23 de junio de 2007

LA NOCHE DE SAN JUAN

En esta precisa noche en los bosques más alejados, allí donde la sombra de las hayas impide el paso del sol y los robles ciñen las peñas, diminutas criaturas abandonan sus escondrijos para celebrar el imperio del sol, la noche más breve del año.

Aún perdura el recuerdo de los tiempos lejanos en los que la tierra les pertenecía, recolectaban frutos, ayudaban al parto de los animales, danzaban y dialogaban con los árboles. Por entonces el hombre, recién llegado, les respetaba y celebraban juntos la noche mágica. Pero pronto la poderosa criatura bípeda abandonó las cuevas y comenzó a dominar el campo con la agricultura. Los bosques fueron esquilmados y las criaturas descubrieron su impureza.

La mayoría se refugió en las montañas más altas pero otras se negaron a abandonar su espacio y optaron por la invisibilidad. Son las mismas que nos extravían los papeles y ocultan las llaves.

La mayoría del género humano olvidó. Son fantasías pueriles, piensan hoy. Los ojos puros de los niños, y de algunos adultos adiestrados en la fortaleza de la inocencia y la bondad, siguen viéndolos o intuyendo su existencia, por eso su recuerdo no ha desaparecido.

Las hadas saben que no todo está perdido. Sin conocer el motivo, cada año el hombre celebra la noche más corta, el cenit de la luz. Forma hogueras, recolecta hierbas para que el rocío las fortalezca o se baña a media noche junto a ninfas de cristal.

Queda un recuerdo atávico de que el mundo no es de ellos.

Si se internan esta noche en un bosque y se guían por la fragancia arbórea llegarán a un claro donde verán estelas de luciérnagas. Síganlas y alcanzarán la fiesta de los gnomos, elfos, faunos, trasgos, ninfas, hadas y duendes. Les acogerán con regocijo.

--

Foto propia.

38 comentarios:

  1. ¡Qué bien me lo paso volando!

    ResponderEliminar
  2. Octubre pasado estuve en Iraty , y desde luego...¿quiém no cree en Hadas alli?=)

    ResponderEliminar
  3. Lo conozco. Imposible pasear por un hayedo sin creer en las criaturas. Yo fui en agosto, creo que octubre es mejor época porque se ponen de color cobre al perder la hoja ¿no?

    ResponderEliminar
  4. Pero qué post más bonito! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Waiting. Lo hice de un tirón. Todavía tengo que corregir alguna frase y colocar algún signo de puntuación pero quería que estuviera publicado el 24.

    Luego te visito.

    ResponderEliminar
  6. Y con la luz de las hogueras, se construye el día eterno, y se intenta que la noche más corta no exista jamás, y de lugar al día que no acaba... y la magia se extiende, y lo que no es posible en otro momento, pasa entonces a ser normal, y aquellos que "tienen gracia", recobran en esa noche lo que quizás perdieron, y los que se supone que no la tienen, si lo buscan, lo pueden llegar a encontrar.. y... y...

    Y merece la pena bucear en cada rito y cada costumbre de cada lugar, que la Fiesta de la Luz, no se puede olvidar :)

    ResponderEliminar
  7. Buanas tardes, amigo.

    ...una maravilla, Goathemala. Que este mundo lleno de hechizos, ninfas, elfos, hadas y duendes que nunca deje de sorprendernos...

    Un abrazo

    “Una luciérnaga entre el musgo brilla
    y un astro en las alturas centellea,...”
    (Rosalía de Castro)

    ResponderEliminar
  8. Creo que son las hadas quienes han dejado de creer en nosotros. Besos, querido amigo.

    ResponderEliminar
  9. sabes auqnue los san juanes se caracterizan por las fogates pro el frio, la verdad que prefiero ver fogatas articiales proque quiero que los pulmones (arboles) sigan dandome ese sombrita para leer libros y mirar una tarde maravillosa bajo su sombra

    ResponderEliminar
  10. moon05:31

    Maravilloso como siempre...amigo mio...placer de leer tus relatos y tu poesia...saludos

    ResponderEliminar
  11. gnomos, ninfas, duendes, elfos...

    por que no??

    suena tan bien eso...

    un gran abrazo

    Se que han sido varias semanas de ausencia, pero aprovecho a agradecer tus visitas a mi espacio, hace un mes, recien cumplio un año mi espacio.
    Gracias pues por tus visitas y comentarios

    ahh, y al final vienes por aca?

    Alvaro

    ResponderEliminar
  12. Bonita tradición, una noche llena de hadas, ninfas y juegos artificiales. Te bañaste a medianoche?
    Aquí se celebró ayer el día mas largo del año, pero o no estoy enterada o definitivamente nada que ver con la celebración de la Noche de San Juan. Sonrisas y abrazos Goathemala que tengas buena semana.

    ResponderEliminar
  13. Gracias. Esta tarde lo contrastaré con mis sobrinos. Veremos si les sirve como cuento infantil.

    Lo malo es que como lo haga me paso la noche rastreando luciérnagas y gnomos con ellos.

    ResponderEliminar
  14. Es un día muy indicado para perderse por los bosques, tiene un algo de mágico que está más en nuestra cabeza que en la realidad, y eso es lo que vale.

    Leo arriba lo de Irati, allá estuve el año pasado por estas fechas, y es desde luego un lugar lleno de encanto. Este año he visitado el Valle de Bertiz para el día de San Juan: fue un verdadero placer recorrer aquella espesura de hayedos y robles, donde apenas puedes ver el cielo y estás de continuo envuelto en una fresca y acogedora penumbra.

    Salud

    ResponderEliminar
  15. Que bonito. No podría escribir algo como esto del tirón. Gracias por tu comentario en mi blog, que todavía es poca cosa y no se puede decir que muy buena. Pero no me desespero, prefiero creer q en esto tengo tiempo! Ahora me ayuda mucho perguntarme si mis caminos tienen corazón. Gracias.

    ResponderEliminar
  16. Este año no he renovado mis votos de bruja buena; no he quemado aquello que ya no deseo ni escrito en tinta lo que anhelo. Sólo espero que ellas, mis hermanas, no me hayan olvidado. Confío en ello. No merece olvido quien dejó enterrado un trocito de alma entre las raíces un árbol sabio, en el Valle del Baztán.
    Precioso artículo, Goathemala!!! Saludos de una bruja..., trasnochada ^^

    ResponderEliminar
  17. Hermoso y así debería ser. Lástima que los urbanitas tendemos a estropearlo todo y luego resulta que en la noche del rito del fuego, la música la ponen las sirenas de ambulancias que llevan a cientos hacia los bosques de los lamentos donde los gnomos vistan batas blancas y los elfos son vistos con el ojo que queda y las ninfas son enfermeras que consuelan como pueden la horrible experiencia de perder dedos de una mano.
    Y tan duro puede ser que los duendes y las hadas, salen silbando y mirando hacia otro lado.

    ResponderEliminar
  18. este año no hice ningún ritual...a mi ser mediterráneo me pilló en madrid...de todas formas vi la amanecida,un amanecer matritense es muy bonito también...
    por cierto que me gustan más los trasgos,recuerdos de esa galicia mágica....
    se supera,amigo,se supera

    ResponderEliminar
  19. Muy bonito cuento y con todo respeto, yo los considero mitos; pero esa es la magia del pensamiento mágico, sin el dejariamos de ser humanos.
    Abrazos hasta la madre tierra.
    Una pregunta ¿por que Goathemala?

    ResponderEliminar
  20. Jajajaja, ya aterrizaste?

    Casi se me olvida y paso por alto la noche de San Juan, si no fuera porque por ahí me lo recordaron. Todos esos rituales con papas, espejos y agua se me vnieron rápido a la cabeza, pero terminé sentada con un grupo de amigas queridas, viendo una obra de teatro en un pub, donde actuaba una de ellas... Bueno, velas, buena compañía, música y arte, algo de fantasioso tuvo...

    En todo caso, qué ganas de haber estado cerca de un bosque y dar una pequeña caminata...

    Muchos saludos y que bueno verte ya por estos lados.

    ResponderEliminar
  21. Y yo que decía que estaba perdiendo la cabeza, por mi manía de extraviar cosas...y resulta que son los gnomos, hadas y duendecillos...

    Dos besos

    ResponderEliminar
  22. Ahora entiendo por que en San Juan me paso lo que me paso...por que me meti en una playa y no en un bosque...equivoque el camino...

    ResponderEliminar
  23. Como un cuento, como un sueño, verdad?

    Gracias por corregir la fecha de la película.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  24. El solsticio de verano marca nuestros orígines celtiberos. En estas noches volvemos a nuestras esencias más atávicas.

    ResponderEliminar
  25. ¡Quien fuera duende para ser invisible!

    Saludos Goathe, me quedé esperando tu correo sobre el pospuesto viaje.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  26. Gracias a todos, me pondré al día el fin de semana...estos franceses nos tienen a mil en el trabajo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  27. Tu post me recuerda un libro que leì sobre las mujeres detràs del trono de Arturo Pendragòn... ;)

    ResponderEliminar
  28. Mi madre, como buena nieta de una inglesa siempre deja en la cocina un plato servido y una copa con agua 'para los duendes'; no importa que se la coma el gato. Ella lo deja.
    En lo personal, he paseado por bosques llenos de neblina y no me habria extrañado ver aparecer alguno, es mas, dicen que la deformacion con que salieron algunas fotos, eran porque alguno de estos seres andaban cerca.
    En cuanto al algarrobo, si quieres postearlo no hay problema, creo que el 'Gordo' se sentiria orgulloso de ser mundialmente famoso: no cualquiera llega a 1500 años de edad!

    ResponderEliminar
  29. Camino por este sendero.
    Huelo, miro, siento el suelo.

    Hay luces en la enramada,
    algún duende, sólo un hada.

    En qué árbol guardará su alma?

    ResponderEliminar
  30. La noche de San Juan tiene eso tan mágico y con tan buen clima, que es una gozada. Me encantan todas las leyendas atribuidas a esa noche.

    ResponderEliminar
  31. Hermoso, simplemente nos transporta a un mundo fantastico.
    saludos

    ResponderEliminar
  32. Por casualidad el nombre del post "La noche de San Juan", como bien sabés(y si no pues aquí te lo hago saber) hay una aldea aquí La Antigua que se llama San Juan y que de casualidad allí es mi segunda casa y que de casualidad están todos los arboles con su magia nocturna embriagándome con su encanto y misticismo.




    Hasta luego...

    ResponderEliminar
  33. Felicitaciones, un sublime cuento que habla de creación y los cambios bruscos del humano y que entre Hadas y todo lo que describís, se pierde, se olvida y bueno...

    saludos!

    ResponderEliminar
  34. La noche del 24 de junio, en Guatemala, si te metés entre los bosques de pinos y pinabetes de las montañas, te encontrás con charakoteles.

    En las montañas más altas no se pueden esconder porque allí, entre vegatacíón achatada de gran altura, no pueden esconderse.

    ResponderEliminar
  35. angel elias20:39

    Simplemente me recurda llegar a la cas y ver anochecer lentamente, cuando el dia pareciera que perdura una eternidad. Y ese anochecer se atrasa para simpre regalandonos un atardecer perpetuo.
    wwww.angelgt.blogspot.com

    ResponderEliminar
  36. Uf, bellisimamente magica escritura. Me encanta la foto tambien.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. Hola amigos, respondo en conjunto pues mi tiempo, para variar, es escaso.

    Uno de los descubrimientos del último año es que la escritura es como una terminal aérea: me lleva a otros mundos sin necesidad de visados ni pasaportes. Mundos mágicos, históricos o cotidianos nacen de la unión de las palabras. En ellos mismos, en su construcción, ya encuentro un deleite que además es acrecentado por sus amables comentarios.

    Me provee, además, de un medio para relajarme.

    No se puede pedir más.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  38. Me encanto, amigo. Esto es una belleza, lo imprimo para leerselo a mi hija esta noche, ademas no sabia que la noche de San Juan significaba todo esto. Voy a investigar mas. Te felicito por escribir y sonhar tan bonito, sabes volar. Un abrazo.

    ResponderEliminar