean!

    ResponderEliminar
  14. Sí Pirata y desconfían tanto ya de todos y de todo que son como la obra de Torcuato, renglones torcidos.

    Recuerdo en Madrid los gritos cuando la policia municipal obligaba a un mendigo llamado Rambito a ir a ducharse. Al señor le molestaba la forma en la que era obligado a ir a los baños públicos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Que imaginación tienes Goathemala, es un don que no muchos tenemos, me gusto mucho tu relato.
    Nerin me has hecho lagrimear con tu relato, pienso que todos somos mendigos en esta vida de una forma u otra, aunque estemos limpitos y olamos bien, mendigamos por esta vida aunque solo sea para que alguien escuche nuestra historia...

    Abrazos

    ResponderEliminar
  16. ... si alguien no ha visto "El secreto de Joe Gould" se las recomiendo es una película basada en la vida real de un mendigo-graduado de Harvard... bastante interesante, mis disculpas Goathemala, pero es que hablando de este tema, vale la pena verla.

    ResponderEliminar
  17. Curioso tu relato...

    ResponderEliminar
  18. MANO GOATHE...Yo creo que lo conosco aqui en Nueva York...

    ResponderEliminar
  19. Muy buen relato, desnuda la realidad del hombre que no respeta al mismo hombre
    saludos

    ResponderEliminar
  20. Esto es lo lindo de las letras, que lo que tus ojos miran, puedas convertir la escena a que uno le duela y uno tenga la necesidad de reaccionar.
    No podemos seguir siendo ciegos ante la miseria.

    En cuanto al libro de Alen, no lo tengo pero si el material de los participantes y me pareció maravilloso.
    Era necesario dar a conocerlo.

    Gracias por estar ahí siempre.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  21. Sueños,compañero,lo que tiene su personaje son sueños...la pobreza agudiza el ingenio y no merma sino que aumenta la capacidad de soñar...
    En cuanto al tema de la pobreza,mucho habría que comentar...da para muchos cafetitos guatemaltecos...jejeje
    saludos

    ResponderEliminar
  22. Excelente historia, la gente a veces no quiere o no puede entender que detrás de cada una de estas personas hay una vida, igual o más valiosa que la de muchos.
    Saludos!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  23. Lo mandaste a una ciudad, si cabe, más cruel- para estos casos- que Madrid.

    Me gusta tu manera de mirar la vida.

    Doble abrazo

    ResponderEliminar
  24. la verdad que muchas veces nosotros somos los grandes enemigos de nuestras vidas, lo esencial es mirar dentro de nuestros corazones para salir adelante, gracias por el post

    ResponderEliminar
  25. Estuve trabajando un tiempo en USA, concretamente en Pasadena (al lado de LA). Recuerdo que cada día, cuando iba a trabajar, me encontraba una mendiga en el mismo lugar de una calle. Su ropa era vieja y estaba poco aseada, pero lo que me sorprendía de ella eran sus manos. Estaban impecables y muy cuidadas. Además tenía mucha clase y sus movimientos eran extremadamente elegantes.
    Supongo que poco tiempo antes, esa mujer gozaba de una vida feliz con comodidades y que un golpe de mala suerte (de esos que tanto abundan en sociedades ultracapitalistas) la abocó a la calle.
    El caso es que entre ella y yo nació, sin quererlo, una ceremonia que se repetía todos los días. Yo le daba un dolar a cambio de una sonrisa serena y sincera.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  26. Me encanto! Me hiciste recordar una pelicula "Fisher King" donde un personaje que parece solo un mendigo y un loco es entre otras cosas un buscador del Grial (la verdad) Cuanta magia se descubre a los que saben verla. Saludos.

    ResponderEliminar
  27. Agradezco sus amables comentarios en una entrada tan triste y deprimente, poco acostumbrada en la tierra de los árboles.

    Apenas tenga un momento les responderé individualmente.

    Gracias

    ResponderEliminar
  28. Me trae al recuerdo la historia de Prometeo, encadenado a una roca y castigado por los Dioses a que un águila devorara su higado todas las noches, volviéndole a crecer al día siguiente para sufrir el mismo suplicio una y otra vez...

    Salud

    ResponderEliminar
  29. Gracias, allá voy.

    Luz, estoy buscando información de la película y la voy a buscar porque soy un cinéfilo empedernido. Muchas gracias por la recomendación y no te prives de hacerme otras.

    Victoria, gracias. Muy apartado de lo que suelo escribir pero me resultaba extraño escribir algo esperanzador en este caso.

    Juan, la verdad es que lo puse en New York para acentuar el desarraigo y por ti. En serio. Incluso estuve buscando parques cerca de tu barrio.

    G. Ruiz, un poco crudo me salió pero ni modo.

    Clarice, exacto no podemos ser ciego y menos ante la que está a nuestro lado en ese llamado cuarto mundo.

    Max, ¿cafés? cuando usted quiera, tengo muchas ganas de hablarle. Efectivamente eran sueños más que pesadillas. Es inexacto el título.

    SCD, sí, por eso son llamados cuarto mundo: primero porque ven la riqueza y segundo porque no son ni considerados.

    Trini, gracias, también me gusta tu forma de mirar los acontecimientos y como los expresas. Abrazos dobles.

    María Cristina, sí. Ver sin prejuicios, perder un poco el miedo al semejante y a su aspecto.

    Tanhäuser, por lo que sé y leo en tu espacio sé que eres una persona muy especial y me gusta ratificarlo. Era un intercambio justo, sonrisa por dolar. Gracias por contarlo.

    Azul, me gustó bastante esa película. Con un poco menos de histrionismo hubiera salido perfecta pero ya sabemos como es Robin Williams. Gracias, me alegra que te gustase porque fue un fruto muy personal.

    Charles, un Prometeo moderno. No lo había pensado pero conozco el mito clásico y quien sabe si por el subconsciente se deslizó algo.

    ------------
    ------------


    En realidad lo pesadilla de perder los dientes la tuve yo y es raro porque tengo muy pocas. Por eso puse el "andamiaje" porque así los vi salir, adheridos a alambres. Al despertar pensé:
    "habrá gente que incluso se alegre de tener una pesadilla así".

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  30. Uffff qué fuerte, Me produjo tristeza, nostalgia, ansiedad

    ResponderEliminar
  31. Dios siga enviando bendiciones a tus letras.

    De la nada nos atrapas.

    ResponderEliminar